Presentación de "Año sabático"

«Los hoteles son para el descanso, me digo, aunque desde siempre me han provocado una profunda intranquilidad. Incluso más que la que me induce la extraña proximidad de mis vecinos. Esas pequeñas celdas donde nadie conoce a quien duerme al otro lado del panel, aunque se escuche y se descifre cada movimiento: la caída desordenada de los zapatos del viajante, la bañera llenándose de espuma para el encuentro feliz de los recién casados o quién sabe si unos amantes fortuitos, el canal de noticias internacionales y el repiqueteo del hielo en un vaso aséptico y plastificado que quizás nunca debió librarse de su envoltorio, el forcejeo desesperado con la manija de la ventana para lanzarse a un vacío que no pesa.

¿Cómo sonará un profesor cansado?, me sigo preguntando. Distinto a uno joven que aún anda convocando a su destino».

Con estas palabras empieza la novela Año sabático, que, si nadie lo remedia, se presentará este viernes, 29 de septiembre, en el Antiquarium de Sevilla (plaza de La Encarnación, bajo Las Setas ) a las siete de la tarde. No escondo mi emoción ante esta nueva criatura que empecé a escribir hace tres años y por la que el editor Jaime Romero, artífice de ese gran proyecto que es Arma Poética, se interesó para abrir con ella su colección Naginata, dedicada al género novelístico; algo que me llena de orgullo y a la vez de responsabilidad.

Es difícil, especialmente para su autor, resumir una obra. De hecho, sé que, si lo intento, corro el riesgo de soslayar elementos que un día me parecen fundamentales y otros, pequeñeces que caen por su propio peso. Solo diré que es algo bastante diferente a lo que he hecho hasta ahora, pues a veces los encuentros afortunados precisan hacerse notar, y nuevas lecturas y el avance inexorable de los días han terminado por volcarse en estas cuantas páginas por pura necesidad.

Escrita en un tono academicista desde la voz en primera persona del profesor de antropología John O’Toole, la obra narra su vida, sus antecedentes familiares, su modo peculiar de insertarse en el mundo, sus escasas relaciones y su reacción ante un acontecimiento inesperado que, como a la mayoría de los mortales, le hace mostrar el rostro más oculto y más humano, deja que salga a la luz su miedo a lo desconocido y su peculiar forma de amar.

Yo, por mi parte, estaré encantada de que me acompañéis en esta puesta de largo, de la que se encargará, además del editor, la escritora Reyes García-Doncel, autora del prólogo y buena amiga que en breve nos sorprenderá también con su nueva novela.

Nos vemos pues.

 

Elena Marqués

 

Presentación de "Año sabático"

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Diles que son cadáveres

Que un libro conduce a otro por alguna mágica relación es una afirmación incontestable. Yo, después de conocer Irlanda de la mano de Javier Reverte, me he visto abocada a viajar de nuevo por ese país y, a través de una recomendación amiga que llegaba desde México, a leer a este escritor veracruzano...
Leer más

Canta Irlanda. Un viaje por la Isla Esmeralda

Cuando alguien pronuncia el nombre de Irlanda, lo primero que me viene a la cabeza es el deambular de Leopold Bloom por los barrios de Dublín con una patata en el bolsillo. Que me asalte una referencia literaria antes que un paisaje o un olor específicos puede que se deba a que, desgraciadamente,...
Leer más

La España vacía

Que uno escriba un libro y el título que elige de encabezamiento acabe por acuñarse para describir una realidad, nada más y nada menos que para nombrar a un país dentro de otro país, debe darte un subidón como autor. Lo importante, creo yo, es que el término no termine por mal utilizarse; y que,...
Leer más

Los mejores días

No recuerdo ahora quién dijo, a mediados del siglo XX, en un momento en que se cuestionaba el futuro de la novela, que, mientras existiera la familia, dicha fórmula narrativa seguiría presente. Que esta es fuente primera de inspiración lo confirma Magalí Etchebarne en Los mejores días, pues, aunque...
Leer más

1922

Parece que hace una eternidad cuando, en el cinquagésimo primer encuentro de la Tertulia Gastro-literaria El Caldero, tuvimos la suerte de conocer a Isaac Páez a través de su novela Nowhere man (Ediciones En Huida, 2017), con la que, por cierto, fue finalista en 2014 del prestigioso Premio...
Leer más

Los relatos del padre Brown

Dejar que se asome a esta ventana del siglo XXI una figura tan anacrónica como la del padre Brown, el famoso curita-detective de Essex creado por Chesterton, puede resultar extraño; pero es que, angustiada como me sentía a veces por el confinamiento y las malas noticias, me he visto impelida a...
Leer más

Otra vida por vivir

No recuerdo si había leído alguna crítica sobre Otra vida por vivir, de Theodor Kallifatides, o, como por arte de magia, apareció el libro entre esas recomendaciones que se te ofrecen por el mero hecho de andar siempre curioseando por los estantes virtuales de internet. La cuestión es que he...
Leer más

El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo

De vez en cuando, entre ficción y ficción, resulta conveniente volver los ojos a la realidad. Porque esta, como siempre, y según reza el dicho, suele superar a aquellas. Así, la lectura de El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo, el amenísimo estudio de Irene Vallejo...
Leer más

Como si existiese el perdón

Siguiendo la recomendación del escritor Ignacio Arrabal, con quien comparto amistad y gustos literarios, me he bebido de un solo trago Como si existiese el perdón; una pequeña gran novela de la escritora argentina Mariana Travacio que nos traslada, a través de escuetos capítulos y con un estilo...
Leer más

El padre-hijo (de Sharon Olds)

Nunca me he atrevido a reseñar a Iván Onia. La razón es bien simple. No hay que leer lo que alguien, sorprendido e incapaz de transmitir mínimamente la punta del asombro, dice sobre Iván. Hay que leer a Iván, cada uno de sus libros. Hay que escucharlo. A mí me gusta verlo en directo, con su acento...
Leer más