Presentación de "La expatriada", de Esperanza Vázquez

Asisto desde hace años a una tertulia literaria que me ha deparado tantos ratos memorables como amistades magníficas. Puesto que, por no sé qué extraño maleficio, hemos pasado por muchas «sedes», si como tales pueden llamarse los distintos bares que nos han querido acoger para hablar de libros, no recuerdo en cuál de ellos tuvo lugar mi encuentro con Esperanza Vázquez; una mujer que, a pesar de su sencillez y su humildad, o precisamente por eso, no pasa desapercibida. A esos cada vez más raros rasgos de modestia se añade la gran sabiduría y sensatez que se trasluce en todo lo que dice. Ignoro si tiene que ver con lo que ha vivido, que no es poco (no estoy hablando de años, sino de experiencias), o con esa especial sensibilidad que se le adivina tras cada comentario.

En alguna de esas conversaciones, cuando ya habíamos despiezado el libro que tratábamos en esa ocasión y nos dedicábamos a otra afición igualmente importante como la de beber un buen vino, Esperanza nos adelantó que había empezado a escribir una novela sobre unos acontecimientos ocurridos a principios de siglo en su pueblo de acogida, Nerva. Lo dijo con timidez, le asomaba una sonrisa casi incrédula. Seguramente porque entonces ignoraba en qué iban a convertirse esa investigación y esas primeras líneas.

Pero el trabajo, el amor y la constancia han hecho posible lo que finalmente ocurrirá el jueves, 12 de mayo, en la Casa de la Provincia de Sevilla, concretamente a las siete de la tarde. Un momento estupendo para hacer una pausa en nuestros quehaceres y escuchar a quien más sabe de esos hechos que para una gran mayoría, entre los que me incluyo, habían caído en el olvido, mientras para otros muchos supuso el centro de sus vidas. Y Esperanza Vázquez, como he dicho, por su especial atención a los problemas sociales y su convicción de que (y la cito) «las mujeres han sido la administradora de la familia, el bastión que mantiene el equilibrio en los malos momento y las que mejor han preservado la historia de sus antepasados», ha decidido asumir esa función femenina memorística y novelarnos esta historia de supervivencia, solidaridad y, desgraciadamente, opresión del más débil. Esos que, por no tener voz, necesitan de la de otros. Otros como Esperanza.

Por eso es para mí un orgullo poder acompañarla en un día tan importante, tanto para ella como para todos esos personajes, reales y ficticios, que cobran vida en estas páginas, el día en que tendrá lugar la presentación de La expatriada, novela publicada por Extravertida Editorial con la que la sevillana de corazón nervense que esbozara poemas adolescentes bajo el seudónimo de Nancy y que abarcara en sus lecturas desde El origen de la familia de Engels hasta novelas de Juan Marsé entra a formar parte de la comunidad de escritores.

Y lo hace con una obra en absoluto menor. Toda una epopeya. Pero en este caso de la pobreza, que, aunque parezca que no, tiene su épica propia.

Yo, que he tenido el privilegio de leerla de primera mano, puedo asegurar que se trata de un trabajo de gran calidad literaria, lleno de vida y de poesía. Una labor en la que ha empleado años (ya sabemos que escribir no siempre es fácil) y que no podía permanecer por más tiempo en el ancho cajón de las posibilidades. No solo porque la novela merece ser leída, y comentada en otras tantas tertulias como la nuestra, sino porque la historia debe contarse como reivindicación y homenaje a quienes la protagonizaron, víctimas heroicas de una situación terrible en la que consiguieron mantener, perdida prácticamente la esperanza, su dignidad. Y esa cualidad, tan difícil de conservar cuando las circunstancias aprietan, es la que distingue a buena parte de la familia Ares y a los vecinos de ese pueblo minero que recorreremos bajo el calor de julio gracias al empeño de una mujer y una escritora excepcional que nos hace hoy el inestimable regalo de sumar su voz a la Literatura.

Elena Marqués

 

Presentación de "La expatriada", de Esperanza Vázquez

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Canto a quien

Nadie sabe qué es la hierba, Iván. No hace falta que nos lo recuerdes con una cita de Whitman, de quién si no, para anunciar este último libro que es tan tuyo como del americano de las barbas largas y el canto enfervorizado y anchísimo. La hierba, sí. La hierba. Los científicos dirán lo que crean...
Leer más

Algunos animales y un árbol

Bajo la denominación Algunos animales y un árbol podría caber cualquier contenido, especialmente de corte ecológico. Aunque a mí, bromas del subconsciente, este título me ha recordado a otro por igual curioso y que dio mucho que hablar: el del documental de 2017, grabado por el actor español...
Leer más

En el iris el tiempo

No vamos a quejarnos de los últimos años porque todos tenemos motivos para hacerlo. La vida se nos ha puesto patas arriba, irreconocible. Y nosotros mismos hemos cambiado. No solo en costumbres, sino también en carácter. Una de las consecuencias de este desbarajuste, tanto colectivo como...
Leer más

En el río trenzado

Pasamos la vida salvando encrucijadas y planteándonos si habremos acertado en la elección. Dos conjunciones juntas, la copulativa «y» y la condicional «si», que, bajo ese aspecto insignificante, entrañan un gran peligro. Yo misma (pero quién no, diréis) incluí una reflexión acerca de eso en mi...
Leer más

Beernes

En estos tiempos crispados, en que te cruzas con alguien y te saluda directamente con un «pues anda que tú», se hace más necesario que nunca reivindicar el humor. Por eso me declaro hater de aquel fraile de El nombre de la rosa partidario de envenenar a todo el que osara leer el libro de...
Leer más

Todo lo que crece. Naturaleza y escritura

No recuerdo cuándo, ni dónde, aunque sospecho que fue en una de esas entradas facebookianas con las que de vez en cuando me entretengo, leí un acertado comentario sobre el arte de escribir contracubiertas y solapas, entendiendo en este caso el término «arte» en la cuarta acepción del diccionario,...
Leer más

El sintonizador

Ayer, cuando andaba planificando mi entrada de hoy, me enviaron vía WhatsApp un vídeo de lo más inquietante. Un tipo con barbas y excelente dicción explicaba las infinitas posibilidades de la inteligencia artificial. Y lo hacía a través de un ejemplo en el que prestaba su voz a un avatar con su...
Leer más

Las calles del tiempo

Aunque muchas veces los lectores afirmamos que nos gusta meternos en los libros para viajar lejos, más allá de nuestras fronteras, sucumbimos con mayor facilidad a sus historias cuando estas transcurren por nuestros espacios más queridos. Como si, al pasear los ojos por las páginas, camináramos de...
Leer más

Nunca debiste atravesar esos parajes

«Dicen que matar a una persona no es sencillo. De mis primeras clases recuerdo aquello de que el asesinato es una interacción entre el criminal y su víctima. Cuando vienes de una familia como la mía, la muerte adquiere un carácter cotidiano, tanto como el de la fruta o las pantallas de...
Leer más

De Homero y otros dioses

El año que se apaga, si dejamos a un lado crisis y pandemia, que no sé hasta qué punto es eso posible, se ha convertido en una continua celebración para dos filólogas llamadas como mi primogénita. No pasa una sola semana sin que salte el nombre de una de ellas en medios y redes, ya sea por verse...
Leer más