Principios lingüísticos

Sin querer ser descortés (o descortesa), y aunque a más de uno lo aburra, sigo pensando que algunos aspirantes a escritor pecan de desfachatados. Me refiero, por supuesto, a la cuestión del cuidado de su herramienta principal, que no es sino la lengua; ese ente comunicativo nada abstracto que planea sobre nuestras cabezas dispuesto a ponernos en los mayores aprietos, como hacer ver a la humanidad que no solo no nos hemos esforzado en aprender unas simples normas de acentuación (simples por sencillas), sino que no leemos un libro que nos ayude a crear argumentos pasables y personajes creíbles. Porque digo yo que, de recorrer con los ojos y la cabeza lo que pasa por literatura en nuestros días, incluyendo lo que posiblemente no trascenderá ni encontrará un hueco en la posteridad, pero sí en las estanterías de cualquier biblioteca que se precie, nos daríamos cuenta de que lo que escribimos no se acerca ni por asomo a lo que otros han hecho antes, y, por mucho que no nos huelan nuestras ventosidades ni nos parezca fea nuestra prole, la lectura nos debe hacer algo más críticos, y ese criterio nos otorga un poco de juicio para discernir lo bueno de lo malo, lo sublime de lo execrable, lo que es un argumento original y lo que no pasa de ser una copia de una copia de una copia de situaciones manidas y sin interés en las que los personajes, planos y sin fuerza, hablan todos igual. Igual que el narrador y el padre o la madre que los parió.

Pero vuelvo a mi tema filológico, ese que nunca pensé, cuando estudié la carrera, que me iba a traer tantos quebraderos de cabeza.

Reconozco que yo cursé Hispánicas más con el deseo de descubrir los entresijos literarios que los lingüísticos, no por falta de interés en el segundo aspecto, sino porque tenía claras las reglas ortográficas y un mínimo de sintaxis, y, por supuesto, cómo enriquecer mi vocabulario. Desde pequeña había aprendido que la segunda persona del plural del imperativo terminaba en –d, y que no la confundiera con el infinitivo para no parecer un cabeza hueca, y colocaba los relativos con soltura. Incluso conocía las particularidades del «cuyo», hoy en vías de extinción. El cuidado de la lengua era ya entonces para mí tan sagrado como el fuego para los pueblos primitivos, de manera que, cuando escribo un whatsapp y el autocorrector me juega la mala pasada de cambiarme una palabra por otra, pido a la tierra que me trague, aun siendo consciente de que todos excusarán el error por las prisas y mi mala vista, que en algunos círculos empieza a ser legendaria.

Lo que quiero decir es que quizás mi retina se resienta no solo por cierta fotofobia que en nada me asemeja a la Nicole Kidman en Los otros, sino porque no me cabe en la cabeza que quienes se hacen pasar por escritores cometan tales errores dentro y fuera de sus libros, pues, en ese acto tan actual de autopromocionarse, decir alguien que está firmando en la Feria del Libro «Venir a verme» me duele casi tanto como la muerte de Gregorio Samsa y Santiago Nasar juntos, pues digo yo que quien en cinco palabras comete dos o tres errores que ya debíamos tener asimilados de Primaria (E.G.B. para los de mi generación) no puede ser tan osado como para escribir un libro entero.

En fin, sé que algunos me tacharán de algo, incluso de pedante; pero, a estas alturas de la novela, me da bastante igual. Camino de los cincuenta, cuando aún hay tantas maravillas literarias que no he tenido tiempo de leer, enfrentarme a algunos textos con errores sistemáticos en ortografía y puntuación hace que me sangren los ojos y me piten los oídos y me pregunte, citando por una vez a Almodóvar, «qué he hecho yo para merecer esto», o a qué se ha dedicado el sistema educativo para dejar pasar tan campante a unos jóvenes que desprecian con alegría e insensatez ese regalo de los siglos que ha pulido una de las lenguas más hermosas y de mejores frutos del mundo mundial.

