Propósitos

Hay dos momentos en el año en que decidimos cambiar nuestra vida. Uno es el 1 de enero, cuando exclamamos eso de «Año Nuevo, vida nueva» mientras arrojamos confetis y bebemos champán de una marca barata. Otro es septiembre, coincidiendo con el principio del curso escolar. Es entonces cuando empezamos la dieta, nos apuntamos al gimnasio, nos matriculamos en inglés. Incluso nos dejamos engatusar por el primer número de cualquier coleccionable que tiraremos probablemente a mitad de noviembre para meter en su lugar los jerséis de cuello vuelto y las bufandas.

Yo también tengo mis propósitos para esta temporada. Llevo un tiempo algo disipada, corrigiendo textos ajenos, participando como jurado en certámenes literarios, organizando recitales, acudiendo a actos. Si a eso sumamos las siete horas de trabajo diarias y las obligaciones propias de mi sexo y edad (una es madre, y algo ama de casa), ¿cuánto tiempo me queda para lo que más me gusta en la vida, que no es tirar confetis, ni beber champán, ni mucho menos intentar hacerlo todo sin contentar a nadie? Porque somos humanos, limitados, y quien mucho abarca poco aprieta, y lo que empiezan siendo favores terminan por convertirse en obligación y exigencia. Y una, después de tanto esfuerzo y buena voluntad, se queda entonces con la cara de tonta.

No quiero decir con esto que renuncie al mundo y sus pecados (y menos a estos últimos); pero sí que, de un modo egoísta que debo tratar de ensayar porque lo he practicado poco, dedicaré mi tiempo preferentemente a la escritura, mi pasión y mi vida; y cada día añadiré en mi haber un buen rato para la lectura, alimento exquisito que elegiré con cuidado y con cariño. Y, con el tiempo sobrante, que intuyo pequeño… Pues no sé. Como diría Escarlata O’Hara, «ya lo pensaré mañana».

Por lo pronto, y puesto que agosto se ha caracterizado por la falta absoluta de disciplina (de ahí los propósitos de septiembre), apenas he esbozado unos cuantos versos que aquí os dejo, con sus correspondientes referentes y sus múltiples significados para quien quiera encontrarlos.

Espero que os gusten y ¡feliz Año Nuevo!

 

 

Habla la piedra

la lengua sideral

de los inviernos.

 

 

 

 

Un camino de encinas,

una costa esmeralda,

y el refugio del frío

en los brazos del tiempo.

 

Elena Marqués

Propósitos

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

La España vacía

Que uno escriba un libro y el título que elige de encabezamiento acabe por acuñarse para describir una realidad, nada más y nada menos que para nombrar a un país dentro de otro país, debe darte un subidón como autor. Lo importante, creo yo, es que el término no termine por mal utilizarse; y que,...
Leer más

Los mejores días

No recuerdo ahora quién dijo, a mediados del siglo XX, en un momento en que se cuestionaba el futuro de la novela, que, mientras existiera la familia, dicha fórmula narrativa seguiría presente. Que esta es fuente primera de inspiración lo confirma Magalí Etchebarne en Los mejores días, pues, aunque...
Leer más

1922

Parece que hace una eternidad cuando, en el cinquagésimo primer encuentro de la Tertulia Gastro-literaria El Caldero, tuvimos la suerte de conocer a Isaac Páez a través de su novela Nowhere man (Ediciones En Huida, 2017), con la que, por cierto, fue finalista en 2014 del prestigioso Premio...
Leer más

Los relatos del padre Brown

Dejar que se asome a esta ventana del siglo XXI una figura tan anacrónica como la del padre Brown, el famoso curita-detective de Essex creado por Chesterton, puede resultar extraño; pero es que, angustiada como me sentía a veces por el confinamiento y las malas noticias, me he visto impelida a...
Leer más

Otra vida por vivir

No recuerdo si había leído alguna crítica sobre Otra vida por vivir, de Theodor Kallifatides, o, como por arte de magia, apareció el libro entre esas recomendaciones que se te ofrecen por el mero hecho de andar siempre curioseando por los estantes virtuales de internet. La cuestión es que he...
Leer más

El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo

De vez en cuando, entre ficción y ficción, resulta conveniente volver los ojos a la realidad. Porque esta, como siempre, y según reza el dicho, suele superar a aquellas. Así, la lectura de El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo, el amenísimo estudio de Irene Vallejo...
Leer más

Como si existiese el perdón

Siguiendo la recomendación del escritor Ignacio Arrabal, con quien comparto amistad y gustos literarios, me he bebido de un solo trago Como si existiese el perdón; una pequeña gran novela de la escritora argentina Mariana Travacio que nos traslada, a través de escuetos capítulos y con un estilo...
Leer más

El padre-hijo (de Sharon Olds)

Nunca me he atrevido a reseñar a Iván Onia. La razón es bien simple. No hay que leer lo que alguien, sorprendido e incapaz de transmitir mínimamente la punta del asombro, dice sobre Iván. Hay que leer a Iván, cada uno de sus libros. Hay que escucharlo. A mí me gusta verlo en directo, con su acento...
Leer más

No entres dócilmente en esa noche quieta

No sé si adentrarse en un autor con tan larga trayectoria a partir de su última publicación sea lo más adecuado. Ignorar su obra anterior, la que lo ha conducido hasta aquí, priva de herramientas para conocerlo, para contextualizarlo, para analizarlo. Sin embargo, sospecho que este No entres...
Leer más

El loco de la calle

Con Sevilla como protagonista, inmortalizada en un barrio popular en torno a una inexistente pero simbólica plaza Cervantes (quién sino el creador del más insigne cuerdo de la literatura para presidir estas narraciones) que se extiende, como un pequeño y universal microcosmos, bajo un mismo cielo,...
Leer más