Lunes

Desde que se publicara el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declaró el estado de alarma, parece que nos hemos sumergido en una extrañísima irrealidad, en una película de ciencia ficción, en una distopía de la que esperábamos despertar en algún momento para continuar con nuestras rutinas y nuestras vidas como si nada. De hecho, si ahora estamos así, creo, humildemente, es porque hemos sido poco humildes, porque nos sentimos intocables, poderosos, lejos de toda catástrofe, cuando está demostrado que el hombre es un saco de piel y huesos que se derrumba a las primeras de cambio.

Por desgracia, nada más real que los fallecidos en la pandemia, los familiares rotos por no poder acompañarlos en el tránsito, los sanitarios desbordados y sin protección enfrentando sin armas lo desconocido, las residencias de ancianos arrasadas por algo peor que un tsunami, las críticas y contracríticas a la criticable gestión del Gobierno. Y, desde luego, nada más real que el miedo, esa incontrolable sensación capaz de hacernos decir cosas espantosas. Como sugerir a un trabajador esencial que se ha encargado de que a los más o menos felizmente confinados no nos falte de nada mientras nos dedicábamos a fabricar farolillos con que adornar el balcón para la Feria imaginaria que se vaya de su casa por ser posible foco de infección. Quiero achacar ese tipo de memez por parte de cualquier convecino poco empático al temor real de que un agente infeccioso microscópico que se propaga con la misma facilidad que los bulos se cebe en él o en su entorno, no a la maldad intrínseca del ser humano, que da para demasiados capítulos de un libro no tanto de ciencia ficción como de terror stephenkinguesco.

Yo no soy hipocondriaca y reconozco que no he caído en la neurosis obsesiva de ver el peligro en todas partes. Aparte de que, siguiendo obediente las instrucciones, he evitado en lo posible las salidas, y hasta cuando he bajado la basura me he sentido fuera de la ley.

La cuestión es que hoy, 27 de abril, cuarenta y tantos días después de que la pesadilla empezara a concretarse, que ya se había desatado mucho tiempo atrás en, para nosotros (y siguiendo con remedos cinematográficos), una galaxia muy, muy lejana, comenzamos a sentir que las cosas pueden regresar a su cauce como están volviendo en otras partes del mundo. Ayer se abrieron las puertas de las casas para que los niños salieran un poco a la calle; el día 2 de mayo, si todo va bien («facciamo finta che…»), por fin sacaremos nuestros chandalitos (los que aún quepamos en ellos) para poder caminar y/o hacer deporte. Se plantea desde hace un tiempo cómo será la famosa desescalada, palabra inexistente hasta ayer mismo que ahora se ha convertido en una de las más empleadas por la ilusión que contiene, como «vacaciones», «verano» o «viaje»; términos que, por el contrario, se van oscureciendo pues los vemos lejanos e improbables. Como si ya no fueran de este mundo.

Porque, cuando hablamos de «normalidad», nos damos cuenta de que es un concepto por redefinir. Si la normalidad va a significar que tendremos que llevar mascarillas y guantes para siempre o durante una semana, como en un destierro pronunciado por Peter Pan; que no podremos apretujarnos en los asientos de un vuelo de Ryanair; que en el cine será imposible compartir palomitas o que para ir a la playa habrá que encapsularse en metacrilato…

Es cierto que el ser humano tiene una capacidad de adaptación que admira o que asusta, según sea el ánimo con que uno lo enfrente. Hemos sobrevivido a guerras, a otras epidemias, a catástrofes naturales, a pavorosos ataques terroristas. Hemos ajustado nuestras costumbres y aprendido a viajar con cien mililitros de champú, que ya digo yo que no da para mucho si tu hija ha decidido portar la cabellera de Pocahontas. Pero eso de no poder abrazarse cuando uno vuelve de una estancia en el extranjero y de guardar la distancia social, lo que parece un oxímoron de lo más obvio, a los más besucones (y los mediterráneos lo somos un poquito) nos va a costar un rato.

En fin, todo se andará. En mi caso me gustaría que la normalidad me devolviera las ganas de escribir, que es algo que me ha abandonado durante el confinamiento mientras asistía al entusiasmo creativo de mi entorno.

