Ni Real, ni Academia

Me quejo de vicio. Con la cantidad de motivos que me da el trabajo para sacar trapos sucios a mi ventana sin demasiado esfuerzo. La última, y no he tenido que escarbar mucho, escuchar una expresión despectiva como «esos de la..., no voy ni a decir Real, ni tampoco los voy a calificar de académicos» pronunciada por una persona a la que más le valía quedarse en su casa leyendo periódicos mismamente y que, por el contrario, se deja caer para defender el uso de la mayúscula en la palabra «rey» con una revista que no sé qué autoridad puede tener (por lo visto, más que la Academia) y que concluye «Por lo tanto, puedes optar por escribir rey con minúscula o Rey con mayúscula, según tus sentimientos monárquicos y lo actualizadas que tengas las normas de ortografía».

Yo presumo de tenerlas actualizadas (al fin y al cabo, es mi trabajo), y sobre los sentimientos monárquicos nada tengo que decir por estos lares; pero esa prerrogativa de que cada disciplina (en concreto algunas; todo el mundo sabe, por supuesto, que me estoy refiriendo a la noble rama del Derecho) dignifique los términos que crea lo merecen con una improcedente versal es tan obsoleta como los calzoncillos largos. Además de que, por esa regla de tres, los físicos escribirían «electrón» con mayúscula y los cocineros auparían el «pan rallao» a la categoría de un semidiós (ingrediente fundamental de la croqueta, ese manjar que no es de este mundo), y para mí que a nadie le parece una buena fórmula de comunicarse.

Quizás la mejor manera de hacerlo, el requisito adecuado para hablar sin meter demasiado la pata, es informarse previamente del asunto por tratar, elegir con cuidado la documentación que va a emplearse (no creo conveniente utilizar vídeos sobre ortografía con los acentos en busca y captura) y recordar, antes de criticar la introducción de ciertos términos en el diccionario (por cierto, *cocreta no aparece en él, por mucho que la gente saliera a criticarlo convirtiéndose así en protagonista indiscutible de ese fenómeno que ahora llaman «posverdad»), que en absoluto somos los únicos hablantes de español que hay en el planeta Tierra, y que los trabajos que emite la Real Academia pertenecen a todas las academias de la lengua española, desde Chile hasta Filipinas, así como que no somos el ombligo del mundo. Ese desprecio a someterse a ciertas normas que algunos consideran, por lo visto, la verdadera democracia es bastante estúpido. Nunca en la vida se me ocurriría imponer mi criterio a un técnico que dedica su vida a estudiar cualquier materia. Para la defensa ante un juez, uno suele recurrir a un abogado; para hacer obras en su casa, a un arquitecto; para que la lavadora vuelva a funcionar, a un especialista en esos aparatos misteriosos que nos facilitan la vida con solo apretar un botón. Sin embargo, hay una línea generalizada que tiene a despreciar a la Academia de la Lengua arguyendo que eso que hablamos es de todos, lo construimos entre todos, evoluciona a nuestro paso.

No niego esa verdad, pero tampoco podemos recoger firmas para eliminar palabras o acepciones porque nos incomodan pues igual, cuando aparezcan en un texto clásico, no sabremos dónde acudir para conocer su significado. La lengua no se hace a golpe de decreto. Bastante tenemos con someternos a desdoblar sustantivos para visualizarnos cuando las noticias nos sorprenden (bueno, lo peor es que no nos sorprenden) cada día con crímenes machistas que está claro que no remiten, cuando se nos muestran estadísticas desfavorables al nombramiento de mujeres directivas, cuando se echa a las trabajadoras de sus puestos en el momento en que deciden embarazarse. Como la semana anterior (léase la entrada J'accuse), me remito al dicho del huevo y la gallina: qué es antes, la realidad o su nombre. Además de que, volviendo a los dichosos desdobles, es imposible mantener un discurso en tales términos y nuestros políticos terminan agotados y sometidos al final a utilizar el masculino plural genérico, lo que quiere decir que en el fondo creen en su existencia.

