Tú eres azul cobalto

Para quienes a lo más que nos atrevemos es al rosa fucsia en un pareo, Tú eres azul cobalto es un plato demasiado fuerte. Contemplar un cuadro de Frida Kahlo siempre nos enmudece, por el sufrimiento que transpira. En ella vida y obra son una misma cosa presidida por la tragedia.

La protagonista de esta novela del escritor canario Pablo Martín Carbajal lleva una existencia cómoda o acomodada, de oficina, marido ideal y niño pequeño. Reside cerca de sus padres y ha hecho siempre lo que se pide a una mujer de hoy. Todo va bien hasta que lo/la conoce y se plantea si para vivir no son necesarios «la angustia y el placer, el dolor y la muerte».

En primera persona y en femenino, nos enfrentamos a una transformación brusca guiada por un personaje que se nos descubrirá perverso. Las lecturas y las casualidades enfrentan a Dori, la protagonista, a lo insulso de su existencia y a la necesidad de respirar, de tomar los pinceles de su vida, de cambiar de color y experimentar con el sufrimiento y la pasión y el abandono; quizás la muerte.

Interrumpida con suavidad y acierto por fragmentos de la biografía de Frida Kahlo, símbolo del amor o la locura, se nos cuenta ese proceso inevitable y maldito, el abandono de una vida muelle por el misterio y lo prohibido, por la contemplación del arte, por la posesión pasional del sexo.

No verse reflejado de algún modo en esta obra es muy difícil. Nos movemos según unos parámetros vitales, valga la redundancia, inamovibles. Desviar la ruta, romper los esquemas, puede ser un buen sueño; cumplirlo no está exento de peligros.

Pero no es solo la historia lo que empuja a leer a Pablo Martín Carbajal (del que en breve os dejaré la reseña de otra de sus obras, La felicidad amarga, nueva joya en mi biblioteca), sino su voz acertada, íntima, «femenina», personal; su modo de intercalar las dos historias; sus imágenes especulares; su sensibilidad en el color y los matices; la riqueza de unos personajes vivos.

Aunque desde un principio intuimos lo que puede pasar, pues quien siga los pasos de la eterna Frida solo puede desembocar en la pesadumbre, nuestro interés no disminuye, y los «pecados» eternos, el comprobar que la historia se repite, que «nadie escarmienta en cabeza ajena» y que vivir debe ser una apuesta de alto riesgo; que las emociones permanecen dormidas por quién sabe qué miedos impuestos y necesarios al orden y a la corrección, son buenos temas para hoy, cuando nos refugiamos en una literatura de evasión como puerta de escape, en un cine de efectos especiales donde el futuro no existe, sin atrevernos a dar el salto al vacío desde el Hampshire House o desde los tacones de la tía Mila; otra presencia misteriosa que nos empuja a abandonar la mediocridad y experimentar en azul cobalto toda la paleta de emociones; a esperar el amanecer y el final de la lluvia para sentarse ante el espejo a recordar, «como Frida frente a ella».

Aprovecho estas líneas para invitaros a conocer a la obra y a su autor, pues tenemos la suerte de que se presenta en Sevilla, el miércoles, 24 de junio, a las 20:30h, en la librería Un gato en bicicleta (c/ Regina, n.º 8). No os lo perdáis.

Pablo Martín Carbajal (Tenerife, 1969) entró en el mundo de la literatura ganando el I Premio de Relato Corto de Cajacanarias. En 2006 publica su primera novela, Tú eres azul cobalto, que alcanza ahora con M.A.R. Editor su 4.ª edición, y en 2010, La ciudad de las miradas. En 2013 aparece en Ediciones Irreverentes La felicidad amarga. Pertenece a la Generación 21 de nuevos novelistas canarios.

Elena Marqués

Tú eres azul cobalto

grandioso libro

Conocí parte de la obra y vida de Frida Kahlo a partir de este libro que es sin duda magnífico. La verdad es que transpira mucha intimidad, y el autor logra sumergirse en el pensamiento/sentimiento de dos mujeres para construir una historia que duele. ¿Acaso la mejor literatura no duele? Buenísima reseña Elena, coincido con todo de lo que dices. Estaré atenta a la reseña del otro libro del autor, ya que me quedé con más ganas.

