Metaficción

Estudiando el tema de la metaficción y todas sus estrategias y concomitancias a cual más hipersilábica (que si autorreferencialidad, que si metaliteratura, que si hipertexto, hipotexto y otras zarandajas lingüísticas), un asunto que me atrae, más como juego y/o guiño cultista que como otra forma real de complicarte la vida, me encuentro en Facebook con este recorte de 2012 que me ha hecho sonreír.

Inmediatamente he pensado en Pirandello, que se queda en pañales ante esta señora en busca de su yo perdido; y después, como es obvio (y a vueltas con mis dichos de la ventana pasada), en que la realidad supera la ficción.

Últimamente, es cierto, muchas de las noticias que nos espetan los periódicos parecen más bien salidas de El caso o invento de los redactores de El Mundo Today, entre los que me gustaría encontrarme. No porque me considere muy ingeniosa, sino para ver qué se siente al crear una metarrealidad de ese calibre y vivir en ella y creérsela. Que seguro que eso es insano, pero también lo es escuchar las noticias de verdad, que nunca sabemos si lo son, y aquí estamos: informados, y a veces hiperinformados, otras muchas subinformados, pero siempre amargados en grado hiper. (Por cierto, al próximo que vuelva a decir «esto es un fake» le atizo. No pasa nada si se dice «noticia falsa». Es más, parece aún más falsa, y así la identificamos mejor. Y, además, si las news son femeninas, las fake también. Vamos, digo yo...).

Pero volvamos a lo que interesa, a la noticia de esa alma cándida que se sumó a su propia búsqueda. Me la imagino, nueva Walter Mitty, en Islandia, cumpliendo con los ritos de los viajeros de hoy, esos que saben elegir sus destinos porque de repente si no has ido a Islandia es como si no existieras (esto puede trasladarse a gustos por cantantes y/o vinos de reserva, aunque normalmente va todo junto, como en un pack para progres o algo por el estilo), y que, de repente, en vez de dejar actuar al Lobatón de Reikiavik, interrumpe sus merecidas vacaciones para ayudar a buscar a una mujer desaparecida. Pierde un día de su vida, en vez de apostada con cámara y gorro de lana a la caza de la inconsistente aurora boreal, en colaborar con la Lögreglan y con flimmtíu lífvörður (venga, si yo he podido, vosotros también) hasta darse cuenta de la tonta confusión. Y no creo que fuera un problema de idioma, que allí todos hablan inglés de la misma manera que por aquí nos entendemos a la perfección a insultos; más bien parece que en este caso fue un exceso de amor por la moda: la buena mujer se cambió de ropa en mitad de la excursión y el conductor del autobús o strætó bílstjóri (ahora he sido buena y os lo he traducido; no es cuestión de regodearse en la crueldad) no la reconoció.

En fin, de esto pueden extraerse al menos dos enseñanzas (también había metaficción en El conde Lucanor; por eso me ha salido el lado moralizante). La primera es bien tonta, y es que ser frivolón o frivolona tiene también sus consecuencias. En este caso imagino que hasta económicas, pues, viendo cómo se las gastan los parientes de los Bergsson, los Sveinsson y los Jónsson, mucho me temo que tendrá que abonar, en coronas, los servicios prestados.

Y segunda, y no menos importante (aunque lo que toca al bolsillo siempre lo es):

¿No estará alertándonos a todos de que andamos tan perdidos que ni siquiera nos damos cuenta?

Elena Marqués

Metaficción

Metafición

Andamos perdidos, ya ves, pero al final, por una causa o por otra, uno termina encontrándose.

Nuevo comentario

Los libros que leo

La casa de los gatos

Conocí a Gregorio Verdugo en una tertulia literaria. En «nuestra» tertulia, que es también, y/o sobre todo, una reunión de amigos. Gente que se congrega en torno al «vicio» común de la Literatura. Gente que lee y (alguna) escribe. Todos esperamos de un escritor que cada libro que presente sea mejor...
Leer más

Cenizas y rosas

Escribir sobre el duelo, sobre perder a un padre y sentir al fin el significado de la palabra orfandad, no creo que sea fácil. Y mucho menos si lo que se propone la autora es, además, dejar constancia del más o menos largo tiempo previo en que la vejez impone su exasperante lentitud, sus múltiples...
Leer más

Días de redención

«Los recuerdos se complacen en visitarnos / a su capricho». Así se inicia el poema «María», de Días de redención; un libro en el que de nuevo escuchamos la voz clara a la vez que profunda de Tomás Sánchez; un compendio en el que vuelve sus ojos al piélago de su pasado y recorre, con evidente...
Leer más

Velocidad de los jardines

Casi treinta años después de su publicación, aún seguimos leyendo Velocidad de los jardines; un libro inaugural de lo que el mismo autor denomina «postcuento» o «anticuento» o un lugar donde se superan fórmulas gastadas y se abren ventanas con vistas a. Un experimento exitoso. Se inicia este...
Leer más

Apuntes del natural

Se diría, por el nombre del poemario, que en Apuntes del natural la escritora sotileña Lola Almeyda ha decidido cambiar de armas. Es obvio que no, que sigue empleando la de la palabra. Pero esta vez se le antoja erigirse en creadora y arquitecta; en diosa (aunque «nunca quise ser Dios», pues conoce...
Leer más

La pared del caracol

Desde el principio, el título del nuevo libro de Ana Isabel Alvea me enfrentó a una curiosidad, más que a un misterio. Es lo que tienen las anfibologías. ¿A qué se refiere con La pared del caracol? ¿Al muro que gana el gasterópodo con exasperante lentitud y paciencia, a la tapia por la que resbala...
Leer más

El camino imperfecto

Hace poco, en la consulta del Doctor Goodfellow, mostré mi entusiasmo (creo que lo llamé directamente «enamoramiento») por la escritura del portugués José Luís Peíxoto, en concreto por su Autobiografía; un libro con fondo y hechuras saramaguianos que me hizo disfrutar mucho entre las «estrechas»...
Leer más

Después de muchos inviernos

«Nada empieza en el punto donde creemos que empieza. Las cosas siempre vienen de algún momento anterior, lejos de nosotros, y terminan en un futuro que ni siquiera sospechamos». Hace poco compartí en redes estas palabras de Marian Izaguirre porque creía haber leído algo parecido en algún sitio. Y...
Leer más

Antes del Paraíso

«A mi padre, a mi madre, les faltaba alguna cosa». No es que esta frase sea una de las más brillantes del libro, pero si la traigo aquí, a esta ventana, es porque estoy segura de que a todos nos falta más de una cosa (por eso, como el padre de Jorge en el primer relato, escribimos y, sobre todo,...
Leer más

Bajamares

Por una vez voy a empezar por el principio: por los paratextos que anteceden esta alucinante y alucinada Bajamares de Antonio Tocornal. Porque si las citas de Rulfo y Cristóbal Serra nos sugieren que habremos de sumergirnos en un tiempo y en un espacio profundamente oníricos, la de Francisco de...
Leer más