Siempre con mis lecturas

Rodeados de positivos en COVID y saturados en hartura, se pasan los días, los meses, los años, y parece que seguimos en el mismo punto. Nos hemos instalado en una desganada eternidad, en un no-tiempo en el que apenas avanzamos, en el que olvidamos los rostros de la gente porque nos da miedo reunirnos y/o hemos perdido parte de nuestra cara amable y social, hasta el punto de que confundimos las fechas. De hecho, no hace demasiado, en la Feria del Libro de Sevilla, firmé un ejemplar de El juego de la invención y puse 2010 o 2020. Como si no recordara bien o simplemente diera lo mismo.

Para mí 2021 no ha sido un año más: ha sido mucho peor que cualquier año. Aparte de otros temas que me preocupan muchísimo, he sufrido dos intervenciones en el ojo izquierdo que me han traído por la calle de la amargura por lo que ha supuesto, especialmente para una lectora compulsiva, el verme privada de uno de los sentidos más importantes para desenvolverme como es debido. Sin embargo, a mí, que me gusta anotar en una libretilla todo lo que leo, me asombra que la nómina de lecturas haya aumentado con respecto a otros años y ascienda casi a la centena, como si en nada hubiera influido la tarita de marras. Claro que la no-pausa en la labor siempre agradable de la lectura se debe a que descubrí por necesidad la bendición del audiolibro y, posteriormente, he tirado mucho más de lo habitual en mí del e-book, pues el denostado aparato para los amantes del papel permite ampliar la fuente, el interlineado, y adaptar el formato a tus minusvalías, que en mi caso rozaban los límites permitidos.

Ese aumento de lecturas, sin embargo, no ha sido todo lo satisfactorio que me hubiera gustado. Quiero decir que, quizás influida por las circunstancias de desánimo general, incertidumbre, angustia y otras muchas sensaciones que creo todos hemos experimentado, no he disfrutado demasiado de ellas, o bien porque no he sabido elegirlas bien, o porque no me encuentro en las mejores condiciones para aprovecharlas. Tampoco he escrito gran cosa en este puñetero año, por desmotivación, falta de inspiración y ganas. Lo que se dice un desastre en general. Y he abandonado un poco mi ventana, dejando pasar más de un lunes sin abrirla (el último, sin ir más lejos). Bueno, así son las cosas y no merece la pena culparse demasiado. Yo creé esta página sin mucha convicción de que perviviera. Y aquí estamos, siete años después, intentándolo cada semana y decantándome por engrosar una de las secciones, «Los libros que leo», en detrimento de otras que me interesaban bastante menos y que igual en breve, en una de esas caprichosas renovaciones, desaparecen por completo.

Aun así, y como hacen algunas revistas de prestigio (no iba yo a ser menos), y para llenar un hueco del blog y empezar de este modo el 2022, os dejo mi propia lista de los libros que más me han gustado en estos meses interminables, no por influir en vuestras inclinaciones lectoras, sino por recapitular, ser positiva y tratar de extraer algo bueno de este annus horribilis que espero olvidar pronto. De algunos hice reseña (pinchando en la imagen se accede a ella); otros no la necesitaban o no me vi capaz de abordarla, como me ocurrió el año pasado con el libro enorme de Gustavo Faverón Vivir abajo por razones obvias. Los pongo en orden alfabético de su autor (aunque las fotos de los libros de Peixoto las he tenido que separar por razones técnicas que se me escapan),  y así con eso cumplo con creces. Sobre las lecturas que me aguardan en 2022 algo sé; los Reyes Magos me han abastecido lo suficiente para estos primeros meses y luego ya veremos. Posiblemente tendréis noticia de alguna por aquí, o en la consulta del Doctor Goodfellow y otros foros en los que me permiten meter baza de vez en cuando. Mientras tanto, abrazos para todos y felices lecturas.

Elena Marqués

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Siempre con mis lecturas

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Eterno amor

Que el manejo de la brevedad es un don lo estoy comprobando en estos días. Y que la concentración poética solo puede ser beneficiosa para un texto como este. Es admirable la forma de encerrar, en unos pocos términos bien elegidos, todo un universo; de describir, por ejemplo, con cuatro pinceladas...
Leer más

"Al final del miedo", de Cecilia Eudave, o cómo sortear el vacío

Hace poco, en una charla con cuentistas de la talla de Andrés Neuman, Antonio Ortuño, Eloy Tizón y José Ovejero, alguno de los asistentes se interesó por la fórmula para trabajar un libro de relatos, si estos podían ser independientes o era recomendable (aunque nunca hay reglas, eso está claro)...
Leer más

Salir, salir, salir...

Soy especialista en tristezas. En ocultarlas. En intentar sortearlas. Como buena (o mala) parte de la humanidad, he tomado Prozac. Me he sentido sobrepasada por las circunstancias. Con absolutas ganas de morirme. Pero posiblemente, aunque lo hubiera intentado, no habría sido capaz de escribir un...
Leer más

Contra la España vacía (que no contra España)

«Entiendo mis libros como parte de un esfuerzo centenario por explicar el país en el que vivo», comenta Del Molino en su introducción a Contra la España vacía. Muchas vidas le harían falta al escritor y periodista aragonés para poner algo en claro. Aunque pienso que en este último ensayo disipa...
Leer más

Aunque pensemos como Celaya

La entrada en un nuevo año siempre resulta ilusionante. No pregunten por qué, pero tendemos a celebrar un simple giro en el calendario como si fuera a traer la solución definitiva a nuestros asuntos. (Léase al respecto el primer poema de este libro que pretendo reseñar). Pero en esta ocasión el...
Leer más

¿Por qué no te callas?

En un mundo lleno de ruido, bien nos viene que alguien, de vez en cuando, nos haga callar. Porque posiblemente muchos de nosotros, pseudoescritores, pseudopoetas, casi pseudópodos en muchos aspectos por eso de arrastrarnos para que nos echen cuenta, somos los que más sobramos en esto de escribir y...
Leer más

Canción. Noticia de un secuestro (y II)

Conocí a Eduardo Halfon a través de su libro de relatos El boxeador polaco y la recomendación de mi amigo Carlos Torrero. Andábamos (o todo lo contrario) confinados por la pandemia y su lectura me permitió viajar entre Belgrado y la música de Milan Ravic, entre el Halfon escritor y el Eduardo...
Leer más

Dicen los síntomas o la corporeidad del lenguaje

A los hipocondriacos cada síntoma debe presentárseles como una verdadera maldición. Para ellos, cualquier tipo de señal del cuerpo, más que decir, más que hablar, les grita cosas terribles, los aproxima irremediablemente a la muerte. Y a la muerte en una habitación de hospital espera la...
Leer más

Nunca sabrás quién fui. Jugando al quién es quién

Quienes me conocen, si es posible conocer a alguien de verdad (y ahí lo dejo), saben de mi afición por los malabares literarios, mi inclinación por lo metaficticio y lo autorreferencial, por los límites y cómo traspasarlos. Porque, como muchos, estoy convencida de que nuestra vida, también la de...
Leer más

Lanzarse a «El agua del buitre»

Como muchos de los que braceamos desde hace años en este piélago de la escritura sin demasiado éxito, me considero un ejemplo de buena perdedora. Así que el hecho de que El agua del buitre, el último libro de cuentos de Andrés Ortiz Tafur, vaya dedicado en cuerpo y alma «A los que...
Leer más