Lloverá sobre tu nombre

Tengo entre las manos un libro de poemas. Al abrirlo, encuentro una voz familiar que no piensa enmudecer así caiga el diluvio. El agua que de él dimana, hecha orbayo, calabobos o galerna (así van aumentando sus versos en belleza e intensidad), es una lluvia que riega plazas donde alguna vez (aún hoy) ella fue niña. Y es ese mundo único el que recoge en pequeñas composiciones que se deslizan con sencillez y fuerza, el que dibuja con los mismos dedos manchados de albero con que lee a los clásicos. Por su forma de nombrar a estos, de recrearlos a su modo, de rendirles continuos homenajes, sabemos que la Literatura vive en ella de igual manera que adora meterse en los charcos. Porque también lo que le duele aparece en sus páginas vadeando una geografía urbana que nos conduce desde el Barrio Latino que habitara don Julio a los espacios imaginarios que gobernó el escudero.

Admiro de Anabel Caride su capacidad de contarnos de un modo tan directo lo que ve y lo que siente, la forma en que nos persuade para deambular con ella a través de esa lluvia bendita. Porque, si bien es verdad que, como observa Manuel Machuca en el prólogo, desde el título la autora ha querido implicarnos, también «nos hermana sin saberlo» al hablarnos de todo lo que nos ocurre día a día. Como el amor, con su innata capacidad de parar el tiempo, de resistir a los maremotos, de hacer temer a la misma lluvia, de invitarnos a «dar cuatro vueltas al mundo / sin salir del cochón». Como el lenguaje, que allana y moderniza para hacerlo acogedor sin restarle un ápice de lirismo; que inventa «carente de gramáticas» «para sentirnos vivos»; que utiliza también para la crítica, para la denuncia, no solo esbozando grafitis en las paredes del ayuntamiento, sino señalándonos como convidados de piedra en el «teatro de las urnas sin rostro». Como el mismo viaje que es la vida, un vagón de tren donde es posible el encuentro. Y, en su caso, y quizás en el de esos lectores que hemos acudido a compartir lo que esta «ciudadana del verso» nos concede, como la poesía, capaz de devolver las alas a los aguiluchos y los buitres y llevarnos a nosotros «al país de la infancia, siempre tan necesario».

Casi a punto de terminar el recorrido por Lloverá sobre tu nombre no quiero soslayar esa forma tan propia de esgrimir la ironía y de encontrar metáforas tal que si las trajera la galerna, así como las frescas enumeraciones henchidas de ritmo de esa joven nigromante que sabe «que quien resiste gana». Porque resistir, como las lavadoras o el séptimo de caballería, a base de esbozar versos y cazar gallifantes, es su modo de estar en el mundo.

En estos días en que «la poesía mantiene su mala salud de hierro» (Carlos Zanón dixit), esta de Anabel Caride no ceja en su empeño de manifestarse, y sin mucho miramiento nos toma el pulso, nos invita a olvidar «ex profeso el día de la vacuna» y a seguir teniendo fe en los Reyes Magos. Imposible no disfrutarla.

Elena Marqués

Anabel Caride (Sevilla, 1972), filóloga, profesora de instituto y copresentadora del programa radiofónico cultural La Inopia, es autora de los libros de poemas Nanas para hombres grises, Tinta en el almanaque, Allanamiento de morada y Lloverá sobre tu nombre. Además de colaborar en distintas revistas, ha sido finalista del X Premio de Narrativa Miguel Cabrera, jurado de diversos premios literarios; y figura en antologías como Los vicios solitarios, Poesía viva de Andalucía, Poetas en el camino, Femigrama, Poetas para el siglo XXI o Poetas andaluces contemporáneos..

 

 

Lloverá sobre tu nombre

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Trigo limpio

La verdad es que no sé por dónde empezar. Porque la novela ganadora del Premio Biblioteca Breve 2021 es tan ambiciosa, compleja y a la vez hipnótica que todo lo que diga en estas pocas líneas no alcanzará a explicar ni levemente lo que he experimentado en el camino. Simplificando mucho, Trigo...
Leer más

La hija del barquero

Con lo mucho que me gusta huir de la realidad, con lo que me apetece siempre tirar de la imaginación e inmiscuirme en vidas muy distintas a la mía a través de la ficción, últimamente solo me rondan proyectos biográficos. Que no se me malinterprete. Parece que he arrancado con una queja, o una...
Leer más

Días extravagantes

Desde la palabra «Existo» con que se inicia la novela Días extravagantes, de la escritora sevillana María del Monte Vallés, uno ya se pone en guardia. Y más aún al enfrentarse a la descripción del espacio en el que esa voz narradora dice existir, que parece una campana de laboratorio, un lugar...
Leer más

Rebecca

«Anoche soñé que volvía a Manderley». No sé si podría considerarse un comienzo digno de esas célebres listas que recogen los mejores arranques novelísticos, pero sí creo que continúa siendo uno de los más conocidos en la historia de la literatura y del cine. Y es que muchos lo escucharemos...
Leer más

El aire de Chanel

Que a mí el mundo de la moda me interesa más bien poco no tengo ni que decirlo. Basta verme andar por esas calles de Dios con pantalones heredados de mis hijas, camisetas agujereadas por el gato y el pelo siempre cortado y/o recogido en función exclusivamente de mi comodidad. Los zapatos, ni los...
Leer más

Yo, mentira

«Antes observaba los coches que paraban a nuestro lado en los semáforos y me asustaban esas parejas que no hablaban entre sí. Solía reírme de ellas para disimular. Ahora, en el nuestro, la única voz que suena por encima de la radio es la del GPS palpitando desde los altavoces». Con estas palabras...
Leer más

Historia de una novela

Que Thomas Wolfe es uno de los escritores más grandes del siglo xx nadie lo pone en duda. Que es posible conocerlo más o menos bien a través de su obra, extensa a pesar de su corta vida, tampoco se nos esconde. («Como ya he dicho, tengo la convicción de que todo trabajo creativo serio debe ser en...
Leer más

Eterno amor

Que el manejo de la brevedad es un don lo estoy comprobando en estos días. Y que la concentración poética solo puede ser beneficiosa para un texto como este. Es admirable la forma de encerrar, en unos pocos términos bien elegidos, todo un universo; de describir, por ejemplo, con cuatro pinceladas...
Leer más

"Al final del miedo", de Cecilia Eudave, o cómo sortear el vacío

Hace poco, en una charla con cuentistas de la talla de Andrés Neuman, Antonio Ortuño, Eloy Tizón y José Ovejero, alguno de los asistentes se interesó por la fórmula para trabajar un libro de relatos, si estos podían ser independientes o era recomendable (aunque nunca hay reglas, eso está claro)...
Leer más

Salir, salir, salir...

Soy especialista en tristezas. En ocultarlas. En intentar sortearlas. Como buena (o mala) parte de la humanidad, he tomado Prozac. Me he sentido sobrepasada por las circunstancias. Con absolutas ganas de morirme. Pero posiblemente, aunque lo hubiera intentado, no habría sido capaz de escribir un...
Leer más