Poco que contar, pero la primavera

La primavera ya está aquí y «Desde mi ventana» la percibo con toda su fragancia de azahares y jazmines. Me embriagan el ajetreo verdioscuro del naranjo, las voces infantiles de pantalón corto, la luz sin rubor que planea por un Domingo de Palmas de chaquetas azules y cervezas en vaso de plástico. Me enloquecen el aleteo de semillas de las plataneras, el reventar morado de las jacarandas, la pisada torpe de las primeras sandalias sobre la cera recién derramada, el chirrido de los neumáticos y la promesa de una terracita a medio sol junto a la muralla de la Macarena.

No soy de cantarle a mi ciudad, y mira que es hermosa. Me pueden la suciedad de sus calles, el jolgorio desmedido, el no poder transitar los días de partido en un Nervión tomado por bufandas bicolores. Supongo que eso lo comparte con muchas otras villas de este bello y variado país que es España, el mío, en el que vivo y en el que, imagino, habré de morir un día. (Lo de morir es seguro; lo de que sea aquí es probable, aunque eso nunca se sabe.)

Pero hoy me siento feliz de ver a la gente feliz y, a falta de otra cosa que contaros, he rescatado unos haikus medio primaverales, medio urbanos, para hablar de Sevilla, la de los chaparrones y las fuentes, la de la Pila del Pato en la penumbra, la de las calles adoquinadas y las farolas isabelinas, la ciudad que una primavera de hace... años me vio nacer y abre los ojos cada mañana con su revuelo de periquitos en el parque, su zureo de palomas, su albero ferial, su coso engalanado, su calle Betis como un regalo de los dioses, su faro de esperanza en Alemanes (sí, a la Giralda me refiero) y otras tantas propinas que esta estación de alergias acentúa con el gesto coqueto de una mujer hermosa.

Espero que os gusten.

 

Brota el deseo

y en su piel reverdece

la primavera.

 

Agua en la fuente.

Por el cielo navegan

los petirrojos.

 

Entre la hierba

un bullicio de insectos

bate sus alas.

 

Filtra el ramaje

un revuelo de trinos.

Olor a infancia.

 

Las hojas cantan

y su envés apacigua

la luz al párpado.

 

Alzan el vuelo

las palomas del parque.

Blanca es la brisa.

 

Elena Marqués

 

Poco que contar, pero la primavera

Saludos

Juntos prosa y verso como la vida misma. Me gusta el aire fresco del relato y los poemas, y me encantó el cuarto haiku, es hermoso.

Un abrazo...

comentario

Hola Elena , te felicito me ha gustado mucho igual que el primero que leí , lastima que los titulos que le pedí a tu padre de los dos libros , en Barcelona no hay manera de encontrarlos .

Seguiré buscando un abrazo y vuelvo a repetirme Felicidades

Re: comentario

Hola, Francisca.
Me alegro de que te guste y me apena que no encuentres los libros. No sé si es problema de distribución o que, al fin y al cabo, no tengo muchos lectores. Sé que en La Casa del Libro, si no está, se puede pedir, por si te apetece seguir escuchándome.
Muchas gracias y muchos besos.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Lanzarse a «El agua del buitre»

Como muchos de los que braceamos desde hace años en este piélago de la escritura sin demasiado éxito, me considero un ejemplo de buena perdedora. Así que el hecho de que El agua del buitre, el último libro de cuentos de Andrés Ortiz Tafur, vaya dedicado en cuerpo y alma «A los que...
Leer más

La casa de los gatos

Conocí a Gregorio Verdugo en una tertulia literaria. En «nuestra» tertulia, que es también, y/o sobre todo, una reunión de amigos. Gente que se congrega en torno al «vicio» común de la Literatura. Gente que lee y (alguna) escribe. Todos esperamos de un escritor que cada libro que presente sea mejor...
Leer más

Cenizas y rosas

Escribir sobre el duelo, sobre perder a un padre y sentir al fin el significado de la palabra orfandad, no creo que sea fácil. Y mucho menos si lo que se propone la autora es, además, dejar constancia del más o menos largo tiempo previo en que la vejez impone su exasperante lentitud, sus múltiples...
Leer más

Días de redención

«Los recuerdos se complacen en visitarnos / a su capricho». Así se inicia el poema «María», de Días de redención; un libro en el que de nuevo escuchamos la voz clara a la vez que profunda de Tomás Sánchez; un compendio en el que vuelve sus ojos al piélago de su pasado y recorre, con evidente...
Leer más

Velocidad de los jardines

Casi treinta años después de su publicación, aún seguimos leyendo Velocidad de los jardines; un libro inaugural de lo que el mismo autor denomina «postcuento» o «anticuento» o un lugar donde se superan fórmulas gastadas y se abren ventanas con vistas a. Un experimento exitoso. Se inicia este...
Leer más

Apuntes del natural

Se diría, por el nombre del poemario, que en Apuntes del natural la escritora sotileña Lola Almeyda ha decidido cambiar de armas. Es obvio que no, que sigue empleando la de la palabra. Pero esta vez se le antoja erigirse en creadora y arquitecta; en diosa (aunque «nunca quise ser Dios», pues conoce...
Leer más

La pared del caracol

Desde el principio, el título del nuevo libro de Ana Isabel Alvea me enfrentó a una curiosidad, más que a un misterio. Es lo que tienen las anfibologías. ¿A qué se refiere con La pared del caracol? ¿Al muro que gana el gasterópodo con exasperante lentitud y paciencia, a la tapia por la que resbala...
Leer más

El camino imperfecto

Hace poco, en la consulta del Doctor Goodfellow, mostré mi entusiasmo (creo que lo llamé directamente «enamoramiento») por la escritura del portugués José Luís Peíxoto, en concreto por su Autobiografía; un libro con fondo y hechuras saramaguianos que me hizo disfrutar mucho entre las «estrechas»...
Leer más

Después de muchos inviernos

«Nada empieza en el punto donde creemos que empieza. Las cosas siempre vienen de algún momento anterior, lejos de nosotros, y terminan en un futuro que ni siquiera sospechamos». Hace poco compartí en redes estas palabras de Marian Izaguirre porque creía haber leído algo parecido en algún sitio. Y...
Leer más

Antes del Paraíso

«A mi padre, a mi madre, les faltaba alguna cosa». No es que esta frase sea una de las más brillantes del libro, pero si la traigo aquí, a esta ventana, es porque estoy segura de que a todos nos falta más de una cosa (por eso, como el padre de Jorge en el primer relato, escribimos y, sobre todo,...
Leer más