Y vamos por la segunda

Se acerca la Navidad y parece que se avivan las sensibilidades. Para quienes presumen de poetas, la emotividad, como el valor a la soldadesca, se les supone. Y, ya que el año pasado nos reunimos para sumar nuestras voces a una causa solidaria, este año, justo antes de las elecciones (dos citas importantes en una misma semana: a ver cómo lo sobrellevamos), nos volveremos a ver y a disfrutar entre palabras y música.

A estas alturas, aún hay poetas por confirmar; algunos pocos que estarán presentes aunque sus versos los recite otra voz que los quiere y los añora; aquellos otros cuya vida es complicada y hasta el último momento no pueden confirmarnos su asistencia. Pero eso es lo de menos, pues quien no faltará será la Poesía con mayúsculas, hecha de palabras y ternura, de pan y ojos, abierta a las necesidades del mundo, preocupada por el presente del «Lamento sirio», buscando un «corazón habitado / para irrumpir en él y quedarse /siempre y hasta siempre», tendidas sus manos de versos invisibles a quienes pasan frío. Sí, la Poesía, un invitado de honor para intentar que la asociación S.O.S. Ángel de la Guardia, encargada de gestionar la recaudación de este acto, consiga para la Cocina Solidaria del Polígono Sur mucho más de lo que logramos el año pasado.

Y nuestra voz, aunque poderosa, necesita de la ayuda de todos. Por eso os pedimos un favor. Haced que este mensaje se extienda. Consigamos, por ejemplo, que no solo nuestros amigos más incondicionales, sino los jóvenes que andarán por Reina Mercedes acabando el trimestre se sienten con nosotros en el salón de actos de la Escuela de Arquitectura para algo que no sea una asamblea o un suceso meramente académico, sino un «Encuentro»; para escuchar que, aunque «En las calles se arremolina gris el viento»,  «Cuando cae la noche», «volveremos a saciar nuestros estómagos / de palabras de vida solidarias»; preguntándonos «si cuando deje de llover el cielo seguirá siendo azul, si aún quedará espacio para plantar nuestros sueños en el mismo rectángulo», si no estamos en «Sevilla» «para volver de nuevo a amar». Porque la vida, eso que transcurre a una velocidad de vértigo, puede ser tan hermosa como queramos, pues «hay mares de aguas transparentes y cálidas / y días de verano largos como la infancia» y «un sol que se enciende cada tarde, / una fuente de sal que se derrama / sobre el añil oscuro del miedo y el coraje».

«Ya sabes que el árbol florece en tierras movedizas», y toda la piel del hombre es eso: un viejo temblor que responde a los estímulos del odio y el amor casi con el mismo ímpetu. Mas «si no queremos morir de hambre ciega / en un después inundado de fracaso», decantémonos por el segundo de esos sentimientos y unamos nuestras manos y nuestra generosidad, pues junto a «…comedores sociales y muros y lamentos» también nos esperan «algunas cosas bonitas».

Así que espero que allí nos veamos (la cita, el 17 de diciembre, a las 19:00 h, en el salón de actos de la ETSA) «… rimando / mis pasos en la niebla / y esperando, aún, que la luz / ponga su nombre a cada cosa».

Muchas gracias a todos.

Elena Marqués

P.D. No tengo que recordar para quienes no tengan la posibilidad de acudir, pero sí quieran contribuir, que contamos con fila 0. En el cartel está la cuenta corriente donde podrán realizar su ingreso. Y, si quieren dejar su correo electrónico en la dirección de esta página, les haremos llegar uno de los poemas del recital a modo de recuerdo.

 

 

 

 

 

 

Y vamos por la segunda

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Las voladoras

Conocí a Mónica Ojeda a través de Mandíbula. Y, si bien ya entonces me pareció una solvente novelista, como cuentista me parece algo extraordinario. Ubicada, según ella misma se define, en la línea investigadora del gótico andino, Ojeda nos regala en Las voladoras ocho relatos atravesados por la...
Leer más

Mi niñera fue la bruja Avería

Con Mi niñera fue la bruja Avería nos enfrentamos, más que a un libro de poemas, a una forma de estar en el mundo. Yo diría, más bien, a una forma de expresar el malestar con el mundo, donde su autora dice naufragar pues (y utilizo sus propias palabras), al parecer, «la deriva no termina nunca». Yo...
Leer más

Naturaleza

En un libro, todo debe significar, y las cinco citas elegidas como preludio a Naturaleza, primer poemario de José Iglesias, nos dan muchas pistas de lo que vamos a encontrar en él. Ya aviso que, en contra de lo que anuncia el título, no hay flores ni árboles aquí, ni atardeceres, ni la presencia...
Leer más

Cuaderno de laboratorio

En un documento encontrado en la página web de la Universidad del País Vasco se explica lo siguiente: «Hacer un experimento no se limita a preparar disoluciones y a realizar medidas con aparatos diversos. Cualquier científico está obligado a elaborar un informe escrito de las actividades que ha...
Leer más

Eva mitocondrial

Desde las páginas del prefacio, en el que he tenido el honor de participar, hasta el extenso canto que cierra el libro, el poemario Eva mitocondrial, de la escritora Reyes García-Doncel, que por primera vez incursiona en el género lírico, se plantea como un viaje a la feminidad, que es como decir...
Leer más

El mar, el mar

Me sumerjo en El mar, el mar tras la lectura de un breve y subjetivo prólogo de Álvaro Pombo en el que nos explica su descubrimiento de Iris Murdoch y, por medio de su obra, de la realidad de su país. Algo que puede resultar extraño no solo porque conocer la realidad a través de la ficción apunta a...
Leer más

Diles que son cadáveres

Que un libro conduce a otro por alguna mágica relación es una afirmación incontestable. Yo, después de conocer Irlanda de la mano de Javier Reverte, me he visto abocada a viajar de nuevo por ese país y, a través de una recomendación amiga que llegaba desde México, a leer a este escritor veracruzano...
Leer más

Canta Irlanda. Un viaje por la Isla Esmeralda

Cuando alguien pronuncia el nombre de Irlanda, lo primero que me viene a la cabeza es el deambular de Leopold Bloom por los barrios de Dublín con una patata en el bolsillo. Que me asalte una referencia literaria antes que un paisaje o un olor específicos puede que se deba a que, desgraciadamente,...
Leer más

La España vacía

Que uno escriba un libro y el título que elige de encabezamiento acabe por acuñarse para describir una realidad, nada más y nada menos que para nombrar a un país dentro de otro país, debe darte un subidón como autor. Lo importante, creo yo, es que el término no termine por mal utilizarse; y que,...
Leer más

Los mejores días

No recuerdo ahora quién dijo, a mediados del siglo XX, en un momento en que se cuestionaba el futuro de la novela, que, mientras existiera la familia, dicha fórmula narrativa seguiría presente. Que esta es fuente primera de inspiración lo confirma Magalí Etchebarne en Los mejores días, pues, aunque...
Leer más