Sobre el recital poético del 13 de marzo

Para mí es agotador organizar cualquier acto. Imaginaos que hasta recibir en casa a la familia y ponerle unas cervezas ya me resulta complicado. Pero, si después todo marcha sobre ruedas, incluso te quedan ganas de asumir nuevos retos.

El 13 de marzo, a las 19:30, como estaba anunciado en los carteles, las webs y los eventos facebookeanos (creo que más de uno fue y lo tuiteó), se celebró en La Casa del Libro de Sevilla un recital poético solidario inscrito en los actos del V Festival Internacional de Poesía y Arte «Grito de Mujer». Veintitrés poetas sumaron su voz como homenaje a la literatura femenina y en contra de la violencia con un fondo musical a cargo de los hermanos Martínez León y el hilo conductor del opus 15, n.º 1, de Clara Schumann, a la que también quisimos recordar porque, a pesar de su talento evidente y que en su momento tuvo una carrera como concertista, no se dedicó en mayor grado a la composición por varias razones; entre ellas, sus ocho hijos, la devoción por su esposo y el menguado papel de la mujer en el siglo XIX. Para responder también al llamamiento del festival de aunar distintas artes se proyectaron pinturas de Lorena Alonso Arista, María Rosa Biedma Benjumea y Anny Roós y fotografías de Aurelio Bonilla. Así que el fondo quedó bastante bien trazado.

Y sobre ese fondo desfilaron voces desgarradoras que cantaron a la madre esforzada y sufriente (gracias, Manuel Vilches), que denunciaron el maltrato «En el rincón de Eva» (nadie como Paco Carrascal para hacerlo) o recordaron la necesidad, a veces, de hacer en nuestras vidas «Limpieza general» (fue Rosario Pérez Cabaña quien la efectuó desde la dulzura).

Otros participantes hablaron de princesas sometidas (Pastora Márquez), también a hombres de mármol (Juan Carlos Macías); de muñecas rotas con las que no hay que jugar (Gabriel Gil); de gritos que nadie escucha (Juan Clemente); del significado de «Ser mujer» (Amalia Campos) y de la terrible sensación de la negación y la alegría de la supervivencia (Almudena Tarancón); o de sentirse «Rehén» (María José Collado lo recitó con voz quebrada para dar paso a una hermosa colección de poemas visuales que acompañaron al más enérgico y contundente de Fernando Parrilla) en la red de unos brazos.

Algunos poetas, como yo misma, que ni siquiera me considero tal cosa, preferimos poner voz a mujeres como Sor Juana Inés de la Cruz, Idea Vilariño (Rafael León), Safo (Luna del Alba Márquez), Miyó Vestrini (Carlos Castro) o Juana de Ibarbourou (Isabel Fernández Conejero), mientras otros trazaron su fiel autorretrato (Fernando Ferreyra) o recordaron la juventud y los cambios en la piel (Emilio Gómez-Caminero y Alejandro Lérida). También tuvimos el privilegio de escuchar un hermoso poema recitado en rumano por Mioara Ghetiu mientras Paco Mateos se decantaba por dedicar sus versos a alguien de carne y hueso.

Por supuesto, no pudieron faltar la voz novel pero poderosa de Reyes León Vergara y la siempre emocionada de Pedro Luis Ibáñez Lérida, impulsor de este acto y de otros muchos que vertebrarán un mes de marzo dedicado a la mujer.

Como dedicado a ella, a la mujer silenciada por el maltrato y resurgida de sus cenizas, estuvo la recaudación del acto, destinada a la Fundación Ana Bella; una asociación joven pero con gran empuje de la que nos habló Graci Prada Chamorro. Ella nos quiso regalar este hermoso vídeo, que le agradecimos enormemente, pues, como dije al final del acto, para nosotros, poetas, músicos y pintores, que navegamos entre palabras, notas y pinceles en una huida, a veces, del mundanal ruido, es fundamental que alguien nos agite, nos lleve a escuchar esos gritos que normalmente silenciamos por propia comodidad.

Porque si para algo ha de servir este tipo de actos es para poner las cosas en su sitio, y es lo que intentamos hacer desde nuestros medios, que son modestos pero no por eso carentes de valor.

