Siempre con mis lecturas

Rodeados de positivos en COVID y saturados en hartura, se pasan los días, los meses, los años, y parece que seguimos en el mismo punto. Nos hemos instalado en una desganada eternidad, en un no-tiempo en el que apenas avanzamos, en el que olvidamos los rostros de la gente porque nos da miedo reunirnos y/o hemos perdido parte de nuestra cara amable y social, hasta el punto de que confundimos las fechas. De hecho, no hace demasiado, en la Feria del Libro de Sevilla, firmé un ejemplar de El juego de la invención y puse 2010 o 2020. Como si no recordara bien o simplemente diera lo mismo.

Para mí 2021 no ha sido un año más: ha sido mucho peor que cualquier año. Aparte de otros temas que me preocupan muchísimo, he sufrido dos intervenciones en el ojo izquierdo que me han traído por la calle de la amargura por lo que ha supuesto, especialmente para una lectora compulsiva, el verme privada de uno de los sentidos más importantes para desenvolverme como es debido. Sin embargo, a mí, que me gusta anotar en una libretilla todo lo que leo, me asombra que la nómina de lecturas haya aumentado con respecto a otros años y ascienda casi a la centena, como si en nada hubiera influido la tarita de marras. Claro que la no-pausa en la labor siempre agradable de la lectura se debe a que descubrí por necesidad la bendición del audiolibro y, posteriormente, he tirado mucho más de lo habitual en mí del e-book, pues el denostado aparato para los amantes del papel permite ampliar la fuente, el interlineado, y adaptar el formato a tus minusvalías, que en mi caso rozaban los límites permitidos.

Ese aumento de lecturas, sin embargo, no ha sido todo lo satisfactorio que me hubiera gustado. Quiero decir que, quizás influida por las circunstancias de desánimo general, incertidumbre, angustia y otras muchas sensaciones que creo todos hemos experimentado, no he disfrutado demasiado de ellas, o bien porque no he sabido elegirlas bien, o porque no me encuentro en las mejores condiciones para aprovecharlas. Tampoco he escrito gran cosa en este puñetero año, por desmotivación, falta de inspiración y ganas. Lo que se dice un desastre en general. Y he abandonado un poco mi ventana, dejando pasar más de un lunes sin abrirla (el último, sin ir más lejos). Bueno, así son las cosas y no merece la pena culparse demasiado. Yo creé esta página sin mucha convicción de que perviviera. Y aquí estamos, siete años después, intentándolo cada semana y decantándome por engrosar una de las secciones, «Los libros que leo», en detrimento de otras que me interesaban bastante menos y que igual en breve, en una de esas caprichosas renovaciones, desaparecen por completo.

Aun así, y como hacen algunas revistas de prestigio (no iba yo a ser menos), y para llenar un hueco del blog y empezar de este modo el 2022, os dejo mi propia lista de los libros que más me han gustado en estos meses interminables, no por influir en vuestras inclinaciones lectoras, sino por recapitular, ser positiva y tratar de extraer algo bueno de este annus horribilis que espero olvidar pronto. De algunos hice reseña (pinchando en la imagen se accede a ella); otros no la necesitaban o no me vi capaz de abordarla, como me ocurrió el año pasado con el libro enorme de Gustavo Faverón Vivir abajo por razones obvias. Los pongo en orden alfabético de su autor (aunque las fotos de los libros de Peixoto las he tenido que separar por razones técnicas que se me escapan),  y así con eso cumplo con creces. Sobre las lecturas que me aguardan en 2022 algo sé; los Reyes Magos me han abastecido lo suficiente para estos primeros meses y luego ya veremos. Posiblemente tendréis noticia de alguna por aquí, o en la consulta del Doctor Goodfellow y otros foros en los que me permiten meter baza de vez en cuando. Mientras tanto, abrazos para todos y felices lecturas.

Elena Marqués

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Siempre con mis lecturas

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Las calles del tiempo

Aunque muchas veces los lectores afirmamos que nos gusta meternos en los libros para viajar lejos, más allá de nuestras fronteras, sucumbimos con mayor facilidad a sus historias cuando estas transcurren por nuestros espacios más queridos. Como si, al pasear los ojos por las páginas, camináramos de...
Leer más

Nunca debiste atravesar esos parajes

«Dicen que matar a una persona no es sencillo. De mis primeras clases recuerdo aquello de que el asesinato es una interacción entre el criminal y su víctima. Cuando vienes de una familia como la mía, la muerte adquiere un carácter cotidiano, tanto como el de la fruta o las pantallas de...
Leer más

De Homero y otros dioses

El año que se apaga, si dejamos a un lado crisis y pandemia, que no sé hasta qué punto es eso posible, se ha convertido en una continua celebración para dos filólogas llamadas como mi primogénita. No pasa una sola semana sin que salte el nombre de una de ellas en medios y redes, ya sea por verse...
Leer más

Trigo limpio

La verdad es que no sé por dónde empezar. Porque la novela ganadora del Premio Biblioteca Breve 2021 es tan ambiciosa, compleja y a la vez hipnótica que todo lo que diga en estas pocas líneas no alcanzará a explicar ni levemente lo que he experimentado en el camino. Simplificando mucho, Trigo...
Leer más

La hija del barquero

Con lo mucho que me gusta huir de la realidad, con lo que me apetece siempre tirar de la imaginación e inmiscuirme en vidas muy distintas a la mía a través de la ficción, últimamente solo me rondan proyectos biográficos. Que no se me malinterprete. Parece que he arrancado con una queja, o una...
Leer más

Días extravagantes

Desde la palabra «Existo» con que se inicia la novela Días extravagantes, de la escritora sevillana María del Monte Vallés, uno ya se pone en guardia. Y más aún al enfrentarse a la descripción del espacio en el que esa voz narradora dice existir, que parece una campana de laboratorio, un lugar...
Leer más

Rebecca

«Anoche soñé que volvía a Manderley». No sé si podría considerarse un comienzo digno de esas célebres listas que recogen los mejores arranques novelísticos, pero sí creo que continúa siendo uno de los más conocidos en la historia de la literatura y del cine. Y es que muchos lo escucharemos...
Leer más

El aire de Chanel

Que a mí el mundo de la moda me interesa más bien poco no tengo ni que decirlo. Basta verme andar por esas calles de Dios con pantalones heredados de mis hijas, camisetas agujereadas por el gato y el pelo siempre cortado y/o recogido en función exclusivamente de mi comodidad. Los zapatos, ni los...
Leer más

Yo, mentira

«Antes observaba los coches que paraban a nuestro lado en los semáforos y me asustaban esas parejas que no hablaban entre sí. Solía reírme de ellas para disimular. Ahora, en el nuestro, la única voz que suena por encima de la radio es la del GPS palpitando desde los altavoces». Con estas palabras...
Leer más

Historia de una novela

Que Thomas Wolfe es uno de los escritores más grandes del siglo xx nadie lo pone en duda. Que es posible conocerlo más o menos bien a través de su obra, extensa a pesar de su corta vida, tampoco se nos esconde. («Como ya he dicho, tengo la convicción de que todo trabajo creativo serio debe ser en...
Leer más