Tú eres azul cobalto

Para quienes a lo más que nos atrevemos es al rosa fucsia en un pareo, Tú eres azul cobalto es un plato demasiado fuerte. Contemplar un cuadro de Frida Kahlo siempre nos enmudece, por el sufrimiento que transpira. En ella vida y obra son una misma cosa presidida por la tragedia.

La protagonista de esta novela del escritor canario Pablo Martín Carbajal lleva una existencia cómoda o acomodada, de oficina, marido ideal y niño pequeño. Reside cerca de sus padres y ha hecho siempre lo que se pide a una mujer de hoy. Todo va bien hasta que lo/la conoce y se plantea si para vivir no son necesarios «la angustia y el placer, el dolor y la muerte».

En primera persona y en femenino, nos enfrentamos a una transformación brusca guiada por un personaje que se nos descubrirá perverso. Las lecturas y las casualidades enfrentan a Dori, la protagonista, a lo insulso de su existencia y a la necesidad de respirar, de tomar los pinceles de su vida, de cambiar de color y experimentar con el sufrimiento y la pasión y el abandono; quizás la muerte.

Interrumpida con suavidad y acierto por fragmentos de la biografía de Frida Kahlo, símbolo del amor o la locura, se nos cuenta ese proceso inevitable y maldito, el abandono de una vida muelle por el misterio y lo prohibido, por la contemplación del arte, por la posesión pasional del sexo.

No verse reflejado de algún modo en esta obra es muy difícil. Nos movemos según unos parámetros vitales, valga la redundancia, inamovibles. Desviar la ruta, romper los esquemas, puede ser un buen sueño; cumplirlo no está exento de peligros.

Pero no es solo la historia lo que empuja a leer a Pablo Martín Carbajal (del que en breve os dejaré la reseña de otra de sus obras, La felicidad amarga, nueva joya en mi biblioteca), sino su voz acertada, íntima, «femenina», personal; su modo de intercalar las dos historias; sus imágenes especulares; su sensibilidad en el color y los matices; la riqueza de unos personajes vivos.

Aunque desde un principio intuimos lo que puede pasar, pues quien siga los pasos de la eterna Frida solo puede desembocar en la pesadumbre, nuestro interés no disminuye, y los «pecados» eternos, el comprobar que la historia se repite, que «nadie escarmienta en cabeza ajena» y que vivir debe ser una apuesta de alto riesgo; que las emociones permanecen dormidas por quién sabe qué miedos impuestos y necesarios al orden y a la corrección, son buenos temas para hoy, cuando nos refugiamos en una literatura de evasión como puerta de escape, en un cine de efectos especiales donde el futuro no existe, sin atrevernos a dar el salto al vacío desde el Hampshire House o desde los tacones de la tía Mila; otra presencia misteriosa que nos empuja a abandonar la mediocridad y experimentar en azul cobalto toda la paleta de emociones; a esperar el amanecer y el final de la lluvia para sentarse ante el espejo a recordar, «como Frida frente a ella».

Aprovecho estas líneas para invitaros a conocer a la obra y a su autor, pues tenemos la suerte de que se presenta en Sevilla, el miércoles, 24 de junio, a las 20:30h, en la librería Un gato en bicicleta (c/ Regina, n.º 8). No os lo perdáis.

Pablo Martín Carbajal (Tenerife, 1969) entró en el mundo de la literatura ganando el I Premio de Relato Corto de Cajacanarias. En 2006 publica su primera novela, Tú eres azul cobalto, que alcanza ahora con M.A.R. Editor su 4.ª edición, y en 2010, La ciudad de las miradas. En 2013 aparece en Ediciones Irreverentes La felicidad amarga. Pertenece a la Generación 21 de nuevos novelistas canarios.

