Versos al mar

Hace poco tuve la osadía de escribir unos versos al mar, una oración a ese dios airado que acompaña nuestros días y que en ocasiones se nos muestra dulce y apacible. El mar puede ser fiero y dañino, romper barcos, segar vidas, demostrarnos con una sola ola lo pequeños que somos frente al mundo; pero también es un hermoso espejo donde mirarnos, reflexionar, profundizar sobre la existencia, y un ancho espacio que, surcado real y metafóricamente, nos une a las tierras más lejanas pero, a la vez, más próximas en el afecto.

Eso es lo que ha provocado el mar de mis versos en uno de mis compañeros de las letras en Venezuela.

A «Adriano» lo conocí en un certamen de Canal Literatura, ese océano en calma donde echar anclas y descubrir que la palabra es como un río navegable que nos toca con su dedo de espuma. Aún hoy ese lugar en la red sigue siendo un punto de unión entre nosotros, un espacio que compartimos y nos hace pensar y reconciliarnos con el tiempo que nos ha tocado en suerte. También, por qué no, con el mar.

Por eso me gustaría varar aquí estos versos que me ha regalado mi querido poeta de pseudónimo imperial al leer mi oración y sentirse mecido por el vaivén calmoso de los endecasílabos: todo un regalo para los sentidos del escritor Rafael María Baralt y Pérez que aquí os dejo para que lo disfrutéis como se merece.

EL MAR

Te admiro, ¡oh mar!, si la movible arena

besas rendida al pie de tu muralla,

o si bramas furioso cuando estalla

la ronca tempestad que al mundo atruena.

 

¡Cuán majestuosa y grande si serena!

¡Cuán terrible si agitas en batalla

pugnando por romper la eterna valla

con cólera de esclavo tu cadena!

 

Tienes, mar, como el cielo, tempestades;

de mundos escondidos prodigiosa

suma infinita que tu mole oprime.

 

Y son tu abismo y vastas soledades,

como imagen de Dios, la más grandiosa;

como hechura de Dios, la más sublime.

 

 

Os dejo también mi propia oración al mar. Como veis, un temor semejante nos sacude, a Venezuela y a España, al asomarnos al trágico balcón de las arenas.

 

https://canal-literatura.com/blog/blog-literatura/oraciones-al-mar-por-elena-marques/

 

Rafael María Baralt y Pérez (Maracaibo 1810-Madrid 1860) fue el autor del primer diccionario de galicismos del español y el primer hispanoamericano en ocupar un sillón de número en la Real Academia Española.

 

Versos al mar

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Calle de los noctámbulos

Que la poeta Anabel Caride (Sevilla, 1972) sea también filóloga y que en esa doble condición escriba unas palabras preliminares a Calle de los noctámbulos, no solo para «justificar» los aires celtas que campan por sus páginas, sino incluso para aclarar su estructura y los títulos de cada parte (el...
Leer más

Variaciones y reincidencias (1978-2018)

Bajo el título Variaciones y reincidencias (1978-2018) se reúne prácticamente la obra completa del poeta paraeño Javier Salvago; una labor de cuarenta años en la que, a pesar del paso del tiempo, lo encontramos y reconocemos siempre. Porque, para Salvago, la escritura corre en paralelo con la vida...
Leer más

Tres muertos

De las cinco citas que anteceden a la última novela de Manuel Machuca, me quedo con las tres primeras: «La vida de los otros es solo lo que nos quieren contar» (Felipe Benítez Reyes), «Las historias solo existen del todo cuando alguien las escribe» (Javier Cercas) y «Las únicas cosas verdaderamente...
Leer más

Exorcismos

El jueves 24 de octubre, bastante más allá de las 19:30, con la no-puntualidad que suele caracterizar este tipo de actos, tuvo lugar en la Sala El Cachorro de Sevilla la presentación del libro de relatos Exorcismos, publicado bajo el sello editorial Extravertida en la colección Le Petit...
Leer más

Feliz final

Aunque me habían avisado de la dureza del libro, la lectura de Feliz final ha superado mis expectativas. Tanto en lo positivo como en lo negativo. Entiéndaseme bien. No hay nada que pueda criticarle a la escritura de Isaac Rosa, de una brillantez insuperable que lo convierte en uno de los autores...
Leer más

Las señales que hacemos en los mapas

El título del libro de Laura Casielles Las señales que hacemos en los mapas ya nos prepara para un viaje. Un recorrido por distintas ciudades de Marruecos y por distintos estados del alma, según anticipa la cita, tan noventayochista, de Sánchez Piñol: «El paisaje que un hombre ve, ojos afuera,...
Leer más

Nombre entre nombres

Definir la poesía actual resulta complicado o, si se quiere, completamente inútil. Si uno indaga entre las últimas publicaciones (para eso no todas las «librerías» sirven), descubre, de una parte, cierta tendencia a la brevedad y al silencio (piénsese en el renacimiento del aforismo y la...
Leer más

Curva

 Leyendo Curva, de Aurora Delgado, no he podido dejar de acordarme de las máximas chejovianas sobre el cuento. Porque nada es gratuito en esta historia. Desde «el taxista y el travesti, cada uno en un extremo [...], abriendo y cerrando un paréntesis de más de veinte años», todo queda bien...
Leer más

Para que me imagines

Decir que la vida es un viaje no es nada novedoso. A los lectores españoles la peregrinatio vitae nos remonta a Gonzalo de Berceo y, cómo no, a Jorge Manrique, con sus célebres versos «este mundo es el camino / para el otro, que es morada / sin pesar». En ambos casos se nos avisa de que solo...
Leer más

Rarezas. La literatura no tiene cura

Dejando atrás aquellas primeras aventuras infantiles que tan importantes fueron en la aparición de la enfermedad incurable de la lectura, recuerdo mi afición desatada por la novela, la visión reverencial que tenía de la poesía, el medido disfrute de los dramaturgos auriseculares, el descubrimiento...
Leer más