Los libros que leo

Todos los años, como propósito tras la ceremonia de engullir las uvas y regarlas con champán, me propongo apuntar en una libreta (soy así de tradicional) los títulos que devoro acompañados por una pequeña referencia o calificación de cada uno. Nunca lo cumplo. A lo más que llego, desde que me asomo a esta ventana por donde sopla el céfiro, es a dejar mis impresiones en esa sección titulada «Los libros que leo», en la que, como reza el dicho, no están todos los que son o algo parecido. Porque por estas esquinas del aire solo me paso los lunes, para inaugurar así la semana, y, al menos, en este primer mes del año ha llegado a la decena el número de historias (porque no ha caído ningún poemario completo, aunque he picado de aquí y de allá e incluso me he atrevido a trazar algún que otro verso peregrino) que he degustado.

Y no lo digo por presumir de buena lectora, pues no creo que este número sea especialmente significativo, y, además, siempre abogo por la calidad antes que por el peso, sino para intentar animar a ese tanto por ciento tan elevado que hace poco salió a la luz de esos que no leían jamás un libro.

Y es que desde que empezó 2017 he pasado un buen rato con esa antología de mujeres malas (Casa de fieras) en la que participo, he realizado Doce viajes literarios (no me preguntéis cómo llegó ese libro a casa, porque no tengo ni idea) con autores como Basilio Losada, Josep Maria Palau y Eduardo Jordá por territorios tan dispares como el desierto del Sáhara o el Chile de Neruda, y otro más con Julio Llamazares (amén) a través de los caminos y paisajes que recorriera don Quijote; he conocido El campamento de Napoleón de la mano de sir Arthur Conan Doyle (que no solo de Sherlock Holmes vivió el hombre); me he enamorado de Felipe Benítez Reyes a través de El azar y viceversa (doy gracias a la tertulia gastro-literaria El Caldero por darnos la oportunidad de departir con él sobre esta pequeña joya); he descubierto a Ignacio Arrabal con El rasgo suplementario, lo que me lleva de cabeza a leer sus poemas; he conocido Cárdenas a través de los relatos de Sara Mesa (a Mala letra me refiero, próxima parada en nuestra tertulia. Todas las «lecturas obligatorias» fueran como esa); me he conmovido con la novela de corte autobiográfico El atardecer sin mí, de Agustín López- Raya; me he maravillado con una novela de extraño nombre, Cenzontle, de José Iglesias Blandón, que seguro que dará de hablar (sin ir más lejos, en La Inopia, adonde ya está invitado su autor)… Y, por supuesto, después de disfrutar de El héroe discreto, de Vargas Llosa, que no sé desde cuándo estaba arrinconado en la estantería, he empezado Cinco esquinas y a punto estoy de terminarlo, porque, cuando se lee a alguien grande, todo ya te parece poco. Y, sobre todo, te parece nada lo que escribes y te atreves a lanzar, a veces voluntariamente, otras a petición de algún amigo de este mundo eterno de las letras, como esos dos últimos relatos (o como quiera llamarse, que no soy amiga de poner nombres a casi nada, sino más bien de mezclar géneros y destrozarlos) que aparecen en Tinta china y que os dejo por aquí; mi periódica publicación en Aldaba; y algún rastro de mi hacer en el próximo número de El ático de los gatos. Eso por no hablar de alguna sorpresa editorial de la que hablaremos más adelante. Pero ya estáis avisados. Y el que avisa es de todo, menor traidor.

Elena Marqués

 

Los libros que leo

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

La noche que Luis nos hizo hombres

Se atribuye a Eleanor Roosevelt la famosa frase de «el ayer es historia, el mañana es un misterio, el hoy es un regalo. Por eso se llama presente». Yo confieso que la escuché en la primera parte de la película infantil Kung Fu Panda, en boca del anciano maestro Oogway, famoso por su sabiduría, como...
Leer más

La nostalgia de la Mujer Anfibio

Que Galicia tiene magia es un hecho, una realidad. Si es que magia y realidad pueden conjugarse en una misma oración sin que despierte extrañeza. Aún recuerdo una ruta hace años, a través de las fragas del Eume, hasta Caaveiro. Las vistas desde un puente desde el que se entreveía el monasterio. Y...
Leer más

Canto a quien

Nadie sabe qué es la hierba, Iván. No hace falta que nos lo recuerdes con una cita de Whitman, de quién si no, para anunciar este último libro que es tan tuyo como del americano de las barbas largas y el canto enfervorizado y anchísimo. La hierba, sí. La hierba. Los científicos dirán lo que crean...
Leer más

Algunos animales y un árbol

Bajo la denominación Algunos animales y un árbol podría caber cualquier contenido, especialmente de corte ecológico. Aunque a mí, bromas del subconsciente, este título me ha recordado a otro por igual curioso y que dio mucho que hablar: el del documental de 2017, grabado por el actor español...
Leer más

En el iris el tiempo

No vamos a quejarnos de los últimos años porque todos tenemos motivos para hacerlo. La vida se nos ha puesto patas arriba, irreconocible. Y nosotros mismos hemos cambiado. No solo en costumbres, sino también en carácter. Una de las consecuencias de este desbarajuste, tanto colectivo como...
Leer más

En el río trenzado

Pasamos la vida salvando encrucijadas y planteándonos si habremos acertado en la elección. Dos conjunciones juntas, la copulativa «y» y la condicional «si», que, bajo ese aspecto insignificante, entrañan un gran peligro. Yo misma (pero quién no, diréis) incluí una reflexión acerca de eso en mi...
Leer más

Beernes

En estos tiempos crispados, en que te cruzas con alguien y te saluda directamente con un «pues anda que tú», se hace más necesario que nunca reivindicar el humor. Por eso me declaro hater de aquel fraile de El nombre de la rosa partidario de envenenar a todo el que osara leer el libro de...
Leer más

Todo lo que crece. Naturaleza y escritura

No recuerdo cuándo, ni dónde, aunque sospecho que fue en una de esas entradas facebookianas con las que de vez en cuando me entretengo, leí un acertado comentario sobre el arte de escribir contracubiertas y solapas, entendiendo en este caso el término «arte» en la cuarta acepción del diccionario,...
Leer más

El sintonizador

Ayer, cuando andaba planificando mi entrada de hoy, me enviaron vía WhatsApp un vídeo de lo más inquietante. Un tipo con barbas y excelente dicción explicaba las infinitas posibilidades de la inteligencia artificial. Y lo hacía a través de un ejemplo en el que prestaba su voz a un avatar con su...
Leer más

Las calles del tiempo

Aunque muchas veces los lectores afirmamos que nos gusta meternos en los libros para viajar lejos, más allá de nuestras fronteras, sucumbimos con mayor facilidad a sus historias cuando estas transcurren por nuestros espacios más queridos. Como si, al pasear los ojos por las páginas, camináramos de...
Leer más