Presentación de «Versos perversos en la cubierta azul del "Mato Grosso"»

El viernes, 17 de octubre, tuvo lugar la presentación de Versos perversos en la cubierta azul del Mato Grosso, mi tercera novela corta, la segunda que ve la luz bajo los auspicios de Ediciones Oblicuas. En el Carlos Baena se congregó un nutrido grupo de amigos a los que, siguiendo el guion de este tipo de acto, les hablé de mi libro.

Como siempre, llevaba preparadas mis palabras, y creo que por primera vez las pronuncié todas en el orden correcto. Normalmente los nervios me impiden hacer las cosas como quisiera; pero quizás el calor del público y lo poco que había dormido la noche anterior me amansaron un poco, y, después de ver el vídeo, me doy cuenta de que no lo hice del todo mal (aparte de mi manoteo intrínseco y las bromas de las que solo yo me río), aunque algunos me comentaron que, a estas alturas, no debo dedicar ese tiempo a justificarme tanto.

Sin embargo, y sin ánimo de llevar la contraria, sigo pensando que no soy sino una impostora en este mundo; que, aunque la Literatura es un término grande, o precisamente por eso, no caben advenedizas como yo que se dedican, tal como dije allí, a ensayar tanto en las letras como en la vida.

Mis libros son solo eso: un lugar en el que paso el tiempo, un juego en el que las piezas son las palabras y el resultado una historia; una manera impostada de pasar la vida por el simple hecho de que la normal a veces es absurda o aburrida o ambas cosas y, lápiz y goma en mano, me divierte eliminar los límites que separan a ambas, difuminar en una misma cosa, como al preparar las mezclas de las acuarelas, los contornos del mundo.

Continuaré, pues, emborronando lienzos con mis personajes, esos tras los que me escondo y que me muestran con demasiado descaro; pero ese simple estudio, como a los niños pequeños que se extrañan cuando consiguen encajar todas las piezas de un puzle, me hace tan feliz que no aspiro a nada más; ni, como dije allí, a pasar a la posteridad, ni a que me quieran más por lo que hago. Eso sí, continuaré en la tarea porque no es tal, ni ocupación trabajosa ni una losa que me pesa, aunque sí una cadena que me impide escapar. Bendita prisión esta en que me hallo. 

Nada más. De nuevo gracias por acogerme (y espero que leerme) y, para los que por una u otra circunstancia no pudieron asistir pero me tienen cerca, ya saben dónde encontrarme, por si quieren que les firme un ejemplar e incluso (es una broma: igual soy solo yo la que me río) hacerse una foto con la autora. Y después, como dije antes de leer un capítulo de la obra, aquel en el que doña Catalina Zambrano, poeta desgraciada (casi mejor ese orden), inicia los preparativos del viaje en el Mato Grosso, pueden pasarse por el libro de visitas de esta página y dejar sus impresiones, pues estoy segura de que me resultarán de ayuda para (que me lo estoy planteando, aprovechando que la palabra se ha anclado en la nueva edición del diccionario) alguna posible precuela sobre la vida, por qué no, de Eusebio de Orellana antes de conocer a doña Catalina o la timorata Ángeles del Rosario y su lucha callada por no convertirse en solterona. En cualquier caso, si esto se produce, la culpa es de Pepe Quesada, el presentador, que sugirió la posibilidad de varias novelas tras cada uno de los personajes. Pero de ser así os avisaré con tiempo.

 Un abrazo y hasta pronto. 

Presentación de «Versos perversos en la cubierta azul del "Mato Grosso"»

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

La noche que Luis nos hizo hombres

Se atribuye a Eleanor Roosevelt la famosa frase de «el ayer es historia, el mañana es un misterio, el hoy es un regalo. Por eso se llama presente». Yo confieso que la escuché en la primera parte de la película infantil Kung Fu Panda, en boca del anciano maestro Oogway, famoso por su sabiduría, como...
Leer más

La nostalgia de la Mujer Anfibio

Que Galicia tiene magia es un hecho, una realidad. Si es que magia y realidad pueden conjugarse en una misma oración sin que despierte extrañeza. Aún recuerdo una ruta hace años, a través de las fragas del Eume, hasta Caaveiro. Las vistas desde un puente desde el que se entreveía el monasterio. Y...
Leer más

Canto a quien

Nadie sabe qué es la hierba, Iván. No hace falta que nos lo recuerdes con una cita de Whitman, de quién si no, para anunciar este último libro que es tan tuyo como del americano de las barbas largas y el canto enfervorizado y anchísimo. La hierba, sí. La hierba. Los científicos dirán lo que crean...
Leer más

Algunos animales y un árbol

Bajo la denominación Algunos animales y un árbol podría caber cualquier contenido, especialmente de corte ecológico. Aunque a mí, bromas del subconsciente, este título me ha recordado a otro por igual curioso y que dio mucho que hablar: el del documental de 2017, grabado por el actor español...
Leer más

En el iris el tiempo

No vamos a quejarnos de los últimos años porque todos tenemos motivos para hacerlo. La vida se nos ha puesto patas arriba, irreconocible. Y nosotros mismos hemos cambiado. No solo en costumbres, sino también en carácter. Una de las consecuencias de este desbarajuste, tanto colectivo como...
Leer más

En el río trenzado

Pasamos la vida salvando encrucijadas y planteándonos si habremos acertado en la elección. Dos conjunciones juntas, la copulativa «y» y la condicional «si», que, bajo ese aspecto insignificante, entrañan un gran peligro. Yo misma (pero quién no, diréis) incluí una reflexión acerca de eso en mi...
Leer más

Beernes

En estos tiempos crispados, en que te cruzas con alguien y te saluda directamente con un «pues anda que tú», se hace más necesario que nunca reivindicar el humor. Por eso me declaro hater de aquel fraile de El nombre de la rosa partidario de envenenar a todo el que osara leer el libro de...
Leer más

Todo lo que crece. Naturaleza y escritura

No recuerdo cuándo, ni dónde, aunque sospecho que fue en una de esas entradas facebookianas con las que de vez en cuando me entretengo, leí un acertado comentario sobre el arte de escribir contracubiertas y solapas, entendiendo en este caso el término «arte» en la cuarta acepción del diccionario,...
Leer más

El sintonizador

Ayer, cuando andaba planificando mi entrada de hoy, me enviaron vía WhatsApp un vídeo de lo más inquietante. Un tipo con barbas y excelente dicción explicaba las infinitas posibilidades de la inteligencia artificial. Y lo hacía a través de un ejemplo en el que prestaba su voz a un avatar con su...
Leer más

Las calles del tiempo

Aunque muchas veces los lectores afirmamos que nos gusta meternos en los libros para viajar lejos, más allá de nuestras fronteras, sucumbimos con mayor facilidad a sus historias cuando estas transcurren por nuestros espacios más queridos. Como si, al pasear los ojos por las páginas, camináramos de...
Leer más