Desde esta modesta ventana, y sin acritud, ruego, pues, al mundo en general, y al pseudoliterario en particular, que se esmere un poquito en sus asuntos. Que es bonito ser escritor, pero que no solo hay que parecerlo, sino serlo, y que sin saber usar adecuadamente los rudimentos de la palabra no se puede construir una obra. Y creo que esto no puede ser considerado solo una opinión, sino una verdad machadiana como la copa de un olmo seco.

He dicho.

Elena Marqués

Principios lingüísticos

geniaaaalll

Bien...muy bien amiga. Por fin alguien ha puesto el acento donde debe....que hasta los prebostes de ""telefónica"" lo han desterrado de los anuncios publicitarios por asnos......eso haznos el favor de seguir con tus críticas y.opiniones tan acertadas

PRINCIPIOS LINGÜÍSTICOS

Gracias por poner las cosas en su sitio.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Las señales que hacemos en los mapas

El título del libro de Laura Casielles Las señales que hacemos en los mapas ya nos prepara para un viaje. Un recorrido por distintas ciudades de Marruecos y por distintos estados del alma, según anticipa la cita, tan noventayochista, de Sánchez Piñol: «El paisaje que un hombre ve, ojos afuera,...
Leer más

Nombre entre nombres

Definir la poesía actual resulta complicado o, si se quiere, completamente inútil. Si uno indaga entre las últimas publicaciones (para eso no todas las «librerías» sirven), descubre, de una parte, cierta tendencia a la brevedad y al silencio (piénsese en el renacimiento del aforismo y la...
Leer más

Curva

 Leyendo Curva, de Aurora Delgado, no he podido dejar de acordarme de las máximas chejovianas sobre el cuento. Porque nada es gratuito en esta historia. Desde «el taxista y el travesti, cada uno en un extremo [...], abriendo y cerrando un paréntesis de más de veinte años», todo queda bien...
Leer más

Para que me imagines

Decir que la vida es un viaje no es nada novedoso. A los lectores españoles la peregrinatio vitae nos remonta a Gonzalo de Berceo y, cómo no, a Jorge Manrique, con sus célebres versos «este mundo es el camino / para el otro, que es morada / sin pesar». En ambos casos se nos avisa de que solo...
Leer más

Rarezas. La literatura no tiene cura

Dejando atrás aquellas primeras aventuras infantiles que tan importantes fueron en la aparición de la enfermedad incurable de la lectura, recuerdo mi afición desatada por la novela, la visión reverencial que tenía de la poesía, el medido disfrute de los dramaturgos auriseculares, el descubrimiento...
Leer más

4 3 2 1

¡Por fin! he terminado de leer el último libro de Paul Auster. Y los signos de exclamación me eran muy necesarios en este caso, porque he de decir, aunque imagino que me lloverán las críticas por ello, que me he aburrido soberanamente. Las calificaciones con las que me enfrenté a él, en las que se...
Leer más

Ara, como el río

En abril de 2018 tuve la suerte de acompañar a Charo Jiménez en la presentación de su segunda novela, que un año después alcanza la tercera edición. Se trata de la respetuosa ficcionalización de unos hechos reales y muy cercanos que no están ni siquiera cerrados todavía; un relato sobre la...
Leer más

Todos mienten

Dicen que las generalizaciones son odiosas; pero esta que recoge el título del nuevo libro de María del Monte Vallés, Todos mienten, no puede ser más acertada en los tiempos que corren. De hecho, al leer por primera vez esas dos palabras en la cubierta me hice a la idea de que encontraría una obra...
Leer más

Antropoceno

Es obvio que en ocasiones autor y obra se funden como una sola cosa. Este es el caso del primer libro de Antonio Aguilera, quien, preocupado por el futuro de nuestra Madre Tierra y el maltrato a la que la sometemos; y confiando siempre en el compromiso y la fuerza de la palabra, se ha decidido a...
Leer más

La esclavitud de las mujeres

En estos tiempos que corren, en los que, desgraciadamente, aún es preciso luchar por la igualdad real entre los géneros, la editorial sevillana Triskel recupera el ensayo La esclavitud de las mujeres, escrito por el filósofo británico John Stuart Mill en 1869 y traducido por Emilia Pardo Bazán, lo...
Leer más