Trampantojo

«Una persona que se siente culpable se convierte en su propio verdugo».

Con esta cita (sabia cita) de Séneca se abre la novela de Charo Jiménez Trampantojo, su ópera prima; una historia dentro de otra historia, una narración sobre la construcción literaria como uno de los mejores modos de redimirse que ha encontrado el ser humano. Al menos algunos.

Ambientada en lugares cercanos, entre Sevilla, Cazalla de la Sierra, Valdelagrana, Punta Umbría o Fuengirola, por donde se mueven los personajes reales; y ese otro espacio también conocido y transitado por quien escribe estas líneas, el de la ficción que va naciendo sobre la página en blanco (en el blanco, también, de la espuma y las gaviotas) hasta que esta queda poblada de nuestros propios demonios y nuestras no menos propias esperanzas (y sueños, y deseos, y mentiras y verdades…), la novela, narrada desde la perspectiva de Teresa versus Elena, cuenta la doble o, mejor dicho, múltiple construcción de la vida, desde la infancia y la adolescencia hasta la traición y el desengaño. En ella van cruzándose personajes reales, tanto por su manifiesta humanidad como por sus palabras (esos diálogos frescos de personas de carne y hueso que se limitan a vivir sin darse cuenta de que en eso realmente consiste la vida, en «aquellas pequeñas cosas» que dan nombre a la novela en construcción), con los que rodean y complementan nuestra existencia a través de canciones (las de Alberto Cortez, por ejemplo), poemas (Miguel Hernández hecho amor y huesos), películas (Lo que el viento se llevó… y nos dejó), refranes y dichos. Y todos cumpliendo su papel, de amigo, de madrina, de abuela sabia, de madre, de padre; abandonando a la orfandad y al desconcierto; apareciendo como balsa en medio del naufragio; huyendo de los problemas para meterse en otros mayores; confesando las culpas, manteniendo el recuerdo, sosteniendo el orgullo. Llegando. Perdonando, al fin, que es de lo que se trata.

Pero en el camino, a veces cuesta arriba, se produce la pérdida, y surgen la enfermedad, los contratiempos y los accidentes, aunque también el amor, y la mano tendida, y la amistad incondicional (ese César siempre donde hace falta), y la compañía, y la posibilidad de empezar de nuevo, todo a veces enmarañado, confuso, engañando como el trampantojo del título, en esa luz incierta que no sabemos si es un amanecer o un atardecer, si estamos asistiendo a la transcripción del libro de Teresa o a la escritura de las cartas de Irene, «como si hubiéramos estado construyendo a cuatro manos un mismo proyecto».

Quizás solo se trate de eso: de situar en el mismo plano todas las historias porque son la misma historia. La de hombres y mujeres en busca de la felicidad, sorteando dificultades, aprendiendo, creándose, recreándose, inventándose.

Creo que, como diría el Bardo, that is the question, y en esa eterna pregunta que es nuestro camino Charo Jiménez nos anima a desechar las verdades absolutas, a reconciliarnos con el pasado, a aceptar lo que se nos concede y a afrontar el resto con valentía, consciente de que la novela, la vida, no se acaba: se está escribiendo aún.

Elena Marqués

Charo Jiménez (Sevilla, 1961), licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de Sevilla, ha sido profesora durante más de veinte años en diversos institutos y centros públicos de su provincia. Acaba de publicar Ara, como el río (Triskel, 2018). Trampantojo (Triskel, 2015) es su primera novela.

Trampantojo

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

La noche que Luis nos hizo hombres

Se atribuye a Eleanor Roosevelt la famosa frase de «el ayer es historia, el mañana es un misterio, el hoy es un regalo. Por eso se llama presente». Yo confieso que la escuché en la primera parte de la película infantil Kung Fu Panda, en boca del anciano maestro Oogway, famoso por su sabiduría, como...
Leer más

La nostalgia de la Mujer Anfibio

Que Galicia tiene magia es un hecho, una realidad. Si es que magia y realidad pueden conjugarse en una misma oración sin que despierte extrañeza. Aún recuerdo una ruta hace años, a través de las fragas del Eume, hasta Caaveiro. Las vistas desde un puente desde el que se entreveía el monasterio. Y...
Leer más

Canto a quien

Nadie sabe qué es la hierba, Iván. No hace falta que nos lo recuerdes con una cita de Whitman, de quién si no, para anunciar este último libro que es tan tuyo como del americano de las barbas largas y el canto enfervorizado y anchísimo. La hierba, sí. La hierba. Los científicos dirán lo que crean...
Leer más

Algunos animales y un árbol

Bajo la denominación Algunos animales y un árbol podría caber cualquier contenido, especialmente de corte ecológico. Aunque a mí, bromas del subconsciente, este título me ha recordado a otro por igual curioso y que dio mucho que hablar: el del documental de 2017, grabado por el actor español...
Leer más

En el iris el tiempo

No vamos a quejarnos de los últimos años porque todos tenemos motivos para hacerlo. La vida se nos ha puesto patas arriba, irreconocible. Y nosotros mismos hemos cambiado. No solo en costumbres, sino también en carácter. Una de las consecuencias de este desbarajuste, tanto colectivo como...
Leer más

En el río trenzado

Pasamos la vida salvando encrucijadas y planteándonos si habremos acertado en la elección. Dos conjunciones juntas, la copulativa «y» y la condicional «si», que, bajo ese aspecto insignificante, entrañan un gran peligro. Yo misma (pero quién no, diréis) incluí una reflexión acerca de eso en mi...
Leer más

Beernes

En estos tiempos crispados, en que te cruzas con alguien y te saluda directamente con un «pues anda que tú», se hace más necesario que nunca reivindicar el humor. Por eso me declaro hater de aquel fraile de El nombre de la rosa partidario de envenenar a todo el que osara leer el libro de...
Leer más

Todo lo que crece. Naturaleza y escritura

No recuerdo cuándo, ni dónde, aunque sospecho que fue en una de esas entradas facebookianas con las que de vez en cuando me entretengo, leí un acertado comentario sobre el arte de escribir contracubiertas y solapas, entendiendo en este caso el término «arte» en la cuarta acepción del diccionario,...
Leer más

El sintonizador

Ayer, cuando andaba planificando mi entrada de hoy, me enviaron vía WhatsApp un vídeo de lo más inquietante. Un tipo con barbas y excelente dicción explicaba las infinitas posibilidades de la inteligencia artificial. Y lo hacía a través de un ejemplo en el que prestaba su voz a un avatar con su...
Leer más

Las calles del tiempo

Aunque muchas veces los lectores afirmamos que nos gusta meternos en los libros para viajar lejos, más allá de nuestras fronteras, sucumbimos con mayor facilidad a sus historias cuando estas transcurren por nuestros espacios más queridos. Como si, al pasear los ojos por las páginas, camináramos de...
Leer más