Tú eres azul cobalto

Para quienes a lo más que nos atrevemos es al rosa fucsia en un pareo, Tú eres azul cobalto es un plato demasiado fuerte. Contemplar un cuadro de Frida Kahlo siempre nos enmudece, por el sufrimiento que transpira. En ella vida y obra son una misma cosa presidida por la tragedia.

La protagonista de esta novela del escritor canario Pablo Martín Carbajal lleva una existencia cómoda o acomodada, de oficina, marido ideal y niño pequeño. Reside cerca de sus padres y ha hecho siempre lo que se pide a una mujer de hoy. Todo va bien hasta que lo/la conoce y se plantea si para vivir no son necesarios «la angustia y el placer, el dolor y la muerte».

En primera persona y en femenino, nos enfrentamos a una transformación brusca guiada por un personaje que se nos descubrirá perverso. Las lecturas y las casualidades enfrentan a Dori, la protagonista, a lo insulso de su existencia y a la necesidad de respirar, de tomar los pinceles de su vida, de cambiar de color y experimentar con el sufrimiento y la pasión y el abandono; quizás la muerte.

Interrumpida con suavidad y acierto por fragmentos de la biografía de Frida Kahlo, símbolo del amor o la locura, se nos cuenta ese proceso inevitable y maldito, el abandono de una vida muelle por el misterio y lo prohibido, por la contemplación del arte, por la posesión pasional del sexo.

No verse reflejado de algún modo en esta obra es muy difícil. Nos movemos según unos parámetros vitales, valga la redundancia, inamovibles. Desviar la ruta, romper los esquemas, puede ser un buen sueño; cumplirlo no está exento de peligros.

Pero no es solo la historia lo que empuja a leer a Pablo Martín Carbajal (del que en breve os dejaré la reseña de otra de sus obras, La felicidad amarga, nueva joya en mi biblioteca), sino su voz acertada, íntima, «femenina», personal; su modo de intercalar las dos historias; sus imágenes especulares; su sensibilidad en el color y los matices; la riqueza de unos personajes vivos.

Aunque desde un principio intuimos lo que puede pasar, pues quien siga los pasos de la eterna Frida solo puede desembocar en la pesadumbre, nuestro interés no disminuye, y los «pecados» eternos, el comprobar que la historia se repite, que «nadie escarmienta en cabeza ajena» y que vivir debe ser una apuesta de alto riesgo; que las emociones permanecen dormidas por quién sabe qué miedos impuestos y necesarios al orden y a la corrección, son buenos temas para hoy, cuando nos refugiamos en una literatura de evasión como puerta de escape, en un cine de efectos especiales donde el futuro no existe, sin atrevernos a dar el salto al vacío desde el Hampshire House o desde los tacones de la tía Mila; otra presencia misteriosa que nos empuja a abandonar la mediocridad y experimentar en azul cobalto toda la paleta de emociones; a esperar el amanecer y el final de la lluvia para sentarse ante el espejo a recordar, «como Frida frente a ella».

Aprovecho estas líneas para invitaros a conocer a la obra y a su autor, pues tenemos la suerte de que se presenta en Sevilla, el miércoles, 24 de junio, a las 20:30h, en la librería Un gato en bicicleta (c/ Regina, n.º 8). No os lo perdáis.

Pablo Martín Carbajal (Tenerife, 1969) entró en el mundo de la literatura ganando el I Premio de Relato Corto de Cajacanarias. En 2006 publica su primera novela, Tú eres azul cobalto, que alcanza ahora con M.A.R. Editor su 4.ª edición, y en 2010, La ciudad de las miradas. En 2013 aparece en Ediciones Irreverentes La felicidad amarga. Pertenece a la Generación 21 de nuevos novelistas canarios.

