Superhéroes

Como imagino que muchos de vosotros, he aprovechado estas vacaciones para ir alguna que otra vez al cine. Así he sabido que en breve estrenarán una nueva película, Batman versus Supermán: el amanecer de la justicia, que imagino será éxito de taquilla porque nada nos gusta más a los pobres mortales que asistir a las proezas ficticias de unos superhéroes de cómic.

Sin embargo, los verdaderos poderes, los que realmente necesitamos, son mucho más sencillos y están al alcance de cualquiera que tenga un mínimo de sensibilidad y no tema involucrarse en asuntos más o menos dolorosos o injustos, que es algo que en general evitamos con excusas tan fútiles como egoístas.

El día 30 de diciembre fui a llevar unos juguetes a la asociación S.O.S. Ángel de la Guardia. Allí me encontré a esos héroes anónimos arreglando muñecas y pintando unas preciosas cajas para repartir regalos entre los más desfavorecidos. Mientras en la avenida de la Buhaira las terrazas se llenaban de terrazas con gin-tonics y conversaciones intrascendentes, en el local de esta asociación trabajaban por la humanidad mucho más que Batman y Supermán juntos. Y sin posibilidad de que en un momento dado se enzarcen en disputas absurdas como imagino pasará en el nuevo filme según se deduce del título que la anuncia.

Para poner más ejemplos, ayer mismo voluntarios de Andex (Asociación de Padres de Niños con Cáncer en Andalucía) se disfrazaron de superhéroes inventados con poderes mágicos para repartir caramelos entre los ingresados en el hospital Virgen del Rocío. Imagino que su mayor cualidad es la de saber arrancar sonrisas y repartir esperanza; algo que estos muchachitos en especial, otros héroes anónimos que luchan contra una enfermedad maldita, necesitan mucho más que cualquier otra cosa.

Lo digo porque seguramente ningún cineasta fijará sus ojos en estos hombres y mujeres sin nombre que no esperan reconocimiento pero que se levantan cada mañana con más preocupaciones que las propias; que saben de lo limitado de sus fuerzas pero no permanecen de brazos cruzados quejándose de todo sino que actúan; que roban horas al sueño y tiempo a sus familias al considerar que ese término, «familia», es mucho más amplio que el que se refiere a la sangre. A ellos, a esos superhéroes, quiero hoy prestarles mi atención.

Desde mi ventana les doy las gracias por su labor sincera y callada y ofrezco su alféizar para hacerlos visibles y darles la voz que pueda serles útil. Unos con sus petos azules y sus alas y otros con efímeros disfraces de cartón son mucho más poderosos que todos los superhéroes de Marvel. Y, además, verdaderos.

Elena Marqués

 

Superhéroes

Superhéroes

Es verdad, a veces lo más sencillo es lo más difícil. Y no hay nada más complicado que dejar de ser egoístas. Mientras lo leía pensaba en la de cosas que podemos hacer por los demás; cosas que están a nuestro alcance y, sin embargo, no hacemos.

Gracias por cantar a estos "superhéroes"; gracias por sacarlos del anonimato y, sobre todo, gracias por despertar nuestras conciencias y hacernos ver que no somos el ombligo del mundo; que de nuestra generosidad puede depender la vida y la felicidad de mucha gente.

Muchos besos a ti y a esos superhéroes dignos del mejor guion.

Re: Superhéroes

Gracias a ti, por leerme con sensibilidad, por encontrar el sentido a mis palabras, por escuchar sobre la sencillez de los héroes verdaderos.
Muchos besos.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Eterno amor

Que el manejo de la brevedad es un don lo estoy comprobando en estos días. Y que la concentración poética solo puede ser beneficiosa para un texto como este. Es admirable la forma de encerrar, en unos pocos términos bien elegidos, todo un universo; de describir, por ejemplo, con cuatro pinceladas...
Leer más

"Al final del miedo", de Cecilia Eudave, o cómo sortear el vacío

Hace poco, en una charla con cuentistas de la talla de Andrés Neuman, Antonio Ortuño, Eloy Tizón y José Ovejero, alguno de los asistentes se interesó por la fórmula para trabajar un libro de relatos, si estos podían ser independientes o era recomendable (aunque nunca hay reglas, eso está claro)...
Leer más

Salir, salir, salir...

Soy especialista en tristezas. En ocultarlas. En intentar sortearlas. Como buena (o mala) parte de la humanidad, he tomado Prozac. Me he sentido sobrepasada por las circunstancias. Con absolutas ganas de morirme. Pero posiblemente, aunque lo hubiera intentado, no habría sido capaz de escribir un...
Leer más

Contra la España vacía (que no contra España)

«Entiendo mis libros como parte de un esfuerzo centenario por explicar el país en el que vivo», comenta Del Molino en su introducción a Contra la España vacía. Muchas vidas le harían falta al escritor y periodista aragonés para poner algo en claro. Aunque pienso que en este último ensayo disipa...
Leer más

Aunque pensemos como Celaya

La entrada en un nuevo año siempre resulta ilusionante. No pregunten por qué, pero tendemos a celebrar un simple giro en el calendario como si fuera a traer la solución definitiva a nuestros asuntos. (Léase al respecto el primer poema de este libro que pretendo reseñar). Pero en esta ocasión el...
Leer más

¿Por qué no te callas?

En un mundo lleno de ruido, bien nos viene que alguien, de vez en cuando, nos haga callar. Porque posiblemente muchos de nosotros, pseudoescritores, pseudopoetas, casi pseudópodos en muchos aspectos por eso de arrastrarnos para que nos echen cuenta, somos los que más sobramos en esto de escribir y...
Leer más

Canción. Noticia de un secuestro (y II)

Conocí a Eduardo Halfon a través de su libro de relatos El boxeador polaco y la recomendación de mi amigo Carlos Torrero. Andábamos (o todo lo contrario) confinados por la pandemia y su lectura me permitió viajar entre Belgrado y la música de Milan Ravic, entre el Halfon escritor y el Eduardo...
Leer más

Dicen los síntomas o la corporeidad del lenguaje

A los hipocondriacos cada síntoma debe presentárseles como una verdadera maldición. Para ellos, cualquier tipo de señal del cuerpo, más que decir, más que hablar, les grita cosas terribles, los aproxima irremediablemente a la muerte. Y a la muerte en una habitación de hospital espera la...
Leer más

Nunca sabrás quién fui. Jugando al quién es quién

Quienes me conocen, si es posible conocer a alguien de verdad (y ahí lo dejo), saben de mi afición por los malabares literarios, mi inclinación por lo metaficticio y lo autorreferencial, por los límites y cómo traspasarlos. Porque, como muchos, estoy convencida de que nuestra vida, también la de...
Leer más

Lanzarse a «El agua del buitre»

Como muchos de los que braceamos desde hace años en este piélago de la escritura sin demasiado éxito, me considero un ejemplo de buena perdedora. Así que el hecho de que El agua del buitre, el último libro de cuentos de Andrés Ortiz Tafur, vaya dedicado en cuerpo y alma «A los que...
Leer más