Vocación y profesión

El otro día me molestó mucho (y eso que ya debería estar acostumbrada) escuchar un comentario desafortunado sobre esto a lo que me dedico: mi «hobby». Me defendí (¡vaya! Este verbo lo utilicé la semana pasada en la presentación de La espiral del caos, de mi compañero de editorial José Domingo Mora, para referirme a las Humanidades y a las Letras, esas disciplinas que viven siempre tiempos difíciles) como otras veces empleando una palabra seria, «vocación», término que la mayoría de los subconscientes relacionan con la que experimentan, por ejemplo, los religiosos que ofrecen su vida a la gloria y servicio de su dios; algo que, independientemente de las creencias de cada cual, nos merece todos los respetos y no nos hace albergar ninguna duda de que dichos seres han de atender esa llamada por encima de todo, dejando familias, entornos, comodidades, para dedicarse a ello, a su vocación. De ahí también el sentido del celibato, para tener disponibilidad absoluta o lo que laboralmente se conoce como dedicación exclusiva, pues la tarea, que no hobby¸ lo merece.

Sé que arrojo piedras sobre mi propio tejado si digo esto que voy a decir, pero, para quienes entendemos la literatura como una vocación, que, por qué no, debería convertirse en profesión siempre que eso no significara renunciar a lo que uno quiere decir, no venderse al gran público, «conformarse», pues, con esos lectores que aún buscan en los libros aquello que la vida no puede darles, o conocimiento y reflexión sobre la humanidad que nos define, o innovación y originalidad formal…, bueno, vosotros me entendéis; para quienes compartimos ese amor incondicional por los textos y su construcción, comparar, como digo, eso que centra nuestra vida con matar el tiempo aprendiendo, por poner un caso, macramé me resulta insultante. Jamás se me ocurriría pedirle a un sadhu que se olvidara por un momento de su camino de penitencia, donde él obtiene la iluminación y la felicidad. Me parecería una falta de respeto interrumpir su tiempo de meditación, que es prácticamente todo su tiempo, para que atendiera una necesidad mía, como la de asistir a la presentación de un libro o a una lectura poética, pues lo que para mí puede ser un momento maravilloso a él le puede parecer una terrible pesadilla.

Eso es así. No somos iguales por mucho que lo repitamos. Lo seremos (y solo en teoría, como comprobamos cada día) ante la ley, gozaremos de los mismos derechos civiles, sociales y políticos; pero ni tenemos idénticas capacidades (otro tema que duele, pero que hay que aceptar con deportividad) ni gustos parecidos. Faltaría. Y eso, además, debería alegrarnos, pues la variedad nos enriquece. Si no hubiera personas con vocación médica (ahí también lo veis claro, que se trata de una vocación con categoría de profesión, que por ser precisamente lo primero resulta, económicamente, bastante maltratada), nos moriríamos a la primera de cambio; si no hubiera personas que disfrutan construyendo edificios, aún viviríamos en cuevas. Y si no hubiera gente que necesita expresarse y hacer Arte, esa manifestación superior y absolutamente inútil y de ahí precisamente su grandeza, no podríamos quedarnos hipnotizados ante Las meninas de Velázquez, no lloraríamos a moco tendido escuchando a Beethoven, no le daríamos la vuelta a los libros de Juan Rulfo en busca de sus mecanismos mágico-fantasmales.

No sé si aspiro a eso. Bueno, sí lo sé, y la respuesta es que no. Nunca llegaré a crear una obra maestra. Entre otras cosas porque eso supone por mi parte una exclusividad, un celibato, que no puedo asumir. Pero eso no quita que me vuelque en mi vocación como si no hubiera un mañana según me enseña un adagio horaciano convertido en tópico literario, uno de los más útiles y actuales porque hay sentencias que nunca mueren: carpe diem. O, como recomendaría años más tarde Robert Herrick (¿quién no recuerda a Robin Williams recitándolos en la película de Peter Weir?),

«Coged las rosas mientras podáis;

veloz el tiempo vuela.

La misma flor que hoy admiráis

mañana estará muerta».

