Sobre el recital poético (y 2)

Como ya sabéis, el día 21 de diciembre se celebró el I Recital Poético Solidario Internacional con el fin de recaudar fondos para los comedores sociales de las ciudades participantes. Para ello, además de con una buena nómina de poetas y algún que otro músico que amenizó la velada, contábamos con la mediación de distintas asociaciones sin ánimo de lucro y ONG encargadas de hacer llegar esos fondos al lugar que más lo necesitara. El acto, en el caso de Sevilla, se celebró con cierto éxito, y, para satisfacción de todos, especialmente de su organizadora (en este caso una servidora, que, después de un mes de angustia, por fin conseguía respirar), a las ocho y media desalojamos el salón de actos de La Casa del Libro con la grata sensación del deber cumplido. Los voluntarios de la asociación SOS Ángel de la Guardia, por su parte, nos comentaron en ese momento que ya quedaríamos después de las fiestas para llevar la recaudación al comedor de Bellavista, el que habían elegido por ser uno de los que generalmente contaban con menos ayudas.

Así que el viernes 16 nos dispusimos a realizar dicha entrega, y fue entonces cuando me di cuenta de la diminuta dimensión de lo que nosotros, por nuestra parte, habíamos hecho.

Allí, en el local de la calle Manuel Gonzalo Mateu donde antes existió un restaurante, del que lucía aún el rótulo (Salón Baldomero, rojo sobre blanco), nos recibieron como amigos y nos agradecieron lo indecible la colaboración prestada, cuando realmente tuve que confesarles que nuestra participación no había sido nada penosa, sino todo lo contrario. Reunirse para recitar poesía acompañados por un piano y un público ávido de nuestros versos es más que gratificante. Alguno, en su fuero interno, lo viviría también como una oportunidad de darse a conocer.

Y no estoy diciendo que eso sea malo. Un pequeño pecadillo de vanidad siempre se nos supone a los artistas y a los eternos aspirantes a genios. En cualquier caso, incluso para los más nerviosos, creo que todos los disfrutamos, y encima nos sentimos reconfortados al pensar que estábamos contribuyendo a una buena causa.

Pero después de encontrarnos con toda esa gente que cada día se preocupa por que los que no tienen tanta suerte coman caliente se percibe una un poco ridícula. Y al saber de otros proyectos de los ángeles de la guardia (porque está claro que lo son), como el de ayudar a encontrar un techo a los que duermen en la calle, te das cuenta de que, a pesar de que al enchufar la radio o la televisión ese trasto diabólico solo escupe malas noticias, hay mucha gente buena distribuida por el mundo, personas que realizan un trabajo callado y continuo que no busca el reconocimiento como los poetas ni la paz propia, sino el bien ajeno; que vuelve a su casa con más problemas de los que tenía al salir pero eso no le importa. Seguramente ellos nunca protagonizarán ninguna novela de las que alguno intentamos esbozar con más pasión que acierto, pero son verdaderos héroes a los que quiero dedicar esta entrada de hoy.

La literatura está bien, pero la vida es lo verdadero, y las páginas salpicadas de verso libre no deben impedirnos ver el bosque de asfalto.

Muchas gracias.

 

Elena Marqués

Sobre el recital poético (y 2)

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Todos mienten

Dicen que las generalizaciones son odiosas; pero esta que recoge el título del nuevo libro de María del Monte Vallés, Todos mienten, no puede ser más acertada en los tiempos que corren. De hecho, al leer por primera vez esas dos palabras en la cubierta me hice a la idea de que encontraría una obra...
Leer más

Antropoceno

Es obvio que en ocasiones autor y obra se funden como una sola cosa. Este es el caso del primer libro de Antonio Aguilera, quien, preocupado por el futuro de nuestra Madre Tierra y el maltrato a la que la sometemos; y confiando siempre en el compromiso y la fuerza de la palabra, se ha decidido a...
Leer más

La esclavitud de las mujeres

En estos tiempos que corren, en los que, desgraciadamente, aún es preciso luchar por la igualdad real entre los géneros, la editorial sevillana Triskel recupera el ensayo La esclavitud de las mujeres, escrito por el filósofo británico John Stuart Mill en 1869 y traducido por Emilia Pardo Bazán, lo...
Leer más

Ulises con alma ajena

Me doy cuenta, meses después de aquella primera presentación de la tercera novela de Reyes García-Doncel, a quien me une, además de la amistad, el hecho de habernos prologado y presentado mutuamente en distintos libros y actos, que precisamente el ser yo quien encabezara este Ulises con alma ajena...
Leer más

Agnusdéi (o cómo conciliar lengua y mundo)

«El tiempo no tiene ni idea de la historia que va a contar hasta que empieza a disponer las imágenes. Se diría que solo lo hace por disponerlas. Que es a medida que las dispone que aparece el sentido de lo que cuenta. [...] y la historia siempre se desarrolla de forma aleatoria». Son frases del...
Leer más

Nowhere Man

Como «La verdad no hay quien la trague», según la cita de Céline que encabeza este viaje; y la mentira y la huida son los elementos sobre los que gira la vida ficticia de Fernando Bautista, pseudoescritor (ojo al dato), abrimos la novela con reparo, sin saber si ese Nowhere Man, ese hombre de...
Leer más

Amor doncella cierva

Lo bueno se hace esperar, y es lo que ha ocurrido con este libro de Mónica Collado Cañas, Amor doncella cierva, que el sello de Limbo Errante tiene el lujo de acoger en su catálogo. Yo conocí a esta escritora con mayúsculas cuando llegó a mí su Palabra de sal, premio Vargas Llosa en 2015; una...
Leer más

El hombre que ya no soy

Cada vez que me siento a escribir la reseña de un libro no puedo evitar interesarme por las opiniones que han vertido ya otros lectores sobre él, y, en el caso de este de Salvador Navarro, El hombre que ya no soy, observo que todas coinciden en que la sinopsis de la contracubierta, que...
Leer más

Calcomanías

En ocasiones el destino llama a tu puerta, o a la ventana del Messenger, y te ofrece la oportunidad de detenerte. Es lo que me ocurrió hace unos meses, cuando contactó conmigo José de María Romero Barea y puso en mis manos su última obra. Editada por Ediciones Alfar y perteneciente a la serie de...
Leer más

Mater amatísima

Nadie debería excusarse del dolor. Dar explicaciones sobre el sufrimiento. Solo dejar abierta la garganta para el grito, despejado el cauce de las lágrimas. Aun así, como si se viera en la obligación de dar explicación a este libro, Pilar Gorricho acompaña su Mater amatísima de varios paratextos:...
Leer más