Qué es Poesía

Tras las vacaciones, cuesta trabajo volver a la rutina. Más aún cuando esta implica tontas obligaciones e impone estrictos ritmos que fuerzan, por poner un caso, a escribir una reseña a la semana (¡con el esfuerzo mental que eso supone…!), o al menos algún comentario que merezca la pena leer, bien por contener información de provecho, bien por estar destinado a arrancar una sonrisa, que en estos tiempos que corren es muy de agradecer.

Sin embargo, terminada la lectura de los Cuentos completos de Lorrie Moore, no encuentro el ánimo ni me creo con competencias para abordar su comentario (al menos por ahora, y con esta premura), y algún libro de difícil calificación que ha caído posteriormente en mis manos no me ha fascinado hasta el punto de correr, como otras veces, a recomendarlo. Es más, me he sentido un poco engañada, estafada por ese marketing de las editoriales de prestigio que encumbran a determinados escritores, no siempre merecedores del puesto que se les quiere conceder.

Así me encontraba, pues, este lunes de septiembre, un poco desorientada, cabizbaja por la incertidumbre de los últimos meses, algo hundida en el desánimo de no saber qué airear por estos lares. Pensando en si no habría perdido por fin la capacidad de ilusionarme con los textos (breves e insustanciales, pero, para mí, necesarios) que bosquejaba normalmente en los días de descanso para alumbrarlos el lunes, aprovechando ese carácter simbólico de las primeras horas de la semana que nos hacen celebrar todo con algo parecido al optimismo.

Gracias a los dioses o a no se sabe qué fuerzas sobrenaturales, o paranormales, o cualquier otro adjetivo grandilocuente y polisílabo que se os pase por la cabeza, de un tiempo a esta parte nos acompañan e inspiran las redes sociales, y, aun antes que eso, existía otro buen filón en eso de incitar a las habladurías, los premios literarios, dados a la polémica con galardonados que, para quienes intentamos crearnos algo así como un relajado espíritu crítico, no estaban a la altura ni eran de recibo ni deberían ser publicados en la vida. Ayer, sin ir más lejos, ardían Facebook y Twitter por la concesión del Espasa de Poesía a un venezolano de cuyo nombre no quiero acordarme y cuyos engendritos no tendrían cabida, en mi humilde opinión de poetastra anticuada, ni en los sobres de azúcar de los bares de carretera, lo que me ha dado motivos para sentarme ante el ordenador y expresar no ya mi sorpresa, pues, como decía Santa Teresa, nada me turba, nada me espanta (ya sé que el tiempo verbal no se corresponde, pero es el que me conviene), sino mi estupefacción por el descaro con que se mueven ahora las empresas culturales al afirmar que el premio ha sido concedido al «poeta» de 34 años por su «tinte juvenil y motivador, fresco y urbano, con cientos de miles de seguidores». Digo yo que podían haberse ahorrado la primera parte de la argumentación, pues el tinte juvenil semeja más bien manchurrón de pañal, la motivación se la busca uno en el psicólogo de turno o en el prolífico género de los libros de autoayuda, la frescura se le supone, pero en la tercera acepción del diccionario («desembarazo, desenfado, desvergüenza»), y el carácter urbano ni me va ni me viene, ni creo que sea un plus que conceda valor a cualquier cosa que se escriba como sinónimo de modernidad o contemporaneidad. Son solo los miles de seguidores, que aseguran cientos de ventas, lo único que pesa en esta explicación, o el escándalo que se supone que la concesión de este premio a algo que si Bécquer levantara la cabeza volvería a enfermar de tuberculosis, o de sífilis, o se le agravarían sus dolencias hepáticas, conllevará, lo que se prevé desembocará en curiosidad y, como no puede ser de otra manera, en, de nuevo, cientos de ventas. En fin…

Al principio me he resistido a traer este asunto a mi ventana porque, hablándolo con una amiga, pareciera que una tiene pretensiones de algo, de publicar poesía, de que la aplaudan por contemplar el mundo con ojos diferentes, y que el hecho de que se le conceda a otro, al que no se le ve la calidad por parte alguna, es motivo para el berrinche. Nada más lejos. Simplemente creo que es la Poesía, la Literatura, la Cultura en general, el ámbito que puede salvarnos. Que, como decía Octavio Paz en El arco y la lira (sé que siempre lo nombro, pero nadie mejor para expresarlo), «en su seno se resuelven todos los conflictos objetivos y el hombre adquiere al fin la conciencia de ser algo más que tránsito». Sinceramente, si el hombre va a emplear sus esfuerzos poéticos en estas patochadas, espero que sea transitorio, muy transitorio; que, aunque este adjetivo no admita grados, en este caso es tan obligatorio el uso del superlativo como su posterior entierro, el del pseudopoeta y sus paridas, en la clara bendición de la desmemoria.