Elena Marqués

Tú eres azul cobalto

grandioso libro

Conocí parte de la obra y vida de Frida Kahlo a partir de este libro que es sin duda magnífico. La verdad es que transpira mucha intimidad, y el autor logra sumergirse en el pensamiento/sentimiento de dos mujeres para construir una historia que duele. ¿Acaso la mejor literatura no duele? Buenísima reseña Elena, coincido con todo de lo que dices. Estaré atenta a la reseña del otro libro del autor, ya que me quedé con más ganas.

Re: grandioso libro

Es una suerte descubrir autores nuevos y libros de los que sacar tanto provecho. En breve aparecerá la reseña de «La felicidad amarga», y, en cuanto pueda, seguiré leyéndolo.
Un gran abrazo, Tensy.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Variaciones y reincidencias (1978-2018)

Bajo el título Variaciones y reincidencias (1978-2018) se reúne prácticamente la obra completa del poeta paraeño Javier Salvago; una labor de cuarenta años en la que, a pesar del paso del tiempo, lo encontramos y reconocemos siempre. Porque, para Salvago, la escritura corre en paralelo con la vida...
Leer más

Tres muertos

De las cinco citas que anteceden a la última novela de Manuel Machuca, me quedo con las tres primeras: «La vida de los otros es solo lo que nos quieren contar» (Felipe Benítez Reyes), «Las historias solo existen del todo cuando alguien las escribe» (Javier Cercas) y «Las únicas cosas verdaderamente...
Leer más

Exorcismos

El jueves 24 de octubre, bastante más allá de las 19:30, con la no-puntualidad que suele caracterizar este tipo de actos, tuvo lugar en la Sala El Cachorro de Sevilla la presentación del libro de relatos Exorcismos, publicado bajo el sello editorial Extravertida en la colección Le Petit...
Leer más

Feliz final

Aunque me habían avisado de la dureza del libro, la lectura de Feliz final ha superado mis expectativas. Tanto en lo positivo como en lo negativo. Entiéndaseme bien. No hay nada que pueda criticarle a la escritura de Isaac Rosa, de una brillantez insuperable que lo convierte en uno de los autores...
Leer más

Las señales que hacemos en los mapas

El título del libro de Laura Casielles Las señales que hacemos en los mapas ya nos prepara para un viaje. Un recorrido por distintas ciudades de Marruecos y por distintos estados del alma, según anticipa la cita, tan noventayochista, de Sánchez Piñol: «El paisaje que un hombre ve, ojos afuera,...
Leer más

Nombre entre nombres

Definir la poesía actual resulta complicado o, si se quiere, completamente inútil. Si uno indaga entre las últimas publicaciones (para eso no todas las «librerías» sirven), descubre, de una parte, cierta tendencia a la brevedad y al silencio (piénsese en el renacimiento del aforismo y la...
Leer más

Curva

 Leyendo Curva, de Aurora Delgado, no he podido dejar de acordarme de las máximas chejovianas sobre el cuento. Porque nada es gratuito en esta historia. Desde «el taxista y el travesti, cada uno en un extremo [...], abriendo y cerrando un paréntesis de más de veinte años», todo queda bien...
Leer más

Para que me imagines

Decir que la vida es un viaje no es nada novedoso. A los lectores españoles la peregrinatio vitae nos remonta a Gonzalo de Berceo y, cómo no, a Jorge Manrique, con sus célebres versos «este mundo es el camino / para el otro, que es morada / sin pesar». En ambos casos se nos avisa de que solo...
Leer más

Rarezas. La literatura no tiene cura

Dejando atrás aquellas primeras aventuras infantiles que tan importantes fueron en la aparición de la enfermedad incurable de la lectura, recuerdo mi afición desatada por la novela, la visión reverencial que tenía de la poesía, el medido disfrute de los dramaturgos auriseculares, el descubrimiento...
Leer más

4 3 2 1

¡Por fin! he terminado de leer el último libro de Paul Auster. Y los signos de exclamación me eran muy necesarios en este caso, porque he de decir, aunque imagino que me lloverán las críticas por ello, que me he aburrido soberanamente. Las calificaciones con las que me enfrenté a él, en las que se...
Leer más