Sobre el recital poético (y 2)

Como ya sabéis, el día 21 de diciembre se celebró el I Recital Poético Solidario Internacional con el fin de recaudar fondos para los comedores sociales de las ciudades participantes. Para ello, además de con una buena nómina de poetas y algún que otro músico que amenizó la velada, contábamos con la mediación de distintas asociaciones sin ánimo de lucro y ONG encargadas de hacer llegar esos fondos al lugar que más lo necesitara. El acto, en el caso de Sevilla, se celebró con cierto éxito, y, para satisfacción de todos, especialmente de su organizadora (en este caso una servidora, que, después de un mes de angustia, por fin conseguía respirar), a las ocho y media desalojamos el salón de actos de La Casa del Libro con la grata sensación del deber cumplido. Los voluntarios de la asociación SOS Ángel de la Guardia, por su parte, nos comentaron en ese momento que ya quedaríamos después de las fiestas para llevar la recaudación al comedor de Bellavista, el que habían elegido por ser uno de los que generalmente contaban con menos ayudas.

Así que el viernes 16 nos dispusimos a realizar dicha entrega, y fue entonces cuando me di cuenta de la diminuta dimensión de lo que nosotros, por nuestra parte, habíamos hecho.

Allí, en el local de la calle Manuel Gonzalo Mateu donde antes existió un restaurante, del que lucía aún el rótulo (Salón Baldomero, rojo sobre blanco), nos recibieron como amigos y nos agradecieron lo indecible la colaboración prestada, cuando realmente tuve que confesarles que nuestra participación no había sido nada penosa, sino todo lo contrario. Reunirse para recitar poesía acompañados por un piano y un público ávido de nuestros versos es más que gratificante. Alguno, en su fuero interno, lo viviría también como una oportunidad de darse a conocer.

Y no estoy diciendo que eso sea malo. Un pequeño pecadillo de vanidad siempre se nos supone a los artistas y a los eternos aspirantes a genios. En cualquier caso, incluso para los más nerviosos, creo que todos los disfrutamos, y encima nos sentimos reconfortados al pensar que estábamos contribuyendo a una buena causa.

Pero después de encontrarnos con toda esa gente que cada día se preocupa por que los que no tienen tanta suerte coman caliente se percibe una un poco ridícula. Y al saber de otros proyectos de los ángeles de la guardia (porque está claro que lo son), como el de ayudar a encontrar un techo a los que duermen en la calle, te das cuenta de que, a pesar de que al enchufar la radio o la televisión ese trasto diabólico solo escupe malas noticias, hay mucha gente buena distribuida por el mundo, personas que realizan un trabajo callado y continuo que no busca el reconocimiento como los poetas ni la paz propia, sino el bien ajeno; que vuelve a su casa con más problemas de los que tenía al salir pero eso no le importa. Seguramente ellos nunca protagonizarán ninguna novela de las que alguno intentamos esbozar con más pasión que acierto, pero son verdaderos héroes a los que quiero dedicar esta entrada de hoy.

La literatura está bien, pero la vida es lo verdadero, y las páginas salpicadas de verso libre no deben impedirnos ver el bosque de asfalto.

Muchas gracias.

 

Elena Marqués

Sobre el recital poético (y 2)

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Eterno amor

Que el manejo de la brevedad es un don lo estoy comprobando en estos días. Y que la concentración poética solo puede ser beneficiosa para un texto como este. Es admirable la forma de encerrar, en unos pocos términos bien elegidos, todo un universo; de describir, por ejemplo, con cuatro pinceladas...
Leer más

"Al final del miedo", de Cecilia Eudave, o cómo sortear el vacío

Hace poco, en una charla con cuentistas de la talla de Andrés Neuman, Antonio Ortuño, Eloy Tizón y José Ovejero, alguno de los asistentes se interesó por la fórmula para trabajar un libro de relatos, si estos podían ser independientes o era recomendable (aunque nunca hay reglas, eso está claro)...
Leer más

Salir, salir, salir...

Soy especialista en tristezas. En ocultarlas. En intentar sortearlas. Como buena (o mala) parte de la humanidad, he tomado Prozac. Me he sentido sobrepasada por las circunstancias. Con absolutas ganas de morirme. Pero posiblemente, aunque lo hubiera intentado, no habría sido capaz de escribir un...
Leer más

Contra la España vacía (que no contra España)

«Entiendo mis libros como parte de un esfuerzo centenario por explicar el país en el que vivo», comenta Del Molino en su introducción a Contra la España vacía. Muchas vidas le harían falta al escritor y periodista aragonés para poner algo en claro. Aunque pienso que en este último ensayo disipa...
Leer más

Aunque pensemos como Celaya

La entrada en un nuevo año siempre resulta ilusionante. No pregunten por qué, pero tendemos a celebrar un simple giro en el calendario como si fuera a traer la solución definitiva a nuestros asuntos. (Léase al respecto el primer poema de este libro que pretendo reseñar). Pero en esta ocasión el...
Leer más

¿Por qué no te callas?

En un mundo lleno de ruido, bien nos viene que alguien, de vez en cuando, nos haga callar. Porque posiblemente muchos de nosotros, pseudoescritores, pseudopoetas, casi pseudópodos en muchos aspectos por eso de arrastrarnos para que nos echen cuenta, somos los que más sobramos en esto de escribir y...
Leer más

Canción. Noticia de un secuestro (y II)

Conocí a Eduardo Halfon a través de su libro de relatos El boxeador polaco y la recomendación de mi amigo Carlos Torrero. Andábamos (o todo lo contrario) confinados por la pandemia y su lectura me permitió viajar entre Belgrado y la música de Milan Ravic, entre el Halfon escritor y el Eduardo...
Leer más

Dicen los síntomas o la corporeidad del lenguaje

A los hipocondriacos cada síntoma debe presentárseles como una verdadera maldición. Para ellos, cualquier tipo de señal del cuerpo, más que decir, más que hablar, les grita cosas terribles, los aproxima irremediablemente a la muerte. Y a la muerte en una habitación de hospital espera la...
Leer más

Nunca sabrás quién fui. Jugando al quién es quién

Quienes me conocen, si es posible conocer a alguien de verdad (y ahí lo dejo), saben de mi afición por los malabares literarios, mi inclinación por lo metaficticio y lo autorreferencial, por los límites y cómo traspasarlos. Porque, como muchos, estoy convencida de que nuestra vida, también la de...
Leer más

Lanzarse a «El agua del buitre»

Como muchos de los que braceamos desde hace años en este piélago de la escritura sin demasiado éxito, me considero un ejemplo de buena perdedora. Así que el hecho de que El agua del buitre, el último libro de cuentos de Andrés Ortiz Tafur, vaya dedicado en cuerpo y alma «A los que...
Leer más