Último aviso

Naciste desde mí

cuando desenredé tu nombre de mis labios...

Antonia María Carrascal

 

A pocos días de la celebración en Sevilla del II Recital Poético Solidario Internacional, parece que todo va perfilándose. Suele decirse que lo que se hace con amor acaba saliendo bien. Según eso, la tarde del 17 no podrá ser más perfecta.

Si no hay cambios de última hora (ya se sabe, esas cosas repentinas que le surgen a uno, y siempre aciagas), allí estarán los poetas Pilar Alcalá, Pepi Bobis, Antonia María Carrascal, Paco Carrascal, Juan Clemente, María José Collado, Koki Flores, Lola Franco, Antonio José García, Gabriel Gil, Víctor González, Rocío Hernández Triano, Rafa León, Carlos Luchena, Manuel Machuca, Pastora Márquez, Juan Martínez Iglesias (Aborojuán), Paco Mateos, Rosario Pérez Cabaña, Pepe Quesada, Almudena Tarancón, Carmen Valladolid y Manuel Vilches. Esos, en presencia, pues algunos a los que les era imposible asistir nos han enviado sus voces para acompañarnos. Se ve que en ellos la Solidaridad y la Poesía están bien arraigadas. Me refiero a José del Castillo, Emilio Gómez-Caminero Parejo, Pedro Luis Ibáñez Lérida, Luna del Alba Márquez, Juan Carlos Macías y Tomás Sánchez Rubio.

Y, para que nunca se produzca la «Muerte de la ilusión», no pueden faltar otras artes: la música en el piano de Mariano Alda y la voz de la polifacética   Romi Karioka  , que no solo nos deleitará con sus fados, sino que también se ha ofrecido, si el escenario reúne las condiciones, a realizar una danza oriental. De ese modo acentuamos el carácter internacional del acto. A ver qué más se nos ocurre para el año que viene.

En cualquier caso, y aunque hablo de todo esto como de una fiesta, no podemos olvidar su finalidad, que no es otra que la de recaudar fondos para la Cocina Solidaria del Polígono Sur. De que a ellos les llegue, no solo el apoyo económico, sino también nuestro cariño y nuestro aliento, se encargarán los incansables ángeles de la guardia, siempre presentes donde haya una necesidad, una queja, donde las instituciones no llegan, donde ellos sí quieren estar. Todos, pues, nos encontraremos allí para renegar del famoso dicho de Lampedusa «... de que todo cambie, / para que todo siga igual». No. «Hay que infringir las reglas matemáticas / y empezar a pedir peras al olmo». Como afirma uno de los poetas, «soy más que eso, más que la nada, soy libertad originaria», y con actos pequeños como este (re)construimos el mundo.

Por eso de nuevo desde aquí os solicito vuestra ayuda en este proyecto. Las puertas del salón de actos de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura (avda/ Reina Marcedes, 2, Sevilla) estarán abiertas para vosotros. La entrada solo son 5 euros, aunque si algún estudiante despistado de los tantos que circulan por el campus quiere colaborar, basta con que deposite en las urnas preparadas al efecto «la voluntá», como nos gusta decir a los andaluces, pues toda limosna es bienvenida. Los poetas participantes así lo haremos también, pues nuestro hacemos el proyecto. «Me crecen poesías en las manos», explica uno de ellos, y ellas, las palabras, han de servir una vez más para que nadie pueda espetarnos «ya no recuerdo la explicación de las ausencias del hombre».

Que el hombre no se ausente el 17 de diciembre de su deber de serlo.

Muchas gracias.

Elena Marqués

Fila 0: C/C 0081-7425-10-0001205726

 

Último aviso

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Eterno amor

Que el manejo de la brevedad es un don lo estoy comprobando en estos días. Y que la concentración poética solo puede ser beneficiosa para un texto como este. Es admirable la forma de encerrar, en unos pocos términos bien elegidos, todo un universo; de describir, por ejemplo, con cuatro pinceladas...
Leer más

"Al final del miedo", de Cecilia Eudave, o cómo sortear el vacío

Hace poco, en una charla con cuentistas de la talla de Andrés Neuman, Antonio Ortuño, Eloy Tizón y José Ovejero, alguno de los asistentes se interesó por la fórmula para trabajar un libro de relatos, si estos podían ser independientes o era recomendable (aunque nunca hay reglas, eso está claro)...
Leer más

Salir, salir, salir...

Soy especialista en tristezas. En ocultarlas. En intentar sortearlas. Como buena (o mala) parte de la humanidad, he tomado Prozac. Me he sentido sobrepasada por las circunstancias. Con absolutas ganas de morirme. Pero posiblemente, aunque lo hubiera intentado, no habría sido capaz de escribir un...
Leer más

Contra la España vacía (que no contra España)

«Entiendo mis libros como parte de un esfuerzo centenario por explicar el país en el que vivo», comenta Del Molino en su introducción a Contra la España vacía. Muchas vidas le harían falta al escritor y periodista aragonés para poner algo en claro. Aunque pienso que en este último ensayo disipa...
Leer más

Aunque pensemos como Celaya

La entrada en un nuevo año siempre resulta ilusionante. No pregunten por qué, pero tendemos a celebrar un simple giro en el calendario como si fuera a traer la solución definitiva a nuestros asuntos. (Léase al respecto el primer poema de este libro que pretendo reseñar). Pero en esta ocasión el...
Leer más

¿Por qué no te callas?

En un mundo lleno de ruido, bien nos viene que alguien, de vez en cuando, nos haga callar. Porque posiblemente muchos de nosotros, pseudoescritores, pseudopoetas, casi pseudópodos en muchos aspectos por eso de arrastrarnos para que nos echen cuenta, somos los que más sobramos en esto de escribir y...
Leer más

Canción. Noticia de un secuestro (y II)

Conocí a Eduardo Halfon a través de su libro de relatos El boxeador polaco y la recomendación de mi amigo Carlos Torrero. Andábamos (o todo lo contrario) confinados por la pandemia y su lectura me permitió viajar entre Belgrado y la música de Milan Ravic, entre el Halfon escritor y el Eduardo...
Leer más

Dicen los síntomas o la corporeidad del lenguaje

A los hipocondriacos cada síntoma debe presentárseles como una verdadera maldición. Para ellos, cualquier tipo de señal del cuerpo, más que decir, más que hablar, les grita cosas terribles, los aproxima irremediablemente a la muerte. Y a la muerte en una habitación de hospital espera la...
Leer más

Nunca sabrás quién fui. Jugando al quién es quién

Quienes me conocen, si es posible conocer a alguien de verdad (y ahí lo dejo), saben de mi afición por los malabares literarios, mi inclinación por lo metaficticio y lo autorreferencial, por los límites y cómo traspasarlos. Porque, como muchos, estoy convencida de que nuestra vida, también la de...
Leer más

Lanzarse a «El agua del buitre»

Como muchos de los que braceamos desde hace años en este piélago de la escritura sin demasiado éxito, me considero un ejemplo de buena perdedora. Así que el hecho de que El agua del buitre, el último libro de cuentos de Andrés Ortiz Tafur, vaya dedicado en cuerpo y alma «A los que...
Leer más