Principios, finales...

Sé que son días en que resulta «obligado» felicitar las fiestas. Llueven las tarjetas con mensajes hermosos, llenos de buenos deseos para el año que empieza. Yo no he tenido demasiado ánimo para sumarme al jolgorio general. No podría decir el motivo concreto. Quizás sea una suma de varios que no es preciso enumerar.

Además, a poco que nos paremos a pensar un poco, nos damos cuenta de que el tiempo no tiene esos límites que establecemos. Termina 2016, pero los días son iguales, no se distinguen unos de otros. Y, puesto que eso es así, también los buenos deseos de paz, amor, etcétera, deberían estar siempre presentes. Sin embargo, la guerra sigue arrancando vidas, las mujeres mueren a manos de hombres que es mejor no describir, los enfermos se sienten solos en los hospitales, los que viven fuera vuelven a casa por Navidad y lloran de emoción como en un anuncio publicitario. De esa circunstancia he participado este año por primera vez. Imagino que, con mis hijas ya mayores, se repetirá muchas más. Y eso por nombrar algunos casos de lo que cada día aparece en nuestras pantallas.

Pero, si nos circunscribimos a lo más cercano, por poner un ejemplo malicioso, aquel que envió ese famoso vídeo sobre unos cuantos jóvenes a los que se les pregunta cómo celebrarían estas fiestas con su familia si fueran las últimas (supongo que las últimas de sus padres, ya mayores, o sus abuelos, aunque nadie tiene asegurado nada) sigue haciendo sus planes de salir con amigos a tomar cervezas y estar el mínimo tiempo con «los suyos».

Quiero decir que la hipocresía se asienta entre nosotros y es algo que cada vez me cuesta más trabajo aceptar. Y sé que decir siempre la verdad es complicado, pues con ella se puede hacer mucho daño. De eso hablaba no hace mucho con una amiga a través de Facebook, y yo le bromeaba con que también hacen daño los tacones y la gente se los calza igualmente.

En fin, que no pretendo molestar ni lastimar a nadie, pero lo único que quiero es que esto se arregle. Al mundo me refiero. Y no hay visos de eso, ni de nada. Así que no tengo muchos motivos para alegrarme por estas fiestas, y esa ha sido la razón por la que no he puesto árboles ni bolas en mi perfil.

Alguien dirá que no es la actitud. Que siempre se puede hacer algo. No lo dudo. Yo, por mi parte, intentaré ser más honesta en mi trabajo, decir más veces la verdad, hacer lo que me haga sentir bien, y pare usted de contar. Os invito a los demás a actuar del mismo modo.

Un abrazo.

Elena Marqués

Principios, finales...

respuesta

Elena....no puedo sino aplaudirte y darte un abrazo por tu visión de las cosas y la inmensurable honestidad que te ""alumbra""....sólo es cuestión de leer con tres ojos lo que escribes y describes....estoy con vos. Un saludo. F.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Diles que son cadáveres

Que un libro conduce a otro por alguna mágica relación es una afirmación incontestable. Yo, después de conocer Irlanda de la mano de Javier Reverte, me he visto abocada a viajar de nuevo por ese país y, a través de una recomendación amiga que llegaba desde México, a leer a este escritor veracruzano...
Leer más

Canta Irlanda. Un viaje por la Isla Esmeralda

Cuando alguien pronuncia el nombre de Irlanda, lo primero que me viene a la cabeza es el deambular de Leopold Bloom por los barrios de Dublín con una patata en el bolsillo. Que me asalte una referencia literaria antes que un paisaje o un olor específicos puede que se deba a que, desgraciadamente,...
Leer más

La España vacía

Que uno escriba un libro y el título que elige de encabezamiento acabe por acuñarse para describir una realidad, nada más y nada menos que para nombrar a un país dentro de otro país, debe darte un subidón como autor. Lo importante, creo yo, es que el término no termine por mal utilizarse; y que,...
Leer más

Los mejores días

No recuerdo ahora quién dijo, a mediados del siglo XX, en un momento en que se cuestionaba el futuro de la novela, que, mientras existiera la familia, dicha fórmula narrativa seguiría presente. Que esta es fuente primera de inspiración lo confirma Magalí Etchebarne en Los mejores días, pues, aunque...
Leer más

1922

Parece que hace una eternidad cuando, en el cinquagésimo primer encuentro de la Tertulia Gastro-literaria El Caldero, tuvimos la suerte de conocer a Isaac Páez a través de su novela Nowhere man (Ediciones En Huida, 2017), con la que, por cierto, fue finalista en 2014 del prestigioso Premio...
Leer más

Los relatos del padre Brown

Dejar que se asome a esta ventana del siglo XXI una figura tan anacrónica como la del padre Brown, el famoso curita-detective de Essex creado por Chesterton, puede resultar extraño; pero es que, angustiada como me sentía a veces por el confinamiento y las malas noticias, me he visto impelida a...
Leer más

Otra vida por vivir

No recuerdo si había leído alguna crítica sobre Otra vida por vivir, de Theodor Kallifatides, o, como por arte de magia, apareció el libro entre esas recomendaciones que se te ofrecen por el mero hecho de andar siempre curioseando por los estantes virtuales de internet. La cuestión es que he...
Leer más

El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo

De vez en cuando, entre ficción y ficción, resulta conveniente volver los ojos a la realidad. Porque esta, como siempre, y según reza el dicho, suele superar a aquellas. Así, la lectura de El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo, el amenísimo estudio de Irene Vallejo...
Leer más

Como si existiese el perdón

Siguiendo la recomendación del escritor Ignacio Arrabal, con quien comparto amistad y gustos literarios, me he bebido de un solo trago Como si existiese el perdón; una pequeña gran novela de la escritora argentina Mariana Travacio que nos traslada, a través de escuetos capítulos y con un estilo...
Leer más

El padre-hijo (de Sharon Olds)

Nunca me he atrevido a reseñar a Iván Onia. La razón es bien simple. No hay que leer lo que alguien, sorprendido e incapaz de transmitir mínimamente la punta del asombro, dice sobre Iván. Hay que leer a Iván, cada uno de sus libros. Hay que escucharlo. A mí me gusta verlo en directo, con su acento...
Leer más