Y tú ¿de quién eres?

El miércoles me enteré por la prensa de que había quedado finalista en el XXI Premio de Novela Fernando Lara, certamen al que envié mi novela El estúpido caso del Lycée Charlemagne diez minutos antes de que acabara el plazo, como quien dice. Yo me reí cuando mi marido me lo propuso, y, aun sabiendo que no llegaría muy lejos, encuaderné mis copias y allá que fueron. Al fin y al cabo, ya había quedado en posición parecida en el I Certamen de Novela «Ciudad Galdós» unos años antes. Tan mala no podía ser.

No hablaré del espacio en el que se celebró la gala de entrega de premios, espectacular por cuanto ocupaba varias salas del Palacio Gótico del Alcázar de Sevilla, mundialmente conocido por Juego de tronos más que por haber sido residencia de Alfonso X el Sabio o Pedro I de Castilla. Al llegar me entregaron un sobre con el sitio en el que me sentaría en la cena, y ya el esquema lo decía todo, pues mi mesa estaba marcada en el filo mismo de la cartulina, como diciendo «escóndete bajo los arrayanes, si los hubiere, que no te queremos ni ver». Coincidí en la entrada con varios políticos. Los periodistas casi me apartaron a empujones para sacarlos a ellos en la instantánea mientras yo, pobre y mísera y desconocidísima finalista, supuestamente co-protagonista de esa fiesta literaria, trastabillaba sobre el empedrado del Patio del Crucero, donde sirvieron los canapés y anunciaron enseguida (todo parecía correr mucha prisa) que debíamos pasar a los salones contiguos.

A mi mesa fronteriza con el espacio donde seguramente habite el olvido se sentaban otros cuatro sufridores, encantadores y nerviosos a pesar de conocer con qué bueyes arábamos, y aún no habíamos degustado la Crepineta de Salmón Marinado Rellena de Crema de Puerros y Langostinos (así con mayúscula, saltándose todas las normas académicas) cuando se produjo la primera escabechina, en la que, imagino por mi nombre femenino, que empleaban no sé por qué de pseudónimo de mí misma, quedé aún en el escenario.

No podría decir en qué orden se desencadenaron los acontecimientos, si en ese momento nos requirieron la quiniela rellena con el que creíamos iba a ser el resultado final (para mayor burla), o nos retiraron ya el segundo plato sin casi hincarle el diente, o fue comiendo aquel postre de helado encerrado en una bola de chocolate dorado que solo podría elaborar con éxito en Máster Chef el más avezado sucedáneo de Harry Potter, o después de conceder los premios de biografía Antonio Domínguez Ortiz y el de estudios humanísticos Manuel Alvar; pero allí fuimos cayendo uno por uno hasta quedar la novela de uno de nuestros vecinos de mesa, Miguel Izu, más la que resultó ganadora, que esa sí se ocultaba bajo el sencillo pseudónimo (tanto Elena Marqués Núñez, tanto Elena Marqués Núñez. ¿A quién se le ocurre?) Jorge Maura.

Pero no es eso lo que quería contar, pues ahí no cabía la sorpresa, sino que, después de las emocionadas palabras de agradecimiento de la ganadora (no he entrecomillado el adjetivo, pero los que me leáis, tontos no sois), nos despidieron y levantaron los manteles, como diría don Miguel, y en todo ese tiempo nadie, ni de la Fundación Lara, convocante del concurso que nos reunía, ni del jurado se acercó a felicitarnos o a saber quiénes éramos. Con un «Y tú ¿de quién eres?» a lo No me pises, que llevo chanclas para conocer qué novela habíamos enviado a participar en la farsa hubiera sido suficiente. No sé cómo el guionista del acto, que demostró tanta pericia en cada escena, olvidó ese pequeño detalle que hubiera dejado al elenco como un grupo de personas con algo semejante a las buenas formas, la cortesía o la educación.

