Raíz olvido

Desde que empecé mis estudios en Filología Hispánica, y mucho antes que eso, cada vez que encontraba un libro que no era capaz de clasificar en un género o de resumir en dos palabras me embargaba la emoción de haber hallado algo de valor, un verdadero objeto artístico. Un tesoro. Una gracia.

Es lo que me ocurrió hace ya unos meses, en la Feria del Libro de Sevilla, cuando asistí a la presentación de Raíz olvido; ese diálogo entre Jesús Cárdenas y Jorge Mejías que, a pesar de entablarse desde lenguajes distintos, consigue la comunicación y/o comunión lírica de la pluma y los pinceles, el color y la palabra, el ritmo y la luz, el trazo y la medida, para indagar en la creación y el sujeto poético (en más de una ocasión invoca el nombre y la revelación) tanto como en la vida y la naturaleza, en el símbolo y la ensoñación de la imagen, en la realidad, la verdad (léase la advertencia del principio, donde se nos avisa de que de la lectura/visualización del arte jamás se sale indemne), y su representación. En ese ser incompleto y en perpetua indagación que es el hombre en el tiempo, que escarba «con los dedos la conciencia» mas no siempre descubre las raíces.

La búsqueda sin adjetivos que es toda manifestación creativa se extiende en este libro-lienzo sin los límites estrechos de la página, para que la imagen acompañe, interprete o versione cada una de sus tres partes poéticas («En busca del instinto», «Llamaradas en lo metálico» y «Lo confuso, la tensión»), utilizando un registro en ocasiones surrealista, simbólico, poco figurativo, en el que el código se lanza a la investigación y a la ruptura, a eliminar esas barreras del monolingüismo que suele conllevar cualquier objeto estético.

Poco sé yo de artes plásticas y eso me ha llevado durante un tiempo a posponer esta reseña. De las pinturas de Jorge Mejías apenas puedo decir que dibuja raíces, que siembra la hojarasca, que recorre la espiral del deseo, que relata la música de la «Cadencia creadora» con la misma efectividad que los acordes y las palabras. El color se convierte aquí en un elemento imprescindible que subraya el contenido, desde el mundo de aguas, lunas y gritos azules de «Secuencia de vida» a la «superficie rojiza» de la «Tierra» y al lienzo de «rojo enajenado» de una bestia indomable.

No puedo pasar por alto lo mucho que me llamó la atención el mismo título, tomado de un verso de Francisco Basallote, que aparece citado al principio como uno de los referentes de Cárdenas, por contener en sí una extraña paradoja, por enlazar dos sustantivos sin nexo alguno que establezca cualquier tipo de relación de coordinación o dependencia.

Quizás porque se conciben ambos conceptos, el arraigo y el olvido, como fuerzas parejas, si bien ese mirar la «Roca que se desprende del acantilado» en que se convierten muchos de los poemas de este libro será el que prevalezca, el que impida que estos trazos de pintura y sed terminen desvaneciéndose, pues aunque la duda, lo confuso, la indecisión y el rumor de la ausencia concluyan este periplo; aunque todo fluye y los espejos engañan y «nos hacen cuestionarnos lo que somos», los autores, en este canto al arte, celebran como nunca la vida, y se encuentran más cerca de cruzarse en el último encuentro, más próximos al objetivo último del arte, que no es otro que la verdad de la belleza.

Elena Marqués

Jesús Cárdenas (Alcalá de Guadaíra), licenciado en Filología Hispánica y profesor de Lengua Castellana y Literatura, imparte talleres de creación poética. Ha publicado artículos y libros científicos y didácticos, así como reseñas críticas en distintas revistas; y algunos de sus poemas han sido traducidos al rumano, al bable, al italiano, al francés y al inglés.

Es autor de Algunos arraigos me vienen (2006), La luz de entre los cipreses (2012), Laberintos sin cielo (accésit del V Certamen de Poesía Joven «Florencio Quintero» en 2012); Mudanzas de lo azul (2013); Raíces de ser (primer premio del VI Certamen de Poesía Joven «Florencio Quintero» 2013); Después de la música (2014); Sucesión de lunas (2015); y Los refugios que olvidamos (2016).

