Mi Feria del Libro (I)

Un año más nos preparamos a vivir con intensidad (para «los intensos» no hay otra forma) la Feria del Libro de Sevilla. En esta ocasión participo de maneras muy distintas, y a todas las actividades os pienso invitar. Creo que nunca soy excesivamente pesada en esto de publicitar mis actos literarios. Me da algo de reparo. Aparte de que se me da mal, como tantas otras cosas en las que nunca destacaré (léase cualquier disciplina deportiva y todo lo relacionado con las artes culinarias, más aguantar estoicamente en una discoteca sin que se me note el pavor, por poner varios ejemplos). Aunque después me encanta verme rodeada de amigos (pocas veces de desconocidos, pero en alguna ocasión se produce el milagro) que siguen mis novelas, mis relatos, mis intentos desesperados de construir un poema medio qué, y que encima lo disfrutan.

Tengo que agradecer, ya puestos, la cantidad de gente estupenda con la que me he topado desde que comencé esta andadura, y ese es uno de los motivos por los que me veo «envuelta» en presentaciones y recitales, en ondas radiofónicas, en libros que no hubiera conocido si no hubiera sido por ellos. Es como para sentirse muy feliz, aunar amistad y literatura, dos de los mejores inventos del hombre, dos elementos tan parecidos y a la vez tan dispares, pues, así como la amistad ha de ser verdadera, la literatura, la mayoría de las veces, no lo es, aunque nos la creamos a pie juntillas o nos conmine a buscarla y a veces, incluso, estemos casi convencidos de haberla encontrado. Quién sabe. A lo mejor lo suyo es no concederle ninguna utilidad a la literatura y ahí precisamente resida su encanto. (Y su utilidad).

Pero a lo que iba. El jueves empieza en Sevilla la Feria del Libro, y Lola Almeyda y yo lo celebraremos en La Inopia de Radiópolis (92.3 FM) entrevistando a Fran Nuño, que será precisamente uno de los premiados en los actos de la feria por su papel como dinamizador cultural y librero, por contagiar a los pequeños el amor por la literatura y extenderla más allá de nuestras fronteras. Será como siempre a las 21:00 horas, y ahí os quiero ver a todos escuchando lo que nos tenga que contar junto a nuestro otro invitado, el novelista José Domingo Mora Mora, autor de La espiral del caos, que ya va por su segunda edición en Arma poética y que firmará en la caseta número 13 el día 6 a las 18:00, donde, por cierto, estará sentado a mi lado (yo al menos intentaré pillar una sillita) por si alguien aún no tiene mi Año sabático y se lo quiere llevar dedicado, que ya estáis tardando, como se dice por ahí.

Y advierto que lo de estar sentada es casi una obligación que me impongo, pues ese día celebraré una pequeña yincana y, después de estampar mi última firma (no lo dejéis para muy tarde), me trasladaré a la sala Apeadero, en la plaza de San Francisco, para acompañar a alguien que escribe tan maravillosamente bien que sugiero que lo tengáis como uno de vuestros maestros. Me refiero a José de María Romero Barea, quien completa el ciclo de Interrupciones con estas Calcomanías que, más allá del maravilloso juego formal y metaliterario con que siempre este autor nos regala, juego que nos dificulta calificar su obra en un género (aunque qué necesidad hay para tantas etiquetas si hasta el mismo autor «se ríe» a su manera de la estanqueidad de las categorías), más allá de la ruptura de la construcción novelística y la fragmentación de lo real que imponen la postmodernidad y la velocidad del nuestros días, nos sumerge en un mundo de artistas que atacarán todos nuestros sentidos y dejarán su rastro como las calcomanías dejaban sus huellas en el dorso de nuestras manos infantiles.

Y, no contenta con eso, después actuaré también de maestra de ceremonias de Reyes García-Doncel y su Ulises con alma ajena, una novela profundamente humana dedicada a todos esos jóvenes que marchan en busca de trabajo, que sienten el frío del desarraigo, la sorpresa de lo distinto, la dureza de las condiciones de la soledad en compañía, lejos de la familia y la calidez de lo propio.

