Sobre mujeres, literatura y solidaridad

Contar experiencias es algo que no se nos da del todo mal. A veces las recreamos con orgullo; otras con pena porque el tiempo en que las cosas nos sucedieron no regresa, aunque nos haya dejado un poco de sabiduría y algunas herramientas más para sobrevivir.

Ser mujer sigue siendo algo difícil, en unos sitios mucho más que en otros. Somos afortunadas de vivir en este mundo, un Occidente con muchas ventajas aunque aún tenga sus demasiadas fallas. Y quizás una de ellas, como dijo Rosa María Calaf en la mesa redonda «Mujeres, literatura y solidaridad» celebrada en el Salón de Grados de la Universidad Carlos III de Madrid bajo los auspicios del Instituto de Estudios de Género, es que nos creemos que ya está todo hecho.

A mí me parecieron increíbles algunos de los testimonios de quienes formaron el plantel de intervinientes; mujeres valientes y trabajadoras y comprometidas con el otro; escritoras entregadas a la poesía que nos conmovieron con su «largo camino hacia el encuentro» con las letras cuando estudiar no era una opción para la mujer, sino algo que las hacía diferentes y peligrosas. La voz firme de María Alcocer llegó a temblar emocionada por ciertos recuerdos de su infancia. Como tembló la de Blanca Langa al leer una carta dirigida a su maestra, a la Maestra; esa figura que a veces se nos difumina, cuando crecemos y nos creemos que lo sabemos todo; la Maestra enseñando a deletrear, a leer, a disfrutar de las vidas inventadas de la literatura, de la vida de verdad que esta refleja como un espejo cristalino de aguas del Jiloca.

Y capítulo aparte merece la labor de Elena Peralta, coordinadora del maratón de poesía que se celebrará el 23 de abril en Madrid; mujer fuerte e incansable que ayuda a que la lírica nazca entre los muros de la cárcel o el desconsuelo de un psiquiátrico; que no necesita los ojos para ver pues, en su lugar, tiene su mano tendida y su voz acariciadora y, por encima de todo, un espíritu libre y alegre capaz de emprender cualquier vuelo.

Y ¿qué decir del testimonio de Rosa María Calaf? Ella, que tuvo la suerte de viajar y estudiar cuando las mujeres no lo hacían; que ha recorrido el mundo con ojos de periodista, pero, por encima de todo, de persona a la que le duelen las personas, nos aportó toda la sabiduría y el empuje que a algunos, más pusilánimes (hablo de mí misma), nos falta para levantarnos por las mañanas.

Por último, se habló también de lenguaje (estupenda María Victoria Pavón), de cómo invisibilizar a la mujer tras un masculino genérico no siempre bienintencionado. Y, para presentar el libro de Paz Martín-Pozuelo, El más hermoso de los milagros y otras historias de mujeres[i], nadie mejor que Rosa San Segundo, directora del Instituto Universitario de Estudios de Género, entusiasta defensora de la mujer, de su empoderamiento y de su palabra; y Ana María Pérez del Campo, Presidenta de la Federación de Asociaciones de Mujeres Separadas y Divorciadas, que nos anunció su presencia hoy en el Congreso de los Diputados, adonde había sido invitada para acudir al debate parlamentario sobre la reforma de la ley del aborto, y a la que, según estoy leyendo ahora mismo en el periódico, le ha negado la Policía Nacional hoy el acceso. Así se escribe la historia.

Será que esta, la Historia, nos necesita más que nunca, precisa que mujeres como las que allí se dieron cita escriban sobre la verdad y la reinventen.

Ser mujer es difícil; escribir lo es también (no sé si más o menos); pero ser solidario, por lo que veo, es menos complicado cada día si nos encontramos con gente tan dispuesta a no pasar por la vida sin más, sino a implicarse en ella, a enfangarse y remangarse, cada uno en su campo de acción; a levantarse cada día con el deseo de aportar su granito de arena, en verso, en prosa o como le salga del alma.

Un gran abrazo.



[i] La recaudación íntegra de esa obra, publicada en Playa de Ákaba (Madrid, 2015) irá destinada a apoyar el Programa de Recuperación, Rehabilitación y Reinserción de las Mujeres Víctimas de la Violencia de Género.

 

 

Sobre mujeres, literatura y solidaridad

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

El derbi final

El martes 4 de octubre asistí a la presentación del libro colectivo El derbi final, subtitulado con la advertencia «Relatos sobre la rivalidad del fútbol sevillano». La Fundación Cruzcampo acogió un acto multitudinario en el que no faltaron algunos de los máximos protagonistas del deporte...
Leer más

No soporto tu luz

Hay veces en que el lector se identifica con el protagonista de la novela de un modo asombroso. Es lo que me ha ocurrido con No soporto tu luz, segunda novela de la escritora sevillana Reyes García-Doncel, no solo porque la acción tiene lugar en la actualidad, en un instituto del Aljarafe...
Leer más

Retazos

En el tiempo que llevo dedicada a esta tarea de la escritura he tenido oportunidad de conocer a gentes muy diferentes; entre ellas, alguna que otra persona que, por el hecho de escribir, ya se considera en poder de la verdad y de una sabiduría que no creo que alcancemos ni en el resto de nuestras...
Leer más

A la sombra de Abril

Tras los versos de Al sur del corazón, El alba rumorosa, Del color de las nubes y Las cuatro esquinas del tiempo, Paco Mateos nos presenta A la sombra de Abril, libro en el que este «Loco, ciego, soñador» se siente más Sur que nunca. La pasión de Paco por la poesía se resuelve en este libro en un...
Leer más

El destierro de los reyes

Definida como tragicomedia de política ficción, El destierro de los reyes, del polifacético Perpetuo Fernández, resulta una novela divertida y amarga, fantástica y real; pero, por encima de todo, inteligente y atractiva. Ambientada en el siglo XXI, tras unas elecciones que hacen peligrar el futuro...
Leer más

Un corazón de hormiga

Con Un corazón de hormiga me enfrento por primera vez a la escritura de Mila Guerrero: seis relatos avalados por otros tantos premios y la buena labor de Anantes, que sabe escoger a sus autores y los cuida como solo esta editorial es capaz de hacerlo; seis relatos de exquisita factura en los que lo...
Leer más

Tras la guarida

A veces leer la contracubierta de un libro se convierte en un tremendo error. En unas líneas breves y simplificadoras se plantea un argumento que te predispone a encontrar una historia, unos personajes, una intriga que para ti carece de interés quizás por repetida o esperada. «Tras la guarida» ―nos...
Leer más

La zúa

Un libro dedicado A la memoria de los que no se salvaron. Al recuerdo de un tiempo que sigue presente... ya nos predispone respetuosamente al dolor y el sufrimiento. Suavizados ambos por la narración a través de la boca (y de los ojos aún inocentes) de un niño, ofrecidos de un modo fragmentario...
Leer más

La lluvia insiste fuera

Que la lluvia presida un poema es algo muy frecuente. Como símbolo de fertilización y, por ende, de vida, campa siempre por la literatura; como imagen de purificación (la lluvia es solo agua, y procede del cielo), guarda un íntimo parentesco con la luz; algo que las nubes intentan ocultar, aunque...
Leer más

El corazón en la pupila y otros cuentos

Hace poco, viendo en el cine Un día perfecto, de Fernando León de Aranoa, descubrí el poder del humor para hablar de cosas serias. El efecto de conciencia y consciencia que se consigue es el mismo que si nos contaran las historias con la voz grave, pero sufrimos menos. Por eso ha sido tan grato...
Leer más