Trampantojo

«Una persona que se siente culpable se convierte en su propio verdugo».

Con esta cita (sabia cita) de Séneca se abre la novela de Charo Jiménez Trampantojo, su ópera prima; una historia dentro de otra historia, una narración sobre la construcción literaria como uno de los mejores modos de redimirse que ha encontrado el ser humano. Al menos algunos.

Ambientada en lugares cercanos, entre Sevilla, Cazalla de la Sierra, Valdelagrana, Punta Umbría o Fuengirola, por donde se mueven los personajes reales; y ese otro espacio también conocido y transitado por quien escribe estas líneas, el de la ficción que va naciendo sobre la página en blanco (en el blanco, también, de la espuma y las gaviotas) hasta que esta queda poblada de nuestros propios demonios y nuestras no menos propias esperanzas (y sueños, y deseos, y mentiras y verdades…), la novela, narrada desde la perspectiva de Teresa versus Elena, cuenta la doble o, mejor dicho, múltiple construcción de la vida, desde la infancia y la adolescencia hasta la traición y el desengaño. En ella van cruzándose personajes reales, tanto por su manifiesta humanidad como por sus palabras (esos diálogos frescos de personas de carne y hueso que se limitan a vivir sin darse cuenta de que en eso realmente consiste la vida, en «aquellas pequeñas cosas» que dan nombre a la novela en construcción), con los que rodean y complementan nuestra existencia a través de canciones (las de Alberto Cortez, por ejemplo), poemas (Miguel Hernández hecho amor y huesos), películas (Lo que el viento se llevó… y nos dejó), refranes y dichos. Y todos cumpliendo su papel, de amigo, de madrina, de abuela sabia, de madre, de padre; abandonando a la orfandad y al desconcierto; apareciendo como balsa en medio del naufragio; huyendo de los problemas para meterse en otros mayores; confesando las culpas, manteniendo el recuerdo, sosteniendo el orgullo. Llegando. Perdonando, al fin, que es de lo que se trata.

Pero en el camino, a veces cuesta arriba, se produce la pérdida, y surgen la enfermedad, los contratiempos y los accidentes, aunque también el amor, y la mano tendida, y la amistad incondicional (ese César siempre donde hace falta), y la compañía, y la posibilidad de empezar de nuevo, todo a veces enmarañado, confuso, engañando como el trampantojo del título, en esa luz incierta que no sabemos si es un amanecer o un atardecer, si estamos asistiendo a la transcripción del libro de Teresa o a la escritura de las cartas de Irene, «como si hubiéramos estado construyendo a cuatro manos un mismo proyecto».

Quizás solo se trate de eso: de situar en el mismo plano todas las historias porque son la misma historia. La de hombres y mujeres en busca de la felicidad, sorteando dificultades, aprendiendo, creándose, recreándose, inventándose.

Creo que, como diría el Bardo, that is the question, y en esa eterna pregunta que es nuestro camino Charo Jiménez nos anima a desechar las verdades absolutas, a reconciliarnos con el pasado, a aceptar lo que se nos concede y a afrontar el resto con valentía, consciente de que la novela, la vida, no se acaba: se está escribiendo aún.

Elena Marqués

Charo Jiménez (Sevilla, 1961), licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de Sevilla, ha sido profesora durante más de veinte años en diversos institutos y centros públicos de su provincia. Acaba de publicar Ara, como el río (Triskel, 2018). Trampantojo (Triskel, 2015) es su primera novela.

Trampantojo

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

La España vacía

Que uno escriba un libro y el título que elige de encabezamiento acabe por acuñarse para describir una realidad, nada más y nada menos que para nombrar a un país dentro de otro país, debe darte un subidón como autor. Lo importante, creo yo, es que el término no termine por mal utilizarse; y que,...
Leer más

Los mejores días

No recuerdo ahora quién dijo, a mediados del siglo XX, en un momento en que se cuestionaba el futuro de la novela, que, mientras existiera la familia, dicha fórmula narrativa seguiría presente. Que esta es fuente primera de inspiración lo confirma Magalí Etchebarne en Los mejores días, pues, aunque...
Leer más

1922

Parece que hace una eternidad cuando, en el cinquagésimo primer encuentro de la Tertulia Gastro-literaria El Caldero, tuvimos la suerte de conocer a Isaac Páez a través de su novela Nowhere man (Ediciones En Huida, 2017), con la que, por cierto, fue finalista en 2014 del prestigioso Premio...
Leer más

Los relatos del padre Brown

Dejar que se asome a esta ventana del siglo XXI una figura tan anacrónica como la del padre Brown, el famoso curita-detective de Essex creado por Chesterton, puede resultar extraño; pero es que, angustiada como me sentía a veces por el confinamiento y las malas noticias, me he visto impelida a...
Leer más

Otra vida por vivir

No recuerdo si había leído alguna crítica sobre Otra vida por vivir, de Theodor Kallifatides, o, como por arte de magia, apareció el libro entre esas recomendaciones que se te ofrecen por el mero hecho de andar siempre curioseando por los estantes virtuales de internet. La cuestión es que he...
Leer más

El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo

De vez en cuando, entre ficción y ficción, resulta conveniente volver los ojos a la realidad. Porque esta, como siempre, y según reza el dicho, suele superar a aquellas. Así, la lectura de El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo, el amenísimo estudio de Irene Vallejo...
Leer más

Como si existiese el perdón

Siguiendo la recomendación del escritor Ignacio Arrabal, con quien comparto amistad y gustos literarios, me he bebido de un solo trago Como si existiese el perdón; una pequeña gran novela de la escritora argentina Mariana Travacio que nos traslada, a través de escuetos capítulos y con un estilo...
Leer más

El padre-hijo (de Sharon Olds)

Nunca me he atrevido a reseñar a Iván Onia. La razón es bien simple. No hay que leer lo que alguien, sorprendido e incapaz de transmitir mínimamente la punta del asombro, dice sobre Iván. Hay que leer a Iván, cada uno de sus libros. Hay que escucharlo. A mí me gusta verlo en directo, con su acento...
Leer más

No entres dócilmente en esa noche quieta

No sé si adentrarse en un autor con tan larga trayectoria a partir de su última publicación sea lo más adecuado. Ignorar su obra anterior, la que lo ha conducido hasta aquí, priva de herramientas para conocerlo, para contextualizarlo, para analizarlo. Sin embargo, sospecho que este No entres...
Leer más

El loco de la calle

Con Sevilla como protagonista, inmortalizada en un barrio popular en torno a una inexistente pero simbólica plaza Cervantes (quién sino el creador del más insigne cuerdo de la literatura para presidir estas narraciones) que se extiende, como un pequeño y universal microcosmos, bajo un mismo cielo,...
Leer más