Ulises con alma ajena

Me doy cuenta, meses después de aquella primera presentación de la tercera novela de Reyes García-Doncel, a quien me une, además de la amistad, el hecho de habernos prologado y presentado mutuamente en distintos libros y actos, que precisamente el ser yo quien encabezara este Ulises con alma ajena y ejerciera de maestra de ceremonias en la FLS-2018 me hizo olvidar mis «obligaciones» de reseñarla en esta vuestra ventana. Posiblemente el hecho de convivir tanto tiempo con estas páginas, de haber disfrutado y sufrido en su viaje (lo primero en el viaje de la lectura; lo segundo, en el ficcional), me hizo pensar por un momento que ya lo había hecho. Pero nunca es tarde para hablar de mi particular periplo por Edimburgo; esa coprotagonista aparentemente muda, que, sin embargo, ejerce su papel (en ocasiones coadyuvante, en la mayoría de los casos como antagonista), en la que se desarrolla la novela.

Con estructura de diario (o cuaderno de bitácora, propio de todo viaje) y, por tanto, narrada en primera persona y en orden cronológico (son cuatro los años que se cuentan), asistimos a la experiencia de Candela, una joven española licenciada en Historia del Arte que, acuciada por la crisis económica, decide romper amarras, dejar su tierra, para probar suerte en el extranjero. Exiliada voluntaria, si es que el sintagma no encierra ya en sí una contradicción, nos invita, por el tono confesional y la cercanía de su lenguaje, a participar en el viaje, de manera que el lector sufre y se alegra con ella, en cada tropiezo y cada posibilidad de progresar. A lo largo del recorrido atravesamos distintos estados, desde la soledad, el miedo, la rabia y el desengaño hasta la duda y la luz de la esperanza; crecemos con la protagonista, experimentamos su evolución, la vemos construir su hogar provisional, la conocemos a fondo, igual que a la ciudad, bellamente descrita y luego diseccionada en cada uno de sus garitos e impedimentos burocráticos. Nada puede objetarse a esa faceta de documentación que ha atravesado la autora con solvencia.

Y, por supuesto, con esta nueva novela Reyes García-Doncel, preocupada siempre por temas de actualidad y socialmente candentes, nos ofrece su mejor prosa, adecuada a la voz joven de la protagonista, capaz de describir pictórica y poéticamente el cielo eternamente nublado de la ciudad escocesa a la vez que mantener la tensión argumental a través del nunca antiguo tema del viaje de maduración en el que no faltarán dificultades ni encuentros. De hecho, son muchos los personajes secundarios que la acompañarán en este periplo, desde su familia en la distancia, a la que apenas la une «su parpadeo en un ordenador», a otros muchos de distintas culturas y nacionalidades, con los mismos intereses y/o con problemáticas diferentes, algunos en circunstancias bastante nefastas cercanas a la ilegalidad; pero que comparten la categoría de desplazados y ya, solo por eso, se convierten, como el Ulises del título, en héroes y heroínas enfrentados a una epopeya casi doméstica no por ello menor, pues encarar la vida diaria y no desfallecer en el intento es de por sí la mayor de las aventuras.

Yo os animo a emprender la vuestra, la lectura de este libro, y a que contéis cómo salís de ella. Ya auguro que, desde luego, indemnes, no, lo que demuestra que una vez más la literatura de Reyes García-Doncel consigue su propósito de conmover y despertarnos.

Elena Marqués

Reyes García-Doncel (Sevilla, 1957), licenciada en Farmacia, ha sido catedrática de Biología-Geología en la enseñanza secundaria. Además de las novelas Sin noticias de Acuario (Editorial Paréntesis, 2011) y No soporto tu luz (Ediciones en Huida, 2015); su participación en las compilaciones de relatos Lugares de paso (2006), Arena en los zapatos (2007), Así os ponemos los cuernos las mujeres. 11 autoras y 1 intruso, Hidra verde. Relatos farmacéuticos y La guerra nuestra (2016), ha escrito libros de texto y guías didácticas; y publicado en la revista literaria Telegráfica, de la editorial Maclein y Parker. Mantiene activo el blog «Universo introito», concebido como cuaderno de aprendizaje literario.

 

 

Ulises con alma ajena

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

La España vacía

Que uno escriba un libro y el título que elige de encabezamiento acabe por acuñarse para describir una realidad, nada más y nada menos que para nombrar a un país dentro de otro país, debe darte un subidón como autor. Lo importante, creo yo, es que el término no termine por mal utilizarse; y que,...
Leer más

Los mejores días

No recuerdo ahora quién dijo, a mediados del siglo XX, en un momento en que se cuestionaba el futuro de la novela, que, mientras existiera la familia, dicha fórmula narrativa seguiría presente. Que esta es fuente primera de inspiración lo confirma Magalí Etchebarne en Los mejores días, pues, aunque...
Leer más

1922

Parece que hace una eternidad cuando, en el cinquagésimo primer encuentro de la Tertulia Gastro-literaria El Caldero, tuvimos la suerte de conocer a Isaac Páez a través de su novela Nowhere man (Ediciones En Huida, 2017), con la que, por cierto, fue finalista en 2014 del prestigioso Premio...
Leer más

Los relatos del padre Brown

Dejar que se asome a esta ventana del siglo XXI una figura tan anacrónica como la del padre Brown, el famoso curita-detective de Essex creado por Chesterton, puede resultar extraño; pero es que, angustiada como me sentía a veces por el confinamiento y las malas noticias, me he visto impelida a...
Leer más

Otra vida por vivir

No recuerdo si había leído alguna crítica sobre Otra vida por vivir, de Theodor Kallifatides, o, como por arte de magia, apareció el libro entre esas recomendaciones que se te ofrecen por el mero hecho de andar siempre curioseando por los estantes virtuales de internet. La cuestión es que he...
Leer más

El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo

De vez en cuando, entre ficción y ficción, resulta conveniente volver los ojos a la realidad. Porque esta, como siempre, y según reza el dicho, suele superar a aquellas. Así, la lectura de El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo, el amenísimo estudio de Irene Vallejo...
Leer más

Como si existiese el perdón

Siguiendo la recomendación del escritor Ignacio Arrabal, con quien comparto amistad y gustos literarios, me he bebido de un solo trago Como si existiese el perdón; una pequeña gran novela de la escritora argentina Mariana Travacio que nos traslada, a través de escuetos capítulos y con un estilo...
Leer más

El padre-hijo (de Sharon Olds)

Nunca me he atrevido a reseñar a Iván Onia. La razón es bien simple. No hay que leer lo que alguien, sorprendido e incapaz de transmitir mínimamente la punta del asombro, dice sobre Iván. Hay que leer a Iván, cada uno de sus libros. Hay que escucharlo. A mí me gusta verlo en directo, con su acento...
Leer más

No entres dócilmente en esa noche quieta

No sé si adentrarse en un autor con tan larga trayectoria a partir de su última publicación sea lo más adecuado. Ignorar su obra anterior, la que lo ha conducido hasta aquí, priva de herramientas para conocerlo, para contextualizarlo, para analizarlo. Sin embargo, sospecho que este No entres...
Leer más

El loco de la calle

Con Sevilla como protagonista, inmortalizada en un barrio popular en torno a una inexistente pero simbólica plaza Cervantes (quién sino el creador del más insigne cuerdo de la literatura para presidir estas narraciones) que se extiende, como un pequeño y universal microcosmos, bajo un mismo cielo,...
Leer más