Presentación de "El libro de las emociones", de Lola Almeida

Hace una semana (o dos: ya ni me acuerdo), fui al cine por primera vez tras el parón obligado por la pandemia. Bueno, no, miento. Antes de eso, allá por junio de 2020, acudí con mi familia a las salas del Nervión Plaza a ver dos reposiciones (concretamente 2001: Una odisea del espacio y Blade Runner) a unas horas intempestivas para no encontrarnos con mucho público; y, algo más adelante, mi hija pequeña y yo nos atrevimos a enfrentarnos a Tenet y, en consecuencia, se nos quitaron un poco las ganas de vivir, aunque poco a poco las vamos recuperando. De todo se sale.

En aquellos tiempos aún había aforos limitados y también muchísimo miedo. No quiero decir que el otro día, aguantando las caiditas de James Bond, no pensara «Dios mío, cuántos estamos aquí, tan apretaditos, respirando el mismo aire durante ¡dos horas y cuarenta y tres minutos interminables!», pero ya nos vamos relajando. Porque la vida sigue, y hay que afrontarla con responsabilidad, por supuesto, pero también con un poquito de alegría, que ahora más que nunca somos conscientes de que no somos eternos.

Con esto quiero decir que una servidora, con casi el mismo miedo que vergüenza, también vuelve al ruedo de los actos literarios, tertulias (ya tuvimos nuestro primer encuentro con Eduardo Jordá y su biografía sobre Ajmátova), clubes de lectura y presentaciones de libros; a algunas de ellas había asistido ya como espectadora, y ahora he sido amablemente invitada a participar en el eterno espacio de La Carbonería en la puesta de largo del último libro de Lola Almeida. Como comprenderéis, no me he podido negar, así que allí estaré y allí os espero a todos. Yo, por mi parte, intentaré hacer un buen papel. Estoy desentrenada, claro, hace siglos que no hablo en público; pero creo que lo que yo diga o deje de decir carece de importancia.

Solo os adelanto que hablaremos de emociones, de creación, de miradas y de vida. Creo que solo por eso merecerá la pena.

Nos vemos.

Elena Marqués

 

 

 

Presentación de "El libro de las emociones", de Lola Almeida

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Los mejores días

No recuerdo ahora quién dijo, a mediados del siglo XX, en un momento en que se cuestionaba el futuro de la novela, que, mientras existiera la familia, dicha fórmula narrativa seguiría presente. Que esta es fuente primera de inspiración lo confirma Magalí Etchebarne en Los mejores días, pues, aunque...
Leer más

1922

Parece que hace una eternidad cuando, en el cinquagésimo primer encuentro de la Tertulia Gastro-literaria El Caldero, tuvimos la suerte de conocer a Isaac Páez a través de su novela Nowhere man (Ediciones En Huida, 2017), con la que, por cierto, fue finalista en 2014 del prestigioso Premio...
Leer más

Los relatos del padre Brown

Dejar que se asome a esta ventana del siglo XXI una figura tan anacrónica como la del padre Brown, el famoso curita-detective de Essex creado por Chesterton, puede resultar extraño; pero es que, angustiada como me sentía a veces por el confinamiento y las malas noticias, me he visto impelida a...
Leer más

Otra vida por vivir

No recuerdo si había leído alguna crítica sobre Otra vida por vivir, de Theodor Kallifatides, o, como por arte de magia, apareció el libro entre esas recomendaciones que se te ofrecen por el mero hecho de andar siempre curioseando por los estantes virtuales de internet. La cuestión es que he...
Leer más

El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo

De vez en cuando, entre ficción y ficción, resulta conveniente volver los ojos a la realidad. Porque esta, como siempre, y según reza el dicho, suele superar a aquellas. Así, la lectura de El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo, el amenísimo estudio de Irene Vallejo...
Leer más

Como si existiese el perdón

Siguiendo la recomendación del escritor Ignacio Arrabal, con quien comparto amistad y gustos literarios, me he bebido de un solo trago Como si existiese el perdón; una pequeña gran novela de la escritora argentina Mariana Travacio que nos traslada, a través de escuetos capítulos y con un estilo...
Leer más

El padre-hijo (de Sharon Olds)

Nunca me he atrevido a reseñar a Iván Onia. La razón es bien simple. No hay que leer lo que alguien, sorprendido e incapaz de transmitir mínimamente la punta del asombro, dice sobre Iván. Hay que leer a Iván, cada uno de sus libros. Hay que escucharlo. A mí me gusta verlo en directo, con su acento...
Leer más

No entres dócilmente en esa noche quieta

No sé si adentrarse en un autor con tan larga trayectoria a partir de su última publicación sea lo más adecuado. Ignorar su obra anterior, la que lo ha conducido hasta aquí, priva de herramientas para conocerlo, para contextualizarlo, para analizarlo. Sin embargo, sospecho que este No entres...
Leer más

El loco de la calle

Con Sevilla como protagonista, inmortalizada en un barrio popular en torno a una inexistente pero simbólica plaza Cervantes (quién sino el creador del más insigne cuerdo de la literatura para presidir estas narraciones) que se extiende, como un pequeño y universal microcosmos, bajo un mismo cielo,...
Leer más

Keith Landdon. Memorias no autorizadas

Entre las últimas novedades literarias, donde siempre se cuela algún texto primerizo que jamás debería haberse publicado, he tenido la enorme fortuna de encontrarme con Raül Vaca Rey y su Keith Landdon. Memorias no autorizadas; una novela sincera, innovadora, arriesgada, tanto en su formato como en...
Leer más