Metaficción

Estudiando el tema de la metaficción y todas sus estrategias y concomitancias a cual más hipersilábica (que si autorreferencialidad, que si metaliteratura, que si hipertexto, hipotexto y otras zarandajas lingüísticas), un asunto que me atrae, más como juego y/o guiño cultista que como otra forma real de complicarte la vida, me encuentro en Facebook con este recorte de 2012 que me ha hecho sonreír.

Inmediatamente he pensado en Pirandello, que se queda en pañales ante esta señora en busca de su yo perdido; y después, como es obvio (y a vueltas con mis dichos de la ventana pasada), en que la realidad supera la ficción.

Últimamente, es cierto, muchas de las noticias que nos espetan los periódicos parecen más bien salidas de El caso o invento de los redactores de El Mundo Today, entre los que me gustaría encontrarme. No porque me considere muy ingeniosa, sino para ver qué se siente al crear una metarrealidad de ese calibre y vivir en ella y creérsela. Que seguro que eso es insano, pero también lo es escuchar las noticias de verdad, que nunca sabemos si lo son, y aquí estamos: informados, y a veces hiperinformados, otras muchas subinformados, pero siempre amargados en grado hiper. (Por cierto, al próximo que vuelva a decir «esto es un fake» le atizo. No pasa nada si se dice «noticia falsa». Es más, parece aún más falsa, y así la identificamos mejor. Y, además, si las news son femeninas, las fake también. Vamos, digo yo...).

Pero volvamos a lo que interesa, a la noticia de esa alma cándida que se sumó a su propia búsqueda. Me la imagino, nueva Walter Mitty, en Islandia, cumpliendo con los ritos de los viajeros de hoy, esos que saben elegir sus destinos porque de repente si no has ido a Islandia es como si no existieras (esto puede trasladarse a gustos por cantantes y/o vinos de reserva, aunque normalmente va todo junto, como en un pack para progres o algo por el estilo), y que, de repente, en vez de dejar actuar al Lobatón de Reikiavik, interrumpe sus merecidas vacaciones para ayudar a buscar a una mujer desaparecida. Pierde un día de su vida, en vez de apostada con cámara y gorro de lana a la caza de la inconsistente aurora boreal, en colaborar con la Lögreglan y con flimmtíu lífvörður (venga, si yo he podido, vosotros también) hasta darse cuenta de la tonta confusión. Y no creo que fuera un problema de idioma, que allí todos hablan inglés de la misma manera que por aquí nos entendemos a la perfección a insultos; más bien parece que en este caso fue un exceso de amor por la moda: la buena mujer se cambió de ropa en mitad de la excursión y el conductor del autobús o strætó bílstjóri (ahora he sido buena y os lo he traducido; no es cuestión de regodearse en la crueldad) no la reconoció.

En fin, de esto pueden extraerse al menos dos enseñanzas (también había metaficción en El conde Lucanor; por eso me ha salido el lado moralizante). La primera es bien tonta, y es que ser frivolón o frivolona tiene también sus consecuencias. En este caso imagino que hasta económicas, pues, viendo cómo se las gastan los parientes de los Bergsson, los Sveinsson y los Jónsson, mucho me temo que tendrá que abonar, en coronas, los servicios prestados.

Y segunda, y no menos importante (aunque lo que toca al bolsillo siempre lo es):

¿No estará alertándonos a todos de que andamos tan perdidos que ni siquiera nos damos cuenta?

Elena Marqués

Metaficción

Metafición

Andamos perdidos, ya ves, pero al final, por una causa o por otra, uno termina encontrándose.

Nuevo comentario

Los libros que leo

El loco de la calle

Con Sevilla como protagonista, inmortalizada en un barrio popular en torno a una inexistente pero simbólica plaza Cervantes (quién sino el creador del más insigne cuerdo de la literatura para presidir estas narraciones) que se extiende, como un pequeño y universal microcosmos, bajo un mismo cielo,...
Leer más

Keith Landdon. Memorias no autorizadas

Entre las últimas novedades literarias, donde siempre se cuela algún texto primerizo que jamás debería haberse publicado, he tenido la enorme fortuna de encontrarme con Raül Vaca Rey y su Keith Landdon. Memorias no autorizadas; una novela sincera, innovadora, arriesgada, tanto en su formato como en...
Leer más

Ai(m)ée

Tras la imagen del mudo grito que preside la cubierta del libro, diseñada por el mismo Florencio Luque quién sabe si para retratar a la protagonista de este poemario, se reproduce el quejido en sí de la voz poética: un soliloquio ante el oído del psicoanalista en que el lector quisiera convertirse....
Leer más

Secreta luz

Treinta poemas. Treinta poemas bastan para comprobar que Victoria León no solo domina la poesía y conoce la tradición poética (el ritmo clásico de endecasílabos, heptasílabos y alejandrinos, así como las referencias a Dante en el título de uno de los poemas, más otras alusiones grecolatinas en...
Leer más

Los ojos vendados

Con Los ojos vendados inicio mi aproximación a la escritora estadounidense Siri Hustvedt. Se trata, además, de su ópera prima, publicada en 1992 y reeditada recientemente por Seix Barral. De hecho, algunos elementos con los que he tropezado en su lectura me parecen un poco bisoños (detecto cierto...
Leer más

El año de la luna azul

Tras Cartas a Siracusa (Arcopress, 2015), Lucía Feliu regresa a la escena literaria con un nuevo thriller que nos sumerge en una acción trepidante desde las primeras líneas. De hecho, comienza Feliu la narración in media res, en un punto especialmente intrigante en el desarrollo de la historia,...
Leer más

La memoria donde ardía

Aunque la cita de Antonio Porchia «Quien ha visto vaciarse todo, casi sabe de qué se llena todo» precede al primero de los cuentos de La memoria donde ardía (Páginas de Espuma, 2019), bien podía servir de frontispicio al corpus completo del último libro de Socorro Venegas; un volumen atravesado por...
Leer más

Áspera seda de la muerte

Que vamos a adentrarnos en una «historia sobre mujeres» lo anuncia el escueto preámbulo con que se inicia el último libro de Francisco Gallardo, Áspera seda de la muerte, obra con la que obtuvo el XXI Premio de Novela Ciudad de Badajoz, así como que se nos recluirá en un espacio amurallado (buena...
Leer más

Sobre los huesos de los muertos

Resulta difícil juzgar a un autor, en este caso autora, por una sola obra. Especialmente cuando a dicha autora acaban de concederle el premio Nobel y, aunque la novela tiene sus muchos puntos encomiables, tampoco te parece perfecta. También cuando, leyendo lo que se dice de ella (me refiero a Sobre...
Leer más

Para explicar la nieve

Tras una solvente y extensa andadura lírica avalada por importantes galardones (premios Gerardo Diego, Jaime Gil de Biedma, Tardor, Kutxa-Ciudad de Irún…), con Para explicar la nieve obtuvo Santos Domínguez el Ángaro de Poesía en 2009. Ya el título representa la misma esencia de la indagación...
Leer más