Tras la guarida

A veces leer la contracubierta de un libro se convierte en un tremendo error. En unas líneas breves y simplificadoras se plantea un argumento que te predispone a encontrar una historia, unos personajes, una intriga que para ti carece de interés quizás por repetida o esperada.

«Tras la guarida» ―nos cuentan― «está basada en un hecho real. El primer alcalde franquista de un pueblo oculta en una cabaña del bosque a Javier Avinareta, el último alcalde republicano de la localidad». Todo eso es cierto, y puede resultar un tema atrayente, y muchas anécdotas parecidas se narran sobre aquel terrible episodio de nuestra historia en que también existieron la nobleza y la generosidad; pero no creo que sea lo importante de este texto.

Construida en capítulos breves encabezados por un nombre y una fecha a la manera de Faulkner, García Maldonado muestra una maestría en el lenguaje y la construcción narrativa de la que hacía tiempo no disfrutaba. Novela coral o polifónica con continuos saltos temporales entre un presente anclado en 1988 y un pasado que deambula desde los últimos años de la guerra a 1944, obliga al lector a un esfuerzo placentero al ir descubriendo poco a poco la historia de Tomás, el alcalde franquista de Majer; Javier, el anterior representante municipal salvado por este del linchamiento; y Martín, hermano de Manuela y amigo íntimo de ambos.

Y muchos otros son los personajes que circulan por Tras la guarida; algunos, como el doctor Rey, se nos hacen entrañables; otros, como «la señora» y sus horribles manifestaciones de locura, nos producen escalofríos. Pero todos ellos son humanos y tienen voz propia, y cada uno, como testigos y narradores, nos contará su versión de lo que ocurrió, sus dudas, su participación en los hechos, sus miedos y valentías, su deseo de conocer la verdad, si bien hay una que vamos intuyendo demasiado prohibida y dolorosa como para darla a la luz.

Quizás sean las indagaciones de Pedro las que mejor nos conduzcan a lo ocurrido. Él, que siendo casi un niño asistió a los extraños acontecimientos tras la guerra en Majer, un pueblo imaginario pero reconocible en tantos otros, donde la vida, con sus reuniones de casino y su futuro, se vio truncada por la maldición de un enfrentamiento fratricida y el régimen posterior, visita a Martín ya anciano, habla con su hermana Manuela y recuerda cierto encuentro bajo los árboles que le abrió los ojos a los amores difíciles.

Fundamental para conocer esta historia es también la vigilancia espectral tras las cortinas, la voz enamorada de quien, después de tanto tiempo ocultándose, ignora el mejor momento para volver. Convertido en un fantasma en todos los sentidos, aguarda lo que no ha de producirse, espía los movimientos de su único y verdadero amor con la esperanza de recuperar un tiempo que nunca ha de volver.

Por eso, y debo confesarlo, al leer la misiva con que acaba esta historia me brotaron las lágrimas. Mucha es la poesía que se derrama por estos párrafos, mucho el dolor. Entre otros, el de las mujeres, las grandísimas maltratadas en aquella época y en todas, utilizadas para hacer apaños, esconder escándalos, trabajar y callar hasta la demencia.

Tras la guarida no es un libro que hable solo de ese hecho heroico de ayudar a un amigo, sino de amor, de deseo, de dolor, de miedo, de locura, de maldad. Todas ellas características tan humanas que no parece que hayamos estado asistiendo a una ficción, sino a una confesión de lo que somos: un puñado de tierra indefensa con demasiadas barreras impuestas para alcanzar la felicidad. Y, por encima de todo, es también este libro de García Maldonado un cuidado ejercicio ético y estético en el que ninguna palabra estorba y al que le deseo el mayor de los éxitos.

Elena Marqués

Rafael García Maldonado (Coín, Málaga, 1981) es licenciado en Farmacia por la Universidad de Granada y máster en Salud Pública, y ejerce como boticario en su ciudad natal. En su faceta literaria, colabora habitualmente en prensa local y profesional; y en 2013 publicó su primera novela, El trapero del tiempo, con la que obtuvo notable éxito. Ha participado también en las antologías Hidra verde y Generación Subway II.