Elena Marqués

Tú eres azul cobalto

grandioso libro

Conocí parte de la obra y vida de Frida Kahlo a partir de este libro que es sin duda magnífico. La verdad es que transpira mucha intimidad, y el autor logra sumergirse en el pensamiento/sentimiento de dos mujeres para construir una historia que duele. ¿Acaso la mejor literatura no duele? Buenísima reseña Elena, coincido con todo de lo que dices. Estaré atenta a la reseña del otro libro del autor, ya que me quedé con más ganas.

Re: grandioso libro

Es una suerte descubrir autores nuevos y libros de los que sacar tanto provecho. En breve aparecerá la reseña de «La felicidad amarga», y, en cuanto pueda, seguiré leyéndolo.
Un gran abrazo, Tensy.

Nuevo comentario

Los libros que leo

La España vacía

Que uno escriba un libro y el título que elige de encabezamiento acabe por acuñarse para describir una realidad, nada más y nada menos que para nombrar a un país dentro de otro país, debe darte un subidón como autor. Lo importante, creo yo, es que el término no termine por mal utilizarse; y que,...
Leer más

Los mejores días

No recuerdo ahora quién dijo, a mediados del siglo XX, en un momento en que se cuestionaba el futuro de la novela, que, mientras existiera la familia, dicha fórmula narrativa seguiría presente. Que esta es fuente primera de inspiración lo confirma Magalí Etchebarne en Los mejores días, pues, aunque...
Leer más

1922

Parece que hace una eternidad cuando, en el cinquagésimo primer encuentro de la Tertulia Gastro-literaria El Caldero, tuvimos la suerte de conocer a Isaac Páez a través de su novela Nowhere man (Ediciones En Huida, 2017), con la que, por cierto, fue finalista en 2014 del prestigioso Premio...
Leer más

Los relatos del padre Brown

Dejar que se asome a esta ventana del siglo XXI una figura tan anacrónica como la del padre Brown, el famoso curita-detective de Essex creado por Chesterton, puede resultar extraño; pero es que, angustiada como me sentía a veces por el confinamiento y las malas noticias, me he visto impelida a...
Leer más

Otra vida por vivir

No recuerdo si había leído alguna crítica sobre Otra vida por vivir, de Theodor Kallifatides, o, como por arte de magia, apareció el libro entre esas recomendaciones que se te ofrecen por el mero hecho de andar siempre curioseando por los estantes virtuales de internet. La cuestión es que he...
Leer más

El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo

De vez en cuando, entre ficción y ficción, resulta conveniente volver los ojos a la realidad. Porque esta, como siempre, y según reza el dicho, suele superar a aquellas. Así, la lectura de El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo, el amenísimo estudio de Irene Vallejo...
Leer más

Como si existiese el perdón

Siguiendo la recomendación del escritor Ignacio Arrabal, con quien comparto amistad y gustos literarios, me he bebido de un solo trago Como si existiese el perdón; una pequeña gran novela de la escritora argentina Mariana Travacio que nos traslada, a través de escuetos capítulos y con un estilo...
Leer más

El padre-hijo (de Sharon Olds)

Nunca me he atrevido a reseñar a Iván Onia. La razón es bien simple. No hay que leer lo que alguien, sorprendido e incapaz de transmitir mínimamente la punta del asombro, dice sobre Iván. Hay que leer a Iván, cada uno de sus libros. Hay que escucharlo. A mí me gusta verlo en directo, con su acento...
Leer más

No entres dócilmente en esa noche quieta

No sé si adentrarse en un autor con tan larga trayectoria a partir de su última publicación sea lo más adecuado. Ignorar su obra anterior, la que lo ha conducido hasta aquí, priva de herramientas para conocerlo, para contextualizarlo, para analizarlo. Sin embargo, sospecho que este No entres...
Leer más

El loco de la calle

Con Sevilla como protagonista, inmortalizada en un barrio popular en torno a una inexistente pero simbólica plaza Cervantes (quién sino el creador del más insigne cuerdo de la literatura para presidir estas narraciones) que se extiende, como un pequeño y universal microcosmos, bajo un mismo cielo,...
Leer más