Manifiesto por la lectura

El opúsculo Manifiesto por la lectura, del fenómeno literario (entiéndase en el buen sentido) Irene Vallejo, fue concebido como preámbulo de un Pacto por el Libro demandado por el sector. Algo que dice mucho de nuestro país, que haya que incitarnos a sumergirnos en un texto y recordar las múltiples ventajas que un acto tan simple nos reporta. Aunque no quiero tirar muchas piedras a nuestro tejado porque imagino que no somos los españoles los únicos a los que hay que «obligar» a pasar, una tras otra, las páginas de cualquier obra, existiendo Netflix, HBO y tantas plataformas de entretenimiento (y cito a Vallejo: «Guy Debord afirmó que nuestro tiempo nos empuja a ser más espectadores que lectores»; algo, creo, constatado y constatable) y esa nueva escala según la cual no eres nadie si no tienes opinión sobre Gambito de dama o The Crown, por poner un ejemplo aunque tengo otros, como Marx (Groucho, claro) tenía sus principios, variables según el gusto del interlocutor. Pero, como decía Sáenz de Buruaga al terminar la emisión de las noticias, «así son las cosas y así se las hemos contado».

Por eso, y también para ser fiel a la verdad, me gustaría hacer notar y celebrar que las cifras de lectores van aumentando cada año según los baremos que esa misma Federación de Gremios de Editores de España que realiza a Vallejo el encargo de redactar tan entusiasta declaración de amor nos aporta. Posiblemente esos datos presentados por la FGEE, que son de 2019, habrán mejorado el año que intentamos dejar atrás, pues el confinamiento nos ha anclado en casa en compañía de nuestras estanterías; y si, como comenta la antropóloga Michèle Petit (eso está recogido en el Manifiesto, no es de mi cosecha, ni mucho menos), después de una catástrofe los hombres nos refugiamos en los libros como lugar donde reconstruirnos, 2020, annus horribilis y catastrófico donde los haya, ha debido lanzarnos a ellos de cabeza.

Bueno, a lo que iba. En este texto de apenas sesenta páginas Vallejo vuelve a hablarnos de ese pequeño-gran invento que nos salva, sobre todo de nosotros mismos, y que existe porque, recuerda, aunque somos una especie frágil, gozamos de dos facultades poderosísimas e inagotables, la imaginación y el lenguaje, lo que nos lleva a explicarnos con historias, a poder vivir en distintos universos, a elevarnos sobre nuestras carencias, a aprender a dialogar (lo que repercutirá en la sociedad y en una mejor vida democrática), a entender al otro, a ser otro.[1]

Yo, sin embargo, que no soy en absoluto optimista, veo que todo este hermoso discurso hábilmente dispuesto para convencernos de que haríamos bien en recuperar o reforzar el hábito lector peca de cierta ingenuidad, como la de concederle a la belleza un poder que, desgraciadamente, nadie ha demostrado aún que tenga; la de otorgarle a la palabra una potencia mayor que la de cualquier ejército. Es un tópico referirse a los versos de Celaya y no lo haré. Solo expondré aquí algunas de esas ventajas (también obvias para mí, pero que no deben serlo tanto si hay que recordarlas), destacadas por Irene (sé que referirse a un autor de esa manera no es fórmula adecuada, pero me gusta pronunciar así su nombre, pues es el de mi hija, y es griego, como el mío, y significa algo que nos hace mucha falta), que aporta la lectura, como el retraso en la aparición de enfermedades degenerativas como el alzhéimer; un mejor desarrollo neurocognitivo que se manifiesta en una mayor claridad de expresión y superiores rendimientos académicos (en un mundo tan utilitario, solo eso debería bastar para convencernos); la recuperación, en estos tiempos acelerados, del placer de la calma; el conocimiento de todos nuestros conocimientos, pensamientos y experiencias de todas las épocas, de toda nuestra Historia; y, por qué no, el movimiento de nuestras conciencias, la llama de la revolución (así he entendido yo la cita de García Lorca), de la resistencia, y la esperanza en el futuro.

En fin, que, como devoradora de palabras que soy, y generadora de textos que se perderán en la noche de los tiempos, me alegra haber iniciado el año con esta obra que deseo tenga la difusión que el tema merece y cuaje de verdad en ese Pacto por el Libro y la Lectura que la Cultura necesita.