Yo me alegro de que algunos hayan podido invertir su tiempo en iniciar una novela o terminar un poemario (no sé si después nos alegraremos de verdad, y si habrá papel suficiente en el Planeta para todo lo escrito en estos días), pero a mí las noticias diarias me han nublado el entendimiento, si es que alguna vez lo he tenido despejado, y he preferido dedicarme a otras tareas, entre las que incluyo la limpieza de cristales y la ingesta de biscochos hechos por nuestra Pocahontas particular. Y, por supuesto, y como habéis comprobado en lunes anteriores y seguiréis comprobando mientras me dure el ánimo, leyendo, que es el mejor modo, aunque parezca mentira, de despertar a la extrañísima realidad.

Elena Marqués

 

Lunes

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Diles que son cadáveres

Que un libro conduce a otro por alguna mágica relación es una afirmación incontestable. Yo, después de conocer Irlanda de la mano de Javier Reverte, me he visto abocada a viajar de nuevo por ese país y, a través de una recomendación amiga que llegaba desde México, a leer a este escritor veracruzano...
Leer más

Canta Irlanda. Un viaje por la Isla Esmeralda

Cuando alguien pronuncia el nombre de Irlanda, lo primero que me viene a la cabeza es el deambular de Leopold Bloom por los barrios de Dublín con una patata en el bolsillo. Que me asalte una referencia literaria antes que un paisaje o un olor específicos puede que se deba a que, desgraciadamente,...
Leer más

La España vacía

Que uno escriba un libro y el título que elige de encabezamiento acabe por acuñarse para describir una realidad, nada más y nada menos que para nombrar a un país dentro de otro país, debe darte un subidón como autor. Lo importante, creo yo, es que el término no termine por mal utilizarse; y que,...
Leer más

Los mejores días

No recuerdo ahora quién dijo, a mediados del siglo XX, en un momento en que se cuestionaba el futuro de la novela, que, mientras existiera la familia, dicha fórmula narrativa seguiría presente. Que esta es fuente primera de inspiración lo confirma Magalí Etchebarne en Los mejores días, pues, aunque...
Leer más

1922

Parece que hace una eternidad cuando, en el cinquagésimo primer encuentro de la Tertulia Gastro-literaria El Caldero, tuvimos la suerte de conocer a Isaac Páez a través de su novela Nowhere man (Ediciones En Huida, 2017), con la que, por cierto, fue finalista en 2014 del prestigioso Premio...
Leer más

Los relatos del padre Brown

Dejar que se asome a esta ventana del siglo XXI una figura tan anacrónica como la del padre Brown, el famoso curita-detective de Essex creado por Chesterton, puede resultar extraño; pero es que, angustiada como me sentía a veces por el confinamiento y las malas noticias, me he visto impelida a...
Leer más

Otra vida por vivir

No recuerdo si había leído alguna crítica sobre Otra vida por vivir, de Theodor Kallifatides, o, como por arte de magia, apareció el libro entre esas recomendaciones que se te ofrecen por el mero hecho de andar siempre curioseando por los estantes virtuales de internet. La cuestión es que he...
Leer más

El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo

De vez en cuando, entre ficción y ficción, resulta conveniente volver los ojos a la realidad. Porque esta, como siempre, y según reza el dicho, suele superar a aquellas. Así, la lectura de El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo, el amenísimo estudio de Irene Vallejo...
Leer más

Como si existiese el perdón

Siguiendo la recomendación del escritor Ignacio Arrabal, con quien comparto amistad y gustos literarios, me he bebido de un solo trago Como si existiese el perdón; una pequeña gran novela de la escritora argentina Mariana Travacio que nos traslada, a través de escuetos capítulos y con un estilo...
Leer más

El padre-hijo (de Sharon Olds)

Nunca me he atrevido a reseñar a Iván Onia. La razón es bien simple. No hay que leer lo que alguien, sorprendido e incapaz de transmitir mínimamente la punta del asombro, dice sobre Iván. Hay que leer a Iván, cada uno de sus libros. Hay que escucharlo. A mí me gusta verlo en directo, con su acento...
Leer más