Poco que contar, pero la primavera

La primavera ya está aquí y «Desde mi ventana» la percibo con toda su fragancia de azahares y jazmines. Me embriagan el ajetreo verdioscuro del naranjo, las voces infantiles de pantalón corto, la luz sin rubor que planea por un Domingo de Palmas de chaquetas azules y cervezas en vaso de plástico. Me enloquecen el aleteo de semillas de las plataneras, el reventar morado de las jacarandas, la pisada torpe de las primeras sandalias sobre la cera recién derramada, el chirrido de los neumáticos y la promesa de una terracita a medio sol junto a la muralla de la Macarena.

No soy de cantarle a mi ciudad, y mira que es hermosa. Me pueden la suciedad de sus calles, el jolgorio desmedido, el no poder transitar los días de partido en un Nervión tomado por bufandas bicolores. Supongo que eso lo comparte con muchas otras villas de este bello y variado país que es España, el mío, en el que vivo y en el que, imagino, habré de morir un día. (Lo de morir es seguro; lo de que sea aquí es probable, aunque eso nunca se sabe.)

Pero hoy me siento feliz de ver a la gente feliz y, a falta de otra cosa que contaros, he rescatado unos haikus medio primaverales, medio urbanos, para hablar de Sevilla, la de los chaparrones y las fuentes, la de la Pila del Pato en la penumbra, la de las calles adoquinadas y las farolas isabelinas, la ciudad que una primavera de hace... años me vio nacer y abre los ojos cada mañana con su revuelo de periquitos en el parque, su zureo de palomas, su albero ferial, su coso engalanado, su calle Betis como un regalo de los dioses, su faro de esperanza en Alemanes (sí, a la Giralda me refiero) y otras tantas propinas que esta estación de alergias acentúa con el gesto coqueto de una mujer hermosa.

Espero que os gusten.

 

Brota el deseo

y en su piel reverdece

la primavera.

 

Agua en la fuente.

Por el cielo navegan

los petirrojos.

 

Entre la hierba

un bullicio de insectos

bate sus alas.

 

Filtra el ramaje

un revuelo de trinos.

Olor a infancia.

 

Las hojas cantan

y su envés apacigua

la luz al párpado.

 

Alzan el vuelo

las palomas del parque.

Blanca es la brisa.

 

Elena Marqués

 

Poco que contar, pero la primavera

Saludos

Juntos prosa y verso como la vida misma. Me gusta el aire fresco del relato y los poemas, y me encantó el cuarto haiku, es hermoso.

Un abrazo...

comentario

Hola Elena , te felicito me ha gustado mucho igual que el primero que leí , lastima que los titulos que le pedí a tu padre de los dos libros , en Barcelona no hay manera de encontrarlos .

Seguiré buscando un abrazo y vuelvo a repetirme Felicidades

Re: comentario

Hola, Francisca.
Me alegro de que te guste y me apena que no encuentres los libros. No sé si es problema de distribución o que, al fin y al cabo, no tengo muchos lectores. Sé que en La Casa del Libro, si no está, se puede pedir, por si te apetece seguir escuchándome.
Muchas gracias y muchos besos.

Nuevo comentario

Los libros que leo

El diagrama colérico

Desde que conociera a David Fernández-Viagas con Días naturales hasta este segundo volumen de relatos, han pasado algunos años. Y compruebo que el autor los ha aprovechado bien para crear de nuevo ese ambiente fantástico (léase pensando en las acepciones 2 y 4 del término), esa «atmósfera íntima y...
Leer más

Desnombramientos

«Transitarse en la escritura. Escribirse habitada por los otros, habitar en las palabras heredadas, abrirse paso con el lenguaje entre su propia espesura, abrir grietas, buscando, quizá, un no-lugar en el que todo está aún por pronunciar. Desnombrar el mundo para poder nombrarlo. Tocar el mundo sin...
Leer más

Calle de los noctámbulos

Que la poeta Anabel Caride (Sevilla, 1972) sea también filóloga y que en esa doble condición escriba unas palabras preliminares a Calle de los noctámbulos, no solo para «justificar» los aires celtas que campan por sus páginas, sino incluso para aclarar su estructura y los títulos de cada parte (el...
Leer más

Variaciones y reincidencias (1978-2018)

Bajo el título Variaciones y reincidencias (1978-2018) se reúne prácticamente la obra completa del poeta paraeño Javier Salvago; una labor de cuarenta años en la que, a pesar del paso del tiempo, lo encontramos y reconocemos siempre. Porque, para Salvago, la escritura corre en paralelo con la vida...
Leer más

Tres muertos

De las cinco citas que anteceden a la última novela de Manuel Machuca, me quedo con las tres primeras: «La vida de los otros es solo lo que nos quieren contar» (Felipe Benítez Reyes), «Las historias solo existen del todo cuando alguien las escribe» (Javier Cercas) y «Las únicas cosas verdaderamente...
Leer más

Exorcismos

El jueves 24 de octubre, bastante más allá de las 19:30, con la no-puntualidad que suele caracterizar este tipo de actos, tuvo lugar en la Sala El Cachorro de Sevilla la presentación del libro de relatos Exorcismos, publicado bajo el sello editorial Extravertida en la colección Le Petit...
Leer más

Feliz final

Aunque me habían avisado de la dureza del libro, la lectura de Feliz final ha superado mis expectativas. Tanto en lo positivo como en lo negativo. Entiéndaseme bien. No hay nada que pueda criticarle a la escritura de Isaac Rosa, de una brillantez insuperable que lo convierte en uno de los autores...
Leer más

Las señales que hacemos en los mapas

El título del libro de Laura Casielles Las señales que hacemos en los mapas ya nos prepara para un viaje. Un recorrido por distintas ciudades de Marruecos y por distintos estados del alma, según anticipa la cita, tan noventayochista, de Sánchez Piñol: «El paisaje que un hombre ve, ojos afuera,...
Leer más

Nombre entre nombres

Definir la poesía actual resulta complicado o, si se quiere, completamente inútil. Si uno indaga entre las últimas publicaciones (para eso no todas las «librerías» sirven), descubre, de una parte, cierta tendencia a la brevedad y al silencio (piénsese en el renacimiento del aforismo y la...
Leer más

Curva

 Leyendo Curva, de Aurora Delgado, no he podido dejar de acordarme de las máximas chejovianas sobre el cuento. Porque nada es gratuito en esta historia. Desde «el taxista y el travesti, cada uno en un extremo [...], abriendo y cerrando un paréntesis de más de veinte años», todo queda bien...
Leer más