Presentación de "El libro de las emociones", de Lola Almeida

Hace una semana (o dos: ya ni me acuerdo), fui al cine por primera vez tras el parón obligado por la pandemia. Bueno, no, miento. Antes de eso, allá por junio de 2020, acudí con mi familia a las salas del Nervión Plaza a ver dos reposiciones (concretamente 2001: Una odisea del espacio y Blade Runner) a unas horas intempestivas para no encontrarnos con mucho público; y, algo más adelante, mi hija pequeña y yo nos atrevimos a enfrentarnos a Tenet y, en consecuencia, se nos quitaron un poco las ganas de vivir, aunque poco a poco las vamos recuperando. De todo se sale.

En aquellos tiempos aún había aforos limitados y también muchísimo miedo. No quiero decir que el otro día, aguantando las caiditas de James Bond, no pensara «Dios mío, cuántos estamos aquí, tan apretaditos, respirando el mismo aire durante ¡dos horas y cuarenta y tres minutos interminables!», pero ya nos vamos relajando. Porque la vida sigue, y hay que afrontarla con responsabilidad, por supuesto, pero también con un poquito de alegría, que ahora más que nunca somos conscientes de que no somos eternos.

Con esto quiero decir que una servidora, con casi el mismo miedo que vergüenza, también vuelve al ruedo de los actos literarios, tertulias (ya tuvimos nuestro primer encuentro con Eduardo Jordá y su biografía sobre Ajmátova), clubes de lectura y presentaciones de libros; a algunas de ellas había asistido ya como espectadora, y ahora he sido amablemente invitada a participar en el eterno espacio de La Carbonería en la puesta de largo del último libro de Lola Almeida. Como comprenderéis, no me he podido negar, así que allí estaré y allí os espero a todos. Yo, por mi parte, intentaré hacer un buen papel. Estoy desentrenada, claro, hace siglos que no hablo en público; pero creo que lo que yo diga o deje de decir carece de importancia.

Solo os adelanto que hablaremos de emociones, de creación, de miradas y de vida. Creo que solo por eso merecerá la pena.

Nos vemos.

Elena Marqués

 

 

 

Presentación de "El libro de las emociones", de Lola Almeida

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

El aire de Chanel

Que a mí el mundo de la moda me interesa más bien poco no tengo ni que decirlo. Basta verme andar por esas calles de Dios con pantalones heredados de mis hijas, camisetas agujereadas por el gato y el pelo siempre cortado y/o recogido en función exclusivamente de mi comodidad. Los zapatos, ni los...
Leer más

Yo, mentira

«Antes observaba los coches que paraban a nuestro lado en los semáforos y me asustaban esas parejas que no hablaban entre sí. Solía reírme de ellas para disimular. Ahora, en el nuestro, la única voz que suena por encima de la radio es la del GPS palpitando desde los altavoces». Con estas palabras...
Leer más

Historia de una novela

Que Thomas Wolfe es uno de los escritores más grandes del siglo xx nadie lo pone en duda. Que es posible conocerlo más o menos bien a través de su obra, extensa a pesar de su corta vida, tampoco se nos esconde. («Como ya he dicho, tengo la convicción de que todo trabajo creativo serio debe ser en...
Leer más

Eterno amor

Que el manejo de la brevedad es un don lo estoy comprobando en estos días. Y que la concentración poética solo puede ser beneficiosa para un texto como este. Es admirable la forma de encerrar, en unos pocos términos bien elegidos, todo un universo; de describir, por ejemplo, con cuatro pinceladas...
Leer más

"Al final del miedo", de Cecilia Eudave, o cómo sortear el vacío

Hace poco, en una charla con cuentistas de la talla de Andrés Neuman, Antonio Ortuño, Eloy Tizón y José Ovejero, alguno de los asistentes se interesó por la fórmula para trabajar un libro de relatos, si estos podían ser independientes o era recomendable (aunque nunca hay reglas, eso está claro)...
Leer más

Salir, salir, salir...

Soy especialista en tristezas. En ocultarlas. En intentar sortearlas. Como buena (o mala) parte de la humanidad, he tomado Prozac. Me he sentido sobrepasada por las circunstancias. Con absolutas ganas de morirme. Pero posiblemente, aunque lo hubiera intentado, no habría sido capaz de escribir un...
Leer más

Contra la España vacía (que no contra España)

«Entiendo mis libros como parte de un esfuerzo centenario por explicar el país en el que vivo», comenta Del Molino en su introducción a Contra la España vacía. Muchas vidas le harían falta al escritor y periodista aragonés para poner algo en claro. Aunque pienso que en este último ensayo disipa...
Leer más

Aunque pensemos como Celaya

La entrada en un nuevo año siempre resulta ilusionante. No pregunten por qué, pero tendemos a celebrar un simple giro en el calendario como si fuera a traer la solución definitiva a nuestros asuntos. (Léase al respecto el primer poema de este libro que pretendo reseñar). Pero en esta ocasión el...
Leer más

¿Por qué no te callas?

En un mundo lleno de ruido, bien nos viene que alguien, de vez en cuando, nos haga callar. Porque posiblemente muchos de nosotros, pseudoescritores, pseudopoetas, casi pseudópodos en muchos aspectos por eso de arrastrarnos para que nos echen cuenta, somos los que más sobramos en esto de escribir y...
Leer más

Canción. Noticia de un secuestro (y II)

Conocí a Eduardo Halfon a través de su libro de relatos El boxeador polaco y la recomendación de mi amigo Carlos Torrero. Andábamos (o todo lo contrario) confinados por la pandemia y su lectura me permitió viajar entre Belgrado y la música de Milan Ravic, entre el Halfon escritor y el Eduardo...
Leer más