Metaficción

Estudiando el tema de la metaficción y todas sus estrategias y concomitancias a cual más hipersilábica (que si autorreferencialidad, que si metaliteratura, que si hipertexto, hipotexto y otras zarandajas lingüísticas), un asunto que me atrae, más como juego y/o guiño cultista que como otra forma real de complicarte la vida, me encuentro en Facebook con este recorte de 2012 que me ha hecho sonreír.

Inmediatamente he pensado en Pirandello, que se queda en pañales ante esta señora en busca de su yo perdido; y después, como es obvio (y a vueltas con mis dichos de la ventana pasada), en que la realidad supera la ficción.

Últimamente, es cierto, muchas de las noticias que nos espetan los periódicos parecen más bien salidas de El caso o invento de los redactores de El Mundo Today, entre los que me gustaría encontrarme. No porque me considere muy ingeniosa, sino para ver qué se siente al crear una metarrealidad de ese calibre y vivir en ella y creérsela. Que seguro que eso es insano, pero también lo es escuchar las noticias de verdad, que nunca sabemos si lo son, y aquí estamos: informados, y a veces hiperinformados, otras muchas subinformados, pero siempre amargados en grado hiper. (Por cierto, al próximo que vuelva a decir «esto es un fake» le atizo. No pasa nada si se dice «noticia falsa». Es más, parece aún más falsa, y así la identificamos mejor. Y, además, si las news son femeninas, las fake también. Vamos, digo yo...).

Pero volvamos a lo que interesa, a la noticia de esa alma cándida que se sumó a su propia búsqueda. Me la imagino, nueva Walter Mitty, en Islandia, cumpliendo con los ritos de los viajeros de hoy, esos que saben elegir sus destinos porque de repente si no has ido a Islandia es como si no existieras (esto puede trasladarse a gustos por cantantes y/o vinos de reserva, aunque normalmente va todo junto, como en un pack para progres o algo por el estilo), y que, de repente, en vez de dejar actuar al Lobatón de Reikiavik, interrumpe sus merecidas vacaciones para ayudar a buscar a una mujer desaparecida. Pierde un día de su vida, en vez de apostada con cámara y gorro de lana a la caza de la inconsistente aurora boreal, en colaborar con la Lögreglan y con flimmtíu lífvörður (venga, si yo he podido, vosotros también) hasta darse cuenta de la tonta confusión. Y no creo que fuera un problema de idioma, que allí todos hablan inglés de la misma manera que por aquí nos entendemos a la perfección a insultos; más bien parece que en este caso fue un exceso de amor por la moda: la buena mujer se cambió de ropa en mitad de la excursión y el conductor del autobús o strætó bílstjóri (ahora he sido buena y os lo he traducido; no es cuestión de regodearse en la crueldad) no la reconoció.

En fin, de esto pueden extraerse al menos dos enseñanzas (también había metaficción en El conde Lucanor; por eso me ha salido el lado moralizante). La primera es bien tonta, y es que ser frivolón o frivolona tiene también sus consecuencias. En este caso imagino que hasta económicas, pues, viendo cómo se las gastan los parientes de los Bergsson, los Sveinsson y los Jónsson, mucho me temo que tendrá que abonar, en coronas, los servicios prestados.

Y segunda, y no menos importante (aunque lo que toca al bolsillo siempre lo es):

¿No estará alertándonos a todos de que andamos tan perdidos que ni siquiera nos damos cuenta?

Elena Marqués

Metaficción

Metafición

Andamos perdidos, ya ves, pero al final, por una causa o por otra, uno termina encontrándose.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Cuaderno de laboratorio

En un documento encontrado en la página web de la Universidad del País Vasco se explica lo siguiente: «Hacer un experimento no se limita a preparar disoluciones y a realizar medidas con aparatos diversos. Cualquier científico está obligado a elaborar un informe escrito de las actividades que ha...
Leer más

Eva mitocondrial

Desde las páginas del prefacio, en el que he tenido el honor de participar, hasta el extenso canto que cierra el libro, el poemario Eva mitocondrial, de la escritora Reyes García-Doncel, que por primera vez incursiona en el género lírico, se plantea como un viaje a la feminidad, que es como decir...
Leer más

El mar, el mar

Me sumerjo en El mar, el mar tras la lectura de un breve y subjetivo prólogo de Álvaro Pombo en el que nos explica su descubrimiento de Iris Murdoch y, por medio de su obra, de la realidad de su país. Algo que puede resultar extraño no solo porque conocer la realidad a través de la ficción apunta a...
Leer más

Diles que son cadáveres

Que un libro conduce a otro por alguna mágica relación es una afirmación incontestable. Yo, después de conocer Irlanda de la mano de Javier Reverte, me he visto abocada a viajar de nuevo por ese país y, a través de una recomendación amiga que llegaba desde México, a leer a este escritor veracruzano...
Leer más

Canta Irlanda. Un viaje por la Isla Esmeralda

Cuando alguien pronuncia el nombre de Irlanda, lo primero que me viene a la cabeza es el deambular de Leopold Bloom por los barrios de Dublín con una patata en el bolsillo. Que me asalte una referencia literaria antes que un paisaje o un olor específicos puede que se deba a que, desgraciadamente,...
Leer más

La España vacía

Que uno escriba un libro y el título que elige de encabezamiento acabe por acuñarse para describir una realidad, nada más y nada menos que para nombrar a un país dentro de otro país, debe darte un subidón como autor. Lo importante, creo yo, es que el término no termine por mal utilizarse; y que,...
Leer más

Los mejores días

No recuerdo ahora quién dijo, a mediados del siglo XX, en un momento en que se cuestionaba el futuro de la novela, que, mientras existiera la familia, dicha fórmula narrativa seguiría presente. Que esta es fuente primera de inspiración lo confirma Magalí Etchebarne en Los mejores días, pues, aunque...
Leer más

1922

Parece que hace una eternidad cuando, en el cinquagésimo primer encuentro de la Tertulia Gastro-literaria El Caldero, tuvimos la suerte de conocer a Isaac Páez a través de su novela Nowhere man (Ediciones En Huida, 2017), con la que, por cierto, fue finalista en 2014 del prestigioso Premio...
Leer más

Los relatos del padre Brown

Dejar que se asome a esta ventana del siglo XXI una figura tan anacrónica como la del padre Brown, el famoso curita-detective de Essex creado por Chesterton, puede resultar extraño; pero es que, angustiada como me sentía a veces por el confinamiento y las malas noticias, me he visto impelida a...
Leer más

Otra vida por vivir

No recuerdo si había leído alguna crítica sobre Otra vida por vivir, de Theodor Kallifatides, o, como por arte de magia, apareció el libro entre esas recomendaciones que se te ofrecen por el mero hecho de andar siempre curioseando por los estantes virtuales de internet. La cuestión es que he...
Leer más