Palabra de sal

Palabra de sal, primera novela de la joven escritora granadina Mónica Collado, tiene, entre sus muchas cualidades, la de enfrentarnos a una historia atemporal (válganos su primera frase: «Echada en la noche, abandonada a mis pensamientos, el tiempo parecía no existir»), apoyada en los ciclos de la agricultura y con la naturaleza-paraíso perdido de fondo como un personaje más, en la que se mezclan otras muchas contadas al calor del hogar, lo que aporta al conjunto ese elemento mágico, subrayado por el fuego, de aquellos primeros relatos mitológicos y fábulas orales con que se trataba de explicar el mundo. Esos cuentos en la encrucijada en que se convierte la vivienda familiar, por donde pasan y se detienen personajes distintos, son una parte esencial de la historia coral que contribuyen a confundir realidad y ficción como debe hacer una buena obra literaria.

Escrita desde la primera persona de una despierta niña de ocho años, Corina, que vive en un cortijo de Andalucía con sus padres y hermanos, algunos de los cuales ya mocean en la ciudad como estudiantes, nos sitúa ante algunos elementos contrapuestos, como la transición de un régimen opresor hacia la libertad, de un mundo rural en que el modo de vida y las tradiciones se presentan como algo tangible, auténtico y verdadero a otro urbano que brilla como la lejana modernidad.

Ese cambio social y económico de un país que empieza a transformarse coincide con el enfrentamiento de la niña a la realidad de los mayores, a temas como la mentira; el amor inocente, encarnado en un inalcanzable compañero de escuela; las desigualdades sociales y la vergüenza que eso provoca a quien está abajo; el miedo… La vida, en fin, como algo hostil, especialmente para los pobres, enfrascados en el trabajo y sin tiempo apenas para pararse a pensar o sufrir; y una vida en la que el presagio de la muerte, anunciada por el profético Elpidio, planea como una amenaza difícil de conjurar.

De cuidadísima factura, con hombres y mujeres tangibles, descripciones poéticamente acertadas plagadas de imágenes metafóricas y un lenguaje exquisito, rico y capaz de rescatar términos a punto de extinguirse, las palabras nos hechizan, nos señalan las cosas como si nacieran con ellas, pues esa es la condición ineludible de un creador: ofrecernos un mundo imaginario pero a la vez tan cierto que podemos tocarlo con las manos, olerlo, entenderlo, sentir a sus personajes como a nuestra propia familia.

Porque las palabras son las verdaderas protagonistas de este libro, como la sal que da título a la novela. Las palabras han de tener la capacidad de hacernos saltar, reaccionar. También, por qué no, el poder de curarnos de los males del mundo y hacernos disfrutar, pues si algo nos sirve para el verdadero goce es el placer estético en estado puro, y cualquier entelequia sobre qué debe ser la Literatura queda aclarada al leer esta novela, que no en vano ha recibido uno de los galardones más reconocidos en el plantel de concursos y certámenes de este nuestro país, el Premio Vargas Llosa en su XIX edición, lo que le ha valido para colarse en el valioso catálogo de Tropo Editores. Un buen principio para una primera obra que, de seguro, no ha de ser la última de Mónica Collado.

Elena Marqués

Mónica Collado Cañas (Granada, 1980) es licenciada en Periodismo y Filosofía por la Universidad de Sevilla. Escritora vocacional desde muy joven, ha colaborado en varias revistas literarias universitarias, donde ha publicado cuentos, poemas y narraciones infantiles. En la actualidad trabaja como ajustadora y correctora de textos para una empresa audiovisual y colabora con artículos acerca de la mujer y el arte en el magazine trimestral Gansos salvajes. Ocasionalmente escribe en su blog lamanomassucia.blogspot.com.es.

Palabra de sal

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Trigo limpio

La verdad es que no sé por dónde empezar. Porque la novela ganadora del Premio Biblioteca Breve 2021 es tan ambiciosa, compleja y a la vez hipnótica que todo lo que diga en estas pocas líneas no alcanzará a explicar ni levemente lo que he experimentado en el camino. Simplificando mucho, Trigo...
Leer más

La hija del barquero

Con lo mucho que me gusta huir de la realidad, con lo que me apetece siempre tirar de la imaginación e inmiscuirme en vidas muy distintas a la mía a través de la ficción, últimamente solo me rondan proyectos biográficos. Que no se me malinterprete. Parece que he arrancado con una queja, o una...
Leer más

Días extravagantes

Desde la palabra «Existo» con que se inicia la novela Días extravagantes, de la escritora sevillana María del Monte Vallés, uno ya se pone en guardia. Y más aún al enfrentarse a la descripción del espacio en el que esa voz narradora dice existir, que parece una campana de laboratorio, un lugar...
Leer más

Rebecca

«Anoche soñé que volvía a Manderley». No sé si podría considerarse un comienzo digno de esas célebres listas que recogen los mejores arranques novelísticos, pero sí creo que continúa siendo uno de los más conocidos en la historia de la literatura y del cine. Y es que muchos lo escucharemos...
Leer más

El aire de Chanel

Que a mí el mundo de la moda me interesa más bien poco no tengo ni que decirlo. Basta verme andar por esas calles de Dios con pantalones heredados de mis hijas, camisetas agujereadas por el gato y el pelo siempre cortado y/o recogido en función exclusivamente de mi comodidad. Los zapatos, ni los...
Leer más

Yo, mentira

«Antes observaba los coches que paraban a nuestro lado en los semáforos y me asustaban esas parejas que no hablaban entre sí. Solía reírme de ellas para disimular. Ahora, en el nuestro, la única voz que suena por encima de la radio es la del GPS palpitando desde los altavoces». Con estas palabras...
Leer más

Historia de una novela

Que Thomas Wolfe es uno de los escritores más grandes del siglo xx nadie lo pone en duda. Que es posible conocerlo más o menos bien a través de su obra, extensa a pesar de su corta vida, tampoco se nos esconde. («Como ya he dicho, tengo la convicción de que todo trabajo creativo serio debe ser en...
Leer más

Eterno amor

Que el manejo de la brevedad es un don lo estoy comprobando en estos días. Y que la concentración poética solo puede ser beneficiosa para un texto como este. Es admirable la forma de encerrar, en unos pocos términos bien elegidos, todo un universo; de describir, por ejemplo, con cuatro pinceladas...
Leer más

"Al final del miedo", de Cecilia Eudave, o cómo sortear el vacío

Hace poco, en una charla con cuentistas de la talla de Andrés Neuman, Antonio Ortuño, Eloy Tizón y José Ovejero, alguno de los asistentes se interesó por la fórmula para trabajar un libro de relatos, si estos podían ser independientes o era recomendable (aunque nunca hay reglas, eso está claro)...
Leer más

Salir, salir, salir...

Soy especialista en tristezas. En ocultarlas. En intentar sortearlas. Como buena (o mala) parte de la humanidad, he tomado Prozac. Me he sentido sobrepasada por las circunstancias. Con absolutas ganas de morirme. Pero posiblemente, aunque lo hubiera intentado, no habría sido capaz de escribir un...
Leer más