Y vamos por la segunda

Se acerca la Navidad y parece que se avivan las sensibilidades. Para quienes presumen de poetas, la emotividad, como el valor a la soldadesca, se les supone. Y, ya que el año pasado nos reunimos para sumar nuestras voces a una causa solidaria, este año, justo antes de las elecciones (dos citas importantes en una misma semana: a ver cómo lo sobrellevamos), nos volveremos a ver y a disfrutar entre palabras y música.

A estas alturas, aún hay poetas por confirmar; algunos pocos que estarán presentes aunque sus versos los recite otra voz que los quiere y los añora; aquellos otros cuya vida es complicada y hasta el último momento no pueden confirmarnos su asistencia. Pero eso es lo de menos, pues quien no faltará será la Poesía con mayúsculas, hecha de palabras y ternura, de pan y ojos, abierta a las necesidades del mundo, preocupada por el presente del «Lamento sirio», buscando un «corazón habitado / para irrumpir en él y quedarse /siempre y hasta siempre», tendidas sus manos de versos invisibles a quienes pasan frío. Sí, la Poesía, un invitado de honor para intentar que la asociación S.O.S. Ángel de la Guardia, encargada de gestionar la recaudación de este acto, consiga para la Cocina Solidaria del Polígono Sur mucho más de lo que logramos el año pasado.

Y nuestra voz, aunque poderosa, necesita de la ayuda de todos. Por eso os pedimos un favor. Haced que este mensaje se extienda. Consigamos, por ejemplo, que no solo nuestros amigos más incondicionales, sino los jóvenes que andarán por Reina Mercedes acabando el trimestre se sienten con nosotros en el salón de actos de la Escuela de Arquitectura para algo que no sea una asamblea o un suceso meramente académico, sino un «Encuentro»; para escuchar que, aunque «En las calles se arremolina gris el viento»,  «Cuando cae la noche», «volveremos a saciar nuestros estómagos / de palabras de vida solidarias»; preguntándonos «si cuando deje de llover el cielo seguirá siendo azul, si aún quedará espacio para plantar nuestros sueños en el mismo rectángulo», si no estamos en «Sevilla» «para volver de nuevo a amar». Porque la vida, eso que transcurre a una velocidad de vértigo, puede ser tan hermosa como queramos, pues «hay mares de aguas transparentes y cálidas / y días de verano largos como la infancia» y «un sol que se enciende cada tarde, / una fuente de sal que se derrama / sobre el añil oscuro del miedo y el coraje».

«Ya sabes que el árbol florece en tierras movedizas», y toda la piel del hombre es eso: un viejo temblor que responde a los estímulos del odio y el amor casi con el mismo ímpetu. Mas «si no queremos morir de hambre ciega / en un después inundado de fracaso», decantémonos por el segundo de esos sentimientos y unamos nuestras manos y nuestra generosidad, pues junto a «…comedores sociales y muros y lamentos» también nos esperan «algunas cosas bonitas».

Así que espero que allí nos veamos (la cita, el 17 de diciembre, a las 19:00 h, en el salón de actos de la ETSA) «… rimando / mis pasos en la niebla / y esperando, aún, que la luz / ponga su nombre a cada cosa».

Muchas gracias a todos.

Elena Marqués

P.D. No tengo que recordar para quienes no tengan la posibilidad de acudir, pero sí quieran contribuir, que contamos con fila 0. En el cartel está la cuenta corriente donde podrán realizar su ingreso. Y, si quieren dejar su correo electrónico en la dirección de esta página, les haremos llegar uno de los poemas del recital a modo de recuerdo.

 

 

 

 

 

 

Y vamos por la segunda

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Historia de una novela

Que Thomas Wolfe es uno de los escritores más grandes del siglo xx nadie lo pone en duda. Que es posible conocerlo más o menos bien a través de su obra, extensa a pesar de su corta vida, tampoco se nos esconde. («Como ya he dicho, tengo la convicción de que todo trabajo creativo serio debe ser en...
Leer más

Eterno amor

Que el manejo de la brevedad es un don lo estoy comprobando en estos días. Y que la concentración poética solo puede ser beneficiosa para un texto como este. Es admirable la forma de encerrar, en unos pocos términos bien elegidos, todo un universo; de describir, por ejemplo, con cuatro pinceladas...
Leer más

"Al final del miedo", de Cecilia Eudave, o cómo sortear el vacío

Hace poco, en una charla con cuentistas de la talla de Andrés Neuman, Antonio Ortuño, Eloy Tizón y José Ovejero, alguno de los asistentes se interesó por la fórmula para trabajar un libro de relatos, si estos podían ser independientes o era recomendable (aunque nunca hay reglas, eso está claro)...
Leer más

Salir, salir, salir...

Soy especialista en tristezas. En ocultarlas. En intentar sortearlas. Como buena (o mala) parte de la humanidad, he tomado Prozac. Me he sentido sobrepasada por las circunstancias. Con absolutas ganas de morirme. Pero posiblemente, aunque lo hubiera intentado, no habría sido capaz de escribir un...
Leer más

Contra la España vacía (que no contra España)

«Entiendo mis libros como parte de un esfuerzo centenario por explicar el país en el que vivo», comenta Del Molino en su introducción a Contra la España vacía. Muchas vidas le harían falta al escritor y periodista aragonés para poner algo en claro. Aunque pienso que en este último ensayo disipa...
Leer más

Aunque pensemos como Celaya

La entrada en un nuevo año siempre resulta ilusionante. No pregunten por qué, pero tendemos a celebrar un simple giro en el calendario como si fuera a traer la solución definitiva a nuestros asuntos. (Léase al respecto el primer poema de este libro que pretendo reseñar). Pero en esta ocasión el...
Leer más

¿Por qué no te callas?

En un mundo lleno de ruido, bien nos viene que alguien, de vez en cuando, nos haga callar. Porque posiblemente muchos de nosotros, pseudoescritores, pseudopoetas, casi pseudópodos en muchos aspectos por eso de arrastrarnos para que nos echen cuenta, somos los que más sobramos en esto de escribir y...
Leer más

Canción. Noticia de un secuestro (y II)

Conocí a Eduardo Halfon a través de su libro de relatos El boxeador polaco y la recomendación de mi amigo Carlos Torrero. Andábamos (o todo lo contrario) confinados por la pandemia y su lectura me permitió viajar entre Belgrado y la música de Milan Ravic, entre el Halfon escritor y el Eduardo...
Leer más

Dicen los síntomas o la corporeidad del lenguaje

A los hipocondriacos cada síntoma debe presentárseles como una verdadera maldición. Para ellos, cualquier tipo de señal del cuerpo, más que decir, más que hablar, les grita cosas terribles, los aproxima irremediablemente a la muerte. Y a la muerte en una habitación de hospital espera la...
Leer más

Nunca sabrás quién fui. Jugando al quién es quién

Quienes me conocen, si es posible conocer a alguien de verdad (y ahí lo dejo), saben de mi afición por los malabares literarios, mi inclinación por lo metaficticio y lo autorreferencial, por los límites y cómo traspasarlos. Porque, como muchos, estoy convencida de que nuestra vida, también la de...
Leer más