Trampantojo

«Una persona que se siente culpable se convierte en su propio verdugo».

Con esta cita (sabia cita) de Séneca se abre la novela de Charo Jiménez Trampantojo, su ópera prima; una historia dentro de otra historia, una narración sobre la construcción literaria como uno de los mejores modos de redimirse que ha encontrado el ser humano. Al menos algunos.

Ambientada en lugares cercanos, entre Sevilla, Cazalla de la Sierra, Valdelagrana, Punta Umbría o Fuengirola, por donde se mueven los personajes reales; y ese otro espacio también conocido y transitado por quien escribe estas líneas, el de la ficción que va naciendo sobre la página en blanco (en el blanco, también, de la espuma y las gaviotas) hasta que esta queda poblada de nuestros propios demonios y nuestras no menos propias esperanzas (y sueños, y deseos, y mentiras y verdades…), la novela, narrada desde la perspectiva de Teresa versus Elena, cuenta la doble o, mejor dicho, múltiple construcción de la vida, desde la infancia y la adolescencia hasta la traición y el desengaño. En ella van cruzándose personajes reales, tanto por su manifiesta humanidad como por sus palabras (esos diálogos frescos de personas de carne y hueso que se limitan a vivir sin darse cuenta de que en eso realmente consiste la vida, en «aquellas pequeñas cosas» que dan nombre a la novela en construcción), con los que rodean y complementan nuestra existencia a través de canciones (las de Alberto Cortez, por ejemplo), poemas (Miguel Hernández hecho amor y huesos), películas (Lo que el viento se llevó… y nos dejó), refranes y dichos. Y todos cumpliendo su papel, de amigo, de madrina, de abuela sabia, de madre, de padre; abandonando a la orfandad y al desconcierto; apareciendo como balsa en medio del naufragio; huyendo de los problemas para meterse en otros mayores; confesando las culpas, manteniendo el recuerdo, sosteniendo el orgullo. Llegando. Perdonando, al fin, que es de lo que se trata.

Pero en el camino, a veces cuesta arriba, se produce la pérdida, y surgen la enfermedad, los contratiempos y los accidentes, aunque también el amor, y la mano tendida, y la amistad incondicional (ese César siempre donde hace falta), y la compañía, y la posibilidad de empezar de nuevo, todo a veces enmarañado, confuso, engañando como el trampantojo del título, en esa luz incierta que no sabemos si es un amanecer o un atardecer, si estamos asistiendo a la transcripción del libro de Teresa o a la escritura de las cartas de Irene, «como si hubiéramos estado construyendo a cuatro manos un mismo proyecto».

Quizás solo se trate de eso: de situar en el mismo plano todas las historias porque son la misma historia. La de hombres y mujeres en busca de la felicidad, sorteando dificultades, aprendiendo, creándose, recreándose, inventándose.

Creo que, como diría el Bardo, that is the question, y en esa eterna pregunta que es nuestro camino Charo Jiménez nos anima a desechar las verdades absolutas, a reconciliarnos con el pasado, a aceptar lo que se nos concede y a afrontar el resto con valentía, consciente de que la novela, la vida, no se acaba: se está escribiendo aún.

Elena Marqués

Charo Jiménez (Sevilla, 1961), licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de Sevilla, ha sido profesora durante más de veinte años en diversos institutos y centros públicos de su provincia. Acaba de publicar Ara, como el río (Triskel, 2018). Trampantojo (Triskel, 2015) es su primera novela.

Trampantojo

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Nunca debiste atravesar esos parajes

«Dicen que matar a una persona no es sencillo. De mis primeras clases recuerdo aquello de que el asesinato es una interacción entre el criminal y su víctima. Cuando vienes de una familia como la mía, la muerte adquiere un carácter cotidiano, tanto como el de la fruta o las pantallas de...
Leer más

De Homero y otros dioses

El año que se apaga, si dejamos a un lado crisis y pandemia, que no sé hasta qué punto es eso posible, se ha convertido en una continua celebración para dos filólogas llamadas como mi primogénita. No pasa una sola semana sin que salte el nombre de una de ellas en medios y redes, ya sea por verse...
Leer más

Trigo limpio

La verdad es que no sé por dónde empezar. Porque la novela ganadora del Premio Biblioteca Breve 2021 es tan ambiciosa, compleja y a la vez hipnótica que todo lo que diga en estas pocas líneas no alcanzará a explicar ni levemente lo que he experimentado en el camino. Simplificando mucho, Trigo...
Leer más

La hija del barquero

Con lo mucho que me gusta huir de la realidad, con lo que me apetece siempre tirar de la imaginación e inmiscuirme en vidas muy distintas a la mía a través de la ficción, últimamente solo me rondan proyectos biográficos. Que no se me malinterprete. Parece que he arrancado con una queja, o una...
Leer más

Días extravagantes

Desde la palabra «Existo» con que se inicia la novela Días extravagantes, de la escritora sevillana María del Monte Vallés, uno ya se pone en guardia. Y más aún al enfrentarse a la descripción del espacio en el que esa voz narradora dice existir, que parece una campana de laboratorio, un lugar...
Leer más

Rebecca

«Anoche soñé que volvía a Manderley». No sé si podría considerarse un comienzo digno de esas célebres listas que recogen los mejores arranques novelísticos, pero sí creo que continúa siendo uno de los más conocidos en la historia de la literatura y del cine. Y es que muchos lo escucharemos...
Leer más

El aire de Chanel

Que a mí el mundo de la moda me interesa más bien poco no tengo ni que decirlo. Basta verme andar por esas calles de Dios con pantalones heredados de mis hijas, camisetas agujereadas por el gato y el pelo siempre cortado y/o recogido en función exclusivamente de mi comodidad. Los zapatos, ni los...
Leer más

Yo, mentira

«Antes observaba los coches que paraban a nuestro lado en los semáforos y me asustaban esas parejas que no hablaban entre sí. Solía reírme de ellas para disimular. Ahora, en el nuestro, la única voz que suena por encima de la radio es la del GPS palpitando desde los altavoces». Con estas palabras...
Leer más

Historia de una novela

Que Thomas Wolfe es uno de los escritores más grandes del siglo xx nadie lo pone en duda. Que es posible conocerlo más o menos bien a través de su obra, extensa a pesar de su corta vida, tampoco se nos esconde. («Como ya he dicho, tengo la convicción de que todo trabajo creativo serio debe ser en...
Leer más

Eterno amor

Que el manejo de la brevedad es un don lo estoy comprobando en estos días. Y que la concentración poética solo puede ser beneficiosa para un texto como este. Es admirable la forma de encerrar, en unos pocos términos bien elegidos, todo un universo; de describir, por ejemplo, con cuatro pinceladas...
Leer más