Principios, finales...

Sé que son días en que resulta «obligado» felicitar las fiestas. Llueven las tarjetas con mensajes hermosos, llenos de buenos deseos para el año que empieza. Yo no he tenido demasiado ánimo para sumarme al jolgorio general. No podría decir el motivo concreto. Quizás sea una suma de varios que no es preciso enumerar.

Además, a poco que nos paremos a pensar un poco, nos damos cuenta de que el tiempo no tiene esos límites que establecemos. Termina 2016, pero los días son iguales, no se distinguen unos de otros. Y, puesto que eso es así, también los buenos deseos de paz, amor, etcétera, deberían estar siempre presentes. Sin embargo, la guerra sigue arrancando vidas, las mujeres mueren a manos de hombres que es mejor no describir, los enfermos se sienten solos en los hospitales, los que viven fuera vuelven a casa por Navidad y lloran de emoción como en un anuncio publicitario. De esa circunstancia he participado este año por primera vez. Imagino que, con mis hijas ya mayores, se repetirá muchas más. Y eso por nombrar algunos casos de lo que cada día aparece en nuestras pantallas.

Pero, si nos circunscribimos a lo más cercano, por poner un ejemplo malicioso, aquel que envió ese famoso vídeo sobre unos cuantos jóvenes a los que se les pregunta cómo celebrarían estas fiestas con su familia si fueran las últimas (supongo que las últimas de sus padres, ya mayores, o sus abuelos, aunque nadie tiene asegurado nada) sigue haciendo sus planes de salir con amigos a tomar cervezas y estar el mínimo tiempo con «los suyos».

Quiero decir que la hipocresía se asienta entre nosotros y es algo que cada vez me cuesta más trabajo aceptar. Y sé que decir siempre la verdad es complicado, pues con ella se puede hacer mucho daño. De eso hablaba no hace mucho con una amiga a través de Facebook, y yo le bromeaba con que también hacen daño los tacones y la gente se los calza igualmente.

En fin, que no pretendo molestar ni lastimar a nadie, pero lo único que quiero es que esto se arregle. Al mundo me refiero. Y no hay visos de eso, ni de nada. Así que no tengo muchos motivos para alegrarme por estas fiestas, y esa ha sido la razón por la que no he puesto árboles ni bolas en mi perfil.

Alguien dirá que no es la actitud. Que siempre se puede hacer algo. No lo dudo. Yo, por mi parte, intentaré ser más honesta en mi trabajo, decir más veces la verdad, hacer lo que me haga sentir bien, y pare usted de contar. Os invito a los demás a actuar del mismo modo.

Un abrazo.

Elena Marqués

Principios, finales...

respuesta

Elena....no puedo sino aplaudirte y darte un abrazo por tu visión de las cosas y la inmensurable honestidad que te ""alumbra""....sólo es cuestión de leer con tres ojos lo que escribes y describes....estoy con vos. Un saludo. F.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Las señales que hacemos en los mapas

El título del libro de Laura Casielles Las señales que hacemos en los mapas ya nos prepara para un viaje. Un recorrido por distintas ciudades de Marruecos y por distintos estados del alma, según anticipa la cita, tan noventayochista, de Sánchez Piñol: «El paisaje que un hombre ve, ojos afuera,...
Leer más

Nombre entre nombres

Definir la poesía actual resulta complicado o, si se quiere, completamente inútil. Si uno indaga entre las últimas publicaciones (para eso no todas las «librerías» sirven), descubre, de una parte, cierta tendencia a la brevedad y al silencio (piénsese en el renacimiento del aforismo y la...
Leer más

Curva

 Leyendo Curva, de Aurora Delgado, no he podido dejar de acordarme de las máximas chejovianas sobre el cuento. Porque nada es gratuito en esta historia. Desde «el taxista y el travesti, cada uno en un extremo [...], abriendo y cerrando un paréntesis de más de veinte años», todo queda bien...
Leer más

Para que me imagines

Decir que la vida es un viaje no es nada novedoso. A los lectores españoles la peregrinatio vitae nos remonta a Gonzalo de Berceo y, cómo no, a Jorge Manrique, con sus célebres versos «este mundo es el camino / para el otro, que es morada / sin pesar». En ambos casos se nos avisa de que solo...
Leer más

Rarezas. La literatura no tiene cura

Dejando atrás aquellas primeras aventuras infantiles que tan importantes fueron en la aparición de la enfermedad incurable de la lectura, recuerdo mi afición desatada por la novela, la visión reverencial que tenía de la poesía, el medido disfrute de los dramaturgos auriseculares, el descubrimiento...
Leer más

4 3 2 1

¡Por fin! he terminado de leer el último libro de Paul Auster. Y los signos de exclamación me eran muy necesarios en este caso, porque he de decir, aunque imagino que me lloverán las críticas por ello, que me he aburrido soberanamente. Las calificaciones con las que me enfrenté a él, en las que se...
Leer más

Ara, como el río

En abril de 2018 tuve la suerte de acompañar a Charo Jiménez en la presentación de su segunda novela, que un año después alcanza la tercera edición. Se trata de la respetuosa ficcionalización de unos hechos reales y muy cercanos que no están ni siquiera cerrados todavía; un relato sobre la...
Leer más

Todos mienten

Dicen que las generalizaciones son odiosas; pero esta que recoge el título del nuevo libro de María del Monte Vallés, Todos mienten, no puede ser más acertada en los tiempos que corren. De hecho, al leer por primera vez esas dos palabras en la cubierta me hice a la idea de que encontraría una obra...
Leer más

Antropoceno

Es obvio que en ocasiones autor y obra se funden como una sola cosa. Este es el caso del primer libro de Antonio Aguilera, quien, preocupado por el futuro de nuestra Madre Tierra y el maltrato a la que la sometemos; y confiando siempre en el compromiso y la fuerza de la palabra, se ha decidido a...
Leer más

La esclavitud de las mujeres

En estos tiempos que corren, en los que, desgraciadamente, aún es preciso luchar por la igualdad real entre los géneros, la editorial sevillana Triskel recupera el ensayo La esclavitud de las mujeres, escrito por el filósofo británico John Stuart Mill en 1869 y traducido por Emilia Pardo Bazán, lo...
Leer más