En fin, la base 8.ª del concurso dice que «Editorial Planeta se reserva el derecho de obtener la cesión para la explotación en cualquier modalidad de las obras que, presentadas al Concurso (y dale con poner mayúsculas por todas partes) y no habiendo sido galardonadas con el primer premio, pudieran interesarle, siempre que comunique al autor correspondiente dicha decisión en el plazo máximo de 90 días hábiles a contar desde la fecha en que se haga público el fallo del Premio». No sé si a Miguel Izu, Francisco Javier Rodríguez Pascual, Manuel Barrera Benítez o a Pascual Huedo Dordá les habrán quedado ganas de tratar con quienes no quieren demasiado trato. Yo os animo a conocerlos y leerlos y desde mi ventana les deseo todo lo mejor, pues no dudo que cuatro novelas que han llegado tan lejos merecen ser disfrutadas por quienes de verdad busquen en la literatura algo más que un buen negocio.

Elena Marqués

Y tú ¿de quién eres?

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Las señales que hacemos en los mapas

El título del libro de Laura Casielles Las señales que hacemos en los mapas ya nos prepara para un viaje. Un recorrido por distintas ciudades de Marruecos y por distintos estados del alma, según anticipa la cita, tan noventayochista, de Sánchez Piñol: «El paisaje que un hombre ve, ojos afuera,...
Leer más

Nombre entre nombres

Definir la poesía actual resulta complicado o, si se quiere, completamente inútil. Si uno indaga entre las últimas publicaciones (para eso no todas las «librerías» sirven), descubre, de una parte, cierta tendencia a la brevedad y al silencio (piénsese en el renacimiento del aforismo y la...
Leer más

Curva

 Leyendo Curva, de Aurora Delgado, no he podido dejar de acordarme de las máximas chejovianas sobre el cuento. Porque nada es gratuito en esta historia. Desde «el taxista y el travesti, cada uno en un extremo [...], abriendo y cerrando un paréntesis de más de veinte años», todo queda bien...
Leer más

Para que me imagines

Decir que la vida es un viaje no es nada novedoso. A los lectores españoles la peregrinatio vitae nos remonta a Gonzalo de Berceo y, cómo no, a Jorge Manrique, con sus célebres versos «este mundo es el camino / para el otro, que es morada / sin pesar». En ambos casos se nos avisa de que solo...
Leer más

Rarezas. La literatura no tiene cura

Dejando atrás aquellas primeras aventuras infantiles que tan importantes fueron en la aparición de la enfermedad incurable de la lectura, recuerdo mi afición desatada por la novela, la visión reverencial que tenía de la poesía, el medido disfrute de los dramaturgos auriseculares, el descubrimiento...
Leer más

4 3 2 1

¡Por fin! he terminado de leer el último libro de Paul Auster. Y los signos de exclamación me eran muy necesarios en este caso, porque he de decir, aunque imagino que me lloverán las críticas por ello, que me he aburrido soberanamente. Las calificaciones con las que me enfrenté a él, en las que se...
Leer más

Ara, como el río

En abril de 2018 tuve la suerte de acompañar a Charo Jiménez en la presentación de su segunda novela, que un año después alcanza la tercera edición. Se trata de la respetuosa ficcionalización de unos hechos reales y muy cercanos que no están ni siquiera cerrados todavía; un relato sobre la...
Leer más

Todos mienten

Dicen que las generalizaciones son odiosas; pero esta que recoge el título del nuevo libro de María del Monte Vallés, Todos mienten, no puede ser más acertada en los tiempos que corren. De hecho, al leer por primera vez esas dos palabras en la cubierta me hice a la idea de que encontraría una obra...
Leer más

Antropoceno

Es obvio que en ocasiones autor y obra se funden como una sola cosa. Este es el caso del primer libro de Antonio Aguilera, quien, preocupado por el futuro de nuestra Madre Tierra y el maltrato a la que la sometemos; y confiando siempre en el compromiso y la fuerza de la palabra, se ha decidido a...
Leer más

La esclavitud de las mujeres

En estos tiempos que corren, en los que, desgraciadamente, aún es preciso luchar por la igualdad real entre los géneros, la editorial sevillana Triskel recupera el ensayo La esclavitud de las mujeres, escrito por el filósofo británico John Stuart Mill en 1869 y traducido por Emilia Pardo Bazán, lo...
Leer más