No soporto tu luz

Hay veces en que el lector se identifica con el protagonista de la novela de un modo asombroso. Es lo que me ha ocurrido con No soporto tu luz, segunda novela de la escritora sevillana Reyes García-Doncel, no solo porque la acción tiene lugar en la actualidad, en un instituto del Aljarafe sevillano, con referencias muy próximas, sino porque se nos plantean varios conflictos desgraciadamente de moda y que conozco bien (el mobbing o acoso laboral y el buylling o acoso escolar), así como otros temas universales tales que la ambición; la lucha por el poder y su ejercicio; la actuación (o falta de actuación en la mayoría de los casos) de los «estómagos agradecidos», interpretados por una parte del profesorado del instituto donde se desarrolla la acción que se suma al acoso (porque lo que está claro, y muy bien reflejado en la novela, es que este no lo puede ejercer una sola persona por muy jefe que sea, que es preciso que existan elementos coadyuvantes ―y yo sé de lo que hablo―); la traición; el miedo y su increíble poder; la soledad; la envidia; la falta de consideración de la profesión educativa en la actualidad en España, en la que los padres se convierten en enemigos de los profesores; la mala educación que están recibiendo nuestros hijos; el perfil de esos niños, faltos de interés y siempre funcionando a través de recompensas inmediatas; la influencia de los comportamientos de los padres en los hijos y la reproducción de papeles; las consecuencias de la violencia; la importancia que se concede a la apariencia...

Con todos estos mimbres, con una «guerra» casera en la que el héroe defiende su integridad, pero también duda y flaquea, y los villanos muestran de igual modo sus propias debilidades y heridas, se elabora una novela ágil y fluida en la que podemos conocer con bastante fidelidad los entresijos de un instituto y el trabajo que allí se desarrolla, no solo docente, sino burocrático, donde se deja ver una acertada crítica al sistema educativo.

Y el libro engancha desde el principio porque, a través de los tres personajes principales (un profesor, Diego; la directora del centro, Rosalía; y el padre de un niño difícil, Gonzalo), descubrimos personas absolutamente normales, que todos podemos conocer, de carne y hueso, protagonistas de una historia muy actual que pone el dedo en la llaga en esa clase media y de edad media en la que muchos nos situamos. Es, además, una historia que se lee rapidísimo, a lo que ayuda la claridad en la escritura; la fluidez y buena construcción de los diálogos, bastante abundantes, en los que cada personaje tiene su voz propia; la estructura en capítulos no muy largos cortados en el momento justo para mantener la intriga; así como su enorme plasticidad, la capacidad de dibujarnos perfectamente las escenas como si estuviéramos allí, especialmente en las descripciones, algunas muy líricas, en las que tenemos que actuar con todos los sentidos y que nos muestran otra importante faceta de la autora, de la que espero hablar pronto, que es la de poeta. Una lectura muy recomendable.

Reyes García-Doncel (Sevilla) es licenciada en Farmacia, catedrática de Biología-Geología de enseñanza secundaria y autora de numerosos libros de textos y guías didácticas.

Coautora de las compilaciones Lugares de paso (2006), Arena en los zapatos (2007), Así os ponemos los cuernos las mujeres (2009), Hidra verde (2015) y La guerra nuestra, ha publicado en las revistas Telegráfica y en Gansos salvajes.

Como novelista es autora de Sin noticias de Acuario (2011) y No soporto tu luz (2015). En la actualidad trabaja en su tercera novela.

 

No soporto tu luz

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Calle de los noctámbulos

Que la poeta Anabel Caride (Sevilla, 1972) sea también filóloga y que en esa doble condición escriba unas palabras preliminares a Calle de los noctámbulos, no solo para «justificar» los aires celtas que campan por sus páginas, sino incluso para aclarar su estructura y los títulos de cada parte (el...
Leer más

Variaciones y reincidencias (1978-2018)

Bajo el título Variaciones y reincidencias (1978-2018) se reúne prácticamente la obra completa del poeta paraeño Javier Salvago; una labor de cuarenta años en la que, a pesar del paso del tiempo, lo encontramos y reconocemos siempre. Porque, para Salvago, la escritura corre en paralelo con la vida...
Leer más

Tres muertos

De las cinco citas que anteceden a la última novela de Manuel Machuca, me quedo con las tres primeras: «La vida de los otros es solo lo que nos quieren contar» (Felipe Benítez Reyes), «Las historias solo existen del todo cuando alguien las escribe» (Javier Cercas) y «Las únicas cosas verdaderamente...
Leer más

Exorcismos

El jueves 24 de octubre, bastante más allá de las 19:30, con la no-puntualidad que suele caracterizar este tipo de actos, tuvo lugar en la Sala El Cachorro de Sevilla la presentación del libro de relatos Exorcismos, publicado bajo el sello editorial Extravertida en la colección Le Petit...
Leer más

Feliz final

Aunque me habían avisado de la dureza del libro, la lectura de Feliz final ha superado mis expectativas. Tanto en lo positivo como en lo negativo. Entiéndaseme bien. No hay nada que pueda criticarle a la escritura de Isaac Rosa, de una brillantez insuperable que lo convierte en uno de los autores...
Leer más

Las señales que hacemos en los mapas

El título del libro de Laura Casielles Las señales que hacemos en los mapas ya nos prepara para un viaje. Un recorrido por distintas ciudades de Marruecos y por distintos estados del alma, según anticipa la cita, tan noventayochista, de Sánchez Piñol: «El paisaje que un hombre ve, ojos afuera,...
Leer más

Nombre entre nombres

Definir la poesía actual resulta complicado o, si se quiere, completamente inútil. Si uno indaga entre las últimas publicaciones (para eso no todas las «librerías» sirven), descubre, de una parte, cierta tendencia a la brevedad y al silencio (piénsese en el renacimiento del aforismo y la...
Leer más

Curva

 Leyendo Curva, de Aurora Delgado, no he podido dejar de acordarme de las máximas chejovianas sobre el cuento. Porque nada es gratuito en esta historia. Desde «el taxista y el travesti, cada uno en un extremo [...], abriendo y cerrando un paréntesis de más de veinte años», todo queda bien...
Leer más

Para que me imagines

Decir que la vida es un viaje no es nada novedoso. A los lectores españoles la peregrinatio vitae nos remonta a Gonzalo de Berceo y, cómo no, a Jorge Manrique, con sus célebres versos «este mundo es el camino / para el otro, que es morada / sin pesar». En ambos casos se nos avisa de que solo...
Leer más

Rarezas. La literatura no tiene cura

Dejando atrás aquellas primeras aventuras infantiles que tan importantes fueron en la aparición de la enfermedad incurable de la lectura, recuerdo mi afición desatada por la novela, la visión reverencial que tenía de la poesía, el medido disfrute de los dramaturgos auriseculares, el descubrimiento...
Leer más