Presentación de «Versos perversos en la cubierta azul del "Mato Grosso"»

El viernes, 17 de octubre, tuvo lugar la presentación de Versos perversos en la cubierta azul del Mato Grosso, mi tercera novela corta, la segunda que ve la luz bajo los auspicios de Ediciones Oblicuas. En el Carlos Baena se congregó un nutrido grupo de amigos a los que, siguiendo el guion de este tipo de acto, les hablé de mi libro.

Como siempre, llevaba preparadas mis palabras, y creo que por primera vez las pronuncié todas en el orden correcto. Normalmente los nervios me impiden hacer las cosas como quisiera; pero quizás el calor del público y lo poco que había dormido la noche anterior me amansaron un poco, y, después de ver el vídeo, me doy cuenta de que no lo hice del todo mal (aparte de mi manoteo intrínseco y las bromas de las que solo yo me río), aunque algunos me comentaron que, a estas alturas, no debo dedicar ese tiempo a justificarme tanto.

Sin embargo, y sin ánimo de llevar la contraria, sigo pensando que no soy sino una impostora en este mundo; que, aunque la Literatura es un término grande, o precisamente por eso, no caben advenedizas como yo que se dedican, tal como dije allí, a ensayar tanto en las letras como en la vida.

Mis libros son solo eso: un lugar en el que paso el tiempo, un juego en el que las piezas son las palabras y el resultado una historia; una manera impostada de pasar la vida por el simple hecho de que la normal a veces es absurda o aburrida o ambas cosas y, lápiz y goma en mano, me divierte eliminar los límites que separan a ambas, difuminar en una misma cosa, como al preparar las mezclas de las acuarelas, los contornos del mundo.

Continuaré, pues, emborronando lienzos con mis personajes, esos tras los que me escondo y que me muestran con demasiado descaro; pero ese simple estudio, como a los niños pequeños que se extrañan cuando consiguen encajar todas las piezas de un puzle, me hace tan feliz que no aspiro a nada más; ni, como dije allí, a pasar a la posteridad, ni a que me quieran más por lo que hago. Eso sí, continuaré en la tarea porque no es tal, ni ocupación trabajosa ni una losa que me pesa, aunque sí una cadena que me impide escapar. Bendita prisión esta en que me hallo. 

Nada más. De nuevo gracias por acogerme (y espero que leerme) y, para los que por una u otra circunstancia no pudieron asistir pero me tienen cerca, ya saben dónde encontrarme, por si quieren que les firme un ejemplar e incluso (es una broma: igual soy solo yo la que me río) hacerse una foto con la autora. Y después, como dije antes de leer un capítulo de la obra, aquel en el que doña Catalina Zambrano, poeta desgraciada (casi mejor ese orden), inicia los preparativos del viaje en el Mato Grosso, pueden pasarse por el libro de visitas de esta página y dejar sus impresiones, pues estoy segura de que me resultarán de ayuda para (que me lo estoy planteando, aprovechando que la palabra se ha anclado en la nueva edición del diccionario) alguna posible precuela sobre la vida, por qué no, de Eusebio de Orellana antes de conocer a doña Catalina o la timorata Ángeles del Rosario y su lucha callada por no convertirse en solterona. En cualquier caso, si esto se produce, la culpa es de Pepe Quesada, el presentador, que sugirió la posibilidad de varias novelas tras cada uno de los personajes. Pero de ser así os avisaré con tiempo.

 Un abrazo y hasta pronto. 

Presentación de «Versos perversos en la cubierta azul del "Mato Grosso"»

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Las voladoras

Conocí a Mónica Ojeda a través de Mandíbula. Y, si bien ya entonces me pareció una solvente novelista, como cuentista me parece algo extraordinario. Ubicada, según ella misma se define, en la línea investigadora del gótico andino, Ojeda nos regala en Las voladoras ocho relatos atravesados por la...
Leer más

Mi niñera fue la bruja Avería

Con Mi niñera fue la bruja Avería nos enfrentamos, más que a un libro de poemas, a una forma de estar en el mundo. Yo diría, más bien, a una forma de expresar el malestar con el mundo, donde su autora dice naufragar pues (y utilizo sus propias palabras), al parecer, «la deriva no termina nunca». Yo...
Leer más

Naturaleza

En un libro, todo debe significar, y las cinco citas elegidas como preludio a Naturaleza, primer poemario de José Iglesias, nos dan muchas pistas de lo que vamos a encontrar en él. Ya aviso que, en contra de lo que anuncia el título, no hay flores ni árboles aquí, ni atardeceres, ni la presencia...
Leer más

Cuaderno de laboratorio

En un documento encontrado en la página web de la Universidad del País Vasco se explica lo siguiente: «Hacer un experimento no se limita a preparar disoluciones y a realizar medidas con aparatos diversos. Cualquier científico está obligado a elaborar un informe escrito de las actividades que ha...
Leer más

Eva mitocondrial

Desde las páginas del prefacio, en el que he tenido el honor de participar, hasta el extenso canto que cierra el libro, el poemario Eva mitocondrial, de la escritora Reyes García-Doncel, que por primera vez incursiona en el género lírico, se plantea como un viaje a la feminidad, que es como decir...
Leer más

El mar, el mar

Me sumerjo en El mar, el mar tras la lectura de un breve y subjetivo prólogo de Álvaro Pombo en el que nos explica su descubrimiento de Iris Murdoch y, por medio de su obra, de la realidad de su país. Algo que puede resultar extraño no solo porque conocer la realidad a través de la ficción apunta a...
Leer más

Diles que son cadáveres

Que un libro conduce a otro por alguna mágica relación es una afirmación incontestable. Yo, después de conocer Irlanda de la mano de Javier Reverte, me he visto abocada a viajar de nuevo por ese país y, a través de una recomendación amiga que llegaba desde México, a leer a este escritor veracruzano...
Leer más

Canta Irlanda. Un viaje por la Isla Esmeralda

Cuando alguien pronuncia el nombre de Irlanda, lo primero que me viene a la cabeza es el deambular de Leopold Bloom por los barrios de Dublín con una patata en el bolsillo. Que me asalte una referencia literaria antes que un paisaje o un olor específicos puede que se deba a que, desgraciadamente,...
Leer más

La España vacía

Que uno escriba un libro y el título que elige de encabezamiento acabe por acuñarse para describir una realidad, nada más y nada menos que para nombrar a un país dentro de otro país, debe darte un subidón como autor. Lo importante, creo yo, es que el término no termine por mal utilizarse; y que,...
Leer más

Los mejores días

No recuerdo ahora quién dijo, a mediados del siglo XX, en un momento en que se cuestionaba el futuro de la novela, que, mientras existiera la familia, dicha fórmula narrativa seguiría presente. Que esta es fuente primera de inspiración lo confirma Magalí Etchebarne en Los mejores días, pues, aunque...
Leer más