 

Elena Marqués

Vocación y profesión

Ojalá

Ojalá llegue el día en que podamos ver, en esas casillas indiscretas que pide la burocracia..... profesión....escritor...
...o pintor.....o cantautor.....o ciclista.....No sé que llevará en ese apartado el pasaporte de Vargas Llosa. Pero seguro que aquel que nos acompaña en noches de pertinaz insomnio con historias magníficas y solo ha vendido 300 ejemplares, no.....seguro ese no puede, no debe, no le cabe el mérito ni el orgullo de ostentar tan maravilloso oficio impreso en cualquier formulario burocrático/oficial. Triste será para ese artista de las letras escuchar de boca de un funcionario......."lo siento, búsquese otro, escritor no existe.....el ordenador no lo reconoce......Una pena

Nuevo comentario

Los libros que leo

Las señales que hacemos en los mapas

El título del libro de Laura Casielles Las señales que hacemos en los mapas ya nos prepara para un viaje. Un recorrido por distintas ciudades de Marruecos y por distintos estados del alma, según anticipa la cita, tan noventayochista, de Sánchez Piñol: «El paisaje que un hombre ve, ojos afuera,...
Leer más

Nombre entre nombres

Definir la poesía actual resulta complicado o, si se quiere, completamente inútil. Si uno indaga entre las últimas publicaciones (para eso no todas las «librerías» sirven), descubre, de una parte, cierta tendencia a la brevedad y al silencio (piénsese en el renacimiento del aforismo y la...
Leer más

Curva

 Leyendo Curva, de Aurora Delgado, no he podido dejar de acordarme de las máximas chejovianas sobre el cuento. Porque nada es gratuito en esta historia. Desde «el taxista y el travesti, cada uno en un extremo [...], abriendo y cerrando un paréntesis de más de veinte años», todo queda bien...
Leer más

Para que me imagines

Decir que la vida es un viaje no es nada novedoso. A los lectores españoles la peregrinatio vitae nos remonta a Gonzalo de Berceo y, cómo no, a Jorge Manrique, con sus célebres versos «este mundo es el camino / para el otro, que es morada / sin pesar». En ambos casos se nos avisa de que solo...
Leer más

Rarezas. La literatura no tiene cura

Dejando atrás aquellas primeras aventuras infantiles que tan importantes fueron en la aparición de la enfermedad incurable de la lectura, recuerdo mi afición desatada por la novela, la visión reverencial que tenía de la poesía, el medido disfrute de los dramaturgos auriseculares, el descubrimiento...
Leer más

4 3 2 1

¡Por fin! he terminado de leer el último libro de Paul Auster. Y los signos de exclamación me eran muy necesarios en este caso, porque he de decir, aunque imagino que me lloverán las críticas por ello, que me he aburrido soberanamente. Las calificaciones con las que me enfrenté a él, en las que se...
Leer más

Ara, como el río

En abril de 2018 tuve la suerte de acompañar a Charo Jiménez en la presentación de su segunda novela, que un año después alcanza la tercera edición. Se trata de la respetuosa ficcionalización de unos hechos reales y muy cercanos que no están ni siquiera cerrados todavía; un relato sobre la...
Leer más

Todos mienten

Dicen que las generalizaciones son odiosas; pero esta que recoge el título del nuevo libro de María del Monte Vallés, Todos mienten, no puede ser más acertada en los tiempos que corren. De hecho, al leer por primera vez esas dos palabras en la cubierta me hice a la idea de que encontraría una obra...
Leer más

Antropoceno

Es obvio que en ocasiones autor y obra se funden como una sola cosa. Este es el caso del primer libro de Antonio Aguilera, quien, preocupado por el futuro de nuestra Madre Tierra y el maltrato a la que la sometemos; y confiando siempre en el compromiso y la fuerza de la palabra, se ha decidido a...
Leer más

La esclavitud de las mujeres

En estos tiempos que corren, en los que, desgraciadamente, aún es preciso luchar por la igualdad real entre los géneros, la editorial sevillana Triskel recupera el ensayo La esclavitud de las mujeres, escrito por el filósofo británico John Stuart Mill en 1869 y traducido por Emilia Pardo Bazán, lo...
Leer más