Por supuesto, hay muchas otras actividades, pero a esas es a las que os ruego encarecidamente acudáis, más que nada porque por todas rondaré yo. Y estad atentos a las de la semana siguiente, en la que, ya os adelanto, habrá más sorpresas…

Elena Marqués

Mi Feria del Libro (I)

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Variaciones y reincidencias (1978-2018)

Bajo el título Variaciones y reincidencias (1978-2018) se reúne prácticamente la obra completa del poeta paraeño Javier Salvago; una labor de cuarenta años en la que, a pesar del paso del tiempo, lo encontramos y reconocemos siempre. Porque, para Salvago, la escritura corre en paralelo con la vida...
Leer más

Tres muertos

De las cinco citas que anteceden a la última novela de Manuel Machuca, me quedo con las tres primeras: «La vida de los otros es solo lo que nos quieren contar» (Felipe Benítez Reyes), «Las historias solo existen del todo cuando alguien las escribe» (Javier Cercas) y «Las únicas cosas verdaderamente...
Leer más

Exorcismos

El jueves 24 de octubre, bastante más allá de las 19:30, con la no-puntualidad que suele caracterizar este tipo de actos, tuvo lugar en la Sala El Cachorro de Sevilla la presentación del libro de relatos Exorcismos, publicado bajo el sello editorial Extravertida en la colección Le Petit...
Leer más

Feliz final

Aunque me habían avisado de la dureza del libro, la lectura de Feliz final ha superado mis expectativas. Tanto en lo positivo como en lo negativo. Entiéndaseme bien. No hay nada que pueda criticarle a la escritura de Isaac Rosa, de una brillantez insuperable que lo convierte en uno de los autores...
Leer más

Las señales que hacemos en los mapas

El título del libro de Laura Casielles Las señales que hacemos en los mapas ya nos prepara para un viaje. Un recorrido por distintas ciudades de Marruecos y por distintos estados del alma, según anticipa la cita, tan noventayochista, de Sánchez Piñol: «El paisaje que un hombre ve, ojos afuera,...
Leer más

Nombre entre nombres

Definir la poesía actual resulta complicado o, si se quiere, completamente inútil. Si uno indaga entre las últimas publicaciones (para eso no todas las «librerías» sirven), descubre, de una parte, cierta tendencia a la brevedad y al silencio (piénsese en el renacimiento del aforismo y la...
Leer más

Curva

 Leyendo Curva, de Aurora Delgado, no he podido dejar de acordarme de las máximas chejovianas sobre el cuento. Porque nada es gratuito en esta historia. Desde «el taxista y el travesti, cada uno en un extremo [...], abriendo y cerrando un paréntesis de más de veinte años», todo queda bien...
Leer más

Para que me imagines

Decir que la vida es un viaje no es nada novedoso. A los lectores españoles la peregrinatio vitae nos remonta a Gonzalo de Berceo y, cómo no, a Jorge Manrique, con sus célebres versos «este mundo es el camino / para el otro, que es morada / sin pesar». En ambos casos se nos avisa de que solo...
Leer más

Rarezas. La literatura no tiene cura

Dejando atrás aquellas primeras aventuras infantiles que tan importantes fueron en la aparición de la enfermedad incurable de la lectura, recuerdo mi afición desatada por la novela, la visión reverencial que tenía de la poesía, el medido disfrute de los dramaturgos auriseculares, el descubrimiento...
Leer más

4 3 2 1

¡Por fin! he terminado de leer el último libro de Paul Auster. Y los signos de exclamación me eran muy necesarios en este caso, porque he de decir, aunque imagino que me lloverán las críticas por ello, que me he aburrido soberanamente. Las calificaciones con las que me enfrenté a él, en las que se...
Leer más