Propósitos

Hay dos momentos en el año en que decidimos cambiar nuestra vida. Uno es el 1 de enero, cuando exclamamos eso de «Año Nuevo, vida nueva» mientras arrojamos confetis y bebemos champán de una marca barata. Otro es septiembre, coincidiendo con el principio del curso escolar. Es entonces cuando empezamos la dieta, nos apuntamos al gimnasio, nos matriculamos en inglés. Incluso nos dejamos engatusar por el primer número de cualquier coleccionable que tiraremos probablemente a mitad de noviembre para meter en su lugar los jerséis de cuello vuelto y las bufandas.

Yo también tengo mis propósitos para esta temporada. Llevo un tiempo algo disipada, corrigiendo textos ajenos, participando como jurado en certámenes literarios, organizando recitales, acudiendo a actos. Si a eso sumamos las siete horas de trabajo diarias y las obligaciones propias de mi sexo y edad (una es madre, y algo ama de casa), ¿cuánto tiempo me queda para lo que más me gusta en la vida, que no es tirar confetis, ni beber champán, ni mucho menos intentar hacerlo todo sin contentar a nadie? Porque somos humanos, limitados, y quien mucho abarca poco aprieta, y lo que empiezan siendo favores terminan por convertirse en obligación y exigencia. Y una, después de tanto esfuerzo y buena voluntad, se queda entonces con la cara de tonta.

No quiero decir con esto que renuncie al mundo y sus pecados (y menos a estos últimos); pero sí que, de un modo egoísta que debo tratar de ensayar porque lo he practicado poco, dedicaré mi tiempo preferentemente a la escritura, mi pasión y mi vida; y cada día añadiré en mi haber un buen rato para la lectura, alimento exquisito que elegiré con cuidado y con cariño. Y, con el tiempo sobrante, que intuyo pequeño… Pues no sé. Como diría Escarlata O’Hara, «ya lo pensaré mañana».

Por lo pronto, y puesto que agosto se ha caracterizado por la falta absoluta de disciplina (de ahí los propósitos de septiembre), apenas he esbozado unos cuantos versos que aquí os dejo, con sus correspondientes referentes y sus múltiples significados para quien quiera encontrarlos.

Espero que os gusten y ¡feliz Año Nuevo!

 

 

Habla la piedra

la lengua sideral

de los inviernos.

 

 

 

 

Un camino de encinas,

una costa esmeralda,

y el refugio del frío

en los brazos del tiempo.

 

Elena Marqués

Propósitos

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

La casa de los gatos

Conocí a Gregorio Verdugo en una tertulia literaria. En «nuestra» tertulia, que es también, y/o sobre todo, una reunión de amigos. Gente que se congrega en torno al «vicio» común de la Literatura. Gente que lee y (alguna) escribe. Todos esperamos de un escritor que cada libro que presente sea mejor...
Leer más

Cenizas y rosas

Escribir sobre el duelo, sobre perder a un padre y sentir al fin el significado de la palabra orfandad, no creo que sea fácil. Y mucho menos si lo que se propone la autora es, además, dejar constancia del más o menos largo tiempo previo en que la vejez impone su exasperante lentitud, sus múltiples...
Leer más

Días de redención

«Los recuerdos se complacen en visitarnos / a su capricho». Así se inicia el poema «María», de Días de redención; un libro en el que de nuevo escuchamos la voz clara a la vez que profunda de Tomás Sánchez; un compendio en el que vuelve sus ojos al piélago de su pasado y recorre, con evidente...
Leer más

Velocidad de los jardines

Casi treinta años después de su publicación, aún seguimos leyendo Velocidad de los jardines; un libro inaugural de lo que el mismo autor denomina «postcuento» o «anticuento» o un lugar donde se superan fórmulas gastadas y se abren ventanas con vistas a. Un experimento exitoso. Se inicia este...
Leer más

Apuntes del natural

Se diría, por el nombre del poemario, que en Apuntes del natural la escritora sotileña Lola Almeyda ha decidido cambiar de armas. Es obvio que no, que sigue empleando la de la palabra. Pero esta vez se le antoja erigirse en creadora y arquitecta; en diosa (aunque «nunca quise ser Dios», pues conoce...
Leer más

La pared del caracol

Desde el principio, el título del nuevo libro de Ana Isabel Alvea me enfrentó a una curiosidad, más que a un misterio. Es lo que tienen las anfibologías. ¿A qué se refiere con La pared del caracol? ¿Al muro que gana el gasterópodo con exasperante lentitud y paciencia, a la tapia por la que resbala...
Leer más

El camino imperfecto

Hace poco, en la consulta del Doctor Goodfellow, mostré mi entusiasmo (creo que lo llamé directamente «enamoramiento») por la escritura del portugués José Luís Peíxoto, en concreto por su Autobiografía; un libro con fondo y hechuras saramaguianos que me hizo disfrutar mucho entre las «estrechas»...
Leer más

Después de muchos inviernos

«Nada empieza en el punto donde creemos que empieza. Las cosas siempre vienen de algún momento anterior, lejos de nosotros, y terminan en un futuro que ni siquiera sospechamos». Hace poco compartí en redes estas palabras de Marian Izaguirre porque creía haber leído algo parecido en algún sitio. Y...
Leer más

Antes del Paraíso

«A mi padre, a mi madre, les faltaba alguna cosa». No es que esta frase sea una de las más brillantes del libro, pero si la traigo aquí, a esta ventana, es porque estoy segura de que a todos nos falta más de una cosa (por eso, como el padre de Jorge en el primer relato, escribimos y, sobre todo,...
Leer más

Bajamares

Por una vez voy a empezar por el principio: por los paratextos que anteceden esta alucinante y alucinada Bajamares de Antonio Tocornal. Porque si las citas de Rulfo y Cristóbal Serra nos sugieren que habremos de sumergirnos en un tiempo y en un espacio profundamente oníricos, la de Francisco de...
Leer más