Las calles del tiempo

Aunque muchas veces los lectores afirmamos que nos gusta meternos en los libros para viajar lejos, más allá de nuestras fronteras, sucumbimos con mayor facilidad a sus historias cuando estas transcurren por nuestros espacios más queridos. Como si, al pasear los ojos por las páginas, camináramos de la mano de sus protagonistas, sin necesidad de pensar cómo será la plaza a la que asoman, sino viéndola ante nosotros en todos sus matices y detalles e incluso con el peso de los recuerdos que en ella hemos creado.

Eso me ha ocurrido a mí en el caso de Las calles del tiempo (Sevilla, Anantes, 2021), última novela del sevillano Javier Compás, donde la ciudad de la Giralda y el Guadalquivir se alza como protagonista indiscutible. Es bajo su cielo siempre claro donde transcurre una doble aventura de amor que encontrará finales diferentes: la de Luis Sáenz de Medina, galerista de éxito (casi un oxímoron, parece decirnos el autor en alguna ocasión. Pero esa es otra historia), y Sofía Landero, mujer de su mismo mundo, que es el del Arte, otro de los actores principales del libro; y la de Alberto Mondéjar, profesor universitario, y Pía Milá-Font, cuyo exótico nombre ya parece situárnosla en otra órbita, en un ambiente de glamur inalcanzable. En medio de estas dos historias románticas, con sus contenidas dosis de deseo transformadas en sensuales flashes eróticos, con sus mensajes de WhatsApp en sustitución de las epístolas antiguas, sus dudas y sus riesgos, irrumpe la violencia en varias formas: el asesinato de un conocido anticuario (muy interesante la descripción de los espacios en que se desenvuelve), el robo de un cuadro impresionista en casa de un peculiar Félix Pérez, la investigación de ese delito y la cadena de muerte que desencadena…

Todo ello en un mundo actual en el que reconocemos los peligros de las mafias rusas como esa aventura a la que nunca querríamos enfrentarnos y, en el otro extremo, la paz inamovible de aquel patio de Arte que yo misma atravesaba en mi calidad de aspirante a filóloga hispánica allá por los años ochenta, siempre igual a pesar del tiempo transcurrido; una imagen perfecta de esa ciudad amada y ¿odiada? tanto por el autor de estas páginas como por Luis Sáenz de Medina, huido por sobredosis de decepción y regresado por necesidad (la de asistir al entierro de su madre) consciente de que nadie es profeta en su tierra.

Creo que esa es precisamente la parte más interesante de la novela, sin despreciar la trama de acción, que sabe montar Compás distribuyendo escenas de mayor impacto (la tensión en la casa de campo a la espera de un asalto del que nada más voy a adelantar), cuadros intimistas, bellas descripciones que demuestran su visión del mundo a través del Arte (no hay que recordar que Javier Compás es licenciado en dicha especialidad) y fluidos diálogos, en los que destaco las intervenciones del inspector Laureano Cubillo, bien caracterizado siguiendo los cánones del oficio.

Y es que el autor nos conduce a conocer a esas familias tan «propias» de la capital andaluza (las comillas son mías, pues creo que con esa acepción que tan bien conocemos y empleamos los sevillanos no se recoge en el diccionario) que tienen casa palacio en el centro, cortijo en la sierra y veraneo asegurado en Bajo Guía, palco en la plaza de San Francisco y pase al Círculo de Labradores, desde donde todo se ve con otra perspectiva. Lo más selecto de una sociedad estancada y barroca que se refleja en costumbres refinadas, desprecio por el arte contemporáneo y por el resto del mundo. Un pequeño grupo que se alimenta de sí mismo sin necesidad de nadie más.

A ese círculo estrecho se viene a sumar en nuestros días el que mueve los engranajes culturales entre las dos instituciones oficiales de mayor fuerza en la ciudad, el propio ayuntamiento (algo se nos deja saber de cómo se manejan esas cuestiones, más las que uno, por vivir aquí, ya padece y/o disfruta según de qué lado respire) y la universidad, el lado político y el académico, ambos poco dinámicos en esos terrenos inestables de la cultura por uno u otro motivo que también aquí se deslizan.

Precisamente por eso dudo si incluir, en ese microcosmos en el que se desenvuelven esos primeros pseudoaristócratas que no han conocido jamás la privación, al modesto Alberto Mondéjar, amigo de Luis desde los años de facultad, cuando el mundo se les abría como una flor de francas posibilidades. Él representa a ese otro sector, mucho más numeroso que el primero, pero bastante más invisible, de los hijos de familias modestas y esforzadas, sin estudios ni dinero, que hacen todo lo posible por que las próximas generaciones salgan del barro de la mediocridad del que proceden. El profesor universitario constituye la élite cultural, que ya es bastante para él, y con eso bien puede conformarse.

Y, terminando con el cuarteto, sí cabría decir que los personajes femeninos, en mi opinión, no tienen la fuerza de los hombres que aparecen en estas páginas, donde no faltan tampoco buenos secundarios, como Álvaro, hermano de Luis, el típico bala perdida que todos conocemos y que el tiempo, ese que planea desde el mismo título de la novela, consigue enderezar. El tiempo y el amor, fuerza arrolladora capaz de trastocarlo todo, de reescribir la historia, de ofrecer nuevas posibilidades y un futuro incierto pero esperanzador, que es quizás el protagonista indiscutible de esta historia en la que Compás ha volcado conocimiento (no solo de arte; también del mundo de la cocina y la enología, en los que es igualmente experto), cierta nostalgia, y nuevas técnicas narrativas que le permiten mantenernos atentos hasta un incierto final.

