Las babas de don Gabriel

Por esos vericuetos ingeniosos que nos ofrece la vida, he tenido la suerte de que llegue hasta mí Las babas de don Gabriel; una novela que no va a dejar a nadie indiferente y que el jueves 26 de octubre se presenta en la biblioteca Infanta Elena de Sevilla. Su autora, Mariluz Chacón, historiadora del arte y escritora (aunque ella, en su modestia, aún no termine de creérselo), nos ofrece un insólito viaje por los infiernos. Pero no al modo de Dante (espero que el autor de la epopeya alegórica no se enfade por lo que voy a decir), sino de un modo mucho más divertido, tan original como osado, con unos personajes de carne y hueso y pecado cuyas voces se levantan una por una ante el Diablo (o don Demonio; que hay quienes, por si acaso, prefieren utilizar ante él la fórmula de respeto) para explicarle por qué motivos han llegado hasta sus puertas.

Inspirada en el retablo de El jardín de las delicias de El Bosco, en cuyo paraíso, casi vacío (como el Cielo en el libro de Mariluz, para desesperación de Dios y de san Pedro), se descubren ya retazos del infierno (la serpiente; el árbol de la ciencia; Eva, la tentadora; un perfil del mismísimo Lucifer, que para eso es el portador de la luz...), la novela coral de Mariluz Chacón va enlazando las historias de nueve personajes cuyos nombres no están elegidos al azar (don Gabriel, el caído; Miguel, Rafael y Uriel, otros tantos arcángeles; Angélica-Gloria de la Cruz Bendita, Magdalena-Eduvirgen…), sino que determinan de algún modo su comportamiento y su destino; más las voces de algunos otros de naturaleza distinta pero que, aun así, hablan el mismo lenguaje de la incomprensión ante el comportamiento imperdonable de los hombres.

Aunque es una ópera prima, puedo asegurar que nos encontramos ante un libro sólido, bien construido, que logra describirnos a los personajes a través de sus palabras sin intervención de narradores externos, donde todo encaja en esa maraña de acontecimientos en los que vamos descubriendo poco a poco los hilos que unen a los personajes sin que se nos quite la sonrisa de la boca. Toda una demostración del buen trabajo de un escritor consagrado que domina el humor y la ironía.

Y es que ambos elementos impregnan todo el libro; algo bastante útil teniendo en cuenta la dureza de los temas, pues las vidas de estos personajes en la tierra (una tierra sin nombre que puede ser toda la Tierra) se desenvuelve entre garitos, prostitución, tráfico de drogas, maltrato, infidelidades..., aunque no hay dolor ni sufrimiento y a veces, sí, algo parecido al amor. En cualquier caso, un adelanto de lo que les puede sobrevenir tras una muerte, siempre prematura, que se vive sin dramatismos, como un elemento más en el intrincado argumento de la vida.

En cuanto a la estructura del libro, consta de 13 capítulos, todos escritos en primera persona, y llevan por título el nombre del personaje que toma la palabra. Entre ellos contamos el dedicado al Demonio, que va a quejarse ante el portero del Paraíso de todo el trabajo que tiene; otro en el que es el discípulo de Jesús quien emite sus quejas; y aquel en el que el mismo Dios habla con san Pedro de cómo se le han ido las cosas de las manos. Incluso piensa replantearse el baremo de los pecados por ver si así libera el infierno de tanto usuario grotesco.

El último capítulo recoge de nuevo las voces de cada protagonista ante el Creador para dar cuenta de su comportamiento, con lo que las intervenciones son muy breves, porque, después de todo lo visto, ¿qué excusas pueden ofrecerle? También explican en ese momento cómo han rehecho su vida en el infierno con lo que mejor saben hacer: poner bares, burdeles, contratar a los esbirros del Demonio de matones, crear empresas de limpieza y servicios de correos, redecorar la entrada en tonos rosa…

Así que, con esos mimbres, vemos que la vida (en la misma muerte) continúa, e incluso, sin adelantar acontecimientos, puede que, como la segunda venida anunciada de Jesucristo, haya alguna sorpresa, un proyecto de regreso a la tierra. Yo apostaría, desde luego, por una secuela (o precuela, para seguir la moda cinematográfica) de Las babas de don Gabriel. Pero, mientras tanto, disfrutemos de esta.

