Vocación y profesión

El otro día me molestó mucho (y eso que ya debería estar acostumbrada) escuchar un comentario desafortunado sobre esto a lo que me dedico: mi «hobby». Me defendí (¡vaya! Este verbo lo utilicé la semana pasada en la presentación de La espiral del caos, de mi compañero de editorial José Domingo Mora, para referirme a las Humanidades y a las Letras, esas disciplinas que viven siempre tiempos difíciles) como otras veces empleando una palabra seria, «vocación», término que la mayoría de los subconscientes relacionan con la que experimentan, por ejemplo, los religiosos que ofrecen su vida a la gloria y servicio de su dios; algo que, independientemente de las creencias de cada cual, nos merece todos los respetos y no nos hace albergar ninguna duda de que dichos seres han de atender esa llamada por encima de todo, dejando familias, entornos, comodidades, para dedicarse a ello, a su vocación. De ahí también el sentido del celibato, para tener disponibilidad absoluta o lo que laboralmente se conoce como dedicación exclusiva, pues la tarea, que no hobby¸ lo merece.

Sé que arrojo piedras sobre mi propio tejado si digo esto que voy a decir, pero, para quienes entendemos la literatura como una vocación, que, por qué no, debería convertirse en profesión siempre que eso no significara renunciar a lo que uno quiere decir, no venderse al gran público, «conformarse», pues, con esos lectores que aún buscan en los libros aquello que la vida no puede darles, o conocimiento y reflexión sobre la humanidad que nos define, o innovación y originalidad formal…, bueno, vosotros me entendéis; para quienes compartimos ese amor incondicional por los textos y su construcción, comparar, como digo, eso que centra nuestra vida con matar el tiempo aprendiendo, por poner un caso, macramé me resulta insultante. Jamás se me ocurriría pedirle a un sadhu que se olvidara por un momento de su camino de penitencia, donde él obtiene la iluminación y la felicidad. Me parecería una falta de respeto interrumpir su tiempo de meditación, que es prácticamente todo su tiempo, para que atendiera una necesidad mía, como la de asistir a la presentación de un libro o a una lectura poética, pues lo que para mí puede ser un momento maravilloso a él le puede parecer una terrible pesadilla.

Eso es así. No somos iguales por mucho que lo repitamos. Lo seremos (y solo en teoría, como comprobamos cada día) ante la ley, gozaremos de los mismos derechos civiles, sociales y políticos; pero ni tenemos idénticas capacidades (otro tema que duele, pero que hay que aceptar con deportividad) ni gustos parecidos. Faltaría. Y eso, además, debería alegrarnos, pues la variedad nos enriquece. Si no hubiera personas con vocación médica (ahí también lo veis claro, que se trata de una vocación con categoría de profesión, que por ser precisamente lo primero resulta, económicamente, bastante maltratada), nos moriríamos a la primera de cambio; si no hubiera personas que disfrutan construyendo edificios, aún viviríamos en cuevas. Y si no hubiera gente que necesita expresarse y hacer Arte, esa manifestación superior y absolutamente inútil y de ahí precisamente su grandeza, no podríamos quedarnos hipnotizados ante Las meninas de Velázquez, no lloraríamos a moco tendido escuchando a Beethoven, no le daríamos la vuelta a los libros de Juan Rulfo en busca de sus mecanismos mágico-fantasmales.

No sé si aspiro a eso. Bueno, sí lo sé, y la respuesta es que no. Nunca llegaré a crear una obra maestra. Entre otras cosas porque eso supone por mi parte una exclusividad, un celibato, que no puedo asumir. Pero eso no quita que me vuelque en mi vocación como si no hubiera un mañana según me enseña un adagio horaciano convertido en tópico literario, uno de los más útiles y actuales porque hay sentencias que nunca mueren: carpe diem. O, como recomendaría años más tarde Robert Herrick (¿quién no recuerda a Robin Williams recitándolos en la película de Peter Weir?),

«Coged las rosas mientras podáis;

veloz el tiempo vuela.

La misma flor que hoy admiráis

mañana estará muerta».

