Tú eres azul cobalto

Para quienes a lo más que nos atrevemos es al rosa fucsia en un pareo, Tú eres azul cobalto es un plato demasiado fuerte. Contemplar un cuadro de Frida Kahlo siempre nos enmudece, por el sufrimiento que transpira. En ella vida y obra son una misma cosa presidida por la tragedia.

La protagonista de esta novela del escritor canario Pablo Martín Carbajal lleva una existencia cómoda o acomodada, de oficina, marido ideal y niño pequeño. Reside cerca de sus padres y ha hecho siempre lo que se pide a una mujer de hoy. Todo va bien hasta que lo/la conoce y se plantea si para vivir no son necesarios «la angustia y el placer, el dolor y la muerte».

En primera persona y en femenino, nos enfrentamos a una transformación brusca guiada por un personaje que se nos descubrirá perverso. Las lecturas y las casualidades enfrentan a Dori, la protagonista, a lo insulso de su existencia y a la necesidad de respirar, de tomar los pinceles de su vida, de cambiar de color y experimentar con el sufrimiento y la pasión y el abandono; quizás la muerte.

Interrumpida con suavidad y acierto por fragmentos de la biografía de Frida Kahlo, símbolo del amor o la locura, se nos cuenta ese proceso inevitable y maldito, el abandono de una vida muelle por el misterio y lo prohibido, por la contemplación del arte, por la posesión pasional del sexo.

No verse reflejado de algún modo en esta obra es muy difícil. Nos movemos según unos parámetros vitales, valga la redundancia, inamovibles. Desviar la ruta, romper los esquemas, puede ser un buen sueño; cumplirlo no está exento de peligros.

Pero no es solo la historia lo que empuja a leer a Pablo Martín Carbajal (del que en breve os dejaré la reseña de otra de sus obras, La felicidad amarga, nueva joya en mi biblioteca), sino su voz acertada, íntima, «femenina», personal; su modo de intercalar las dos historias; sus imágenes especulares; su sensibilidad en el color y los matices; la riqueza de unos personajes vivos.

Aunque desde un principio intuimos lo que puede pasar, pues quien siga los pasos de la eterna Frida solo puede desembocar en la pesadumbre, nuestro interés no disminuye, y los «pecados» eternos, el comprobar que la historia se repite, que «nadie escarmienta en cabeza ajena» y que vivir debe ser una apuesta de alto riesgo; que las emociones permanecen dormidas por quién sabe qué miedos impuestos y necesarios al orden y a la corrección, son buenos temas para hoy, cuando nos refugiamos en una literatura de evasión como puerta de escape, en un cine de efectos especiales donde el futuro no existe, sin atrevernos a dar el salto al vacío desde el Hampshire House o desde los tacones de la tía Mila; otra presencia misteriosa que nos empuja a abandonar la mediocridad y experimentar en azul cobalto toda la paleta de emociones; a esperar el amanecer y el final de la lluvia para sentarse ante el espejo a recordar, «como Frida frente a ella».

Aprovecho estas líneas para invitaros a conocer a la obra y a su autor, pues tenemos la suerte de que se presenta en Sevilla, el miércoles, 24 de junio, a las 20:30h, en la librería Un gato en bicicleta (c/ Regina, n.º 8). No os lo perdáis.

Pablo Martín Carbajal (Tenerife, 1969) entró en el mundo de la literatura ganando el I Premio de Relato Corto de Cajacanarias. En 2006 publica su primera novela, Tú eres azul cobalto, que alcanza ahora con M.A.R. Editor su 4.ª edición, y en 2010, La ciudad de las miradas. En 2013 aparece en Ediciones Irreverentes La felicidad amarga. Pertenece a la Generación 21 de nuevos novelistas canarios.

Elena Marqués

Tú eres azul cobalto

grandioso libro

Conocí parte de la obra y vida de Frida Kahlo a partir de este libro que es sin duda magnífico. La verdad es que transpira mucha intimidad, y el autor logra sumergirse en el pensamiento/sentimiento de dos mujeres para construir una historia que duele. ¿Acaso la mejor literatura no duele? Buenísima reseña Elena, coincido con todo de lo que dices. Estaré atenta a la reseña del otro libro del autor, ya que me quedé con más ganas.

