Versos al mar

Hace poco tuve la osadía de escribir unos versos al mar, una oración a ese dios airado que acompaña nuestros días y que en ocasiones se nos muestra dulce y apacible. El mar puede ser fiero y dañino, romper barcos, segar vidas, demostrarnos con una sola ola lo pequeños que somos frente al mundo; pero también es un hermoso espejo donde mirarnos, reflexionar, profundizar sobre la existencia, y un ancho espacio que, surcado real y metafóricamente, nos une a las tierras más lejanas pero, a la vez, más próximas en el afecto.

Eso es lo que ha provocado el mar de mis versos en uno de mis compañeros de las letras en Venezuela.

A «Adriano» lo conocí en un certamen de Canal Literatura, ese océano en calma donde echar anclas y descubrir que la palabra es como un río navegable que nos toca con su dedo de espuma. Aún hoy ese lugar en la red sigue siendo un punto de unión entre nosotros, un espacio que compartimos y nos hace pensar y reconciliarnos con el tiempo que nos ha tocado en suerte. También, por qué no, con el mar.

Por eso me gustaría varar aquí estos versos que me ha regalado mi querido poeta de pseudónimo imperial al leer mi oración y sentirse mecido por el vaivén calmoso de los endecasílabos: todo un regalo para los sentidos del escritor Rafael María Baralt y Pérez que aquí os dejo para que lo disfrutéis como se merece.

EL MAR

Te admiro, ¡oh mar!, si la movible arena

besas rendida al pie de tu muralla,

o si bramas furioso cuando estalla

la ronca tempestad que al mundo atruena.

 

¡Cuán majestuosa y grande si serena!

¡Cuán terrible si agitas en batalla

pugnando por romper la eterna valla

con cólera de esclavo tu cadena!

 

Tienes, mar, como el cielo, tempestades;

de mundos escondidos prodigiosa

suma infinita que tu mole oprime.

 

Y son tu abismo y vastas soledades,

como imagen de Dios, la más grandiosa;

como hechura de Dios, la más sublime.

 

 

Os dejo también mi propia oración al mar. Como veis, un temor semejante nos sacude, a Venezuela y a España, al asomarnos al trágico balcón de las arenas.

 

https://canal-literatura.com/blog/blog-literatura/oraciones-al-mar-por-elena-marques/

 

Rafael María Baralt y Pérez (Maracaibo 1810-Madrid 1860) fue el autor del primer diccionario de galicismos del español y el primer hispanoamericano en ocupar un sillón de número en la Real Academia Española.

 

Versos al mar

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Los ojos vendados

Con Los ojos vendados inicio mi aproximación a la escritora estadounidense Siri Hustvedt. Se trata, además, de su ópera prima, publicada en 1992 y reeditada recientemente por Seix Barral. De hecho, algunos elementos con los que he tropezado en su lectura me parecen un poco bisoños (detecto cierto...
Leer más

El año de la luna azul

Tras Cartas a Siracusa (Arcopress, 2015), Lucía Feliu regresa a la escena literaria con un nuevo thriller que nos sumerge en una acción trepidante desde las primeras líneas. De hecho, comienza Feliu la narración in media res, en un punto especialmente intrigante en el desarrollo de la historia,...
Leer más

La memoria donde ardía

Aunque la cita de Antonio Porchia «Quien ha visto vaciarse todo, casi sabe de qué se llena todo» precede al primero de los cuentos de La memoria donde ardía (Páginas de Espuma, 2019), bien podía servir de frontispicio al corpus completo del último libro de Socorro Venegas; un volumen atravesado por...
Leer más

Áspera seda de la muerte

Que vamos a adentrarnos en una «historia sobre mujeres» lo anuncia el escueto preámbulo con que se inicia el último libro de Francisco Gallardo, Áspera seda de la muerte, obra con la que obtuvo el XXI Premio de Novela Ciudad de Badajoz, así como que se nos recluirá en un espacio amurallado (buena...
Leer más

Sobre los huesos de los muertos

Resulta difícil juzgar a un autor, en este caso autora, por una sola obra. Especialmente cuando a dicha autora acaban de concederle el premio Nobel y, aunque la novela tiene sus muchos puntos encomiables, tampoco te parece perfecta. También cuando, leyendo lo que se dice de ella (me refiero a Sobre...
Leer más

Para explicar la nieve

Tras una solvente y extensa andadura lírica avalada por importantes galardones (premios Gerardo Diego, Jaime Gil de Biedma, Tardor, Kutxa-Ciudad de Irún…), con Para explicar la nieve obtuvo Santos Domínguez el Ángaro de Poesía en 2009. Ya el título representa la misma esencia de la indagación...
Leer más

Los ángeles fríos

Superada la cuestión bizantina del sexo de los ángeles, no imaginaba que su temperatura pudiera plantear también alguna controversia. De hecho, habría apostado por cierta calidez ingénita a la esencia espiritual de estos servidores de lo divino. Por eso, el solo título del último libro de poemas de...
Leer más

El diagrama colérico

Desde que conociera a David Fernández-Viagas con Días naturales hasta este segundo volumen de relatos, han pasado algunos años. Y compruebo que el autor los ha aprovechado bien para crear de nuevo ese ambiente fantástico (léase pensando en las acepciones 2 y 4 del término), esa «atmósfera íntima y...
Leer más

Desnombramientos

«Transitarse en la escritura. Escribirse habitada por los otros, habitar en las palabras heredadas, abrirse paso con el lenguaje entre su propia espesura, abrir grietas, buscando, quizá, un no-lugar en el que todo está aún por pronunciar. Desnombrar el mundo para poder nombrarlo. Tocar el mundo sin...
Leer más

Calle de los noctámbulos

Que la poeta Anabel Caride (Sevilla, 1972) sea también filóloga y que en esa doble condición escriba unas palabras preliminares a Calle de los noctámbulos, no solo para «justificar» los aires celtas que campan por sus páginas, sino incluso para aclarar su estructura y los títulos de cada parte (el...
Leer más