Presentación de "Murillo. Retratos de un genio"

Tras una primera presentación en La Carbonería, vuelve la antología Murillo. Retratos de un genio, en esta ocasión al Antiquarium de Sevilla. Y ¿por qué os recomiendo este libro? No solo porque en él algunos escritores (muchos de ellos muy buenos) hagamos un homenaje a ese pintor tan sublime, tan conocido universalmente, tan querido, sino porque, especialmente quienes hemos nacido en estas tierras, lo tenemos como algo propio, grabado en nuestras retinas desde la niñez. ¿Quién no ha entrado de la mano de su abuelo en el Museo de Bellas Artes de nuestra ciudad y se ha quedado mudo al acceder a la antigua iglesia de la Merced? ¿Quién no ha tenido alguna de sus inmaculadas guardada en un cuaderno o presidiendo la cabecera de su cama? ¿Quién no ha descubierto un rostro perfectamente humano entre sus mendigos y sus niños, bañados por una luz que no es de este mundo? ¿Quién no ha quedado extasiado ante la dulzura de sus ángeles, la humidad de sus santos, el amor por su Dios?

Yo recuerdo como si fuera ayer aquella excursión que hiciera al Hospital de la Santa Caridad con el colegio. Así lo conté en La Carbonería cuando se me preguntó por qué me había prestado a participar en este libro a pesar de la aprensión que tenía a hablar de alguien del que ya posiblemente todo se había dicho.

Fabular sobre su vida era difícil: no podía inventar ni atribuirle palabras que quizás nunca pronunció. Limitarme a describir alguna de sus obras podía resultar redundante, aunque era algo que me atraía muchísimo, el reto de verter en palabras lo que a primera vista parecía inefable. Finalmente me decidí por recrear lo que pasaría por su cabeza ante el encargo de participar en la decoración de la capilla de San Jorge, de seguir el programa ornamental de Miguel de Mañara y catequizar a quienes cruzaran sus umbrales con su claro y coherente discurso narrativo. «Todo habrá de aprovechar para enseñanza del pecador; para suscitar devociones; para que quien levante los ojos se vea imbuido de las virtudes cristianas que todo creyente debe practicar, especialmente las relativas a la Caridad y ayuda a los desdichados; para promover en los fieles la oración, la piedad y el arrepentimiento; para servir de guía espiritual a sus hermanos desde que atraviesen la puerta del templo y, detenidos bajo el umbrío sotocoro, descubran la contundencia de la muerte, cómo esta arrebata riqueza, poder, gloria, belleza y todo cuanto en este mundo efímero pueda atesorarse».

Y, junto a este episodio, el que yo he escrito, que abre el volumen (los relatos se reúnen en orden cronológico), descubriremos  a Murillo caminando por las calles de Sevilla y tropezando con algunos de sus modelos, rememorando el nombre de sus obras más queridas; conversando con Justino de Neve, uno de sus mejores amigos y, por qué no decirlo, también mecenas, y el comerciante flamenco Nicolás Omazur; imaginando la vida secreta de dos mujeres asomadas a una ventana; negociando en Cádiz con Giovanni Bielato, «un coleccionista sin criterio»; y, ya en otros momentos posteriores, recorriendo el «rapto» de algunos de sus cuadros, llamando al corazón de los más desalmados criminales o siendo alabados por una guía de museo.

Así que ya sabéis: de todo eso hablaremos en el Antiquarium de Sevilla el día 14 de diciembre, a las 19:00, de lo que Carmen Pita, Jaime Covarsí, Eva Márquez, Javier Fornell, Andrés Nadal, Valeria Lorenzo, Sara Esturillo y una servidora han visto y han sentido al enfrentarse a un genio.

 

Elena Marqués

 

Presentación de "Murillo. Retratos de un genio"

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Diles que son cadáveres

Que un libro conduce a otro por alguna mágica relación es una afirmación incontestable. Yo, después de conocer Irlanda de la mano de Javier Reverte, me he visto abocada a viajar de nuevo por ese país y, a través de una recomendación amiga que llegaba desde México, a leer a este escritor veracruzano...
Leer más

Canta Irlanda. Un viaje por la Isla Esmeralda

Cuando alguien pronuncia el nombre de Irlanda, lo primero que me viene a la cabeza es el deambular de Leopold Bloom por los barrios de Dublín con una patata en el bolsillo. Que me asalte una referencia literaria antes que un paisaje o un olor específicos puede que se deba a que, desgraciadamente,...
Leer más

La España vacía

Que uno escriba un libro y el título que elige de encabezamiento acabe por acuñarse para describir una realidad, nada más y nada menos que para nombrar a un país dentro de otro país, debe darte un subidón como autor. Lo importante, creo yo, es que el término no termine por mal utilizarse; y que,...
Leer más

Los mejores días

No recuerdo ahora quién dijo, a mediados del siglo XX, en un momento en que se cuestionaba el futuro de la novela, que, mientras existiera la familia, dicha fórmula narrativa seguiría presente. Que esta es fuente primera de inspiración lo confirma Magalí Etchebarne en Los mejores días, pues, aunque...
Leer más

1922

Parece que hace una eternidad cuando, en el cinquagésimo primer encuentro de la Tertulia Gastro-literaria El Caldero, tuvimos la suerte de conocer a Isaac Páez a través de su novela Nowhere man (Ediciones En Huida, 2017), con la que, por cierto, fue finalista en 2014 del prestigioso Premio...
Leer más

Los relatos del padre Brown

Dejar que se asome a esta ventana del siglo XXI una figura tan anacrónica como la del padre Brown, el famoso curita-detective de Essex creado por Chesterton, puede resultar extraño; pero es que, angustiada como me sentía a veces por el confinamiento y las malas noticias, me he visto impelida a...
Leer más

Otra vida por vivir

No recuerdo si había leído alguna crítica sobre Otra vida por vivir, de Theodor Kallifatides, o, como por arte de magia, apareció el libro entre esas recomendaciones que se te ofrecen por el mero hecho de andar siempre curioseando por los estantes virtuales de internet. La cuestión es que he...
Leer más

El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo

De vez en cuando, entre ficción y ficción, resulta conveniente volver los ojos a la realidad. Porque esta, como siempre, y según reza el dicho, suele superar a aquellas. Así, la lectura de El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo, el amenísimo estudio de Irene Vallejo...
Leer más

Como si existiese el perdón

Siguiendo la recomendación del escritor Ignacio Arrabal, con quien comparto amistad y gustos literarios, me he bebido de un solo trago Como si existiese el perdón; una pequeña gran novela de la escritora argentina Mariana Travacio que nos traslada, a través de escuetos capítulos y con un estilo...
Leer más

El padre-hijo (de Sharon Olds)

Nunca me he atrevido a reseñar a Iván Onia. La razón es bien simple. No hay que leer lo que alguien, sorprendido e incapaz de transmitir mínimamente la punta del asombro, dice sobre Iván. Hay que leer a Iván, cada uno de sus libros. Hay que escucharlo. A mí me gusta verlo en directo, con su acento...
Leer más