Presentación de «Versos perversos en la cubierta azul del "Mato Grosso"»

El viernes, 17 de octubre, tuvo lugar la presentación de Versos perversos en la cubierta azul del Mato Grosso, mi tercera novela corta, la segunda que ve la luz bajo los auspicios de Ediciones Oblicuas. En el Carlos Baena se congregó un nutrido grupo de amigos a los que, siguiendo el guion de este tipo de acto, les hablé de mi libro.

Como siempre, llevaba preparadas mis palabras, y creo que por primera vez las pronuncié todas en el orden correcto. Normalmente los nervios me impiden hacer las cosas como quisiera; pero quizás el calor del público y lo poco que había dormido la noche anterior me amansaron un poco, y, después de ver el vídeo, me doy cuenta de que no lo hice del todo mal (aparte de mi manoteo intrínseco y las bromas de las que solo yo me río), aunque algunos me comentaron que, a estas alturas, no debo dedicar ese tiempo a justificarme tanto.

Sin embargo, y sin ánimo de llevar la contraria, sigo pensando que no soy sino una impostora en este mundo; que, aunque la Literatura es un término grande, o precisamente por eso, no caben advenedizas como yo que se dedican, tal como dije allí, a ensayar tanto en las letras como en la vida.

Mis libros son solo eso: un lugar en el que paso el tiempo, un juego en el que las piezas son las palabras y el resultado una historia; una manera impostada de pasar la vida por el simple hecho de que la normal a veces es absurda o aburrida o ambas cosas y, lápiz y goma en mano, me divierte eliminar los límites que separan a ambas, difuminar en una misma cosa, como al preparar las mezclas de las acuarelas, los contornos del mundo.

Continuaré, pues, emborronando lienzos con mis personajes, esos tras los que me escondo y que me muestran con demasiado descaro; pero ese simple estudio, como a los niños pequeños que se extrañan cuando consiguen encajar todas las piezas de un puzle, me hace tan feliz que no aspiro a nada más; ni, como dije allí, a pasar a la posteridad, ni a que me quieran más por lo que hago. Eso sí, continuaré en la tarea porque no es tal, ni ocupación trabajosa ni una losa que me pesa, aunque sí una cadena que me impide escapar. Bendita prisión esta en que me hallo. 

Nada más. De nuevo gracias por acogerme (y espero que leerme) y, para los que por una u otra circunstancia no pudieron asistir pero me tienen cerca, ya saben dónde encontrarme, por si quieren que les firme un ejemplar e incluso (es una broma: igual soy solo yo la que me río) hacerse una foto con la autora. Y después, como dije antes de leer un capítulo de la obra, aquel en el que doña Catalina Zambrano, poeta desgraciada (casi mejor ese orden), inicia los preparativos del viaje en el Mato Grosso, pueden pasarse por el libro de visitas de esta página y dejar sus impresiones, pues estoy segura de que me resultarán de ayuda para (que me lo estoy planteando, aprovechando que la palabra se ha anclado en la nueva edición del diccionario) alguna posible precuela sobre la vida, por qué no, de Eusebio de Orellana antes de conocer a doña Catalina o la timorata Ángeles del Rosario y su lucha callada por no convertirse en solterona. En cualquier caso, si esto se produce, la culpa es de Pepe Quesada, el presentador, que sugirió la posibilidad de varias novelas tras cada uno de los personajes. Pero de ser así os avisaré con tiempo.

 Un abrazo y hasta pronto. 

Presentación de «Versos perversos en la cubierta azul del "Mato Grosso"»

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

El año de la luna azul

Tras Cartas a Siracusa (Arcopress, 2015), Lucía Feliu regresa a la escena literaria con un nuevo thriller que nos sumerge en una acción trepidante desde las primeras líneas. De hecho, comienza Feliu la narración in media res, en un punto especialmente intrigante en el desarrollo de la historia,...
Leer más

La memoria donde ardía

Aunque la cita de Antonio Porchia «Quien ha visto vaciarse todo, casi sabe de qué se llena todo» precede al primero de los cuentos de La memoria donde ardía (Páginas de Espuma, 2019), bien podía servir de frontispicio al corpus completo del último libro de Socorro Venegas; un volumen atravesado por...
Leer más

Áspera seda de la muerte

Que vamos a adentrarnos en una «historia sobre mujeres» lo anuncia el escueto preámbulo con que se inicia el último libro de Francisco Gallardo, Áspera seda de la muerte, obra con la que obtuvo el XXI Premio de Novela Ciudad de Badajoz, así como que se nos recluirá en un espacio amurallado (buena...
Leer más

Sobre los huesos de los muertos

Resulta difícil juzgar a un autor, en este caso autora, por una sola obra. Especialmente cuando a dicha autora acaban de concederle el premio Nobel y, aunque la novela tiene sus muchos puntos encomiables, tampoco te parece perfecta. También cuando, leyendo lo que se dice de ella (me refiero a Sobre...
Leer más

Para explicar la nieve

Tras una solvente y extensa andadura lírica avalada por importantes galardones (premios Gerardo Diego, Jaime Gil de Biedma, Tardor, Kutxa-Ciudad de Irún…), con Para explicar la nieve obtuvo Santos Domínguez el Ángaro de Poesía en 2009. Ya el título representa la misma esencia de la indagación...
Leer más

Los ángeles fríos

Superada la cuestión bizantina del sexo de los ángeles, no imaginaba que su temperatura pudiera plantear también alguna controversia. De hecho, habría apostado por cierta calidez ingénita a la esencia espiritual de estos servidores de lo divino. Por eso, el solo título del último libro de poemas de...
Leer más

El diagrama colérico

Desde que conociera a David Fernández-Viagas con Días naturales hasta este segundo volumen de relatos, han pasado algunos años. Y compruebo que el autor los ha aprovechado bien para crear de nuevo ese ambiente fantástico (léase pensando en las acepciones 2 y 4 del término), esa «atmósfera íntima y...
Leer más

Desnombramientos

«Transitarse en la escritura. Escribirse habitada por los otros, habitar en las palabras heredadas, abrirse paso con el lenguaje entre su propia espesura, abrir grietas, buscando, quizá, un no-lugar en el que todo está aún por pronunciar. Desnombrar el mundo para poder nombrarlo. Tocar el mundo sin...
Leer más

Calle de los noctámbulos

Que la poeta Anabel Caride (Sevilla, 1972) sea también filóloga y que en esa doble condición escriba unas palabras preliminares a Calle de los noctámbulos, no solo para «justificar» los aires celtas que campan por sus páginas, sino incluso para aclarar su estructura y los títulos de cada parte (el...
Leer más

Variaciones y reincidencias (1978-2018)

Bajo el título Variaciones y reincidencias (1978-2018) se reúne prácticamente la obra completa del poeta paraeño Javier Salvago; una labor de cuarenta años en la que, a pesar del paso del tiempo, lo encontramos y reconocemos siempre. Porque, para Salvago, la escritura corre en paralelo con la vida...
Leer más