Versos al mar

Hace poco tuve la osadía de escribir unos versos al mar, una oración a ese dios airado que acompaña nuestros días y que en ocasiones se nos muestra dulce y apacible. El mar puede ser fiero y dañino, romper barcos, segar vidas, demostrarnos con una sola ola lo pequeños que somos frente al mundo; pero también es un hermoso espejo donde mirarnos, reflexionar, profundizar sobre la existencia, y un ancho espacio que, surcado real y metafóricamente, nos une a las tierras más lejanas pero, a la vez, más próximas en el afecto.

Eso es lo que ha provocado el mar de mis versos en uno de mis compañeros de las letras en Venezuela.

A «Adriano» lo conocí en un certamen de Canal Literatura, ese océano en calma donde echar anclas y descubrir que la palabra es como un río navegable que nos toca con su dedo de espuma. Aún hoy ese lugar en la red sigue siendo un punto de unión entre nosotros, un espacio que compartimos y nos hace pensar y reconciliarnos con el tiempo que nos ha tocado en suerte. También, por qué no, con el mar.

Por eso me gustaría varar aquí estos versos que me ha regalado mi querido poeta de pseudónimo imperial al leer mi oración y sentirse mecido por el vaivén calmoso de los endecasílabos: todo un regalo para los sentidos del escritor Rafael María Baralt y Pérez que aquí os dejo para que lo disfrutéis como se merece.

EL MAR

Te admiro, ¡oh mar!, si la movible arena

besas rendida al pie de tu muralla,

o si bramas furioso cuando estalla

la ronca tempestad que al mundo atruena.

 

¡Cuán majestuosa y grande si serena!

¡Cuán terrible si agitas en batalla

pugnando por romper la eterna valla

con cólera de esclavo tu cadena!

 

Tienes, mar, como el cielo, tempestades;

de mundos escondidos prodigiosa

suma infinita que tu mole oprime.

 

Y son tu abismo y vastas soledades,

como imagen de Dios, la más grandiosa;

como hechura de Dios, la más sublime.

 

 

Os dejo también mi propia oración al mar. Como veis, un temor semejante nos sacude, a Venezuela y a España, al asomarnos al trágico balcón de las arenas.

 

https://canal-literatura.com/blog/blog-literatura/oraciones-al-mar-por-elena-marques/

 

Rafael María Baralt y Pérez (Maracaibo 1810-Madrid 1860) fue el autor del primer diccionario de galicismos del español y el primer hispanoamericano en ocupar un sillón de número en la Real Academia Española.

 

Versos al mar

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

La casa de los gatos

Conocí a Gregorio Verdugo en una tertulia literaria. En «nuestra» tertulia, que es también, y/o sobre todo, una reunión de amigos. Gente que se congrega en torno al «vicio» común de la Literatura. Gente que lee y (alguna) escribe. Todos esperamos de un escritor que cada libro que presente sea mejor...
Leer más

Cenizas y rosas

Escribir sobre el duelo, sobre perder a un padre y sentir al fin el significado de la palabra orfandad, no creo que sea fácil. Y mucho menos si lo que se propone la autora es, además, dejar constancia del más o menos largo tiempo previo en que la vejez impone su exasperante lentitud, sus múltiples...
Leer más

Días de redención

«Los recuerdos se complacen en visitarnos / a su capricho». Así se inicia el poema «María», de Días de redención; un libro en el que de nuevo escuchamos la voz clara a la vez que profunda de Tomás Sánchez; un compendio en el que vuelve sus ojos al piélago de su pasado y recorre, con evidente...
Leer más

Velocidad de los jardines

Casi treinta años después de su publicación, aún seguimos leyendo Velocidad de los jardines; un libro inaugural de lo que el mismo autor denomina «postcuento» o «anticuento» o un lugar donde se superan fórmulas gastadas y se abren ventanas con vistas a. Un experimento exitoso. Se inicia este...
Leer más

Apuntes del natural

Se diría, por el nombre del poemario, que en Apuntes del natural la escritora sotileña Lola Almeyda ha decidido cambiar de armas. Es obvio que no, que sigue empleando la de la palabra. Pero esta vez se le antoja erigirse en creadora y arquitecta; en diosa (aunque «nunca quise ser Dios», pues conoce...
Leer más

La pared del caracol

Desde el principio, el título del nuevo libro de Ana Isabel Alvea me enfrentó a una curiosidad, más que a un misterio. Es lo que tienen las anfibologías. ¿A qué se refiere con La pared del caracol? ¿Al muro que gana el gasterópodo con exasperante lentitud y paciencia, a la tapia por la que resbala...
Leer más

El camino imperfecto

Hace poco, en la consulta del Doctor Goodfellow, mostré mi entusiasmo (creo que lo llamé directamente «enamoramiento») por la escritura del portugués José Luís Peíxoto, en concreto por su Autobiografía; un libro con fondo y hechuras saramaguianos que me hizo disfrutar mucho entre las «estrechas»...
Leer más

Después de muchos inviernos

«Nada empieza en el punto donde creemos que empieza. Las cosas siempre vienen de algún momento anterior, lejos de nosotros, y terminan en un futuro que ni siquiera sospechamos». Hace poco compartí en redes estas palabras de Marian Izaguirre porque creía haber leído algo parecido en algún sitio. Y...
Leer más

Antes del Paraíso

«A mi padre, a mi madre, les faltaba alguna cosa». No es que esta frase sea una de las más brillantes del libro, pero si la traigo aquí, a esta ventana, es porque estoy segura de que a todos nos falta más de una cosa (por eso, como el padre de Jorge en el primer relato, escribimos y, sobre todo,...
Leer más

Bajamares

Por una vez voy a empezar por el principio: por los paratextos que anteceden esta alucinante y alucinada Bajamares de Antonio Tocornal. Porque si las citas de Rulfo y Cristóbal Serra nos sugieren que habremos de sumergirnos en un tiempo y en un espacio profundamente oníricos, la de Francisco de...
Leer más