Ulises con alma ajena

Me doy cuenta, meses después de aquella primera presentación de la tercera novela de Reyes García-Doncel, a quien me une, además de la amistad, el hecho de habernos prologado y presentado mutuamente en distintos libros y actos, que precisamente el ser yo quien encabezara este Ulises con alma ajena y ejerciera de maestra de ceremonias en la FLS-2018 me hizo olvidar mis «obligaciones» de reseñarla en esta vuestra ventana. Posiblemente el hecho de convivir tanto tiempo con estas páginas, de haber disfrutado y sufrido en su viaje (lo primero en el viaje de la lectura; lo segundo, en el ficcional), me hizo pensar por un momento que ya lo había hecho. Pero nunca es tarde para hablar de mi particular periplo por Edimburgo; esa coprotagonista aparentemente muda, que, sin embargo, ejerce su papel (en ocasiones coadyuvante, en la mayoría de los casos como antagonista), en la que se desarrolla la novela.

Con estructura de diario (o cuaderno de bitácora, propio de todo viaje) y, por tanto, narrada en primera persona y en orden cronológico (son cuatro los años que se cuentan), asistimos a la experiencia de Candela, una joven española licenciada en Historia del Arte que, acuciada por la crisis económica, decide romper amarras, dejar su tierra, para probar suerte en el extranjero. Exiliada voluntaria, si es que el sintagma no encierra ya en sí una contradicción, nos invita, por el tono confesional y la cercanía de su lenguaje, a participar en el viaje, de manera que el lector sufre y se alegra con ella, en cada tropiezo y cada posibilidad de progresar. A lo largo del recorrido atravesamos distintos estados, desde la soledad, el miedo, la rabia y el desengaño hasta la duda y la luz de la esperanza; crecemos con la protagonista, experimentamos su evolución, la vemos construir su hogar provisional, la conocemos a fondo, igual que a la ciudad, bellamente descrita y luego diseccionada en cada uno de sus garitos e impedimentos burocráticos. Nada puede objetarse a esa faceta de documentación que ha atravesado la autora con solvencia.

Y, por supuesto, con esta nueva novela Reyes García-Doncel, preocupada siempre por temas de actualidad y socialmente candentes, nos ofrece su mejor prosa, adecuada a la voz joven de la protagonista, capaz de describir pictórica y poéticamente el cielo eternamente nublado de la ciudad escocesa a la vez que mantener la tensión argumental a través del nunca antiguo tema del viaje de maduración en el que no faltarán dificultades ni encuentros. De hecho, son muchos los personajes secundarios que la acompañarán en este periplo, desde su familia en la distancia, a la que apenas la une «su parpadeo en un ordenador», a otros muchos de distintas culturas y nacionalidades, con los mismos intereses y/o con problemáticas diferentes, algunos en circunstancias bastante nefastas cercanas a la ilegalidad; pero que comparten la categoría de desplazados y ya, solo por eso, se convierten, como el Ulises del título, en héroes y heroínas enfrentados a una epopeya casi doméstica no por ello menor, pues encarar la vida diaria y no desfallecer en el intento es de por sí la mayor de las aventuras.

Yo os animo a emprender la vuestra, la lectura de este libro, y a que contéis cómo salís de ella. Ya auguro que, desde luego, indemnes, no, lo que demuestra que una vez más la literatura de Reyes García-Doncel consigue su propósito de conmover y despertarnos.

Elena Marqués

Reyes García-Doncel (Sevilla, 1957), licenciada en Farmacia, ha sido catedrática de Biología-Geología en la enseñanza secundaria. Además de las novelas Sin noticias de Acuario (Editorial Paréntesis, 2011) y No soporto tu luz (Ediciones en Huida, 2015); su participación en las compilaciones de relatos Lugares de paso (2006), Arena en los zapatos (2007), Así os ponemos los cuernos las mujeres. 11 autoras y 1 intruso, Hidra verde. Relatos farmacéuticos y La guerra nuestra (2016), ha escrito libros de texto y guías didácticas; y publicado en la revista literaria Telegráfica, de la editorial Maclein y Parker. Mantiene activo el blog «Universo introito», concebido como cuaderno de aprendizaje literario.

 

 

Ulises con alma ajena

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Variaciones y reincidencias (1978-2018)

Bajo el título Variaciones y reincidencias (1978-2018) se reúne prácticamente la obra completa del poeta paraeño Javier Salvago; una labor de cuarenta años en la que, a pesar del paso del tiempo, lo encontramos y reconocemos siempre. Porque, para Salvago, la escritura corre en paralelo con la vida...
Leer más

Tres muertos

De las cinco citas que anteceden a la última novela de Manuel Machuca, me quedo con las tres primeras: «La vida de los otros es solo lo que nos quieren contar» (Felipe Benítez Reyes), «Las historias solo existen del todo cuando alguien las escribe» (Javier Cercas) y «Las únicas cosas verdaderamente...
Leer más

Exorcismos

El jueves 24 de octubre, bastante más allá de las 19:30, con la no-puntualidad que suele caracterizar este tipo de actos, tuvo lugar en la Sala El Cachorro de Sevilla la presentación del libro de relatos Exorcismos, publicado bajo el sello editorial Extravertida en la colección Le Petit...
Leer más

Feliz final

Aunque me habían avisado de la dureza del libro, la lectura de Feliz final ha superado mis expectativas. Tanto en lo positivo como en lo negativo. Entiéndaseme bien. No hay nada que pueda criticarle a la escritura de Isaac Rosa, de una brillantez insuperable que lo convierte en uno de los autores...
Leer más

Las señales que hacemos en los mapas

El título del libro de Laura Casielles Las señales que hacemos en los mapas ya nos prepara para un viaje. Un recorrido por distintas ciudades de Marruecos y por distintos estados del alma, según anticipa la cita, tan noventayochista, de Sánchez Piñol: «El paisaje que un hombre ve, ojos afuera,...
Leer más

Nombre entre nombres

Definir la poesía actual resulta complicado o, si se quiere, completamente inútil. Si uno indaga entre las últimas publicaciones (para eso no todas las «librerías» sirven), descubre, de una parte, cierta tendencia a la brevedad y al silencio (piénsese en el renacimiento del aforismo y la...
Leer más

Curva

 Leyendo Curva, de Aurora Delgado, no he podido dejar de acordarme de las máximas chejovianas sobre el cuento. Porque nada es gratuito en esta historia. Desde «el taxista y el travesti, cada uno en un extremo [...], abriendo y cerrando un paréntesis de más de veinte años», todo queda bien...
Leer más

Para que me imagines

Decir que la vida es un viaje no es nada novedoso. A los lectores españoles la peregrinatio vitae nos remonta a Gonzalo de Berceo y, cómo no, a Jorge Manrique, con sus célebres versos «este mundo es el camino / para el otro, que es morada / sin pesar». En ambos casos se nos avisa de que solo...
Leer más

Rarezas. La literatura no tiene cura

Dejando atrás aquellas primeras aventuras infantiles que tan importantes fueron en la aparición de la enfermedad incurable de la lectura, recuerdo mi afición desatada por la novela, la visión reverencial que tenía de la poesía, el medido disfrute de los dramaturgos auriseculares, el descubrimiento...
Leer más

4 3 2 1

¡Por fin! he terminado de leer el último libro de Paul Auster. Y los signos de exclamación me eran muy necesarios en este caso, porque he de decir, aunque imagino que me lloverán las críticas por ello, que me he aburrido soberanamente. Las calificaciones con las que me enfrenté a él, en las que se...
Leer más