Elena Marqués

Javier Compás (Sevilla, 1960) es licenciado en Geografía e Historia especializado en Historia del Arte. Escritor y periodista, comenzó joven a escribir poesía, con la que obtuvo el I Premio Villa de Tomares de Poesía. En narrativa recibió en 2009 el Premio de Literatura Disidente por su novela corta Los últimos caballeros; en 2010 se publicó su novela La Playa de los Alemanes, que ha contado con dos ediciones; y en 2016 el libro de cuentos La sala japonesa y otros relatos. Como periodista especializado en vinos y gastronomía es colaborador asiduo de diversos medios de comunicación y ha dirigido durante cinco años las páginas gastronómicas del diario sevillano El Correo de Andalucía y la revista Tapas y Viajes.

 

 

Las calles del tiempo

Propuesta

¡Hola!

He llegado hasta tu página web y me ha parecido que es perfecta para aprovechar todo su potencial mediante la publicación en prensa digital y así poder llegar a los primeros resultados de los buscadores.

Esta estrategia se ha convertido en imprescindible para muchas empresas en España, porque permite mejorar la relevancia de la página web en Internet, y además funciona como argumento de valor para potenciales clientes. ¿Te gustaría ver casos de éxito similares?

Nuestro objetivo es encontrar el especialista que encaje mejor con tu negocio y que conozca tu sector, para garantizar la máxima calidad y el mejor precio del mercado, desde los 120 e.
Puedo detallar todos estos puntos sin compromiso.

¿En qué teléfono puedo localizarte para enviarte esta información?

Un saludo

Propuesta

Hola: Yo soy Alberto. Contacto desde aquí porque creo que es interesante esta página web para que pueda aparecer en periódicos digitales.

¿Por qué? Ganarás no solo en repercusión y reconocimiento de marca, sino que estas menciones funcionan como argumentos de valor dentro de los buscadores para poder posicionarte mejor. Es decir, que cuando una persona interesada busca en el buscador, pueda encontrar tu página web de manera más rápida.

Nosotros seleccionamos al mejor profesional para que puedas aparecer en periódicos digitales cada mes y así mejorar la credibilidad y visibilidad del negocio. Esto incluye un mínimo de menciones cada mes por una cuota muy reducida, de 89 e mensuales.

¿Te llamamos para poder resolver cualquier duda sin compromiso?

seoparaempresas.net

Nuevo comentario

Los libros que leo

Canto a quien

Nadie sabe qué es la hierba, Iván. No hace falta que nos lo recuerdes con una cita de Whitman, de quién si no, para anunciar este último libro que es tan tuyo como del americano de las barbas largas y el canto enfervorizado y anchísimo. La hierba, sí. La hierba. Los científicos dirán lo que crean...
Leer más

Algunos animales y un árbol

Bajo la denominación Algunos animales y un árbol podría caber cualquier contenido, especialmente de corte ecológico. Aunque a mí, bromas del subconsciente, este título me ha recordado a otro por igual curioso y que dio mucho que hablar: el del documental de 2017, grabado por el actor español...
Leer más

En el iris el tiempo

No vamos a quejarnos de los últimos años porque todos tenemos motivos para hacerlo. La vida se nos ha puesto patas arriba, irreconocible. Y nosotros mismos hemos cambiado. No solo en costumbres, sino también en carácter. Una de las consecuencias de este desbarajuste, tanto colectivo como...
Leer más

En el río trenzado

Pasamos la vida salvando encrucijadas y planteándonos si habremos acertado en la elección. Dos conjunciones juntas, la copulativa «y» y la condicional «si», que, bajo ese aspecto insignificante, entrañan un gran peligro. Yo misma (pero quién no, diréis) incluí una reflexión acerca de eso en mi...
Leer más

Beernes

En estos tiempos crispados, en que te cruzas con alguien y te saluda directamente con un «pues anda que tú», se hace más necesario que nunca reivindicar el humor. Por eso me declaro hater de aquel fraile de El nombre de la rosa partidario de envenenar a todo el que osara leer el libro de...
Leer más

Todo lo que crece. Naturaleza y escritura

No recuerdo cuándo, ni dónde, aunque sospecho que fue en una de esas entradas facebookianas con las que de vez en cuando me entretengo, leí un acertado comentario sobre el arte de escribir contracubiertas y solapas, entendiendo en este caso el término «arte» en la cuarta acepción del diccionario,...
Leer más

El sintonizador

Ayer, cuando andaba planificando mi entrada de hoy, me enviaron vía WhatsApp un vídeo de lo más inquietante. Un tipo con barbas y excelente dicción explicaba las infinitas posibilidades de la inteligencia artificial. Y lo hacía a través de un ejemplo en el que prestaba su voz a un avatar con su...
Leer más

Las calles del tiempo

Aunque muchas veces los lectores afirmamos que nos gusta meternos en los libros para viajar lejos, más allá de nuestras fronteras, sucumbimos con mayor facilidad a sus historias cuando estas transcurren por nuestros espacios más queridos. Como si, al pasear los ojos por las páginas, camináramos de...
Leer más

Nunca debiste atravesar esos parajes

«Dicen que matar a una persona no es sencillo. De mis primeras clases recuerdo aquello de que el asesinato es una interacción entre el criminal y su víctima. Cuando vienes de una familia como la mía, la muerte adquiere un carácter cotidiano, tanto como el de la fruta o las pantallas de...
Leer más

De Homero y otros dioses

El año que se apaga, si dejamos a un lado crisis y pandemia, que no sé hasta qué punto es eso posible, se ha convertido en una continua celebración para dos filólogas llamadas como mi primogénita. No pasa una sola semana sin que salte el nombre de una de ellas en medios y redes, ya sea por verse...
Leer más