Septiembre (no sé si debe llevar un número detrás, ni cuál sería)

Tal día como hoy de 1939 Alemania invade el país vecino (lo que, sin querer parecer demasiado frívola, me recuerda la famosa frase de la película de Lubitsch Ser o no ser en la que uno de los personajes arios dice que el actor Josef Tura «hizo con Shakespeare lo que nosotros ahora hacemos con Polonia»). Muchos años atrás, en 1897, se inaugura el metro de Boston; y en 1864 se inicia la evacuación de Atlanta, de la que no tendríamos idea si no fuera por otra película (me he levantado así; será que echo de menos ir al cine con normalidad), Lo que el viento se llevó, pero, por eso mismo, quién no habría de recordarlo. También un 1 de septiembre, de 1893, de 1922 y de 1942 respectivamente, nacieron el pintor Alfonso Grosso, los actores Yvonne De Carlo y Vittorio Gassman y el escritor portugués Lobo Antunes.

Lo que quiero decir es que hay fechas que parecen, más que otras, señalar un comienzo; y el noveno mes del año, desde que éramos niños y asistíamos a los estertores de unas interminables y felices vacaciones que ahora añoramos demasiado como para no contarlo con un dejo de nostalgia, se erige como la casilla de salida del curso académico, del retorno a los hábitos y a las rutinas, de la enumeración, como en Año Nuevo, de los buenos propósitos (comer menos, hacer ejercicio…, tonterías de ese calibre), con la consiguiente eliminación de todo aquello que nos estorba.

No tengo que recapitular ni revisar mucho esta ventana, que tiene ya sus años, para recordar que yo misma me propongo en septiembre dedicarme en exclusiva a mis cosas, estas de la escritura y la lectura; a decir que no a las ajenas, que me quitan mucho tiempo y a veces ni agradecidos, ni pagados; a medir mis fuerzas en eso de participar en actos, etcétera. Ya que esta última parte no parece vaya a ser muy posible, dadas las circunstancias, se abre con más fuerza la posibilidad de lo primero, y, realista como me voy volviendo con la edad, consciente de mis límites y limitaciones, que se elevan por encima de la media, me conformo con escribir unas mil palabras diarias, digamos que de mi cosecha (las del trabajo no cuentan; las auguro, además, tediosas y repetitivas), ya sea haciendo una reseña de lo que voy encontrando y me apetece compartir, ya sea escribiendo estas reflexiones que solo a mí me ayudan (para eso escribimos: para ayudarnos a nosotros mismos; a ser posible, a nuestra economía y a nuestro ego), ya sea siguiendo la novela que, como todo quisque (no lo neguéis), empecé a redactar durante el confinamiento y que avanza lenta porque las prisas son malas consejeras y tampoco parece que se vaya a acabar el mundo si jamás llegara a ver la luz. Lo importante ahora son otras cosas, eso está claro, que el mundo se arregle aunque sea solo un poco, porque a este paso ni la famosa frase de las lágrimas tagoreanas nos hará apartarlas para intentar ver las estrellas y ni siquiera, por ponernos estupendos, las máximas y pastelitos elaborados por Paulo Coelho podrán salvarnos del desastre.

Elena Marqués

 

Septiembre (no sé si debe llevar un número detrás, ni cuál sería)

el mismo

Ese desayuno no lo recuerdo

Nuevo comentario

Los libros que leo

Eva mitocondrial

Desde las páginas del prefacio, en el que he tenido el honor de participar, hasta el extenso canto que cierra el libro, el poemario Eva mitocondrial, de la escritora Reyes García-Doncel, que por primera vez incursiona en el género lírico, se plantea como un viaje a la feminidad, que es como decir...
Leer más

El mar, el mar

Me sumerjo en El mar, el mar tras la lectura de un breve y subjetivo prólogo de Álvaro Pombo en el que nos explica su descubrimiento de Iris Murdoch y, por medio de su obra, de la realidad de su país. Algo que puede resultar extraño no solo porque conocer la realidad a través de la ficción apunta a...
Leer más

Diles que son cadáveres

Que un libro conduce a otro por alguna mágica relación es una afirmación incontestable. Yo, después de conocer Irlanda de la mano de Javier Reverte, me he visto abocada a viajar de nuevo por ese país y, a través de una recomendación amiga que llegaba desde México, a leer a este escritor veracruzano...
Leer más

Canta Irlanda. Un viaje por la Isla Esmeralda

Cuando alguien pronuncia el nombre de Irlanda, lo primero que me viene a la cabeza es el deambular de Leopold Bloom por los barrios de Dublín con una patata en el bolsillo. Que me asalte una referencia literaria antes que un paisaje o un olor específicos puede que se deba a que, desgraciadamente,...
Leer más

La España vacía

Que uno escriba un libro y el título que elige de encabezamiento acabe por acuñarse para describir una realidad, nada más y nada menos que para nombrar a un país dentro de otro país, debe darte un subidón como autor. Lo importante, creo yo, es que el término no termine por mal utilizarse; y que,...
Leer más

Los mejores días

No recuerdo ahora quién dijo, a mediados del siglo XX, en un momento en que se cuestionaba el futuro de la novela, que, mientras existiera la familia, dicha fórmula narrativa seguiría presente. Que esta es fuente primera de inspiración lo confirma Magalí Etchebarne en Los mejores días, pues, aunque...
Leer más

1922

Parece que hace una eternidad cuando, en el cinquagésimo primer encuentro de la Tertulia Gastro-literaria El Caldero, tuvimos la suerte de conocer a Isaac Páez a través de su novela Nowhere man (Ediciones En Huida, 2017), con la que, por cierto, fue finalista en 2014 del prestigioso Premio...
Leer más

Los relatos del padre Brown

Dejar que se asome a esta ventana del siglo XXI una figura tan anacrónica como la del padre Brown, el famoso curita-detective de Essex creado por Chesterton, puede resultar extraño; pero es que, angustiada como me sentía a veces por el confinamiento y las malas noticias, me he visto impelida a...
Leer más

Otra vida por vivir

No recuerdo si había leído alguna crítica sobre Otra vida por vivir, de Theodor Kallifatides, o, como por arte de magia, apareció el libro entre esas recomendaciones que se te ofrecen por el mero hecho de andar siempre curioseando por los estantes virtuales de internet. La cuestión es que he...
Leer más

El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo

De vez en cuando, entre ficción y ficción, resulta conveniente volver los ojos a la realidad. Porque esta, como siempre, y según reza el dicho, suele superar a aquellas. Así, la lectura de El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo, el amenísimo estudio de Irene Vallejo...
Leer más