Profesiones y oficios

Mañana acudo a un instituto de Sevilla a dar una pequeña charla orientativa sobre mi profesión. Teniendo en cuenta que llevo en ella más de la mitad de mi existencia no puede costarme ningún trabajo prepararla. Aun así, voy a hacer un «ensayo general» desde esta ventana, más que nada fijándome en qué se espera de mí, cuál es el motivo de que me hayan invitado a hablar sobre este oficio maravilloso y necesario que es la corrección de textos y por qué lo elegí. ¿O fue él el que, fruto del azar, me escogió?

Y he dicho «oficio» sabiendo que, por definición, este término suele relacionarse más con actividades manuales, en donde el trabajador debe demostrar su habilidad para realizar una tarea específica y la aprende, generalmente, ocupándose de modo directo en la materia, mientras que la profesión se enseña en las universidades y requiere conocimientos especializados.

Es verdad que yo asistí a la Facultad de Filología durante cinco años, me licencié, y algo sabía de cómo escribir un texto sin fallos cuando conseguí una beca en Ediciones Alfar ¿para formarme en el oficio? Porque a corregir se aprende corrigiendo, igual que en la mayor parte de las disciplinas; y posiblemente hasta ese momento no fui consciente de cómo había que colocar algunos signos (me refiero a los casos en que aparecen paréntesis y rayas, o interrogaciones, o los puntos suspensivos, que son solo tres y no un puñado de ellos), qué palabras debía marcar con cursiva o qué comillas (precisamente esas que no aparecen en el teclado) se emplean en la edición en español.

Pero volvamos a lo de profesión u oficio, aun pareciendo una tontería en unos tiempos en que nadie quiere tener lo segundo sino lo primero, como si trabajar con las manos, o con los ojos en este caso, nos situara en una escala inferior en la cuestión de lo laboral.

Yo defiendo que para ser buen corrector hay que conocer a fondo el funcionamiento de la lengua, pero que eso se consigue no solo en la Universidad, sino leyendo a conciencia textos bien escritos (ah, es verdad: que hayan pasado previamente por una revisión en condiciones) y volcando en cada línea todos los sentidos, manoseando los papeles, anotándolos a los márgenes, marcando viudas y huérfanas, cuidando los índices… Y eso, algo de artesanal sí que tiene. Sobre todo porque, en mi caso, tuve la suerte de que me enseñaran muchas más cosas, y conocí el proceso del libro desde principio a fin, y aprendí a tratarlo con mimo hasta el último minuto (despedirme de ellos me daba lástima), lavándole bien la cara para librarlo de erratas y algunos errores propios de la rapidez con que se picaban los textos, no de la ignorancia de las normas básicas del idioma.

Y digo esto porque la profesión (u oficio), como he comentado por estos lares más de una vez, ha pasado a convertirse no solo en una cruzada contra la mala redacción, el desconocimiento de la ortografía y la falta absoluta de criterio (por ejemplo, en el uso de las mayúsculas), cuestiones cada vez más habituales, sino, paralelamente, en otra batalla en favor de su supervivencia, pues, cuanto más falta hace (a la vista está), menos correctores se contratan en editoriales y periódicos (en estos últimos apostaría a que ya ni existen) y menos importancia se les da a aspectos que los impresores antiguos cuidaban porque para ellos el ejemplar era una pequeña obra de artesanía, no solo un medio para que los lectores se entretuvieran y pasaran el rato.

En fin, yo no me cansaré de repetir la importancia de mi profesión-oficio, e incluso de animar a los jóvenes a que se decanten por ella. Quizás a alguno le ocurra como a mí: que no conocía su existencia y que el azar lo ha querido cruzar con una enamorada de las palabras y de su enorme poder para sobrevivir.

Elena Marqués

Profesiones y oficios

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Las señales que hacemos en los mapas

El título del libro de Laura Casielles Las señales que hacemos en los mapas ya nos prepara para un viaje. Un recorrido por distintas ciudades de Marruecos y por distintos estados del alma, según anticipa la cita, tan noventayochista, de Sánchez Piñol: «El paisaje que un hombre ve, ojos afuera,...
Leer más

Nombre entre nombres

Definir la poesía actual resulta complicado o, si se quiere, completamente inútil. Si uno indaga entre las últimas publicaciones (para eso no todas las «librerías» sirven), descubre, de una parte, cierta tendencia a la brevedad y al silencio (piénsese en el renacimiento del aforismo y la...
Leer más

Curva

 Leyendo Curva, de Aurora Delgado, no he podido dejar de acordarme de las máximas chejovianas sobre el cuento. Porque nada es gratuito en esta historia. Desde «el taxista y el travesti, cada uno en un extremo [...], abriendo y cerrando un paréntesis de más de veinte años», todo queda bien...
Leer más

Para que me imagines

Decir que la vida es un viaje no es nada novedoso. A los lectores españoles la peregrinatio vitae nos remonta a Gonzalo de Berceo y, cómo no, a Jorge Manrique, con sus célebres versos «este mundo es el camino / para el otro, que es morada / sin pesar». En ambos casos se nos avisa de que solo...
Leer más

Rarezas. La literatura no tiene cura

Dejando atrás aquellas primeras aventuras infantiles que tan importantes fueron en la aparición de la enfermedad incurable de la lectura, recuerdo mi afición desatada por la novela, la visión reverencial que tenía de la poesía, el medido disfrute de los dramaturgos auriseculares, el descubrimiento...
Leer más

4 3 2 1

¡Por fin! he terminado de leer el último libro de Paul Auster. Y los signos de exclamación me eran muy necesarios en este caso, porque he de decir, aunque imagino que me lloverán las críticas por ello, que me he aburrido soberanamente. Las calificaciones con las que me enfrenté a él, en las que se...
Leer más

Ara, como el río

En abril de 2018 tuve la suerte de acompañar a Charo Jiménez en la presentación de su segunda novela, que un año después alcanza la tercera edición. Se trata de la respetuosa ficcionalización de unos hechos reales y muy cercanos que no están ni siquiera cerrados todavía; un relato sobre la...
Leer más

Todos mienten

Dicen que las generalizaciones son odiosas; pero esta que recoge el título del nuevo libro de María del Monte Vallés, Todos mienten, no puede ser más acertada en los tiempos que corren. De hecho, al leer por primera vez esas dos palabras en la cubierta me hice a la idea de que encontraría una obra...
Leer más

Antropoceno

Es obvio que en ocasiones autor y obra se funden como una sola cosa. Este es el caso del primer libro de Antonio Aguilera, quien, preocupado por el futuro de nuestra Madre Tierra y el maltrato a la que la sometemos; y confiando siempre en el compromiso y la fuerza de la palabra, se ha decidido a...
Leer más

La esclavitud de las mujeres

En estos tiempos que corren, en los que, desgraciadamente, aún es preciso luchar por la igualdad real entre los géneros, la editorial sevillana Triskel recupera el ensayo La esclavitud de las mujeres, escrito por el filósofo británico John Stuart Mill en 1869 y traducido por Emilia Pardo Bazán, lo...
Leer más