No soporto tu luz

Hay veces en que el lector se identifica con el protagonista de la novela de un modo asombroso. Es lo que me ha ocurrido con No soporto tu luz, segunda novela de la escritora sevillana Reyes García-Doncel, no solo porque la acción tiene lugar en la actualidad, en un instituto del Aljarafe sevillano, con referencias muy próximas, sino porque se nos plantean varios conflictos desgraciadamente de moda y que conozco bien (el mobbing o acoso laboral y el buylling o acoso escolar), así como otros temas universales tales que la ambición; la lucha por el poder y su ejercicio; la actuación (o falta de actuación en la mayoría de los casos) de los «estómagos agradecidos», interpretados por una parte del profesorado del instituto donde se desarrolla la acción que se suma al acoso (porque lo que está claro, y muy bien reflejado en la novela, es que este no lo puede ejercer una sola persona por muy jefe que sea, que es preciso que existan elementos coadyuvantes ―y yo sé de lo que hablo―); la traición; el miedo y su increíble poder; la soledad; la envidia; la falta de consideración de la profesión educativa en la actualidad en España, en la que los padres se convierten en enemigos de los profesores; la mala educación que están recibiendo nuestros hijos; el perfil de esos niños, faltos de interés y siempre funcionando a través de recompensas inmediatas; la influencia de los comportamientos de los padres en los hijos y la reproducción de papeles; las consecuencias de la violencia; la importancia que se concede a la apariencia...

Con todos estos mimbres, con una «guerra» casera en la que el héroe defiende su integridad, pero también duda y flaquea, y los villanos muestran de igual modo sus propias debilidades y heridas, se elabora una novela ágil y fluida en la que podemos conocer con bastante fidelidad los entresijos de un instituto y el trabajo que allí se desarrolla, no solo docente, sino burocrático, donde se deja ver una acertada crítica al sistema educativo.

Y el libro engancha desde el principio porque, a través de los tres personajes principales (un profesor, Diego; la directora del centro, Rosalía; y el padre de un niño difícil, Gonzalo), descubrimos personas absolutamente normales, que todos podemos conocer, de carne y hueso, protagonistas de una historia muy actual que pone el dedo en la llaga en esa clase media y de edad media en la que muchos nos situamos. Es, además, una historia que se lee rapidísimo, a lo que ayuda la claridad en la escritura; la fluidez y buena construcción de los diálogos, bastante abundantes, en los que cada personaje tiene su voz propia; la estructura en capítulos no muy largos cortados en el momento justo para mantener la intriga; así como su enorme plasticidad, la capacidad de dibujarnos perfectamente las escenas como si estuviéramos allí, especialmente en las descripciones, algunas muy líricas, en las que tenemos que actuar con todos los sentidos y que nos muestran otra importante faceta de la autora, de la que espero hablar pronto, que es la de poeta. Una lectura muy recomendable.

Reyes García-Doncel (Sevilla) es licenciada en Farmacia, catedrática de Biología-Geología de enseñanza secundaria y autora de numerosos libros de textos y guías didácticas.

Coautora de las compilaciones Lugares de paso (2006), Arena en los zapatos (2007), Así os ponemos los cuernos las mujeres (2009), Hidra verde (2015) y La guerra nuestra, ha publicado en las revistas Telegráfica y en Gansos salvajes.

Como novelista es autora de Sin noticias de Acuario (2011) y No soporto tu luz (2015). En la actualidad trabaja en su tercera novela.

 

No soporto tu luz

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

La España vacía

Que uno escriba un libro y el título que elige de encabezamiento acabe por acuñarse para describir una realidad, nada más y nada menos que para nombrar a un país dentro de otro país, debe darte un subidón como autor. Lo importante, creo yo, es que el término no termine por mal utilizarse; y que,...
Leer más

Los mejores días

No recuerdo ahora quién dijo, a mediados del siglo XX, en un momento en que se cuestionaba el futuro de la novela, que, mientras existiera la familia, dicha fórmula narrativa seguiría presente. Que esta es fuente primera de inspiración lo confirma Magalí Etchebarne en Los mejores días, pues, aunque...
Leer más

1922

Parece que hace una eternidad cuando, en el cinquagésimo primer encuentro de la Tertulia Gastro-literaria El Caldero, tuvimos la suerte de conocer a Isaac Páez a través de su novela Nowhere man (Ediciones En Huida, 2017), con la que, por cierto, fue finalista en 2014 del prestigioso Premio...
Leer más

Los relatos del padre Brown

Dejar que se asome a esta ventana del siglo XXI una figura tan anacrónica como la del padre Brown, el famoso curita-detective de Essex creado por Chesterton, puede resultar extraño; pero es que, angustiada como me sentía a veces por el confinamiento y las malas noticias, me he visto impelida a...
Leer más

Otra vida por vivir

No recuerdo si había leído alguna crítica sobre Otra vida por vivir, de Theodor Kallifatides, o, como por arte de magia, apareció el libro entre esas recomendaciones que se te ofrecen por el mero hecho de andar siempre curioseando por los estantes virtuales de internet. La cuestión es que he...
Leer más

El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo

De vez en cuando, entre ficción y ficción, resulta conveniente volver los ojos a la realidad. Porque esta, como siempre, y según reza el dicho, suele superar a aquellas. Así, la lectura de El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo, el amenísimo estudio de Irene Vallejo...
Leer más

Como si existiese el perdón

Siguiendo la recomendación del escritor Ignacio Arrabal, con quien comparto amistad y gustos literarios, me he bebido de un solo trago Como si existiese el perdón; una pequeña gran novela de la escritora argentina Mariana Travacio que nos traslada, a través de escuetos capítulos y con un estilo...
Leer más

El padre-hijo (de Sharon Olds)

Nunca me he atrevido a reseñar a Iván Onia. La razón es bien simple. No hay que leer lo que alguien, sorprendido e incapaz de transmitir mínimamente la punta del asombro, dice sobre Iván. Hay que leer a Iván, cada uno de sus libros. Hay que escucharlo. A mí me gusta verlo en directo, con su acento...
Leer más

No entres dócilmente en esa noche quieta

No sé si adentrarse en un autor con tan larga trayectoria a partir de su última publicación sea lo más adecuado. Ignorar su obra anterior, la que lo ha conducido hasta aquí, priva de herramientas para conocerlo, para contextualizarlo, para analizarlo. Sin embargo, sospecho que este No entres...
Leer más

El loco de la calle

Con Sevilla como protagonista, inmortalizada en un barrio popular en torno a una inexistente pero simbólica plaza Cervantes (quién sino el creador del más insigne cuerdo de la literatura para presidir estas narraciones) que se extiende, como un pequeño y universal microcosmos, bajo un mismo cielo,...
Leer más