Ninguna parte

Conocí al autor de Ninguna parte a través de otra poeta amiga, María José Collado, en La Isla de Siltolá, donde al autor presentó esta obra y Motivos personales, y, aunque era la primera vez que escuchaba a José Luis Morante (por supuesto, ya aprovechamos Lola Almeyda y yo para invitarlo a La Inopia, donde se nos ofreció una segunda oportunidad de gozar de sus conocimientos y su conversación), tuve la sensación de que lo conocía de toda la vida; que su voz, amable y sincera, es de las que se vierten desde el corazón; e incluso (tengo que confesarlo) sentí cierta envidia de sus alumnos, por su amenidad y lo sencillo que te hace parecer todo. Porque también leerlo se convierte en un acto natural tras el que se sale más sabio y más conforme.

Sé que a estos libros los precede una amplia y concienzuda producción, versos que aún no han caído en mis manos y que quizás me ayudaran a entender mejor la tesitura de su voz y el camino seguido hasta aquí, pues ignoro si sus poemas anteriores eran, como estos, tan personales y profundos, tan limpios y despojados de hojarasca, tan preocupados por el paso del tiempo y sus estragos.

Mucho de eso hay en la primera sección de Ninguna parte, «Patologías», que él mismo explica como fruto de una experiencia propia. En ellos encontramos reflexiones sobre la vejez (Vista cansada), la enfermedad (Alzheimer), la muerte misma (Ahogados), en versos donde predominan los elementos binarios, a veces opuestos como modo efectivo de expresar la duda, la dificultad de elegir y decidir («No sé qué itinerario me conviene, / si el que deja constancia de huellas conocidas / o el que las traza por primera vez»). Formalmente sus periodos, largos en ocasiones, se distribuyen en abundancia de endecasílabos y heptasílabos, lo que confiere un tono clásico y de cierta solemnidad a lo cotidiano, a los objetos que nos rodean y que pueden convertirse en motivo de reflexión y, por ende, en centro del poema (Fármacos). Pero, junto a ello, observamos también una clara tendencia hacia el aforismo, especialmente como colofón estrófico y signo de su interés por la brevedad, de la que también nos habló José Luis durante la presentación (Motivos personales es precisamente un rico compendio de aforismos del que hablaré en otro momento) y que confirma con su cultivo del haiku, en el que destaca como pocos.

En la segunda parte, «Deshielo», imperan los poemas dirigidos a una segunda persona en los que tampoco falta el yo. Es el caso de Retrato, Amanecida, Carta a Dublín, Náufrago, Celos, Rostros de Jano (¿por qué aparece el dios de las puertas, de los principios y los finales?), Silencio…, hasta llegar a un nosotros en Nueva York (abundan las referencias urbanas en este tramo) o Castro, uno de mis poemas preferidos, que concluye con esta gran verdad: «la historia se repite. / Somos polvo; la primavera pasa».

Como no podía de ser de otra manera, en «Piedra caliza (epitafios)» es donde se concentran los poemas más breves, como si las palabras, al otro lado, en el silencio de la muerte, perdieran su utilidad, pues «Nada sucede aquí; / nada sucede»…

Y para finalizar, en la última parte del libro, bajo el epígrafe «Y todo lo demás», el poeta, en ese oficio artesano al que se aplica, deambula, bracea como un náufrago que muestra «la impotencia del trazo / que jamás te contiene», hace Balance de su vida, desgrana de un modo indirecto su poética (quizás sea el poema E-mail el que mejor la resuma) hasta concluir en ese Palabras sueltas que puede ser el final obligado del difícil trabajo del escritor, del que indaga en el lenguaje para intentar transmitir lo inefable, lo que transcurre en el interior de sí y, en fin, en el resto de los hombres; del que siempre busca «un lugar / para empezar de nuevo». Aunque ese lugar resulte ser Ninguna parte: un espacio de luces y sombras, de reflexión y aceptación, de lucidez y melancolía. Un espacio, con permiso de Otero, fieramente humano.