Elena Marqués

Irene Vallejo (Zaragoza, 1979), doctora en Filología Clásica por las universidades de Zaragoza y Florencia, es autora de las novelas La luzsepultada y El silbido del arquero. También ha cultivado la literatura infantil y juvenil. Colabora con el periódico Heraldo de Aragón. Fruto de ese trabajo ha publicado dos libros recopilatorios de sus columnas semanales, El pasado que te espera y Alguien habló de nosotros. Con El infinito en un junco, su ensayo literario sobre el origen de la escritura y los libros, ha recibido, entre otros, el Premio Ojo Crítico de Narrativa.

 



[1] Me encanta la cita elegida de Vargas Llosa para alumbrar este último punto: «la vida, injusta, nos obliga a ser siempre los mismos, cuando quisiéramos ser muchos, tantos como requerirían para aplacarse los incandescentes deseos de que estamos poseídos».

 

Manifiesto por la lectura

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

No vuelvas, Odiseo

Al borde ya del 8 de marzo y de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, llega a mis manos este libro reivindicativo de una figura femenina que deja de ser, por mano de su autor, Antonio Jiménez Casero, parte de una leyenda para convertirse en ser de carne y hueso e ideas y...
Leer más

Raíz olvido

Desde que empecé mis estudios en Filología Hispánica, y mucho antes que eso, cada vez que encontraba un libro que no era capaz de clasificar en un género o de resumir en dos palabras me embargaba la emoción de haber hallado algo de valor, un verdadero objeto artístico. Un tesoro. Una gracia. Es lo...
Leer más

La sala japonesa y otros relatos

Con un sosegado paseo, aún no sabemos si real, por la casa que alberga la sala japonesa que da título a la obra inicia Javier Compás su libro de relatos. En este, el primero de los quince, nos ofrece una pista de lo que encontraremos. Por una parte, una descripción minuciosa, casi pictórica, de lo...
Leer más

Púrpura de cristal

Escribir sobre el sufrimiento, sobre la pérdida, sobre el vacío en el pecho, sobre la herida que nos inflige la muerte, puede ser un mecanismo para seguir viviendo. Más para alguien que cree verdaderamente en la palabra como necesidad y redención (aunque «del dolor no hay / quien nos salve»). Es el...
Leer más

Hasta que sea verano

Conocí (literariamente hablando) a Ignacio Arrabal a través de El rasgo suplementario; obra de difícil calificación, fascinante y distinta, que me descubría una voz poderosa, con un estilo cuidado y exigente, tras la que, estaba claro, se mostraba un autor prometedor y de lecturas amplias, bien...
Leer más

«La memoria rota» o la ley del silencio

Antecedida por un hermoso poema de Zahra Hasnaui, un pequeño prólogo de Luisa Sánchez que nos anuncia la verdad venenosa que significa el desierto («porque una vez lo pisas, jamás desaparece de tu vida») y un prefacio donde se nos presenta a dos de las protagonistas de este «tratado» sobre la...
Leer más

La vuelta al día

Ignora Hipólito G. Navarro lo mucho que nos une. Por lo pronto, una fascinación casi salvaje por Julio Cortázar, a quien descubrí en cuarto de carrera y me acompaña desde entonces y tengo por seguro que hasta el final de mis días. Por eso, al leer el título-homenaje de este nuevo libro del escritor...
Leer más

Raíces y puntas

A riesgo de quedar como una palurda, reconozco el recelo con que me acerqué a este libro. El nombre, cosas del subconsciente, me remitía a unos anuncios de los setenta (ya ha llovido) de un champú que, por cierto, se ha volatilizado del siempre delicado mundo de los estantes de las perfumerías. Ni...
Leer más

El ingeniero que no sabía bailar

Hace poco cayó en mis manos la primera novela del periodista Jesús Álvarez Fernández; un relato no tanto basado en un hecho real como en la triste realidad de una crisis económica que ha alcanzado a demasiadas personas y a todos los estamentos sociales. Porque estamos acostumbrados (y, quizás por...
Leer más

Las babas de don Gabriel

Por esos vericuetos ingeniosos que nos ofrece la vida, he tenido la suerte de que llegue hasta mí Las babas de don Gabriel; una novela que no va a dejar a nadie indiferente y que el jueves 26 de octubre se presenta en la biblioteca Infanta Elena de Sevilla. Su autora, Mariluz Chacón, historiadora...
Leer más