Tras la guarida

Tras la guarida

Por lo que reseñas es una historia con garras y donde encontraremos mucha tela que cortar. Sobre todo de la condición humana: sombras, desgarros, luces, amores, solidaridad; en fin lo humano.

Nuevo comentario

Los libros que leo

El aire de Chanel

Que a mí el mundo de la moda me interesa más bien poco no tengo ni que decirlo. Basta verme andar por esas calles de Dios con pantalones heredados de mis hijas, camisetas agujereadas por el gato y el pelo siempre cortado y/o recogido en función exclusivamente de mi comodidad. Los zapatos, ni los...
Leer más

Yo, mentira

«Antes observaba los coches que paraban a nuestro lado en los semáforos y me asustaban esas parejas que no hablaban entre sí. Solía reírme de ellas para disimular. Ahora, en el nuestro, la única voz que suena por encima de la radio es la del GPS palpitando desde los altavoces». Con estas palabras...
Leer más

Historia de una novela

Que Thomas Wolfe es uno de los escritores más grandes del siglo xx nadie lo pone en duda. Que es posible conocerlo más o menos bien a través de su obra, extensa a pesar de su corta vida, tampoco se nos esconde. («Como ya he dicho, tengo la convicción de que todo trabajo creativo serio debe ser en...
Leer más

Eterno amor

Que el manejo de la brevedad es un don lo estoy comprobando en estos días. Y que la concentración poética solo puede ser beneficiosa para un texto como este. Es admirable la forma de encerrar, en unos pocos términos bien elegidos, todo un universo; de describir, por ejemplo, con cuatro pinceladas...
Leer más

"Al final del miedo", de Cecilia Eudave, o cómo sortear el vacío

Hace poco, en una charla con cuentistas de la talla de Andrés Neuman, Antonio Ortuño, Eloy Tizón y José Ovejero, alguno de los asistentes se interesó por la fórmula para trabajar un libro de relatos, si estos podían ser independientes o era recomendable (aunque nunca hay reglas, eso está claro)...
Leer más

Salir, salir, salir...

Soy especialista en tristezas. En ocultarlas. En intentar sortearlas. Como buena (o mala) parte de la humanidad, he tomado Prozac. Me he sentido sobrepasada por las circunstancias. Con absolutas ganas de morirme. Pero posiblemente, aunque lo hubiera intentado, no habría sido capaz de escribir un...
Leer más

Contra la España vacía (que no contra España)

«Entiendo mis libros como parte de un esfuerzo centenario por explicar el país en el que vivo», comenta Del Molino en su introducción a Contra la España vacía. Muchas vidas le harían falta al escritor y periodista aragonés para poner algo en claro. Aunque pienso que en este último ensayo disipa...
Leer más

Aunque pensemos como Celaya

La entrada en un nuevo año siempre resulta ilusionante. No pregunten por qué, pero tendemos a celebrar un simple giro en el calendario como si fuera a traer la solución definitiva a nuestros asuntos. (Léase al respecto el primer poema de este libro que pretendo reseñar). Pero en esta ocasión el...
Leer más

¿Por qué no te callas?

En un mundo lleno de ruido, bien nos viene que alguien, de vez en cuando, nos haga callar. Porque posiblemente muchos de nosotros, pseudoescritores, pseudopoetas, casi pseudópodos en muchos aspectos por eso de arrastrarnos para que nos echen cuenta, somos los que más sobramos en esto de escribir y...
Leer más

Canción. Noticia de un secuestro (y II)

Conocí a Eduardo Halfon a través de su libro de relatos El boxeador polaco y la recomendación de mi amigo Carlos Torrero. Andábamos (o todo lo contrario) confinados por la pandemia y su lectura me permitió viajar entre Belgrado y la música de Milan Ravic, entre el Halfon escritor y el Eduardo...
Leer más