Muchas gracias a todos por no hacer oídos sordos.

 

Elena Marqués

Sobre el recital poético del 13 de marzo

Recital poético 13 de marzo.

Mi enhorabuena Elena, seguro que fue todo un éxito. Me encanta la crónica: bien escrita, mencionando a todo el mundo, sin artificios pomposos, con naturalidad. "Poniendo las cosas en su sitio", como tú bien dices. Felicidades de nuevo y un abrazo.

Re: Recital poético 13 de marzo.


Asunto: Recital poético del 13 de marzo


Muchas gracias a ti, Margarita. Sé que, si vivieras en Sevilla, estarías con todos nosotros apoyándonos con tus palabras y tu amor a la Literatura.
Miles de besos.

Nuevo comentario

Los libros que leo

La casa de los gatos

Conocí a Gregorio Verdugo en una tertulia literaria. En «nuestra» tertulia, que es también, y/o sobre todo, una reunión de amigos. Gente que se congrega en torno al «vicio» común de la Literatura. Gente que lee y (alguna) escribe. Todos esperamos de un escritor que cada libro que presente sea mejor...
Leer más

Cenizas y rosas

Escribir sobre el duelo, sobre perder a un padre y sentir al fin el significado de la palabra orfandad, no creo que sea fácil. Y mucho menos si lo que se propone la autora es, además, dejar constancia del más o menos largo tiempo previo en que la vejez impone su exasperante lentitud, sus múltiples...
Leer más

Días de redención

«Los recuerdos se complacen en visitarnos / a su capricho». Así se inicia el poema «María», de Días de redención; un libro en el que de nuevo escuchamos la voz clara a la vez que profunda de Tomás Sánchez; un compendio en el que vuelve sus ojos al piélago de su pasado y recorre, con evidente...
Leer más

Velocidad de los jardines

Casi treinta años después de su publicación, aún seguimos leyendo Velocidad de los jardines; un libro inaugural de lo que el mismo autor denomina «postcuento» o «anticuento» o un lugar donde se superan fórmulas gastadas y se abren ventanas con vistas a. Un experimento exitoso. Se inicia este...
Leer más

Apuntes del natural

Se diría, por el nombre del poemario, que en Apuntes del natural la escritora sotileña Lola Almeyda ha decidido cambiar de armas. Es obvio que no, que sigue empleando la de la palabra. Pero esta vez se le antoja erigirse en creadora y arquitecta; en diosa (aunque «nunca quise ser Dios», pues conoce...
Leer más

La pared del caracol

Desde el principio, el título del nuevo libro de Ana Isabel Alvea me enfrentó a una curiosidad, más que a un misterio. Es lo que tienen las anfibologías. ¿A qué se refiere con La pared del caracol? ¿Al muro que gana el gasterópodo con exasperante lentitud y paciencia, a la tapia por la que resbala...
Leer más

El camino imperfecto

Hace poco, en la consulta del Doctor Goodfellow, mostré mi entusiasmo (creo que lo llamé directamente «enamoramiento») por la escritura del portugués José Luís Peíxoto, en concreto por su Autobiografía; un libro con fondo y hechuras saramaguianos que me hizo disfrutar mucho entre las «estrechas»...
Leer más

Después de muchos inviernos

«Nada empieza en el punto donde creemos que empieza. Las cosas siempre vienen de algún momento anterior, lejos de nosotros, y terminan en un futuro que ni siquiera sospechamos». Hace poco compartí en redes estas palabras de Marian Izaguirre porque creía haber leído algo parecido en algún sitio. Y...
Leer más

Antes del Paraíso

«A mi padre, a mi madre, les faltaba alguna cosa». No es que esta frase sea una de las más brillantes del libro, pero si la traigo aquí, a esta ventana, es porque estoy segura de que a todos nos falta más de una cosa (por eso, como el padre de Jorge en el primer relato, escribimos y, sobre todo,...
Leer más

Bajamares

Por una vez voy a empezar por el principio: por los paratextos que anteceden esta alucinante y alucinada Bajamares de Antonio Tocornal. Porque si las citas de Rulfo y Cristóbal Serra nos sugieren que habremos de sumergirnos en un tiempo y en un espacio profundamente oníricos, la de Francisco de...
Leer más