 

Elena Marqués

Vocación y profesión

Ojalá

Ojalá llegue el día en que podamos ver, en esas casillas indiscretas que pide la burocracia..... profesión....escritor...
...o pintor.....o cantautor.....o ciclista.....No sé que llevará en ese apartado el pasaporte de Vargas Llosa. Pero seguro que aquel que nos acompaña en noches de pertinaz insomnio con historias magníficas y solo ha vendido 300 ejemplares, no.....seguro ese no puede, no debe, no le cabe el mérito ni el orgullo de ostentar tan maravilloso oficio impreso en cualquier formulario burocrático/oficial. Triste será para ese artista de las letras escuchar de boca de un funcionario......."lo siento, búsquese otro, escritor no existe.....el ordenador no lo reconoce......Una pena

Nuevo comentario

Los libros que leo

La casa de los gatos

Conocí a Gregorio Verdugo en una tertulia literaria. En «nuestra» tertulia, que es también, y/o sobre todo, una reunión de amigos. Gente que se congrega en torno al «vicio» común de la Literatura. Gente que lee y (alguna) escribe. Todos esperamos de un escritor que cada libro que presente sea mejor...
Leer más

Cenizas y rosas

Escribir sobre el duelo, sobre perder a un padre y sentir al fin el significado de la palabra orfandad, no creo que sea fácil. Y mucho menos si lo que se propone la autora es, además, dejar constancia del más o menos largo tiempo previo en que la vejez impone su exasperante lentitud, sus múltiples...
Leer más

Días de redención

«Los recuerdos se complacen en visitarnos / a su capricho». Así se inicia el poema «María», de Días de redención; un libro en el que de nuevo escuchamos la voz clara a la vez que profunda de Tomás Sánchez; un compendio en el que vuelve sus ojos al piélago de su pasado y recorre, con evidente...
Leer más

Velocidad de los jardines

Casi treinta años después de su publicación, aún seguimos leyendo Velocidad de los jardines; un libro inaugural de lo que el mismo autor denomina «postcuento» o «anticuento» o un lugar donde se superan fórmulas gastadas y se abren ventanas con vistas a. Un experimento exitoso. Se inicia este...
Leer más

Apuntes del natural

Se diría, por el nombre del poemario, que en Apuntes del natural la escritora sotileña Lola Almeyda ha decidido cambiar de armas. Es obvio que no, que sigue empleando la de la palabra. Pero esta vez se le antoja erigirse en creadora y arquitecta; en diosa (aunque «nunca quise ser Dios», pues conoce...
Leer más

La pared del caracol

Desde el principio, el título del nuevo libro de Ana Isabel Alvea me enfrentó a una curiosidad, más que a un misterio. Es lo que tienen las anfibologías. ¿A qué se refiere con La pared del caracol? ¿Al muro que gana el gasterópodo con exasperante lentitud y paciencia, a la tapia por la que resbala...
Leer más

El camino imperfecto

Hace poco, en la consulta del Doctor Goodfellow, mostré mi entusiasmo (creo que lo llamé directamente «enamoramiento») por la escritura del portugués José Luís Peíxoto, en concreto por su Autobiografía; un libro con fondo y hechuras saramaguianos que me hizo disfrutar mucho entre las «estrechas»...
Leer más

Después de muchos inviernos

«Nada empieza en el punto donde creemos que empieza. Las cosas siempre vienen de algún momento anterior, lejos de nosotros, y terminan en un futuro que ni siquiera sospechamos». Hace poco compartí en redes estas palabras de Marian Izaguirre porque creía haber leído algo parecido en algún sitio. Y...
Leer más

Antes del Paraíso

«A mi padre, a mi madre, les faltaba alguna cosa». No es que esta frase sea una de las más brillantes del libro, pero si la traigo aquí, a esta ventana, es porque estoy segura de que a todos nos falta más de una cosa (por eso, como el padre de Jorge en el primer relato, escribimos y, sobre todo,...
Leer más

Bajamares

Por una vez voy a empezar por el principio: por los paratextos que anteceden esta alucinante y alucinada Bajamares de Antonio Tocornal. Porque si las citas de Rulfo y Cristóbal Serra nos sugieren que habremos de sumergirnos en un tiempo y en un espacio profundamente oníricos, la de Francisco de...
Leer más