Siempre con mis lecturas

Rodeados de positivos en COVID y saturados en hartura, se pasan los días, los meses, los años, y parece que seguimos en el mismo punto. Nos hemos instalado en una desganada eternidad, en un no-tiempo en el que apenas avanzamos, en el que olvidamos los rostros de la gente porque nos da miedo reunirnos y/o hemos perdido parte de nuestra cara amable y social, hasta el punto de que confundimos las fechas. De hecho, no hace demasiado, en la Feria del Libro de Sevilla, firmé un ejemplar de El juego de la invención y puse 2010 o 2020. Como si no recordara bien o simplemente diera lo mismo.

Para mí 2021 no ha sido un año más: ha sido mucho peor que cualquier año. Aparte de otros temas que me preocupan muchísimo, he sufrido dos intervenciones en el ojo izquierdo que me han traído por la calle de la amargura por lo que ha supuesto, especialmente para una lectora compulsiva, el verme privada de uno de los sentidos más importantes para desenvolverme como es debido. Sin embargo, a mí, que me gusta anotar en una libretilla todo lo que leo, me asombra que la nómina de lecturas haya aumentado con respecto a otros años y ascienda casi a la centena, como si en nada hubiera influido la tarita de marras. Claro que la no-pausa en la labor siempre agradable de la lectura se debe a que descubrí por necesidad la bendición del audiolibro y, posteriormente, he tirado mucho más de lo habitual en mí del e-book, pues el denostado aparato para los amantes del papel permite ampliar la fuente, el interlineado, y adaptar el formato a tus minusvalías, que en mi caso rozaban los límites permitidos.

Ese aumento de lecturas, sin embargo, no ha sido todo lo satisfactorio que me hubiera gustado. Quiero decir que, quizás influida por las circunstancias de desánimo general, incertidumbre, angustia y otras muchas sensaciones que creo todos hemos experimentado, no he disfrutado demasiado de ellas, o bien porque no he sabido elegirlas bien, o porque no me encuentro en las mejores condiciones para aprovecharlas. Tampoco he escrito gran cosa en este puñetero año, por desmotivación, falta de inspiración y ganas. Lo que se dice un desastre en general. Y he abandonado un poco mi ventana, dejando pasar más de un lunes sin abrirla (el último, sin ir más lejos). Bueno, así son las cosas y no merece la pena culparse demasiado. Yo creé esta página sin mucha convicción de que perviviera. Y aquí estamos, siete años después, intentándolo cada semana y decantándome por engrosar una de las secciones, «Los libros que leo», en detrimento de otras que me interesaban bastante menos y que igual en breve, en una de esas caprichosas renovaciones, desaparecen por completo.

Aun así, y como hacen algunas revistas de prestigio (no iba yo a ser menos), y para llenar un hueco del blog y empezar de este modo el 2022, os dejo mi propia lista de los libros que más me han gustado en estos meses interminables, no por influir en vuestras inclinaciones lectoras, sino por recapitular, ser positiva y tratar de extraer algo bueno de este annus horribilis que espero olvidar pronto. De algunos hice reseña (pinchando en la imagen se accede a ella); otros no la necesitaban o no me vi capaz de abordarla, como me ocurrió el año pasado con el libro enorme de Gustavo Faverón Vivir abajo por razones obvias. Los pongo en orden alfabético de su autor (aunque las fotos de los libros de Peixoto las he tenido que separar por razones técnicas que se me escapan),  y así con eso cumplo con creces. Sobre las lecturas que me aguardan en 2022 algo sé; los Reyes Magos me han abastecido lo suficiente para estos primeros meses y luego ya veremos. Posiblemente tendréis noticia de alguna por aquí, o en la consulta del Doctor Goodfellow y otros foros en los que me permiten meter baza de vez en cuando. Mientras tanto, abrazos para todos y felices lecturas.

Elena Marqués

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Siempre con mis lecturas

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Canta Irlanda. Un viaje por la Isla Esmeralda

Cuando alguien pronuncia el nombre de Irlanda, lo primero que me viene a la cabeza es el deambular de Leopold Bloom por los barrios de Dublín con una patata en el bolsillo. Que me asalte una referencia literaria antes que un paisaje o un olor específicos puede que se deba a que, desgraciadamente,...
Leer más

La España vacía

Que uno escriba un libro y el título que elige de encabezamiento acabe por acuñarse para describir una realidad, nada más y nada menos que para nombrar a un país dentro de otro país, debe darte un subidón como autor. Lo importante, creo yo, es que el término no termine por mal utilizarse; y que,...
Leer más

Los mejores días

No recuerdo ahora quién dijo, a mediados del siglo XX, en un momento en que se cuestionaba el futuro de la novela, que, mientras existiera la familia, dicha fórmula narrativa seguiría presente. Que esta es fuente primera de inspiración lo confirma Magalí Etchebarne en Los mejores días, pues, aunque...
Leer más

1922

Parece que hace una eternidad cuando, en el cinquagésimo primer encuentro de la Tertulia Gastro-literaria El Caldero, tuvimos la suerte de conocer a Isaac Páez a través de su novela Nowhere man (Ediciones En Huida, 2017), con la que, por cierto, fue finalista en 2014 del prestigioso Premio...
Leer más

Los relatos del padre Brown

Dejar que se asome a esta ventana del siglo XXI una figura tan anacrónica como la del padre Brown, el famoso curita-detective de Essex creado por Chesterton, puede resultar extraño; pero es que, angustiada como me sentía a veces por el confinamiento y las malas noticias, me he visto impelida a...
Leer más

Otra vida por vivir

No recuerdo si había leído alguna crítica sobre Otra vida por vivir, de Theodor Kallifatides, o, como por arte de magia, apareció el libro entre esas recomendaciones que se te ofrecen por el mero hecho de andar siempre curioseando por los estantes virtuales de internet. La cuestión es que he...
Leer más

El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo

De vez en cuando, entre ficción y ficción, resulta conveniente volver los ojos a la realidad. Porque esta, como siempre, y según reza el dicho, suele superar a aquellas. Así, la lectura de El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo, el amenísimo estudio de Irene Vallejo...
Leer más

Como si existiese el perdón

Siguiendo la recomendación del escritor Ignacio Arrabal, con quien comparto amistad y gustos literarios, me he bebido de un solo trago Como si existiese el perdón; una pequeña gran novela de la escritora argentina Mariana Travacio que nos traslada, a través de escuetos capítulos y con un estilo...
Leer más

El padre-hijo (de Sharon Olds)

Nunca me he atrevido a reseñar a Iván Onia. La razón es bien simple. No hay que leer lo que alguien, sorprendido e incapaz de transmitir mínimamente la punta del asombro, dice sobre Iván. Hay que leer a Iván, cada uno de sus libros. Hay que escucharlo. A mí me gusta verlo en directo, con su acento...
Leer más

No entres dócilmente en esa noche quieta

No sé si adentrarse en un autor con tan larga trayectoria a partir de su última publicación sea lo más adecuado. Ignorar su obra anterior, la que lo ha conducido hasta aquí, priva de herramientas para conocerlo, para contextualizarlo, para analizarlo. Sin embargo, sospecho que este No entres...
Leer más