Siempre con mis lecturas

Rodeados de positivos en COVID y saturados en hartura, se pasan los días, los meses, los años, y parece que seguimos en el mismo punto. Nos hemos instalado en una desganada eternidad, en un no-tiempo en el que apenas avanzamos, en el que olvidamos los rostros de la gente porque nos da miedo reunirnos y/o hemos perdido parte de nuestra cara amable y social, hasta el punto de que confundimos las fechas. De hecho, no hace demasiado, en la Feria del Libro de Sevilla, firmé un ejemplar de El juego de la invención y puse 2010 o 2020. Como si no recordara bien o simplemente diera lo mismo.

Para mí 2021 no ha sido un año más: ha sido mucho peor que cualquier año. Aparte de otros temas que me preocupan muchísimo, he sufrido dos intervenciones en el ojo izquierdo que me han traído por la calle de la amargura por lo que ha supuesto, especialmente para una lectora compulsiva, el verme privada de uno de los sentidos más importantes para desenvolverme como es debido. Sin embargo, a mí, que me gusta anotar en una libretilla todo lo que leo, me asombra que la nómina de lecturas haya aumentado con respecto a otros años y ascienda casi a la centena, como si en nada hubiera influido la tarita de marras. Claro que la no-pausa en la labor siempre agradable de la lectura se debe a que descubrí por necesidad la bendición del audiolibro y, posteriormente, he tirado mucho más de lo habitual en mí del e-book, pues el denostado aparato para los amantes del papel permite ampliar la fuente, el interlineado, y adaptar el formato a tus minusvalías, que en mi caso rozaban los límites permitidos.

Ese aumento de lecturas, sin embargo, no ha sido todo lo satisfactorio que me hubiera gustado. Quiero decir que, quizás influida por las circunstancias de desánimo general, incertidumbre, angustia y otras muchas sensaciones que creo todos hemos experimentado, no he disfrutado demasiado de ellas, o bien porque no he sabido elegirlas bien, o porque no me encuentro en las mejores condiciones para aprovecharlas. Tampoco he escrito gran cosa en este puñetero año, por desmotivación, falta de inspiración y ganas. Lo que se dice un desastre en general. Y he abandonado un poco mi ventana, dejando pasar más de un lunes sin abrirla (el último, sin ir más lejos). Bueno, así son las cosas y no merece la pena culparse demasiado. Yo creé esta página sin mucha convicción de que perviviera. Y aquí estamos, siete años después, intentándolo cada semana y decantándome por engrosar una de las secciones, «Los libros que leo», en detrimento de otras que me interesaban bastante menos y que igual en breve, en una de esas caprichosas renovaciones, desaparecen por completo.

Aun así, y como hacen algunas revistas de prestigio (no iba yo a ser menos), y para llenar un hueco del blog y empezar de este modo el 2022, os dejo mi propia lista de los libros que más me han gustado en estos meses interminables, no por influir en vuestras inclinaciones lectoras, sino por recapitular, ser positiva y tratar de extraer algo bueno de este annus horribilis que espero olvidar pronto. De algunos hice reseña (pinchando en la imagen se accede a ella); otros no la necesitaban o no me vi capaz de abordarla, como me ocurrió el año pasado con el libro enorme de Gustavo Faverón Vivir abajo por razones obvias. Los pongo en orden alfabético de su autor (aunque las fotos de los libros de Peixoto las he tenido que separar por razones técnicas que se me escapan),  y así con eso cumplo con creces. Sobre las lecturas que me aguardan en 2022 algo sé; los Reyes Magos me han abastecido lo suficiente para estos primeros meses y luego ya veremos. Posiblemente tendréis noticia de alguna por aquí, o en la consulta del Doctor Goodfellow y otros foros en los que me permiten meter baza de vez en cuando. Mientras tanto, abrazos para todos y felices lecturas.

Elena Marqués

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Siempre con mis lecturas

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

La casa de los gatos

Conocí a Gregorio Verdugo en una tertulia literaria. En «nuestra» tertulia, que es también, y/o sobre todo, una reunión de amigos. Gente que se congrega en torno al «vicio» común de la Literatura. Gente que lee y (alguna) escribe. Todos esperamos de un escritor que cada libro que presente sea mejor...
Leer más

Cenizas y rosas

Escribir sobre el duelo, sobre perder a un padre y sentir al fin el significado de la palabra orfandad, no creo que sea fácil. Y mucho menos si lo que se propone la autora es, además, dejar constancia del más o menos largo tiempo previo en que la vejez impone su exasperante lentitud, sus múltiples...
Leer más

Días de redención

«Los recuerdos se complacen en visitarnos / a su capricho». Así se inicia el poema «María», de Días de redención; un libro en el que de nuevo escuchamos la voz clara a la vez que profunda de Tomás Sánchez; un compendio en el que vuelve sus ojos al piélago de su pasado y recorre, con evidente...
Leer más

Velocidad de los jardines

Casi treinta años después de su publicación, aún seguimos leyendo Velocidad de los jardines; un libro inaugural de lo que el mismo autor denomina «postcuento» o «anticuento» o un lugar donde se superan fórmulas gastadas y se abren ventanas con vistas a. Un experimento exitoso. Se inicia este...
Leer más

Apuntes del natural

Se diría, por el nombre del poemario, que en Apuntes del natural la escritora sotileña Lola Almeyda ha decidido cambiar de armas. Es obvio que no, que sigue empleando la de la palabra. Pero esta vez se le antoja erigirse en creadora y arquitecta; en diosa (aunque «nunca quise ser Dios», pues conoce...
Leer más

La pared del caracol

Desde el principio, el título del nuevo libro de Ana Isabel Alvea me enfrentó a una curiosidad, más que a un misterio. Es lo que tienen las anfibologías. ¿A qué se refiere con La pared del caracol? ¿Al muro que gana el gasterópodo con exasperante lentitud y paciencia, a la tapia por la que resbala...
Leer más

El camino imperfecto

Hace poco, en la consulta del Doctor Goodfellow, mostré mi entusiasmo (creo que lo llamé directamente «enamoramiento») por la escritura del portugués José Luís Peíxoto, en concreto por su Autobiografía; un libro con fondo y hechuras saramaguianos que me hizo disfrutar mucho entre las «estrechas»...
Leer más

Después de muchos inviernos

«Nada empieza en el punto donde creemos que empieza. Las cosas siempre vienen de algún momento anterior, lejos de nosotros, y terminan en un futuro que ni siquiera sospechamos». Hace poco compartí en redes estas palabras de Marian Izaguirre porque creía haber leído algo parecido en algún sitio. Y...
Leer más

Antes del Paraíso

«A mi padre, a mi madre, les faltaba alguna cosa». No es que esta frase sea una de las más brillantes del libro, pero si la traigo aquí, a esta ventana, es porque estoy segura de que a todos nos falta más de una cosa (por eso, como el padre de Jorge en el primer relato, escribimos y, sobre todo,...
Leer más

Bajamares

Por una vez voy a empezar por el principio: por los paratextos que anteceden esta alucinante y alucinada Bajamares de Antonio Tocornal. Porque si las citas de Rulfo y Cristóbal Serra nos sugieren que habremos de sumergirnos en un tiempo y en un espacio profundamente oníricos, la de Francisco de...
Leer más