No soporto tu luz

Hay veces en que el lector se identifica con el protagonista de la novela de un modo asombroso. Es lo que me ha ocurrido con No soporto tu luz, segunda novela de la escritora sevillana Reyes García-Doncel, no solo porque la acción tiene lugar en la actualidad, en un instituto del Aljarafe sevillano, con referencias muy próximas, sino porque se nos plantean varios conflictos desgraciadamente de moda y que conozco bien (el mobbing o acoso laboral y el buylling o acoso escolar), así como otros temas universales tales que la ambición; la lucha por el poder y su ejercicio; la actuación (o falta de actuación en la mayoría de los casos) de los «estómagos agradecidos», interpretados por una parte del profesorado del instituto donde se desarrolla la acción que se suma al acoso (porque lo que está claro, y muy bien reflejado en la novela, es que este no lo puede ejercer una sola persona por muy jefe que sea, que es preciso que existan elementos coadyuvantes ―y yo sé de lo que hablo―); la traición; el miedo y su increíble poder; la soledad; la envidia; la falta de consideración de la profesión educativa en la actualidad en España, en la que los padres se convierten en enemigos de los profesores; la mala educación que están recibiendo nuestros hijos; el perfil de esos niños, faltos de interés y siempre funcionando a través de recompensas inmediatas; la influencia de los comportamientos de los padres en los hijos y la reproducción de papeles; las consecuencias de la violencia; la importancia que se concede a la apariencia...

Con todos estos mimbres, con una «guerra» casera en la que el héroe defiende su integridad, pero también duda y flaquea, y los villanos muestran de igual modo sus propias debilidades y heridas, se elabora una novela ágil y fluida en la que podemos conocer con bastante fidelidad los entresijos de un instituto y el trabajo que allí se desarrolla, no solo docente, sino burocrático, donde se deja ver una acertada crítica al sistema educativo.

Y el libro engancha desde el principio porque, a través de los tres personajes principales (un profesor, Diego; la directora del centro, Rosalía; y el padre de un niño difícil, Gonzalo), descubrimos personas absolutamente normales, que todos podemos conocer, de carne y hueso, protagonistas de una historia muy actual que pone el dedo en la llaga en esa clase media y de edad media en la que muchos nos situamos. Es, además, una historia que se lee rapidísimo, a lo que ayuda la claridad en la escritura; la fluidez y buena construcción de los diálogos, bastante abundantes, en los que cada personaje tiene su voz propia; la estructura en capítulos no muy largos cortados en el momento justo para mantener la intriga; así como su enorme plasticidad, la capacidad de dibujarnos perfectamente las escenas como si estuviéramos allí, especialmente en las descripciones, algunas muy líricas, en las que tenemos que actuar con todos los sentidos y que nos muestran otra importante faceta de la autora, de la que espero hablar pronto, que es la de poeta. Una lectura muy recomendable.

Reyes García-Doncel (Sevilla) es licenciada en Farmacia, catedrática de Biología-Geología de enseñanza secundaria y autora de numerosos libros de textos y guías didácticas.

Coautora de las compilaciones Lugares de paso (2006), Arena en los zapatos (2007), Así os ponemos los cuernos las mujeres (2009), Hidra verde (2015) y La guerra nuestra, ha publicado en las revistas Telegráfica y en Gansos salvajes.

Como novelista es autora de Sin noticias de Acuario (2011) y No soporto tu luz (2015). En la actualidad trabaja en su tercera novela.

 

No soporto tu luz

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Manifiesto por la lectura

El opúsculo Manifiesto por la lectura, del fenómeno literario (entiéndase en el buen sentido) Irene Vallejo, fue concebido como preámbulo de un Pacto por el Libro demandado por el sector. Algo que dice mucho de nuestro país, que haya que incitarnos a sumergirnos en un texto y recordar las múltiples...
Leer más

La forastera

Que la protagonista de la narración va a ser una mujer enfrentada a un problema (¿les parece poco la lucha por la supervivencia?) ya lo anuncia el título. Su historia, la historia de Angie, es narrada en primera persona, en un expresivo presente[1] en el que la acompañamos sin darnos cuenta. Con un...
Leer más

La acústica de los iglús

Por circunstancias que prefiero no contar, porque me dejarían en ridículo, no he leído La acústica de los iglús hasta hace unos días. Y, aunque había escuchado magníficas críticas sobre la ópera prima de Almudena Sánchez, que quedó finalista en premios tan prestigiosos como el Ojo Crítico y el...
Leer más

Las voladoras

Conocí a Mónica Ojeda a través de Mandíbula. Y, si bien ya entonces me pareció una solvente novelista, como cuentista me parece algo extraordinario. Ubicada, según ella misma se define, en la línea investigadora del gótico andino, Ojeda nos regala en Las voladoras ocho relatos atravesados por la...
Leer más

Mi niñera fue la bruja Avería

Con Mi niñera fue la bruja Avería nos enfrentamos, más que a un libro de poemas, a una forma de estar en el mundo. Yo diría, más bien, a una forma de expresar el malestar con el mundo, donde su autora dice naufragar pues (y utilizo sus propias palabras), al parecer, «la deriva no termina nunca». Yo...
Leer más

Naturaleza

En un libro, todo debe significar, y las cinco citas elegidas como preludio a Naturaleza, primer poemario de José Iglesias, nos dan muchas pistas de lo que vamos a encontrar en él. Ya aviso que, en contra de lo que anuncia el título, no hay flores ni árboles aquí, ni atardeceres, ni la presencia...
Leer más

Cuaderno de laboratorio

En un documento encontrado en la página web de la Universidad del País Vasco se explica lo siguiente: «Hacer un experimento no se limita a preparar disoluciones y a realizar medidas con aparatos diversos. Cualquier científico está obligado a elaborar un informe escrito de las actividades que ha...
Leer más

Eva mitocondrial

Desde las páginas del prefacio, en el que he tenido el honor de participar, hasta el extenso canto que cierra el libro, el poemario Eva mitocondrial, de la escritora Reyes García-Doncel, que por primera vez incursiona en el género lírico, se plantea como un viaje a la feminidad, que es como decir...
Leer más

El mar, el mar

Me sumerjo en El mar, el mar tras la lectura de un breve y subjetivo prólogo de Álvaro Pombo en el que nos explica su descubrimiento de Iris Murdoch y, por medio de su obra, de la realidad de su país. Algo que puede resultar extraño no solo porque conocer la realidad a través de la ficción apunta a...
Leer más

Diles que son cadáveres

Que un libro conduce a otro por alguna mágica relación es una afirmación incontestable. Yo, después de conocer Irlanda de la mano de Javier Reverte, me he visto abocada a viajar de nuevo por ese país y, a través de una recomendación amiga que llegaba desde México, a leer a este escritor veracruzano...
Leer más