Re: grandioso libro

Es una suerte descubrir autores nuevos y libros de los que sacar tanto provecho. En breve aparecerá la reseña de «La felicidad amarga», y, en cuanto pueda, seguiré leyéndolo.
Un gran abrazo, Tensy.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Eterno amor

Que el manejo de la brevedad es un don lo estoy comprobando en estos días. Y que la concentración poética solo puede ser beneficiosa para un texto como este. Es admirable la forma de encerrar, en unos pocos términos bien elegidos, todo un universo; de describir, por ejemplo, con cuatro pinceladas...
Leer más

"Al final del miedo", de Cecilia Eudave, o cómo sortear el vacío

Hace poco, en una charla con cuentistas de la talla de Andrés Neuman, Antonio Ortuño, Eloy Tizón y José Ovejero, alguno de los asistentes se interesó por la fórmula para trabajar un libro de relatos, si estos podían ser independientes o era recomendable (aunque nunca hay reglas, eso está claro)...
Leer más

Salir, salir, salir...

Soy especialista en tristezas. En ocultarlas. En intentar sortearlas. Como buena (o mala) parte de la humanidad, he tomado Prozac. Me he sentido sobrepasada por las circunstancias. Con absolutas ganas de morirme. Pero posiblemente, aunque lo hubiera intentado, no habría sido capaz de escribir un...
Leer más

Contra la España vacía (que no contra España)

«Entiendo mis libros como parte de un esfuerzo centenario por explicar el país en el que vivo», comenta Del Molino en su introducción a Contra la España vacía. Muchas vidas le harían falta al escritor y periodista aragonés para poner algo en claro. Aunque pienso que en este último ensayo disipa...
Leer más

Aunque pensemos como Celaya

La entrada en un nuevo año siempre resulta ilusionante. No pregunten por qué, pero tendemos a celebrar un simple giro en el calendario como si fuera a traer la solución definitiva a nuestros asuntos. (Léase al respecto el primer poema de este libro que pretendo reseñar). Pero en esta ocasión el...
Leer más

¿Por qué no te callas?

En un mundo lleno de ruido, bien nos viene que alguien, de vez en cuando, nos haga callar. Porque posiblemente muchos de nosotros, pseudoescritores, pseudopoetas, casi pseudópodos en muchos aspectos por eso de arrastrarnos para que nos echen cuenta, somos los que más sobramos en esto de escribir y...
Leer más

Canción. Noticia de un secuestro (y II)

Conocí a Eduardo Halfon a través de su libro de relatos El boxeador polaco y la recomendación de mi amigo Carlos Torrero. Andábamos (o todo lo contrario) confinados por la pandemia y su lectura me permitió viajar entre Belgrado y la música de Milan Ravic, entre el Halfon escritor y el Eduardo...
Leer más

Dicen los síntomas o la corporeidad del lenguaje

A los hipocondriacos cada síntoma debe presentárseles como una verdadera maldición. Para ellos, cualquier tipo de señal del cuerpo, más que decir, más que hablar, les grita cosas terribles, los aproxima irremediablemente a la muerte. Y a la muerte en una habitación de hospital espera la...
Leer más

Nunca sabrás quién fui. Jugando al quién es quién

Quienes me conocen, si es posible conocer a alguien de verdad (y ahí lo dejo), saben de mi afición por los malabares literarios, mi inclinación por lo metaficticio y lo autorreferencial, por los límites y cómo traspasarlos. Porque, como muchos, estoy convencida de que nuestra vida, también la de...
Leer más

Lanzarse a «El agua del buitre»

Como muchos de los que braceamos desde hace años en este piélago de la escritura sin demasiado éxito, me considero un ejemplo de buena perdedora. Así que el hecho de que El agua del buitre, el último libro de cuentos de Andrés Ortiz Tafur, vaya dedicado en cuerpo y alma «A los que...
Leer más