Palabra de sal

Palabra de sal, primera novela de la joven escritora granadina Mónica Collado, tiene, entre sus muchas cualidades, la de enfrentarnos a una historia atemporal (válganos su primera frase: «Echada en la noche, abandonada a mis pensamientos, el tiempo parecía no existir»), apoyada en los ciclos de la agricultura y con la naturaleza-paraíso perdido de fondo como un personaje más, en la que se mezclan otras muchas contadas al calor del hogar, lo que aporta al conjunto ese elemento mágico, subrayado por el fuego, de aquellos primeros relatos mitológicos y fábulas orales con que se trataba de explicar el mundo. Esos cuentos en la encrucijada en que se convierte la vivienda familiar, por donde pasan y se detienen personajes distintos, son una parte esencial de la historia coral que contribuyen a confundir realidad y ficción como debe hacer una buena obra literaria.

Escrita desde la primera persona de una despierta niña de ocho años, Corina, que vive en un cortijo de Andalucía con sus padres y hermanos, algunos de los cuales ya mocean en la ciudad como estudiantes, nos sitúa ante algunos elementos contrapuestos, como la transición de un régimen opresor hacia la libertad, de un mundo rural en que el modo de vida y las tradiciones se presentan como algo tangible, auténtico y verdadero a otro urbano que brilla como la lejana modernidad.

Ese cambio social y económico de un país que empieza a transformarse coincide con el enfrentamiento de la niña a la realidad de los mayores, a temas como la mentira; el amor inocente, encarnado en un inalcanzable compañero de escuela; las desigualdades sociales y la vergüenza que eso provoca a quien está abajo; el miedo… La vida, en fin, como algo hostil, especialmente para los pobres, enfrascados en el trabajo y sin tiempo apenas para pararse a pensar o sufrir; y una vida en la que el presagio de la muerte, anunciada por el profético Elpidio, planea como una amenaza difícil de conjurar.

De cuidadísima factura, con hombres y mujeres tangibles, descripciones poéticamente acertadas plagadas de imágenes metafóricas y un lenguaje exquisito, rico y capaz de rescatar términos a punto de extinguirse, las palabras nos hechizan, nos señalan las cosas como si nacieran con ellas, pues esa es la condición ineludible de un creador: ofrecernos un mundo imaginario pero a la vez tan cierto que podemos tocarlo con las manos, olerlo, entenderlo, sentir a sus personajes como a nuestra propia familia.

Porque las palabras son las verdaderas protagonistas de este libro, como la sal que da título a la novela. Las palabras han de tener la capacidad de hacernos saltar, reaccionar. También, por qué no, el poder de curarnos de los males del mundo y hacernos disfrutar, pues si algo nos sirve para el verdadero goce es el placer estético en estado puro, y cualquier entelequia sobre qué debe ser la Literatura queda aclarada al leer esta novela, que no en vano ha recibido uno de los galardones más reconocidos en el plantel de concursos y certámenes de este nuestro país, el Premio Vargas Llosa en su XIX edición, lo que le ha valido para colarse en el valioso catálogo de Tropo Editores. Un buen principio para una primera obra que, de seguro, no ha de ser la última de Mónica Collado.

Elena Marqués

Mónica Collado Cañas (Granada, 1980) es licenciada en Periodismo y Filosofía por la Universidad de Sevilla. Escritora vocacional desde muy joven, ha colaborado en varias revistas literarias universitarias, donde ha publicado cuentos, poemas y narraciones infantiles. En la actualidad trabaja como ajustadora y correctora de textos para una empresa audiovisual y colabora con artículos acerca de la mujer y el arte en el magazine trimestral Gansos salvajes. Ocasionalmente escribe en su blog lamanomassucia.blogspot.com.es.

Palabra de sal

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Calle de los noctámbulos

Que la poeta Anabel Caride (Sevilla, 1972) sea también filóloga y que en esa doble condición escriba unas palabras preliminares a Calle de los noctámbulos, no solo para «justificar» los aires celtas que campan por sus páginas, sino incluso para aclarar su estructura y los títulos de cada parte (el...
Leer más

Variaciones y reincidencias (1978-2018)

Bajo el título Variaciones y reincidencias (1978-2018) se reúne prácticamente la obra completa del poeta paraeño Javier Salvago; una labor de cuarenta años en la que, a pesar del paso del tiempo, lo encontramos y reconocemos siempre. Porque, para Salvago, la escritura corre en paralelo con la vida...
Leer más

Tres muertos

De las cinco citas que anteceden a la última novela de Manuel Machuca, me quedo con las tres primeras: «La vida de los otros es solo lo que nos quieren contar» (Felipe Benítez Reyes), «Las historias solo existen del todo cuando alguien las escribe» (Javier Cercas) y «Las únicas cosas verdaderamente...
Leer más

Exorcismos

El jueves 24 de octubre, bastante más allá de las 19:30, con la no-puntualidad que suele caracterizar este tipo de actos, tuvo lugar en la Sala El Cachorro de Sevilla la presentación del libro de relatos Exorcismos, publicado bajo el sello editorial Extravertida en la colección Le Petit...
Leer más

Feliz final

Aunque me habían avisado de la dureza del libro, la lectura de Feliz final ha superado mis expectativas. Tanto en lo positivo como en lo negativo. Entiéndaseme bien. No hay nada que pueda criticarle a la escritura de Isaac Rosa, de una brillantez insuperable que lo convierte en uno de los autores...
Leer más

Las señales que hacemos en los mapas

El título del libro de Laura Casielles Las señales que hacemos en los mapas ya nos prepara para un viaje. Un recorrido por distintas ciudades de Marruecos y por distintos estados del alma, según anticipa la cita, tan noventayochista, de Sánchez Piñol: «El paisaje que un hombre ve, ojos afuera,...
Leer más

Nombre entre nombres

Definir la poesía actual resulta complicado o, si se quiere, completamente inútil. Si uno indaga entre las últimas publicaciones (para eso no todas las «librerías» sirven), descubre, de una parte, cierta tendencia a la brevedad y al silencio (piénsese en el renacimiento del aforismo y la...
Leer más

Curva

 Leyendo Curva, de Aurora Delgado, no he podido dejar de acordarme de las máximas chejovianas sobre el cuento. Porque nada es gratuito en esta historia. Desde «el taxista y el travesti, cada uno en un extremo [...], abriendo y cerrando un paréntesis de más de veinte años», todo queda bien...
Leer más

Para que me imagines

Decir que la vida es un viaje no es nada novedoso. A los lectores españoles la peregrinatio vitae nos remonta a Gonzalo de Berceo y, cómo no, a Jorge Manrique, con sus célebres versos «este mundo es el camino / para el otro, que es morada / sin pesar». En ambos casos se nos avisa de que solo...
Leer más

Rarezas. La literatura no tiene cura

Dejando atrás aquellas primeras aventuras infantiles que tan importantes fueron en la aparición de la enfermedad incurable de la lectura, recuerdo mi afición desatada por la novela, la visión reverencial que tenía de la poesía, el medido disfrute de los dramaturgos auriseculares, el descubrimiento...
Leer más