Sobre el recital poético (y 2)

Como ya sabéis, el día 21 de diciembre se celebró el I Recital Poético Solidario Internacional con el fin de recaudar fondos para los comedores sociales de las ciudades participantes. Para ello, además de con una buena nómina de poetas y algún que otro músico que amenizó la velada, contábamos con la mediación de distintas asociaciones sin ánimo de lucro y ONG encargadas de hacer llegar esos fondos al lugar que más lo necesitara. El acto, en el caso de Sevilla, se celebró con cierto éxito, y, para satisfacción de todos, especialmente de su organizadora (en este caso una servidora, que, después de un mes de angustia, por fin conseguía respirar), a las ocho y media desalojamos el salón de actos de La Casa del Libro con la grata sensación del deber cumplido. Los voluntarios de la asociación SOS Ángel de la Guardia, por su parte, nos comentaron en ese momento que ya quedaríamos después de las fiestas para llevar la recaudación al comedor de Bellavista, el que habían elegido por ser uno de los que generalmente contaban con menos ayudas.

Así que el viernes 16 nos dispusimos a realizar dicha entrega, y fue entonces cuando me di cuenta de la diminuta dimensión de lo que nosotros, por nuestra parte, habíamos hecho.

Allí, en el local de la calle Manuel Gonzalo Mateu donde antes existió un restaurante, del que lucía aún el rótulo (Salón Baldomero, rojo sobre blanco), nos recibieron como amigos y nos agradecieron lo indecible la colaboración prestada, cuando realmente tuve que confesarles que nuestra participación no había sido nada penosa, sino todo lo contrario. Reunirse para recitar poesía acompañados por un piano y un público ávido de nuestros versos es más que gratificante. Alguno, en su fuero interno, lo viviría también como una oportunidad de darse a conocer.

Y no estoy diciendo que eso sea malo. Un pequeño pecadillo de vanidad siempre se nos supone a los artistas y a los eternos aspirantes a genios. En cualquier caso, incluso para los más nerviosos, creo que todos los disfrutamos, y encima nos sentimos reconfortados al pensar que estábamos contribuyendo a una buena causa.

Pero después de encontrarnos con toda esa gente que cada día se preocupa por que los que no tienen tanta suerte coman caliente se percibe una un poco ridícula. Y al saber de otros proyectos de los ángeles de la guardia (porque está claro que lo son), como el de ayudar a encontrar un techo a los que duermen en la calle, te das cuenta de que, a pesar de que al enchufar la radio o la televisión ese trasto diabólico solo escupe malas noticias, hay mucha gente buena distribuida por el mundo, personas que realizan un trabajo callado y continuo que no busca el reconocimiento como los poetas ni la paz propia, sino el bien ajeno; que vuelve a su casa con más problemas de los que tenía al salir pero eso no le importa. Seguramente ellos nunca protagonizarán ninguna novela de las que alguno intentamos esbozar con más pasión que acierto, pero son verdaderos héroes a los que quiero dedicar esta entrada de hoy.

La literatura está bien, pero la vida es lo verdadero, y las páginas salpicadas de verso libre no deben impedirnos ver el bosque de asfalto.

Muchas gracias.

 

Elena Marqués

Sobre el recital poético (y 2)

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

El padre-hijo (de Sharon Olds)

Nunca me he atrevido a reseñar a Iván Onia. La razón es bien simple. No hay que leer lo que alguien, sorprendido e incapaz de transmitir mínimamente la punta del asombro, dice sobre Iván. Hay que leer a Iván, cada uno de sus libros. Hay que escucharlo. A mí me gusta verlo en directo, con su acento...
Leer más

No entres dócilmente en esa noche quieta

No sé si adentrarse en un autor con tan larga trayectoria a partir de su última publicación sea lo más adecuado. Ignorar su obra anterior, la que lo ha conducido hasta aquí, priva de herramientas para conocerlo, para contextualizarlo, para analizarlo. Sin embargo, sospecho que este No entres...
Leer más

El loco de la calle

Con Sevilla como protagonista, inmortalizada en un barrio popular en torno a una inexistente pero simbólica plaza Cervantes (quién sino el creador del más insigne cuerdo de la literatura para presidir estas narraciones) que se extiende, como un pequeño y universal microcosmos, bajo un mismo cielo,...
Leer más

Keith Landdon. Memorias no autorizadas

Entre las últimas novedades literarias, donde siempre se cuela algún texto primerizo que jamás debería haberse publicado, he tenido la enorme fortuna de encontrarme con Raül Vaca Rey y su Keith Landdon. Memorias no autorizadas; una novela sincera, innovadora, arriesgada, tanto en su formato como en...
Leer más

Ai(m)ée

Tras la imagen del mudo grito que preside la cubierta del libro, diseñada por el mismo Florencio Luque quién sabe si para retratar a la protagonista de este poemario, se reproduce el quejido en sí de la voz poética: un soliloquio ante el oído del psicoanalista en que el lector quisiera convertirse....
Leer más

Secreta luz

Treinta poemas. Treinta poemas bastan para comprobar que Victoria León no solo domina la poesía y conoce la tradición poética (el ritmo clásico de endecasílabos, heptasílabos y alejandrinos, así como las referencias a Dante en el título de uno de los poemas, más otras alusiones grecolatinas en...
Leer más

Los ojos vendados

Con Los ojos vendados inicio mi aproximación a la escritora estadounidense Siri Hustvedt. Se trata, además, de su ópera prima, publicada en 1992 y reeditada recientemente por Seix Barral. De hecho, algunos elementos con los que he tropezado en su lectura me parecen un poco bisoños (detecto cierto...
Leer más

El año de la luna azul

Tras Cartas a Siracusa (Arcopress, 2015), Lucía Feliu regresa a la escena literaria con un nuevo thriller que nos sumerge en una acción trepidante desde las primeras líneas. De hecho, comienza Feliu la narración in media res, en un punto especialmente intrigante en el desarrollo de la historia,...
Leer más

La memoria donde ardía

Aunque la cita de Antonio Porchia «Quien ha visto vaciarse todo, casi sabe de qué se llena todo» precede al primero de los cuentos de La memoria donde ardía (Páginas de Espuma, 2019), bien podía servir de frontispicio al corpus completo del último libro de Socorro Venegas; un volumen atravesado por...
Leer más

Áspera seda de la muerte

Que vamos a adentrarnos en una «historia sobre mujeres» lo anuncia el escueto preámbulo con que se inicia el último libro de Francisco Gallardo, Áspera seda de la muerte, obra con la que obtuvo el XXI Premio de Novela Ciudad de Badajoz, así como que se nos recluirá en un espacio amurallado (buena...
Leer más