Elena Marqués

Mariluz Chacón (Sevilla) es licenciada en Historia del Arte. Con unos compañeros aficionados a la escritura que se reunían en la biblioteca Infanta Elena publicó el libro Días de Luna. Uno de sus relatos, titulado Otras historias, fue seleccionado en el concurso «La librería más bonita del mundo» organizado por la editorial Playa de Ákaba. Las babas de don Gabriel es su primera novela.

 

 

Las babas de don Gabriel

Reseña

Imposible describir mejor Las babas (nombre del libro, entre amigos y lectores). Gracias por tu reseña. Un beso grande.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Eterno amor

Que el manejo de la brevedad es un don lo estoy comprobando en estos días. Y que la concentración poética solo puede ser beneficiosa para un texto como este. Es admirable la forma de encerrar, en unos pocos términos bien elegidos, todo un universo; de describir, por ejemplo, con cuatro pinceladas...
Leer más

"Al final del miedo", de Cecilia Eudave, o cómo sortear el vacío

Hace poco, en una charla con cuentistas de la talla de Andrés Neuman, Antonio Ortuño, Eloy Tizón y José Ovejero, alguno de los asistentes se interesó por la fórmula para trabajar un libro de relatos, si estos podían ser independientes o era recomendable (aunque nunca hay reglas, eso está claro)...
Leer más

Salir, salir, salir...

Soy especialista en tristezas. En ocultarlas. En intentar sortearlas. Como buena (o mala) parte de la humanidad, he tomado Prozac. Me he sentido sobrepasada por las circunstancias. Con absolutas ganas de morirme. Pero posiblemente, aunque lo hubiera intentado, no habría sido capaz de escribir un...
Leer más

Contra la España vacía (que no contra España)

«Entiendo mis libros como parte de un esfuerzo centenario por explicar el país en el que vivo», comenta Del Molino en su introducción a Contra la España vacía. Muchas vidas le harían falta al escritor y periodista aragonés para poner algo en claro. Aunque pienso que en este último ensayo disipa...
Leer más

Aunque pensemos como Celaya

La entrada en un nuevo año siempre resulta ilusionante. No pregunten por qué, pero tendemos a celebrar un simple giro en el calendario como si fuera a traer la solución definitiva a nuestros asuntos. (Léase al respecto el primer poema de este libro que pretendo reseñar). Pero en esta ocasión el...
Leer más

¿Por qué no te callas?

En un mundo lleno de ruido, bien nos viene que alguien, de vez en cuando, nos haga callar. Porque posiblemente muchos de nosotros, pseudoescritores, pseudopoetas, casi pseudópodos en muchos aspectos por eso de arrastrarnos para que nos echen cuenta, somos los que más sobramos en esto de escribir y...
Leer más

Canción. Noticia de un secuestro (y II)

Conocí a Eduardo Halfon a través de su libro de relatos El boxeador polaco y la recomendación de mi amigo Carlos Torrero. Andábamos (o todo lo contrario) confinados por la pandemia y su lectura me permitió viajar entre Belgrado y la música de Milan Ravic, entre el Halfon escritor y el Eduardo...
Leer más

Dicen los síntomas o la corporeidad del lenguaje

A los hipocondriacos cada síntoma debe presentárseles como una verdadera maldición. Para ellos, cualquier tipo de señal del cuerpo, más que decir, más que hablar, les grita cosas terribles, los aproxima irremediablemente a la muerte. Y a la muerte en una habitación de hospital espera la...
Leer más

Nunca sabrás quién fui. Jugando al quién es quién

Quienes me conocen, si es posible conocer a alguien de verdad (y ahí lo dejo), saben de mi afición por los malabares literarios, mi inclinación por lo metaficticio y lo autorreferencial, por los límites y cómo traspasarlos. Porque, como muchos, estoy convencida de que nuestra vida, también la de...
Leer más

Lanzarse a «El agua del buitre»

Como muchos de los que braceamos desde hace años en este piélago de la escritura sin demasiado éxito, me considero un ejemplo de buena perdedora. Así que el hecho de que El agua del buitre, el último libro de cuentos de Andrés Ortiz Tafur, vaya dedicado en cuerpo y alma «A los que...
Leer más