Elena Marqués

P.D.: Tal día como hoy, 8 de septiembre, pero de 1645, murió Francisco de Quevedo. Por si alguien se pregunta qué es Poesía.

Qué es Poesía

Curiosidad

Buscando otra cosa en Internet me he topado con un poema llamado el inmigrante, y quería decirle que es usted poeta, sí, sí, por si acaso no lo sabe o nadie se lo ha dicho a la cara. Hacer un soneto sin rima que tenga esa sonoridad est tres difícil( en francés, pa que vea que domino idiomas). Y usted lo logra. Yo, también hago versos que guardo (mejor un por si aca que un pensé que). Ah, los blogs son como los perros, no los abandones.

Nuevo comentario

Los libros que leo

La hija del barquero

Con lo mucho que me gusta huir de la realidad, con lo que me apetece siempre tirar de la imaginación e inmiscuirme en vidas muy distintas a la mía a través de la ficción, últimamente solo me rondan proyectos biográficos. Que no se me malinterprete. Parece que he arrancado con una queja, o una...
Leer más

Días extravagantes

Desde la palabra «Existo» con que se inicia la novela Días extravagantes, de la escritora sevillana María del Monte Vallés, uno ya se pone en guardia. Y más aún al enfrentarse a la descripción del espacio en el que esa voz narradora dice existir, que parece una campana de laboratorio, un lugar...
Leer más

Rebecca

«Anoche soñé que volvía a Manderley». No sé si podría considerarse un comienzo digno de esas célebres listas que recogen los mejores arranques novelísticos, pero sí creo que continúa siendo uno de los más conocidos en la historia de la literatura y del cine. Y es que muchos lo escucharemos...
Leer más

El aire de Chanel

Que a mí el mundo de la moda me interesa más bien poco no tengo ni que decirlo. Basta verme andar por esas calles de Dios con pantalones heredados de mis hijas, camisetas agujereadas por el gato y el pelo siempre cortado y/o recogido en función exclusivamente de mi comodidad. Los zapatos, ni los...
Leer más

Yo, mentira

«Antes observaba los coches que paraban a nuestro lado en los semáforos y me asustaban esas parejas que no hablaban entre sí. Solía reírme de ellas para disimular. Ahora, en el nuestro, la única voz que suena por encima de la radio es la del GPS palpitando desde los altavoces». Con estas palabras...
Leer más

Historia de una novela

Que Thomas Wolfe es uno de los escritores más grandes del siglo xx nadie lo pone en duda. Que es posible conocerlo más o menos bien a través de su obra, extensa a pesar de su corta vida, tampoco se nos esconde. («Como ya he dicho, tengo la convicción de que todo trabajo creativo serio debe ser en...
Leer más

Eterno amor

Que el manejo de la brevedad es un don lo estoy comprobando en estos días. Y que la concentración poética solo puede ser beneficiosa para un texto como este. Es admirable la forma de encerrar, en unos pocos términos bien elegidos, todo un universo; de describir, por ejemplo, con cuatro pinceladas...
Leer más

"Al final del miedo", de Cecilia Eudave, o cómo sortear el vacío

Hace poco, en una charla con cuentistas de la talla de Andrés Neuman, Antonio Ortuño, Eloy Tizón y José Ovejero, alguno de los asistentes se interesó por la fórmula para trabajar un libro de relatos, si estos podían ser independientes o era recomendable (aunque nunca hay reglas, eso está claro)...
Leer más

Salir, salir, salir...

Soy especialista en tristezas. En ocultarlas. En intentar sortearlas. Como buena (o mala) parte de la humanidad, he tomado Prozac. Me he sentido sobrepasada por las circunstancias. Con absolutas ganas de morirme. Pero posiblemente, aunque lo hubiera intentado, no habría sido capaz de escribir un...
Leer más

Contra la España vacía (que no contra España)

«Entiendo mis libros como parte de un esfuerzo centenario por explicar el país en el que vivo», comenta Del Molino en su introducción a Contra la España vacía. Muchas vidas le harían falta al escritor y periodista aragonés para poner algo en claro. Aunque pienso que en este último ensayo disipa...
Leer más