Elena Marqués

José Luis Morante (El Bohodón, Ávila, 1956) ha sido profesor de Ciencias Sociales en distintos institutos, en uno de los cuales creó la revista Luna llena y coordinó Prima Littera. La antología Mapa de ruta (Maillot Amarillo, 2010) compendia su obra poética formada por siete libros con reconocimientos como el Premio Luis Cernuda, el Internacional de Poesía San Juan de la Cruz o el Hermanos Argensola. Entre sus obras en prosa destacan el diario Reencuentros, el libro de entrevistas Palabras adentro, y Protagonistas y secundarios, selección de artículos y reseñas sobre poesía contemporánea. Ha publicado también los libros de aforismos Mejores días (2009) y Motivos personales. (2015).

Es responsable del blog «Puentes de Papel».

 

Ninguna parte

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Animales del parque

Animales del parque, segundo libro de cuentos de Mila Guerrero, se inicia con unas palabras preliminares de la propia autora sobre lo que habrá de venir. Y, si bien nos avisa de que hablará de padres y madres, de las angustias y sinsabores (junto a, también, la extrema felicidad, todo hay que...
Leer más

Manifiesto por la lectura

El opúsculo Manifiesto por la lectura, del fenómeno literario (entiéndase en el buen sentido) Irene Vallejo, fue concebido como preámbulo de un Pacto por el Libro demandado por el sector. Algo que dice mucho de nuestro país, que haya que incitarnos a sumergirnos en un texto y recordar las múltiples...
Leer más

La forastera

Que la protagonista de la narración va a ser una mujer enfrentada a un problema (¿les parece poco la lucha por la supervivencia?) ya lo anuncia el título. Su historia, la historia de Angie, es narrada en primera persona, en un expresivo presente[1] en el que la acompañamos sin darnos cuenta. Con un...
Leer más

La acústica de los iglús

Por circunstancias que prefiero no contar, porque me dejarían en ridículo, no he leído La acústica de los iglús hasta hace unos días. Y, aunque había escuchado magníficas críticas sobre la ópera prima de Almudena Sánchez, que quedó finalista en premios tan prestigiosos como el Ojo Crítico y el...
Leer más

Las voladoras

Conocí a Mónica Ojeda a través de Mandíbula. Y, si bien ya entonces me pareció una solvente novelista, como cuentista me parece algo extraordinario. Ubicada, según ella misma se define, en la línea investigadora del gótico andino, Ojeda nos regala en Las voladoras ocho relatos atravesados por la...
Leer más

Mi niñera fue la bruja Avería

Con Mi niñera fue la bruja Avería nos enfrentamos, más que a un libro de poemas, a una forma de estar en el mundo. Yo diría, más bien, a una forma de expresar el malestar con el mundo, donde su autora dice naufragar pues (y utilizo sus propias palabras), al parecer, «la deriva no termina nunca». Yo...
Leer más

Naturaleza

En un libro, todo debe significar, y las cinco citas elegidas como preludio a Naturaleza, primer poemario de José Iglesias, nos dan muchas pistas de lo que vamos a encontrar en él. Ya aviso que, en contra de lo que anuncia el título, no hay flores ni árboles aquí, ni atardeceres, ni la presencia...
Leer más

Cuaderno de laboratorio

En un documento encontrado en la página web de la Universidad del País Vasco se explica lo siguiente: «Hacer un experimento no se limita a preparar disoluciones y a realizar medidas con aparatos diversos. Cualquier científico está obligado a elaborar un informe escrito de las actividades que ha...
Leer más

Eva mitocondrial

Desde las páginas del prefacio, en el que he tenido el honor de participar, hasta el extenso canto que cierra el libro, el poemario Eva mitocondrial, de la escritora Reyes García-Doncel, que por primera vez incursiona en el género lírico, se plantea como un viaje a la feminidad, que es como decir...
Leer más

El mar, el mar

Me sumerjo en El mar, el mar tras la lectura de un breve y subjetivo prólogo de Álvaro Pombo en el que nos explica su descubrimiento de Iris Murdoch y, por medio de su obra, de la realidad de su país. Algo que puede resultar extraño no solo porque conocer la realidad a través de la ficción apunta a...
Leer más