Siempre recuerdo una arenga de cierta figura en campaña dirigiéndose a los ciudadanos y las ciudadanas, los españoles y las españolas, los andaluces y las andaluzas, incluso a los jóvenes y las *jóvenas, para terminar diciendo «por eso pido a los andaluces que voten al partido» tal, con lo cual automáticamente quedé excluida de entre sus electores, pues está claro que, si en un discurso con todos sus perejiles genéricos (sé que no significa lo que pretendo, pero se me entiende) dejo de desdoblar, el término que aparece en masculino tiene más huevos que todos nosotros juntos. Qué queréis que os diga. Me sentí harto discriminada. Solo por eso estoy por poner todas las letras de mi nombre en mayúscula acudiendo a otro eslogan famoso: «porque yo lo valgo».

Elena Marqués

Ni Real, ni Academia

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Pequeños versos furiosos

En la pasada feria del libro de Bormujos, celebrada en noviembre, se presentó la obra de Lola Almeyda Pequeños versos furiosos. Por la amistad que me une con la autora, me pidió fuera su maestra de ceremonias; algo a lo que no me podía negar porque era para mí un orgullo y, por supuesto, porque,...
Leer más

Lloverá sobre tu nombre

Tengo entre las manos un libro de poemas. Al abrirlo, encuentro una voz familiar que no piensa enmudecer así caiga el diluvio. El agua que de él dimana, hecha orbayo, calabobos o galerna (así van aumentando sus versos en belleza e intensidad), es una lluvia que riega plazas donde alguna vez (aún...
Leer más

Instrucciones para cuando anochezca

Puesto que Lola Almeyda es prácticamente capaz de escribir de casi todo, y con una profundidad y una sabiduría que más de uno quisiera para sí, acepto estas instrucciones (algunas en un tono quizás demasiado imperativo, acostumbrados como estamos a desoír siempre), dando por seguro que las habré de...
Leer más

El azar y viceversa

¿Qué puedo añadir a lo que ya se ha escrito sobre este libro? Mucho me lo habían recomendado, y alabado; pero, como se suele decir, verlo (o leerlo) para creerlo. Yo, que reconozco mi debilidad por los personajes desgraciados (aunque en su descargo diré que el protagonista de El azar y viceversa...
Leer más

El diablo en el cuerpo

Que la voz de Isabel II, «la de los Tristes Destinos», aquella reina gorda, chata y castiza tan dada a los escándalos, se alce desde el Purgatorio es algo con lo que no contaba al enfrentarme a El diablo en el cuerpo. Ese hecho ya me hace estar atenta desde el principio. No por nada, sino porque me...
Leer más

Palabra de sal

Palabra de sal, primera novela de la joven escritora granadina Mónica Collado, tiene, entre sus muchas cualidades, la de enfrentarnos a una historia atemporal (válganos su primera frase: «Echada en la noche, abandonada a mis pensamientos, el tiempo parecía no existir»), apoyada en los ciclos de la...
Leer más

Los refugios que olvidamos

 El jueves 20 de octubre tuve el enorme compromiso de acompañar a Jesús Cárdenas en la presentación de su nuevo libro; un acto en el Café Cicus amenizado por la lectura de sus versos a cargo de poetas y amigos como María José Collado, Vito Domínguez, Pilar Alcalá, Juan Martínez Iglesias...
Leer más

Tres mil viajes al sur

Josefa. Alberta. Blessing. Esperanza. Cuatro historias que transcurren en el sur, cuatro vidas que comparten un espacio luminoso y cerrado del que salir parece imposible. En esa lucha se debaten sus protagonistas. Una lucha real, pues no hay en ninguna de ellas una actitud pasiva, si bien a Josefa...
Leer más

El derbi final

El martes 4 de octubre asistí a la presentación del libro colectivo El derbi final, subtitulado con la advertencia «Relatos sobre la rivalidad del fútbol sevillano». La Fundación Cruzcampo acogió un acto multitudinario en el que no faltaron algunos de los máximos protagonistas del deporte...
Leer más

No soporto tu luz

Hay veces en que el lector se identifica con el protagonista de la novela de un modo asombroso. Es lo que me ha ocurrido con No soporto tu luz, segunda novela de la escritora sevillana Reyes García-Doncel, no solo porque la acción tiene lugar en la actualidad, en un instituto del Aljarafe...
Leer más