Trampantojo

«Una persona que se siente culpable se convierte en su propio verdugo».

Con esta cita (sabia cita) de Séneca se abre la novela de Charo Jiménez Trampantojo, su ópera prima; una historia dentro de otra historia, una narración sobre la construcción literaria como uno de los mejores modos de redimirse que ha encontrado el ser humano. Al menos algunos.

Ambientada en lugares cercanos, entre Sevilla, Cazalla de la Sierra, Valdelagrana, Punta Umbría o Fuengirola, por donde se mueven los personajes reales; y ese otro espacio también conocido y transitado por quien escribe estas líneas, el de la ficción que va naciendo sobre la página en blanco (en el blanco, también, de la espuma y las gaviotas) hasta que esta queda poblada de nuestros propios demonios y nuestras no menos propias esperanzas (y sueños, y deseos, y mentiras y verdades…), la novela, narrada desde la perspectiva de Teresa versus Elena, cuenta la doble o, mejor dicho, múltiple construcción de la vida, desde la infancia y la adolescencia hasta la traición y el desengaño. En ella van cruzándose personajes reales, tanto por su manifiesta humanidad como por sus palabras (esos diálogos frescos de personas de carne y hueso que se limitan a vivir sin darse cuenta de que en eso realmente consiste la vida, en «aquellas pequeñas cosas» que dan nombre a la novela en construcción), con los que rodean y complementan nuestra existencia a través de canciones (las de Alberto Cortez, por ejemplo), poemas (Miguel Hernández hecho amor y huesos), películas (Lo que el viento se llevó… y nos dejó), refranes y dichos. Y todos cumpliendo su papel, de amigo, de madrina, de abuela sabia, de madre, de padre; abandonando a la orfandad y al desconcierto; apareciendo como balsa en medio del naufragio; huyendo de los problemas para meterse en otros mayores; confesando las culpas, manteniendo el recuerdo, sosteniendo el orgullo. Llegando. Perdonando, al fin, que es de lo que se trata.

Pero en el camino, a veces cuesta arriba, se produce la pérdida, y surgen la enfermedad, los contratiempos y los accidentes, aunque también el amor, y la mano tendida, y la amistad incondicional (ese César siempre donde hace falta), y la compañía, y la posibilidad de empezar de nuevo, todo a veces enmarañado, confuso, engañando como el trampantojo del título, en esa luz incierta que no sabemos si es un amanecer o un atardecer, si estamos asistiendo a la transcripción del libro de Teresa o a la escritura de las cartas de Irene, «como si hubiéramos estado construyendo a cuatro manos un mismo proyecto».

Quizás solo se trate de eso: de situar en el mismo plano todas las historias porque son la misma historia. La de hombres y mujeres en busca de la felicidad, sorteando dificultades, aprendiendo, creándose, recreándose, inventándose.

Creo que, como diría el Bardo, that is the question, y en esa eterna pregunta que es nuestro camino Charo Jiménez nos anima a desechar las verdades absolutas, a reconciliarnos con el pasado, a aceptar lo que se nos concede y a afrontar el resto con valentía, consciente de que la novela, la vida, no se acaba: se está escribiendo aún.

Elena Marqués

Charo Jiménez (Sevilla, 1961), licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de Sevilla, ha sido profesora durante más de veinte años en diversos institutos y centros públicos de su provincia. Acaba de publicar Ara, como el río (Triskel, 2018). Trampantojo (Triskel, 2015) es su primera novela.

Trampantojo

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

No soporto tu luz

Hay veces en que el lector se identifica con el protagonista de la novela de un modo asombroso. Es lo que me ha ocurrido con No soporto tu luz, segunda novela de la escritora sevillana Reyes García-Doncel, no solo porque la acción tiene lugar en la actualidad, en un instituto del Aljarafe...
Leer más

Retazos

En el tiempo que llevo dedicada a esta tarea de la escritura he tenido oportunidad de conocer a gentes muy diferentes; entre ellas, alguna que otra persona que, por el hecho de escribir, ya se considera en poder de la verdad y de una sabiduría que no creo que alcancemos ni en el resto de nuestras...
Leer más

A la sombra de Abril

Tras los versos de Al sur del corazón, El alba rumorosa, Del color de las nubes y Las cuatro esquinas del tiempo, Paco Mateos nos presenta A la sombra de Abril, libro en el que este «Loco, ciego, soñador» se siente más Sur que nunca. La pasión de Paco por la poesía se resuelve en este libro en un...
Leer más

El destierro de los reyes

Definida como tragicomedia de política ficción, El destierro de los reyes, del polifacético Perpetuo Fernández, resulta una novela divertida y amarga, fantástica y real; pero, por encima de todo, inteligente y atractiva. Ambientada en el siglo XXI, tras unas elecciones que hacen peligrar el futuro...
Leer más

Un corazón de hormiga

Con Un corazón de hormiga me enfrento por primera vez a la escritura de Mila Guerrero: seis relatos avalados por otros tantos premios y la buena labor de Anantes, que sabe escoger a sus autores y los cuida como solo esta editorial es capaz de hacerlo; seis relatos de exquisita factura en los que lo...
Leer más

Tras la guarida

A veces leer la contracubierta de un libro se convierte en un tremendo error. En unas líneas breves y simplificadoras se plantea un argumento que te predispone a encontrar una historia, unos personajes, una intriga que para ti carece de interés quizás por repetida o esperada. «Tras la guarida» ―nos...
Leer más

La zúa

Un libro dedicado A la memoria de los que no se salvaron. Al recuerdo de un tiempo que sigue presente... ya nos predispone respetuosamente al dolor y el sufrimiento. Suavizados ambos por la narración a través de la boca (y de los ojos aún inocentes) de un niño, ofrecidos de un modo fragmentario...
Leer más

La lluvia insiste fuera

Que la lluvia presida un poema es algo muy frecuente. Como símbolo de fertilización y, por ende, de vida, campa siempre por la literatura; como imagen de purificación (la lluvia es solo agua, y procede del cielo), guarda un íntimo parentesco con la luz; algo que las nubes intentan ocultar, aunque...
Leer más

El corazón en la pupila y otros cuentos

Hace poco, viendo en el cine Un día perfecto, de Fernando León de Aranoa, descubrí el poder del humor para hablar de cosas serias. El efecto de conciencia y consciencia que se consigue es el mismo que si nos contaran las historias con la voz grave, pero sufrimos menos. Por eso ha sido tan grato...
Leer más

El ojo de la cerradura

Tuve la suerte de asistir a la presentación en Madrid de este libro de Nelson Verástegui merecedor del IX Premio Internacional Vivendia-Villiers de Relato. Escuché de sus labios que eran un tropel de historias de diferentes facturas y escritas en distintos momentos y que quizás nunca tuvo intención...
Leer más