Primeras gotas de «A lluvia perpetua»

El día 14 de febrero, festividad de los enamorados, la Asociación Artístico-Literaria Itimad entregó, en el Círculo Mercantil e Industrial de Sevilla, los premios del IX Certamen Nacional de Poesía Rumayquiya, en el que obtuve un accésit con el poemario A lluvia perpetua. Aunque mi hija se estrenó en sus labores periodísticas haciendo un vídeo de mi intervención, no estoy segura de que alguna vez salga a la luz, no tanto por pudor a que me veáis presa de la emoción, con las lágrimas saltadas por un tren que ya no regresará jamás, como porque igual no llega a descargarlo nunca. Quizás sea mejor así.

En su defecto, os dejo algunas de las palabras que pronuncié y un poema que leí. No lo había más corto.

«Los que pretendemos escribir, los que nos sentimos llamados a dejar algo nuestro en la tierra en forma de palabra, empezamos siempre por la poesía como si fuera fácil. Tiramos de la rima, jugamos con los sonidos, contamos sílabas, confeccionamos metáforas, nos estrujamos la sesera para ser originales... Y de repente nos damos cuenta de que mejor debíamos dedicarnos a cualquier otra cosa.

»La poesía no es solo música, aunque está relacionada con ella. Las dos nos agitan con su voz directa, nos sacuden los oídos y, por supuesto, el corazón a quienes aún presumimos tenerlo. La poesía es contemplación y reflexión, es monólogo con nosotros mismos y diálogo con el mundo y con quien quiera escucharnos, es belleza y compromiso, es juego y, a la vez, lo más serio que podemos hacer. La poesía es un universo infinito, un sinfín de posibilidades y de ecos. Son todos los poetas que leemos y los que nos quedan por leer, los que desean sumar su voz para no morir.

»Quien escribe poesía y habla solo, como dice Machado, espera hablar a Dios un día, pues la poesía es búsqueda y es hallazgo, es una gran interrogante y la respuesta a nuestra soledad.

»Reconozco que ni siquiera con todo esto logro explicar a qué nos dedicamos quienes leemos y pretendemos escribir poesía. En ella intentamos incluir toda nuestra vida, la Vida con mayúsculas, y la mayoría de las veces nos quedamos en simples balbuceos infantiles.

»Eso es lo que yo he hecho con A lluvia perpetua: mal hablar en un idioma pequeño, volver a mis años de niña y rescatar recuerdos que pensé perdidos. Habituada a lo que es mi día a día ahora, desde hace ya veinte años, entre trabajar, atender a mi familia, pasar ratos con los amigos, ir al cine, leer, limpiar los rincones de mi casa, imaginaba que los de otras habitaciones antiguas donde pasé mis años más felices e inocentes se habrían desvanecido, al igual que la arquitectura urbana por la que viajaba como si las distancias fueran enormes e insalvables. En este pequeño poemario he intentado plasmar el olor de las alacenas y los molinillos de café, el sofá donde descansaba mi abuelo y las vías hoy enterradas de un tren que ya no regresará jamás. También un resto de esos primeros acercamientos a la literatura, a la lectura de cuentos orientales con coloridas ilustraciones y a los intentos de reunir adjetivos y rimas y sacarlos del fondo del cajón.

»En estos pocos poemas hay un recuerdo a los primeros juegos y también a la pérdida de la inocencia; al vagar por las olas de la playa, a la contemplación de la marea, a la enfermedad y a la muerte, pues en todas las vidas hay más de un capítulo dedicado a las despedidas. Y hay por primera vez una línea que los une, una intención de ofrecerlos a un lector que pensé que nunca llegaría, unas ganas enormes y una gran necesidad de mostrar mi fragilidad para pedir, por qué no, apoyo en esta labor a la que me entrego sin demasiados conocimientos porque nunca se sabe lo suficiente de ella, de la Poesía.

»Pero este enamoramiento que manifiesto por la tarea de la escritura no tiene por qué significar que he conseguido algo. De hecho, yo no lo creo, pues son más las cosas no dichas que las que puedo ahora pronunciar. Aun así, no voy a renunciar a leer aquí y ahora una pequeña muestra de esta lluvia perpetua que me acompaña y a la que pretendo conjurar con la literatura.»

