Principios, finales...

Sé que son días en que resulta «obligado» felicitar las fiestas. Llueven las tarjetas con mensajes hermosos, llenos de buenos deseos para el año que empieza. Yo no he tenido demasiado ánimo para sumarme al jolgorio general. No podría decir el motivo concreto. Quizás sea una suma de varios que no es preciso enumerar.

Además, a poco que nos paremos a pensar un poco, nos damos cuenta de que el tiempo no tiene esos límites que establecemos. Termina 2016, pero los días son iguales, no se distinguen unos de otros. Y, puesto que eso es así, también los buenos deseos de paz, amor, etcétera, deberían estar siempre presentes. Sin embargo, la guerra sigue arrancando vidas, las mujeres mueren a manos de hombres que es mejor no describir, los enfermos se sienten solos en los hospitales, los que viven fuera vuelven a casa por Navidad y lloran de emoción como en un anuncio publicitario. De esa circunstancia he participado este año por primera vez. Imagino que, con mis hijas ya mayores, se repetirá muchas más. Y eso por nombrar algunos casos de lo que cada día aparece en nuestras pantallas.

Pero, si nos circunscribimos a lo más cercano, por poner un ejemplo malicioso, aquel que envió ese famoso vídeo sobre unos cuantos jóvenes a los que se les pregunta cómo celebrarían estas fiestas con su familia si fueran las últimas (supongo que las últimas de sus padres, ya mayores, o sus abuelos, aunque nadie tiene asegurado nada) sigue haciendo sus planes de salir con amigos a tomar cervezas y estar el mínimo tiempo con «los suyos».

Quiero decir que la hipocresía se asienta entre nosotros y es algo que cada vez me cuesta más trabajo aceptar. Y sé que decir siempre la verdad es complicado, pues con ella se puede hacer mucho daño. De eso hablaba no hace mucho con una amiga a través de Facebook, y yo le bromeaba con que también hacen daño los tacones y la gente se los calza igualmente.

En fin, que no pretendo molestar ni lastimar a nadie, pero lo único que quiero es que esto se arregle. Al mundo me refiero. Y no hay visos de eso, ni de nada. Así que no tengo muchos motivos para alegrarme por estas fiestas, y esa ha sido la razón por la que no he puesto árboles ni bolas en mi perfil.

Alguien dirá que no es la actitud. Que siempre se puede hacer algo. No lo dudo. Yo, por mi parte, intentaré ser más honesta en mi trabajo, decir más veces la verdad, hacer lo que me haga sentir bien, y pare usted de contar. Os invito a los demás a actuar del mismo modo.

Un abrazo.

Elena Marqués

Principios, finales...

respuesta

Elena....no puedo sino aplaudirte y darte un abrazo por tu visión de las cosas y la inmensurable honestidad que te ""alumbra""....sólo es cuestión de leer con tres ojos lo que escribes y describes....estoy con vos. Un saludo. F.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Nunca debiste atravesar esos parajes

«Dicen que matar a una persona no es sencillo. De mis primeras clases recuerdo aquello de que el asesinato es una interacción entre el criminal y su víctima. Cuando vienes de una familia como la mía, la muerte adquiere un carácter cotidiano, tanto como el de la fruta o las pantallas de...
Leer más

De Homero y otros dioses

El año que se apaga, si dejamos a un lado crisis y pandemia, que no sé hasta qué punto es eso posible, se ha convertido en una continua celebración para dos filólogas llamadas como mi primogénita. No pasa una sola semana sin que salte el nombre de una de ellas en medios y redes, ya sea por verse...
Leer más

Trigo limpio

La verdad es que no sé por dónde empezar. Porque la novela ganadora del Premio Biblioteca Breve 2021 es tan ambiciosa, compleja y a la vez hipnótica que todo lo que diga en estas pocas líneas no alcanzará a explicar ni levemente lo que he experimentado en el camino. Simplificando mucho, Trigo...
Leer más

La hija del barquero

Con lo mucho que me gusta huir de la realidad, con lo que me apetece siempre tirar de la imaginación e inmiscuirme en vidas muy distintas a la mía a través de la ficción, últimamente solo me rondan proyectos biográficos. Que no se me malinterprete. Parece que he arrancado con una queja, o una...
Leer más

Días extravagantes

Desde la palabra «Existo» con que se inicia la novela Días extravagantes, de la escritora sevillana María del Monte Vallés, uno ya se pone en guardia. Y más aún al enfrentarse a la descripción del espacio en el que esa voz narradora dice existir, que parece una campana de laboratorio, un lugar...
Leer más

Rebecca

«Anoche soñé que volvía a Manderley». No sé si podría considerarse un comienzo digno de esas célebres listas que recogen los mejores arranques novelísticos, pero sí creo que continúa siendo uno de los más conocidos en la historia de la literatura y del cine. Y es que muchos lo escucharemos...
Leer más

El aire de Chanel

Que a mí el mundo de la moda me interesa más bien poco no tengo ni que decirlo. Basta verme andar por esas calles de Dios con pantalones heredados de mis hijas, camisetas agujereadas por el gato y el pelo siempre cortado y/o recogido en función exclusivamente de mi comodidad. Los zapatos, ni los...
Leer más

Yo, mentira

«Antes observaba los coches que paraban a nuestro lado en los semáforos y me asustaban esas parejas que no hablaban entre sí. Solía reírme de ellas para disimular. Ahora, en el nuestro, la única voz que suena por encima de la radio es la del GPS palpitando desde los altavoces». Con estas palabras...
Leer más

Historia de una novela

Que Thomas Wolfe es uno de los escritores más grandes del siglo xx nadie lo pone en duda. Que es posible conocerlo más o menos bien a través de su obra, extensa a pesar de su corta vida, tampoco se nos esconde. («Como ya he dicho, tengo la convicción de que todo trabajo creativo serio debe ser en...
Leer más

Eterno amor

Que el manejo de la brevedad es un don lo estoy comprobando en estos días. Y que la concentración poética solo puede ser beneficiosa para un texto como este. Es admirable la forma de encerrar, en unos pocos términos bien elegidos, todo un universo; de describir, por ejemplo, con cuatro pinceladas...
Leer más