Superhéroes

Como imagino que muchos de vosotros, he aprovechado estas vacaciones para ir alguna que otra vez al cine. Así he sabido que en breve estrenarán una nueva película, Batman versus Supermán: el amanecer de la justicia, que imagino será éxito de taquilla porque nada nos gusta más a los pobres mortales que asistir a las proezas ficticias de unos superhéroes de cómic.

Sin embargo, los verdaderos poderes, los que realmente necesitamos, son mucho más sencillos y están al alcance de cualquiera que tenga un mínimo de sensibilidad y no tema involucrarse en asuntos más o menos dolorosos o injustos, que es algo que en general evitamos con excusas tan fútiles como egoístas.

El día 30 de diciembre fui a llevar unos juguetes a la asociación S.O.S. Ángel de la Guardia. Allí me encontré a esos héroes anónimos arreglando muñecas y pintando unas preciosas cajas para repartir regalos entre los más desfavorecidos. Mientras en la avenida de la Buhaira las terrazas se llenaban de terrazas con gin-tonics y conversaciones intrascendentes, en el local de esta asociación trabajaban por la humanidad mucho más que Batman y Supermán juntos. Y sin posibilidad de que en un momento dado se enzarcen en disputas absurdas como imagino pasará en el nuevo filme según se deduce del título que la anuncia.

Para poner más ejemplos, ayer mismo voluntarios de Andex (Asociación de Padres de Niños con Cáncer en Andalucía) se disfrazaron de superhéroes inventados con poderes mágicos para repartir caramelos entre los ingresados en el hospital Virgen del Rocío. Imagino que su mayor cualidad es la de saber arrancar sonrisas y repartir esperanza; algo que estos muchachitos en especial, otros héroes anónimos que luchan contra una enfermedad maldita, necesitan mucho más que cualquier otra cosa.

Lo digo porque seguramente ningún cineasta fijará sus ojos en estos hombres y mujeres sin nombre que no esperan reconocimiento pero que se levantan cada mañana con más preocupaciones que las propias; que saben de lo limitado de sus fuerzas pero no permanecen de brazos cruzados quejándose de todo sino que actúan; que roban horas al sueño y tiempo a sus familias al considerar que ese término, «familia», es mucho más amplio que el que se refiere a la sangre. A ellos, a esos superhéroes, quiero hoy prestarles mi atención.

Desde mi ventana les doy las gracias por su labor sincera y callada y ofrezco su alféizar para hacerlos visibles y darles la voz que pueda serles útil. Unos con sus petos azules y sus alas y otros con efímeros disfraces de cartón son mucho más poderosos que todos los superhéroes de Marvel. Y, además, verdaderos.

Elena Marqués

 

Superhéroes

Superhéroes

Es verdad, a veces lo más sencillo es lo más difícil. Y no hay nada más complicado que dejar de ser egoístas. Mientras lo leía pensaba en la de cosas que podemos hacer por los demás; cosas que están a nuestro alcance y, sin embargo, no hacemos.

Gracias por cantar a estos "superhéroes"; gracias por sacarlos del anonimato y, sobre todo, gracias por despertar nuestras conciencias y hacernos ver que no somos el ombligo del mundo; que de nuestra generosidad puede depender la vida y la felicidad de mucha gente.

Muchos besos a ti y a esos superhéroes dignos del mejor guion.

Re: Superhéroes

Gracias a ti, por leerme con sensibilidad, por encontrar el sentido a mis palabras, por escuchar sobre la sencillez de los héroes verdaderos.
Muchos besos.

Nuevo comentario

Los libros que leo

La España vacía

Que uno escriba un libro y el título que elige de encabezamiento acabe por acuñarse para describir una realidad, nada más y nada menos que para nombrar a un país dentro de otro país, debe darte un subidón como autor. Lo importante, creo yo, es que el término no termine por mal utilizarse; y que,...
Leer más

Los mejores días

No recuerdo ahora quién dijo, a mediados del siglo XX, en un momento en que se cuestionaba el futuro de la novela, que, mientras existiera la familia, dicha fórmula narrativa seguiría presente. Que esta es fuente primera de inspiración lo confirma Magalí Etchebarne en Los mejores días, pues, aunque...
Leer más

1922

Parece que hace una eternidad cuando, en el cinquagésimo primer encuentro de la Tertulia Gastro-literaria El Caldero, tuvimos la suerte de conocer a Isaac Páez a través de su novela Nowhere man (Ediciones En Huida, 2017), con la que, por cierto, fue finalista en 2014 del prestigioso Premio...
Leer más

Los relatos del padre Brown

Dejar que se asome a esta ventana del siglo XXI una figura tan anacrónica como la del padre Brown, el famoso curita-detective de Essex creado por Chesterton, puede resultar extraño; pero es que, angustiada como me sentía a veces por el confinamiento y las malas noticias, me he visto impelida a...
Leer más

Otra vida por vivir

No recuerdo si había leído alguna crítica sobre Otra vida por vivir, de Theodor Kallifatides, o, como por arte de magia, apareció el libro entre esas recomendaciones que se te ofrecen por el mero hecho de andar siempre curioseando por los estantes virtuales de internet. La cuestión es que he...
Leer más

El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo

De vez en cuando, entre ficción y ficción, resulta conveniente volver los ojos a la realidad. Porque esta, como siempre, y según reza el dicho, suele superar a aquellas. Así, la lectura de El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo, el amenísimo estudio de Irene Vallejo...
Leer más

Como si existiese el perdón

Siguiendo la recomendación del escritor Ignacio Arrabal, con quien comparto amistad y gustos literarios, me he bebido de un solo trago Como si existiese el perdón; una pequeña gran novela de la escritora argentina Mariana Travacio que nos traslada, a través de escuetos capítulos y con un estilo...
Leer más

El padre-hijo (de Sharon Olds)

Nunca me he atrevido a reseñar a Iván Onia. La razón es bien simple. No hay que leer lo que alguien, sorprendido e incapaz de transmitir mínimamente la punta del asombro, dice sobre Iván. Hay que leer a Iván, cada uno de sus libros. Hay que escucharlo. A mí me gusta verlo en directo, con su acento...
Leer más

No entres dócilmente en esa noche quieta

No sé si adentrarse en un autor con tan larga trayectoria a partir de su última publicación sea lo más adecuado. Ignorar su obra anterior, la que lo ha conducido hasta aquí, priva de herramientas para conocerlo, para contextualizarlo, para analizarlo. Sin embargo, sospecho que este No entres...
Leer más

El loco de la calle

Con Sevilla como protagonista, inmortalizada en un barrio popular en torno a una inexistente pero simbólica plaza Cervantes (quién sino el creador del más insigne cuerdo de la literatura para presidir estas narraciones) que se extiende, como un pequeño y universal microcosmos, bajo un mismo cielo,...
Leer más