Pausa

Quizás no sea el nombre adecuado para esta entrada. Lo que anuncio puede traducirse en una pausa en determinados terrenos (posiblemente también en este alféizar); pero, a la vez, en una carrera frenética en otros. Sin embargo, es algo que siempre he deseado hacer, y que no puedo posponer más por temor a que las neuronas que aún me quedan se desgasten del todo.

Y si lo cuento no es con ánimo de presumir, ni para que algunos me deseen buena suerte y otros opinen que qué locura. Más bien lo hago para avisar de que durante un tiempo no estaré tan disponible como hasta ahora; que sustituiré unas lecturas por otras; que posiblemente escriba textos bien distintos; que no podré atender peticiones ni me prodigaré tanto, ni en redes sociales ni en actos literarios. O sea, que no os molestéis si rechazo «invitaciones», especialmente si suponen un trabajo adicional para mí; pero a partir de octubre, y a lo largo de un año, me reservo las tardes para asistir a las clases (virtuales, pero clases) y estudiar, claro, el máster en estudios avanzados en literatura española e hispanoamericana en el que me he matriculado. Es algo que necesito y que sé me reportará muchas satisfacciones.

Yo ya estoy entusiasmada mirando el programa y la bibliografía, y nerviosa, muy nerviosa, porque volver a estudiar después de tanto tiempo inactiva (en ese terreno; en otros, ya sabéis que no) no creo que sea tarea fácil; pero tomada está la decisión y allá nos lanzamos. Esperemos llegar a buen puerto.

Nos vemos en la otra orilla.

Elena Marqués

Pausa

Felicitaciones

Estimada Elena: tú puedes todo lo que te propongas porque vives con amor todo lo que haces. Adelante en esta nueva aventura y disfrútala como tú sabes. Besitos mil.

Alegría

Estimada Elena:
Será un placer que mereces disfrutar y te hará mejor aún, si cabe . Me alegro por ti.
Un beso

Nuevo comentario

Los libros que leo

Veintidós estaciones

Como si hubiera tenido una intuición (20 son las acepciones que recoge el diccionario académico del sustantivo que da título a esta obra), Lola Almeyda realiza 22 paradas en sus recuerdos, o en los recuerdos de quien, aislada temporalmente para una cura de carácter y/o de malas costumbres...
Leer más

Trampantojo

«Una persona que se siente culpable se convierte en su propio verdugo». Con esta cita (sabia cita) de Séneca se abre la novela de Charo Jiménez Trampantojo, su ópera prima; una historia dentro de otra historia, una narración sobre la construcción literaria como uno de los mejores modos de redimirse...
Leer más

Cartas a Siracusa

Llevo unas semanas febriles en cuanto a actividades y eso me ha hecho postergar el libro mensual de nuestra tertulia prácticamente hasta antes de ayer; sin embargo, al tratarse de una novela con todos los ingredientes de un best seller (en algún momento me ha recordado a los orígenes de Matilde...
Leer más

No vuelvas, Odiseo

Al borde ya del 8 de marzo y de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, llega a mis manos este libro reivindicativo de una figura femenina que deja de ser, por mano de su autor, Antonio Jiménez Casero, parte de una leyenda para convertirse en ser de carne y hueso e ideas y...
Leer más

Raíz olvido

Desde que empecé mis estudios en Filología Hispánica, y mucho antes que eso, cada vez que encontraba un libro que no era capaz de clasificar en un género o de resumir en dos palabras me embargaba la emoción de haber hallado algo de valor, un verdadero objeto artístico. Un tesoro. Una gracia. Es lo...
Leer más

La sala japonesa y otros relatos

Con un sosegado paseo, aún no sabemos si real, por la casa que alberga la sala japonesa que da título a la obra inicia Javier Compás su libro de relatos. En este, el primero de los quince, nos ofrece una pista de lo que encontraremos. Por una parte, una descripción minuciosa, casi pictórica, de lo...
Leer más

Púrpura de cristal

Escribir sobre el sufrimiento, sobre la pérdida, sobre el vacío en el pecho, sobre la herida que nos inflige la muerte, puede ser un mecanismo para seguir viviendo. Más para alguien que cree verdaderamente en la palabra como necesidad y redención (aunque «del dolor no hay / quien nos salve»). Es el...
Leer más

Hasta que sea verano

Conocí (literariamente hablando) a Ignacio Arrabal a través de El rasgo suplementario; obra de difícil calificación, fascinante y distinta, que me descubría una voz poderosa, con un estilo cuidado y exigente, tras la que, estaba claro, se mostraba un autor prometedor y de lecturas amplias, bien...
Leer más

«La memoria rota» o la ley del silencio

Antecedida por un hermoso poema de Zahra Hasnaui, un pequeño prólogo de Luisa Sánchez que nos anuncia la verdad venenosa que significa el desierto («porque una vez lo pisas, jamás desaparece de tu vida») y un prefacio donde se nos presenta a dos de las protagonistas de este «tratado» sobre la...
Leer más

La vuelta al día

Ignora Hipólito G. Navarro lo mucho que nos une. Por lo pronto, una fascinación casi salvaje por Julio Cortázar, a quien descubrí en cuarto de carrera y me acompaña desde entonces y tengo por seguro que hasta el final de mis días. Por eso, al leer el título-homenaje de este nuevo libro del escritor...
Leer más