Presentación de "Año sabático"

«Los hoteles son para el descanso, me digo, aunque desde siempre me han provocado una profunda intranquilidad. Incluso más que la que me induce la extraña proximidad de mis vecinos. Esas pequeñas celdas donde nadie conoce a quien duerme al otro lado del panel, aunque se escuche y se descifre cada movimiento: la caída desordenada de los zapatos del viajante, la bañera llenándose de espuma para el encuentro feliz de los recién casados o quién sabe si unos amantes fortuitos, el canal de noticias internacionales y el repiqueteo del hielo en un vaso aséptico y plastificado que quizás nunca debió librarse de su envoltorio, el forcejeo desesperado con la manija de la ventana para lanzarse a un vacío que no pesa.

¿Cómo sonará un profesor cansado?, me sigo preguntando. Distinto a uno joven que aún anda convocando a su destino».

Con estas palabras empieza la novela Año sabático, que, si nadie lo remedia, se presentará este viernes, 29 de septiembre, en el Antiquarium de Sevilla (plaza de La Encarnación, bajo Las Setas ) a las siete de la tarde. No escondo mi emoción ante esta nueva criatura que empecé a escribir hace tres años y por la que el editor Jaime Romero, artífice de ese gran proyecto que es Arma Poética, se interesó para abrir con ella su colección Naginata, dedicada al género novelístico; algo que me llena de orgullo y a la vez de responsabilidad.

Es difícil, especialmente para su autor, resumir una obra. De hecho, sé que, si lo intento, corro el riesgo de soslayar elementos que un día me parecen fundamentales y otros, pequeñeces que caen por su propio peso. Solo diré que es algo bastante diferente a lo que he hecho hasta ahora, pues a veces los encuentros afortunados precisan hacerse notar, y nuevas lecturas y el avance inexorable de los días han terminado por volcarse en estas cuantas páginas por pura necesidad.

Escrita en un tono academicista desde la voz en primera persona del profesor de antropología John O’Toole, la obra narra su vida, sus antecedentes familiares, su modo peculiar de insertarse en el mundo, sus escasas relaciones y su reacción ante un acontecimiento inesperado que, como a la mayoría de los mortales, le hace mostrar el rostro más oculto y más humano, deja que salga a la luz su miedo a lo desconocido y su peculiar forma de amar.

Yo, por mi parte, estaré encantada de que me acompañéis en esta puesta de largo, de la que se encargará, además del editor, la escritora Reyes García-Doncel, autora del prólogo y buena amiga que en breve nos sorprenderá también con su nueva novela.

Nos vemos pues.

 

Elena Marqués

 

Presentación de "Año sabático"

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Aunque pensemos como Celaya

La entrada en un nuevo año siempre resulta ilusionante. No pregunten por qué, pero tendemos a celebrar un simple giro en el calendario como si fuera a traer la solución definitiva a nuestros asuntos. (Léase al respecto el primer poema de este libro que pretendo reseñar). Pero en esta ocasión el...
Leer más

¿Por qué no te callas?

En un mundo lleno de ruido, bien nos viene que alguien, de vez en cuando, nos haga callar. Porque posiblemente muchos de nosotros, pseudoescritores, pseudopoetas, casi pseudópodos en muchos aspectos por eso de arrastrarnos para que nos echen cuenta, somos los que más sobramos en esto de escribir y...
Leer más

Canción. Noticia de un secuestro (y II)

Conocí a Eduardo Halfon a través de su libro de relatos El boxeador polaco y la recomendación de mi amigo Carlos Torrero. Andábamos (o todo lo contrario) confinados por la pandemia y su lectura me permitió viajar entre Belgrado y la música de Milan Ravic, entre el Halfon escritor y el Eduardo...
Leer más

Dicen los síntomas o la corporeidad del lenguaje

A los hipocondriacos cada síntoma debe presentárseles como una verdadera maldición. Para ellos, cualquier tipo de señal del cuerpo, más que decir, más que hablar, les grita cosas terribles, los aproxima irremediablemente a la muerte. Y a la muerte en una habitación de hospital espera la...
Leer más

Nunca sabrás quién fui. Jugando al quién es quién

Quienes me conocen, si es posible conocer a alguien de verdad (y ahí lo dejo), saben de mi afición por los malabares literarios, mi inclinación por lo metaficticio y lo autorreferencial, por los límites y cómo traspasarlos. Porque, como muchos, estoy convencida de que nuestra vida, también la de...
Leer más

Lanzarse a «El agua del buitre»

Como muchos de los que braceamos desde hace años en este piélago de la escritura sin demasiado éxito, me considero un ejemplo de buena perdedora. Así que el hecho de que El agua del buitre, el último libro de cuentos de Andrés Ortiz Tafur, vaya dedicado en cuerpo y alma «A los que...
Leer más

La casa de los gatos

Conocí a Gregorio Verdugo en una tertulia literaria. En «nuestra» tertulia, que es también, y/o sobre todo, una reunión de amigos. Gente que se congrega en torno al «vicio» común de la Literatura. Gente que lee y (alguna) escribe. Todos esperamos de un escritor que cada libro que presente sea mejor...
Leer más

Cenizas y rosas

Escribir sobre el duelo, sobre perder a un padre y sentir al fin el significado de la palabra orfandad, no creo que sea fácil. Y mucho menos si lo que se propone la autora es, además, dejar constancia del más o menos largo tiempo previo en que la vejez impone su exasperante lentitud, sus múltiples...
Leer más

Días de redención

«Los recuerdos se complacen en visitarnos / a su capricho». Así se inicia el poema «María», de Días de redención; un libro en el que de nuevo escuchamos la voz clara a la vez que profunda de Tomás Sánchez; un compendio en el que vuelve sus ojos al piélago de su pasado y recorre, con evidente...
Leer más

Velocidad de los jardines

Casi treinta años después de su publicación, aún seguimos leyendo Velocidad de los jardines; un libro inaugural de lo que el mismo autor denomina «postcuento» o «anticuento» o un lugar donde se superan fórmulas gastadas y se abren ventanas con vistas a. Un experimento exitoso. Se inicia este...
Leer más