Secreta luz

Treinta poemas. Treinta poemas bastan para comprobar que Victoria León no solo domina la poesía y conoce la tradición poética (el ritmo clásico de endecasílabos, heptasílabos y alejandrinos, así como las referencias a Dante en el título de uno de los poemas, más otras alusiones grecolatinas en «Abismos» o en «Regreso», donde también se aprecian reminiscencias quevedescas, nos hacen intuir sus preferencias e influencias), sino que sabe transformar la vivencia dolorosa en llama y ceniza líricas. Así lo anuncia en «Rastro del fuego», la composición inicial, que es a la vez poética (para escribir hay que vivir, mirar y sentir, viene a exponer; y establecer distancias, como expresan los tiempos verbales), de este Secreta luz, cuyo título augura un tono intimista y sin estridencias («Nadie oye ese ruido sordo y triste», anuncia uno de los poemas). Esa luz-llama se convierte, en sus distintas formas o fases (incandescencia, cenizas…), en símbolo del amor y el desamor (en este caso, la ausencia de ella, la oscuridad y la noche, que va adquiriendo protagonismo a medida que avanza el poemario; que se convierte en refugio en «Apunte nocturno»), hilo conductor de este libro que ha sido merecidamente reconocido con el IX Premio Iberoamericano de Poesía Hermanos Machado.

En ese recorrido por el topos literario quizás más transitado, pero no por ello menos vigente y universal, se detiene la poeta en definiciones esenciales («El silencio», «Dar nombre a la tristeza»), en recuerdos de pactos rotos (ese foedus amoris que ya aparece en Ovidio), en la ausencia manifestada en sueños y sombras, en recuerdos de instantes huidos, como huido está el cuerpo del amado («Y ya no estás cuando por fin la alcanzo»), que evoca, en cierta manera, el lenguaje propio, en su lucha y su derrota, de la poesía mística (de hecho, más que la secreta luz, es la noche la que vertebra el poemario; piénsese en títulos como «En lo oscuro»). Y, sobre todo ello, en un dolor que la distancia amansa.

No faltan poemas que identifican amor y vida («Vida secreta»), ni, por supuesto, referencias a otro tema eminentemente literario y existencial: el fluir del tiempo y el miedo a la muerte («la arena del reloj / deslizándose, invicta, hacia la nada»). Tampoco, dentro de esa vaguedad espacio-temporal en que se mueve la mayoría de las composiciones, nos ahorra León referencias más concretas y cotidianas, escenas elegidas por su trascendencia y dramatismo, por su significación en el tema de la ruptura amorosa, como ese camión de mudanzas de «Nunca volvemos» que pone punto final categórico a la relación entre dos.

Formalmente, ya se ha adelantado, Victoria León emplea metros clásicos, en verso blanco, con continuos recursos de repetición (anáforas y paralelismos atraviesan la mayor parte de las composiciones; léase, por ejemplo, «Foedus amoris», o el poema del que se extrae el nombre del libro) que equilibran la construcción de los poemas convirtiendo cada uno de ellos en una cuidada obra de artesanía. A ello se une la elección de palabras de un mismo campo semántico que contribuyen a la consecución de la atmósfera, en la que predominan la soledad y la melancolía. Y, más que el dolor, el miedo, término que aparece en innumerables ocasiones como una sombra más, como la misma «niebla del recelo».

Asimismo, las enumeraciones y metáforas (un extenso catálogo de imágenes de la tristeza construye «En la secreta luz» hasta estallar en el único verbo de la composición), cuyas imágenes tienden a unir abstracciones y sensaciones a elementos del paisaje y distintos momentos del día, se encadenan salpicadas de expresiones de negación (no solo adverbios y conjunciones; también los lexemas aluden a la verdad de la carencia, al vacío del abismo) y pocos conectivos, dejando las proposiciones indefensas, abandonadas como la voz poética, si bien todas ellas conducen a un final contundente, generalmente un último verso que constituye una oración por sí misma, dolorosa y fatal como un golpe.

Resulta interesante comprobar, en este caso concreto de las estructuras sintácticas, cómo los poemas tienden a una larga oración en la que se encadenan imágenes que ocupan uno o dos versos; y cómo se acentúa esta estructura, que se convierte en reflejo de una ciega divagación, a medida que el poemario avanza; esto es, desde una mayor tendencia a la contención hasta la manifestación desordenada del sentimiento, si bien nunca fuera de los límites de la naturalidad, la sencillez y la elegancia.

También las interrogaciones repetidas acentúan el desconcertado dolor. La instancia poética intenta encontrar una razón a la ausencia deteniéndose en evocaciones (léase «Retrospectiva apócrifa») sin, por supuesto, encontrar más respuesta que el eco de su voz en el mutismo.

