Sobre el recital poético (y 2)

Como ya sabéis, el día 21 de diciembre se celebró el I Recital Poético Solidario Internacional con el fin de recaudar fondos para los comedores sociales de las ciudades participantes. Para ello, además de con una buena nómina de poetas y algún que otro músico que amenizó la velada, contábamos con la mediación de distintas asociaciones sin ánimo de lucro y ONG encargadas de hacer llegar esos fondos al lugar que más lo necesitara. El acto, en el caso de Sevilla, se celebró con cierto éxito, y, para satisfacción de todos, especialmente de su organizadora (en este caso una servidora, que, después de un mes de angustia, por fin conseguía respirar), a las ocho y media desalojamos el salón de actos de La Casa del Libro con la grata sensación del deber cumplido. Los voluntarios de la asociación SOS Ángel de la Guardia, por su parte, nos comentaron en ese momento que ya quedaríamos después de las fiestas para llevar la recaudación al comedor de Bellavista, el que habían elegido por ser uno de los que generalmente contaban con menos ayudas.

Así que el viernes 16 nos dispusimos a realizar dicha entrega, y fue entonces cuando me di cuenta de la diminuta dimensión de lo que nosotros, por nuestra parte, habíamos hecho.

Allí, en el local de la calle Manuel Gonzalo Mateu donde antes existió un restaurante, del que lucía aún el rótulo (Salón Baldomero, rojo sobre blanco), nos recibieron como amigos y nos agradecieron lo indecible la colaboración prestada, cuando realmente tuve que confesarles que nuestra participación no había sido nada penosa, sino todo lo contrario. Reunirse para recitar poesía acompañados por un piano y un público ávido de nuestros versos es más que gratificante. Alguno, en su fuero interno, lo viviría también como una oportunidad de darse a conocer.

Y no estoy diciendo que eso sea malo. Un pequeño pecadillo de vanidad siempre se nos supone a los artistas y a los eternos aspirantes a genios. En cualquier caso, incluso para los más nerviosos, creo que todos los disfrutamos, y encima nos sentimos reconfortados al pensar que estábamos contribuyendo a una buena causa.

Pero después de encontrarnos con toda esa gente que cada día se preocupa por que los que no tienen tanta suerte coman caliente se percibe una un poco ridícula. Y al saber de otros proyectos de los ángeles de la guardia (porque está claro que lo son), como el de ayudar a encontrar un techo a los que duermen en la calle, te das cuenta de que, a pesar de que al enchufar la radio o la televisión ese trasto diabólico solo escupe malas noticias, hay mucha gente buena distribuida por el mundo, personas que realizan un trabajo callado y continuo que no busca el reconocimiento como los poetas ni la paz propia, sino el bien ajeno; que vuelve a su casa con más problemas de los que tenía al salir pero eso no le importa. Seguramente ellos nunca protagonizarán ninguna novela de las que alguno intentamos esbozar con más pasión que acierto, pero son verdaderos héroes a los que quiero dedicar esta entrada de hoy.

La literatura está bien, pero la vida es lo verdadero, y las páginas salpicadas de verso libre no deben impedirnos ver el bosque de asfalto.

Muchas gracias.

 

Elena Marqués

Sobre el recital poético (y 2)

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Algunos animales y un árbol

Bajo la denominación Algunos animales y un árbol podría caber cualquier contenido, especialmente de corte ecológico. Aunque a mí, bromas del subconsciente, este título me ha recordado a otro por igual curioso y que dio mucho que hablar: el del documental de 2017, grabado por el actor español...
Leer más

En el iris el tiempo

No vamos a quejarnos de los últimos años porque todos tenemos motivos para hacerlo. La vida se nos ha puesto patas arriba, irreconocible. Y nosotros mismos hemos cambiado. No solo en costumbres, sino también en carácter. Una de las consecuencias de este desbarajuste, tanto colectivo como...
Leer más

En el río trenzado

Pasamos la vida salvando encrucijadas y planteándonos si habremos acertado en la elección. Dos conjunciones juntas, la copulativa «y» y la condicional «si», que, bajo ese aspecto insignificante, entrañan un gran peligro. Yo misma (pero quién no, diréis) incluí una reflexión acerca de eso en mi...
Leer más

Beernes

En estos tiempos crispados, en que te cruzas con alguien y te saluda directamente con un «pues anda que tú», se hace más necesario que nunca reivindicar el humor. Por eso me declaro hater de aquel fraile de El nombre de la rosa partidario de envenenar a todo el que osara leer el libro de...
Leer más

Todo lo que crece. Naturaleza y escritura

No recuerdo cuándo, ni dónde, aunque sospecho que fue en una de esas entradas facebookianas con las que de vez en cuando me entretengo, leí un acertado comentario sobre el arte de escribir contracubiertas y solapas, entendiendo en este caso el término «arte» en la cuarta acepción del diccionario,...
Leer más

El sintonizador

Ayer, cuando andaba planificando mi entrada de hoy, me enviaron vía WhatsApp un vídeo de lo más inquietante. Un tipo con barbas y excelente dicción explicaba las infinitas posibilidades de la inteligencia artificial. Y lo hacía a través de un ejemplo en el que prestaba su voz a un avatar con su...
Leer más

Las calles del tiempo

Aunque muchas veces los lectores afirmamos que nos gusta meternos en los libros para viajar lejos, más allá de nuestras fronteras, sucumbimos con mayor facilidad a sus historias cuando estas transcurren por nuestros espacios más queridos. Como si, al pasear los ojos por las páginas, camináramos de...
Leer más

Nunca debiste atravesar esos parajes

«Dicen que matar a una persona no es sencillo. De mis primeras clases recuerdo aquello de que el asesinato es una interacción entre el criminal y su víctima. Cuando vienes de una familia como la mía, la muerte adquiere un carácter cotidiano, tanto como el de la fruta o las pantallas de...
Leer más

De Homero y otros dioses

El año que se apaga, si dejamos a un lado crisis y pandemia, que no sé hasta qué punto es eso posible, se ha convertido en una continua celebración para dos filólogas llamadas como mi primogénita. No pasa una sola semana sin que salte el nombre de una de ellas en medios y redes, ya sea por verse...
Leer más

Trigo limpio

La verdad es que no sé por dónde empezar. Porque la novela ganadora del Premio Biblioteca Breve 2021 es tan ambiciosa, compleja y a la vez hipnótica que todo lo que diga en estas pocas líneas no alcanzará a explicar ni levemente lo que he experimentado en el camino. Simplificando mucho, Trigo...
Leer más