Jorge Mejías Garrón, de formación autodidacta, combina su labor pictórica y expositiva con la ilustración editorial, la escenografía y la actividad docente. Decorador de escenarios y atrezzista para televisión y teatro, cuenta también con una amplia experiencia como profesor de dibujo, escultura y pintura.

Lleva exponiendo su obra desde 1990, y en Sevilla lo ha hecho en Ánima, la galería Mistral, en La Barbería, Central Hispano, Fundación El Monte, la Casa de las Columnas, la Taberna del Alabardero, Artistas en el Postigo, en la Galería Art-factory en una exposición colectiva, Casa del Libro, galería del Corral, en la Universidad Pablo de Olavide en su sede de Carmona, en la galería El Pasaje, en el centro cultural Biblioteca de Montequinto, en La Crepería (Camas) y en la Casa de la Cultura de Alcalá de Guadaíra, así como en Caja de Badajoz (Mérida y Zafra) y el Central Hispano de Granada.

 

Raíz olvido

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Trigo limpio

La verdad es que no sé por dónde empezar. Porque la novela ganadora del Premio Biblioteca Breve 2021 es tan ambiciosa, compleja y a la vez hipnótica que todo lo que diga en estas pocas líneas no alcanzará a explicar ni levemente lo que he experimentado en el camino. Simplificando mucho, Trigo...
Leer más

La hija del barquero

Con lo mucho que me gusta huir de la realidad, con lo que me apetece siempre tirar de la imaginación e inmiscuirme en vidas muy distintas a la mía a través de la ficción, últimamente solo me rondan proyectos biográficos. Que no se me malinterprete. Parece que he arrancado con una queja, o una...
Leer más

Días extravagantes

Desde la palabra «Existo» con que se inicia la novela Días extravagantes, de la escritora sevillana María del Monte Vallés, uno ya se pone en guardia. Y más aún al enfrentarse a la descripción del espacio en el que esa voz narradora dice existir, que parece una campana de laboratorio, un lugar...
Leer más

Rebecca

«Anoche soñé que volvía a Manderley». No sé si podría considerarse un comienzo digno de esas célebres listas que recogen los mejores arranques novelísticos, pero sí creo que continúa siendo uno de los más conocidos en la historia de la literatura y del cine. Y es que muchos lo escucharemos...
Leer más

El aire de Chanel

Que a mí el mundo de la moda me interesa más bien poco no tengo ni que decirlo. Basta verme andar por esas calles de Dios con pantalones heredados de mis hijas, camisetas agujereadas por el gato y el pelo siempre cortado y/o recogido en función exclusivamente de mi comodidad. Los zapatos, ni los...
Leer más

Yo, mentira

«Antes observaba los coches que paraban a nuestro lado en los semáforos y me asustaban esas parejas que no hablaban entre sí. Solía reírme de ellas para disimular. Ahora, en el nuestro, la única voz que suena por encima de la radio es la del GPS palpitando desde los altavoces». Con estas palabras...
Leer más

Historia de una novela

Que Thomas Wolfe es uno de los escritores más grandes del siglo xx nadie lo pone en duda. Que es posible conocerlo más o menos bien a través de su obra, extensa a pesar de su corta vida, tampoco se nos esconde. («Como ya he dicho, tengo la convicción de que todo trabajo creativo serio debe ser en...
Leer más

Eterno amor

Que el manejo de la brevedad es un don lo estoy comprobando en estos días. Y que la concentración poética solo puede ser beneficiosa para un texto como este. Es admirable la forma de encerrar, en unos pocos términos bien elegidos, todo un universo; de describir, por ejemplo, con cuatro pinceladas...
Leer más

"Al final del miedo", de Cecilia Eudave, o cómo sortear el vacío

Hace poco, en una charla con cuentistas de la talla de Andrés Neuman, Antonio Ortuño, Eloy Tizón y José Ovejero, alguno de los asistentes se interesó por la fórmula para trabajar un libro de relatos, si estos podían ser independientes o era recomendable (aunque nunca hay reglas, eso está claro)...
Leer más

Salir, salir, salir...

Soy especialista en tristezas. En ocultarlas. En intentar sortearlas. Como buena (o mala) parte de la humanidad, he tomado Prozac. Me he sentido sobrepasada por las circunstancias. Con absolutas ganas de morirme. Pero posiblemente, aunque lo hubiera intentado, no habría sido capaz de escribir un...
Leer más