De ahí el recurso a encarar contrarios (el mismo título del libro parece una pura contradicción), especialmente significativo en el poema «No recuerdo», en el que contrasta la plenitud del amor con el vacío del abandono a través de los tradicionales opuestos calor/frío. Posiblemente porque, como la voz poética de «El espejo» confiesa, esta vez en un tono más duro que en otras ocasiones, en el fondo existía una incompatibilidad basada en un juego de apariencias, o en el hecho de que, por amor, uno puede convertirse en alguien que no es (léase también al respecto el poema «Ficciones»), o en mero fantasma que el tiempo, ese juez implacable que conduce al olvido, va borrando.

Esperemos que este Secreta luz no quede en el olvido, pues merece ser leído y recordado como un exacto canto al amor, la soledad y la belleza.

Elena Marqués

Victoria León (Sevilla, 1981), licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de Sevilla, es escritora, traductora y crítica literaria. Colabora habitualmente en revistas como Clarín, Mercurio o Estado crítico; y es autora del libro Insomnios (Sevilla, La isla de Siltolá, 2017).

 

Secreta luz

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Eterno amor

Que el manejo de la brevedad es un don lo estoy comprobando en estos días. Y que la concentración poética solo puede ser beneficiosa para un texto como este. Es admirable la forma de encerrar, en unos pocos términos bien elegidos, todo un universo; de describir, por ejemplo, con cuatro pinceladas...
Leer más

"Al final del miedo", de Cecilia Eudave, o cómo sortear el vacío

Hace poco, en una charla con cuentistas de la talla de Andrés Neuman, Antonio Ortuño, Eloy Tizón y José Ovejero, alguno de los asistentes se interesó por la fórmula para trabajar un libro de relatos, si estos podían ser independientes o era recomendable (aunque nunca hay reglas, eso está claro)...
Leer más

Salir, salir, salir...

Soy especialista en tristezas. En ocultarlas. En intentar sortearlas. Como buena (o mala) parte de la humanidad, he tomado Prozac. Me he sentido sobrepasada por las circunstancias. Con absolutas ganas de morirme. Pero posiblemente, aunque lo hubiera intentado, no habría sido capaz de escribir un...
Leer más

Contra la España vacía (que no contra España)

«Entiendo mis libros como parte de un esfuerzo centenario por explicar el país en el que vivo», comenta Del Molino en su introducción a Contra la España vacía. Muchas vidas le harían falta al escritor y periodista aragonés para poner algo en claro. Aunque pienso que en este último ensayo disipa...
Leer más

Aunque pensemos como Celaya

La entrada en un nuevo año siempre resulta ilusionante. No pregunten por qué, pero tendemos a celebrar un simple giro en el calendario como si fuera a traer la solución definitiva a nuestros asuntos. (Léase al respecto el primer poema de este libro que pretendo reseñar). Pero en esta ocasión el...
Leer más

¿Por qué no te callas?

En un mundo lleno de ruido, bien nos viene que alguien, de vez en cuando, nos haga callar. Porque posiblemente muchos de nosotros, pseudoescritores, pseudopoetas, casi pseudópodos en muchos aspectos por eso de arrastrarnos para que nos echen cuenta, somos los que más sobramos en esto de escribir y...
Leer más

Canción. Noticia de un secuestro (y II)

Conocí a Eduardo Halfon a través de su libro de relatos El boxeador polaco y la recomendación de mi amigo Carlos Torrero. Andábamos (o todo lo contrario) confinados por la pandemia y su lectura me permitió viajar entre Belgrado y la música de Milan Ravic, entre el Halfon escritor y el Eduardo...
Leer más

Dicen los síntomas o la corporeidad del lenguaje

A los hipocondriacos cada síntoma debe presentárseles como una verdadera maldición. Para ellos, cualquier tipo de señal del cuerpo, más que decir, más que hablar, les grita cosas terribles, los aproxima irremediablemente a la muerte. Y a la muerte en una habitación de hospital espera la...
Leer más

Nunca sabrás quién fui. Jugando al quién es quién

Quienes me conocen, si es posible conocer a alguien de verdad (y ahí lo dejo), saben de mi afición por los malabares literarios, mi inclinación por lo metaficticio y lo autorreferencial, por los límites y cómo traspasarlos. Porque, como muchos, estoy convencida de que nuestra vida, también la de...
Leer más

Lanzarse a «El agua del buitre»

Como muchos de los que braceamos desde hace años en este piélago de la escritura sin demasiado éxito, me considero un ejemplo de buena perdedora. Así que el hecho de que El agua del buitre, el último libro de cuentos de Andrés Ortiz Tafur, vaya dedicado en cuerpo y alma «A los que...
Leer más