 

Llueve

 

Tras el cristal, la lluvia.

Sus lágrimas, pequeñas,

aplauden en el círculo arcilloso

de todos los alcorques.

La línea verdinegra de los árboles

sacude hasta los niños su rocío.

Saltar sobre los charcos

no es una travesura.

La vida es ese juego de hojas blancas.

 

Elena Marqués

https://www.youtube.com/watch?v=84RFxw2J_g4&feature=youtu.be

Primeras gotas de «A lluvia perpetua»

Felicitaciones

La lluvia de tu alma ha caído en mi campo,
yacía sedienta esta tierra de palabras
y ya mis raíces están bebiendo.

Querida Elena, mis bendiciones para ti.

Re: Felicitaciones

Muchísimas gracias, Adriano. Es un honor que un poeta tan grande comparta conmigo esta lluvia.
Que ella nos acompañe y nos haga crecer. Ese es mi deseo.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Las señales que hacemos en los mapas

El título del libro de Laura Casielles Las señales que hacemos en los mapas ya nos prepara para un viaje. Un recorrido por distintas ciudades de Marruecos y por distintos estados del alma, según anticipa la cita, tan noventayochista, de Sánchez Piñol: «El paisaje que un hombre ve, ojos afuera,...
Leer más

Nombre entre nombres

Definir la poesía actual resulta complicado o, si se quiere, completamente inútil. Si uno indaga entre las últimas publicaciones (para eso no todas las «librerías» sirven), descubre, de una parte, cierta tendencia a la brevedad y al silencio (piénsese en el renacimiento del aforismo y la...
Leer más

Curva

 Leyendo Curva, de Aurora Delgado, no he podido dejar de acordarme de las máximas chejovianas sobre el cuento. Porque nada es gratuito en esta historia. Desde «el taxista y el travesti, cada uno en un extremo [...], abriendo y cerrando un paréntesis de más de veinte años», todo queda bien...
Leer más

Para que me imagines

Decir que la vida es un viaje no es nada novedoso. A los lectores españoles la peregrinatio vitae nos remonta a Gonzalo de Berceo y, cómo no, a Jorge Manrique, con sus célebres versos «este mundo es el camino / para el otro, que es morada / sin pesar». En ambos casos se nos avisa de que solo...
Leer más

Rarezas. La literatura no tiene cura

Dejando atrás aquellas primeras aventuras infantiles que tan importantes fueron en la aparición de la enfermedad incurable de la lectura, recuerdo mi afición desatada por la novela, la visión reverencial que tenía de la poesía, el medido disfrute de los dramaturgos auriseculares, el descubrimiento...
Leer más

4 3 2 1

¡Por fin! he terminado de leer el último libro de Paul Auster. Y los signos de exclamación me eran muy necesarios en este caso, porque he de decir, aunque imagino que me lloverán las críticas por ello, que me he aburrido soberanamente. Las calificaciones con las que me enfrenté a él, en las que se...
Leer más

Ara, como el río

En abril de 2018 tuve la suerte de acompañar a Charo Jiménez en la presentación de su segunda novela, que un año después alcanza la tercera edición. Se trata de la respetuosa ficcionalización de unos hechos reales y muy cercanos que no están ni siquiera cerrados todavía; un relato sobre la...
Leer más

Todos mienten

Dicen que las generalizaciones son odiosas; pero esta que recoge el título del nuevo libro de María del Monte Vallés, Todos mienten, no puede ser más acertada en los tiempos que corren. De hecho, al leer por primera vez esas dos palabras en la cubierta me hice a la idea de que encontraría una obra...
Leer más

Antropoceno

Es obvio que en ocasiones autor y obra se funden como una sola cosa. Este es el caso del primer libro de Antonio Aguilera, quien, preocupado por el futuro de nuestra Madre Tierra y el maltrato a la que la sometemos; y confiando siempre en el compromiso y la fuerza de la palabra, se ha decidido a...
Leer más

La esclavitud de las mujeres

En estos tiempos que corren, en los que, desgraciadamente, aún es preciso luchar por la igualdad real entre los géneros, la editorial sevillana Triskel recupera el ensayo La esclavitud de las mujeres, escrito por el filósofo británico John Stuart Mill en 1869 y traducido por Emilia Pardo Bazán, lo...
Leer más