Presentación de "El libro de las emociones", de Lola Almeida

Hace una semana (o dos: ya ni me acuerdo), fui al cine por primera vez tras el parón obligado por la pandemia. Bueno, no, miento. Antes de eso, allá por junio de 2020, acudí con mi familia a las salas del Nervión Plaza a ver dos reposiciones (concretamente 2001: Una odisea del espacio y Blade Runner) a unas horas intempestivas para no encontrarnos con mucho público; y, algo más adelante, mi hija pequeña y yo nos atrevimos a enfrentarnos a Tenet y, en consecuencia, se nos quitaron un poco las ganas de vivir, aunque poco a poco las vamos recuperando. De todo se sale.

En aquellos tiempos aún había aforos limitados y también muchísimo miedo. No quiero decir que el otro día, aguantando las caiditas de James Bond, no pensara «Dios mío, cuántos estamos aquí, tan apretaditos, respirando el mismo aire durante ¡dos horas y cuarenta y tres minutos interminables!», pero ya nos vamos relajando. Porque la vida sigue, y hay que afrontarla con responsabilidad, por supuesto, pero también con un poquito de alegría, que ahora más que nunca somos conscientes de que no somos eternos.

Con esto quiero decir que una servidora, con casi el mismo miedo que vergüenza, también vuelve al ruedo de los actos literarios, tertulias (ya tuvimos nuestro primer encuentro con Eduardo Jordá y su biografía sobre Ajmátova), clubes de lectura y presentaciones de libros; a algunas de ellas había asistido ya como espectadora, y ahora he sido amablemente invitada a participar en el eterno espacio de La Carbonería en la puesta de largo del último libro de Lola Almeida. Como comprenderéis, no me he podido negar, así que allí estaré y allí os espero a todos. Yo, por mi parte, intentaré hacer un buen papel. Estoy desentrenada, claro, hace siglos que no hablo en público; pero creo que lo que yo diga o deje de decir carece de importancia.

Solo os adelanto que hablaremos de emociones, de creación, de miradas y de vida. Creo que solo por eso merecerá la pena.

Nos vemos.

Elena Marqués

 

 

 

Presentación de "El libro de las emociones", de Lola Almeida

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

La acústica de los iglús

Por circunstancias que prefiero no contar, porque me dejarían en ridículo, no he leído La acústica de los iglús hasta hace unos días. Y, aunque había escuchado magníficas críticas sobre la ópera prima de Almudena Sánchez, que quedó finalista en premios tan prestigiosos como el Ojo Crítico y el...
Leer más

Las voladoras

Conocí a Mónica Ojeda a través de Mandíbula. Y, si bien ya entonces me pareció una solvente novelista, como cuentista me parece algo extraordinario. Ubicada, según ella misma se define, en la línea investigadora del gótico andino, Ojeda nos regala en Las voladoras ocho relatos atravesados por la...
Leer más

Mi niñera fue la bruja Avería

Con Mi niñera fue la bruja Avería nos enfrentamos, más que a un libro de poemas, a una forma de estar en el mundo. Yo diría, más bien, a una forma de expresar el malestar con el mundo, donde su autora dice naufragar pues (y utilizo sus propias palabras), al parecer, «la deriva no termina nunca». Yo...
Leer más

Naturaleza

En un libro, todo debe significar, y las cinco citas elegidas como preludio a Naturaleza, primer poemario de José Iglesias, nos dan muchas pistas de lo que vamos a encontrar en él. Ya aviso que, en contra de lo que anuncia el título, no hay flores ni árboles aquí, ni atardeceres, ni la presencia...
Leer más

Cuaderno de laboratorio

En un documento encontrado en la página web de la Universidad del País Vasco se explica lo siguiente: «Hacer un experimento no se limita a preparar disoluciones y a realizar medidas con aparatos diversos. Cualquier científico está obligado a elaborar un informe escrito de las actividades que ha...
Leer más

Eva mitocondrial

Desde las páginas del prefacio, en el que he tenido el honor de participar, hasta el extenso canto que cierra el libro, el poemario Eva mitocondrial, de la escritora Reyes García-Doncel, que por primera vez incursiona en el género lírico, se plantea como un viaje a la feminidad, que es como decir...
Leer más

El mar, el mar

Me sumerjo en El mar, el mar tras la lectura de un breve y subjetivo prólogo de Álvaro Pombo en el que nos explica su descubrimiento de Iris Murdoch y, por medio de su obra, de la realidad de su país. Algo que puede resultar extraño no solo porque conocer la realidad a través de la ficción apunta a...
Leer más

Diles que son cadáveres

Que un libro conduce a otro por alguna mágica relación es una afirmación incontestable. Yo, después de conocer Irlanda de la mano de Javier Reverte, me he visto abocada a viajar de nuevo por ese país y, a través de una recomendación amiga que llegaba desde México, a leer a este escritor veracruzano...
Leer más

Canta Irlanda. Un viaje por la Isla Esmeralda

Cuando alguien pronuncia el nombre de Irlanda, lo primero que me viene a la cabeza es el deambular de Leopold Bloom por los barrios de Dublín con una patata en el bolsillo. Que me asalte una referencia literaria antes que un paisaje o un olor específicos puede que se deba a que, desgraciadamente,...
Leer más

La España vacía

Que uno escriba un libro y el título que elige de encabezamiento acabe por acuñarse para describir una realidad, nada más y nada menos que para nombrar a un país dentro de otro país, debe darte un subidón como autor. Lo importante, creo yo, es que el término no termine por mal utilizarse; y que,...
Leer más