Re: grandioso libro

Es una suerte descubrir autores nuevos y libros de los que sacar tanto provecho. En breve aparecerá la reseña de «La felicidad amarga», y, en cuanto pueda, seguiré leyéndolo.
Un gran abrazo, Tensy.

Nuevo comentario

Los libros que leo

La casa de los gatos

Conocí a Gregorio Verdugo en una tertulia literaria. En «nuestra» tertulia, que es también, y/o sobre todo, una reunión de amigos. Gente que se congrega en torno al «vicio» común de la Literatura. Gente que lee y (alguna) escribe. Todos esperamos de un escritor que cada libro que presente sea mejor...
Leer más

Cenizas y rosas

Escribir sobre el duelo, sobre perder a un padre y sentir al fin el significado de la palabra orfandad, no creo que sea fácil. Y mucho menos si lo que se propone la autora es, además, dejar constancia del más o menos largo tiempo previo en que la vejez impone su exasperante lentitud, sus múltiples...
Leer más

Días de redención

«Los recuerdos se complacen en visitarnos / a su capricho». Así se inicia el poema «María», de Días de redención; un libro en el que de nuevo escuchamos la voz clara a la vez que profunda de Tomás Sánchez; un compendio en el que vuelve sus ojos al piélago de su pasado y recorre, con evidente...
Leer más

Velocidad de los jardines

Casi treinta años después de su publicación, aún seguimos leyendo Velocidad de los jardines; un libro inaugural de lo que el mismo autor denomina «postcuento» o «anticuento» o un lugar donde se superan fórmulas gastadas y se abren ventanas con vistas a. Un experimento exitoso. Se inicia este...
Leer más

Apuntes del natural

Se diría, por el nombre del poemario, que en Apuntes del natural la escritora sotileña Lola Almeyda ha decidido cambiar de armas. Es obvio que no, que sigue empleando la de la palabra. Pero esta vez se le antoja erigirse en creadora y arquitecta; en diosa (aunque «nunca quise ser Dios», pues conoce...
Leer más

La pared del caracol

Desde el principio, el título del nuevo libro de Ana Isabel Alvea me enfrentó a una curiosidad, más que a un misterio. Es lo que tienen las anfibologías. ¿A qué se refiere con La pared del caracol? ¿Al muro que gana el gasterópodo con exasperante lentitud y paciencia, a la tapia por la que resbala...
Leer más

El camino imperfecto

Hace poco, en la consulta del Doctor Goodfellow, mostré mi entusiasmo (creo que lo llamé directamente «enamoramiento») por la escritura del portugués José Luís Peíxoto, en concreto por su Autobiografía; un libro con fondo y hechuras saramaguianos que me hizo disfrutar mucho entre las «estrechas»...
Leer más

Después de muchos inviernos

«Nada empieza en el punto donde creemos que empieza. Las cosas siempre vienen de algún momento anterior, lejos de nosotros, y terminan en un futuro que ni siquiera sospechamos». Hace poco compartí en redes estas palabras de Marian Izaguirre porque creía haber leído algo parecido en algún sitio. Y...
Leer más

Antes del Paraíso

«A mi padre, a mi madre, les faltaba alguna cosa». No es que esta frase sea una de las más brillantes del libro, pero si la traigo aquí, a esta ventana, es porque estoy segura de que a todos nos falta más de una cosa (por eso, como el padre de Jorge en el primer relato, escribimos y, sobre todo,...
Leer más

Bajamares

Por una vez voy a empezar por el principio: por los paratextos que anteceden esta alucinante y alucinada Bajamares de Antonio Tocornal. Porque si las citas de Rulfo y Cristóbal Serra nos sugieren que habremos de sumergirnos en un tiempo y en un espacio profundamente oníricos, la de Francisco de...
Leer más