La pared del caracol

Desde el principio, el título del nuevo libro de Ana Isabel Alvea me enfrentó a una curiosidad, más que a un misterio. Es lo que tienen las anfibologías. ¿A qué se refiere con La pared del caracol? ¿Al muro que gana el gasterópodo con exasperante lentitud y paciencia, a la tapia por la que resbala durante el sueño? (De hecho, el poema que da título al poemario refuerza esa hipótesis.) ¿A la concha que lo reviste, que genera él mismo mientras crece para que le sirva de abrigo y protección? ¿Es esa pared la poesía que brota de Ana Alvea para defenderse del mundo en que se halla desde sus inicios en la avenida del verso?

Quizás sea ambas cosas o ninguna (apuesto por la doble interpretación como juego retórico de la autora), aunque, si seguimos a Manuel Moya, novelista, poeta, traductor, crítico literario y prologuista de este precioso compendio lírico, al fin y al cabo, y siempre refiriéndose al hecho literario, «su utilidad final no es el conocimiento, sino la esperanza», y «cada poema es, desde su propia raíz (desde su propia piel y sus entrañas, añadiría yo), una trinchera que el poeta excava contra la desesperación y frente al miedo».

Quien conozca a Ana Isabel Alvea sabe que trata con un bello animal sensible y sabio, reflexivo y lleno de amor, capaz de exudar versos sencillos y resistentes al paso del tiempo, transparentes y certeros como el calcio de un caparazón, concisos e impresionistas como un paisaje de Monet. Quien se haya acercado alguna vez a los versos de Ana Isabel Alvea reconoce su voz, identifica su coloración sumergida en el ancho e inestable piélago de la memoria.

Como en otras ocasiones, con este nuevo poemario nos regala la poeta sevillana un hermoso y profundo tríptico («El tiempo y su impronta», «De maizales y muros» y «Turbinas») en el que recorre temas trascendentales como la fugacidad de la vida y la fragilidad de nuestro tránsito, el grumoso pasado y su recate a través de la palabra, la comprensión y el conocimiento por la escritura, el dolor de saber y de saberse. Y, por supuesto, la reconstrucción, aunque no sea con hilos de oro siguiendo la técnica del kintsugi, ese arte que hace de la cicatriz motivo de belleza (¿no tiene también la poesía esa capacidad?), del yo para iniciarse de nuevo, para celebrar la bendición de estar y de crecer (léase «Tarjeta de cumpleaños»). Para despedirse de lo que araña y lacera.

Y eso tan solo en la primera parte, en la tabla que abre este cuadro en cuyo centro se erigen el sueño y/o el deseo como bisagra («Son nuestros sueños / maizales que crecen / en las hondonadas de la roca. // ¿Acaso cuando nos ilusionamos / no estamos regando / una estepa reseca?»). Es en esta sección donde reaparece la pared/el muro (¿del caracol, de la poeta?), que en este caso limita, coarta, enjaula; donde se habla de prejuicios y ciegas obediencias (léase «La banalidad del mal», léase «Adiestramiento»), de uniformidades y falta de criterio y ausencia de libertad de pensamiento (no pueden ser más actuales estos temas), de conformismos y mordazas. Del peso que ejercen y su interiorización hasta sentirse en el hombre como algo congénito.

Sin embargo, toda esa nómina de tachaduras y sombras parece ajena a la poeta, pues, aunque también la moldean en cierta medida, aunque también conoce el trágico e insalvable enfrentamiento cernudiano entre realidad y deseo (léase «Huerto») y «también somos nosotros / y nos pertenece», en la tercera sección muestra su rostro más fuerte y esperanzado, más luchador, más en sintonía con el otro (hay un tú implícito que a veces es un nosotros, un «Vosotros» de «miradas / manos / risas / abrazos» donde queremos incluirnos). Y es ahí, en ese momento, donde la luz cobra verdadero protagonismo, desde la ciudad centelleante en la noche de «Canción de verano», pasando por la «ciudad incandescente» de «Turbina», hasta el amanecer ilusionado de «La mañana». Sí, es aquí donde se nombra la luz esencial, como en un cuadro de Hopper (alguna alusión hay en el libro, más ciertas escenas iluminadas y solitarias que solo pueden recordárnoslo), es aquí donde la voz poética espera ver brotar, en un nuevo milagro machadiano, agua de un pozo seco. Donde espera la aparición del arrabal ancho, nuevo y reinventado, que solo se mostrará si nos atrevemos a dejar caer los muros que lo hurtan a nuestros ojos.

Sí, es ahí donde, al fin, la luz queda, acogedora y encendida como la casa de Rosales, en un último verso «y nos alumbra».

Elena Marqués

Ana Isabel Alvea Sánchez (Sevilla),s licenciada en Derecho y en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada, diplomada en Estudios Avanzados (DEA) y postgrado en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada, imparte talleres de creación poética, literatura universal, poesía española contemporánea y escritura creativa. Tiene publicados los poemarios Interiores (2010) y Hallarme yo en el mundo (2013). Con La pared del caracol (2020) ha obtenido el premio del XXXV Certamen Poético «Ángel Martínez Bagorri», convocado por el Ayuntamiento de Lodosa.

 

La pared del caracol

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Canta Irlanda. Un viaje por la Isla Esmeralda

Cuando alguien pronuncia el nombre de Irlanda, lo primero que me viene a la cabeza es el deambular de Leopold Bloom por los barrios de Dublín con una patata en el bolsillo. Que me asalte una referencia literaria antes que un paisaje o un olor específicos puede que se deba a que, desgraciadamente,...
Leer más

La España vacía

Que uno escriba un libro y el título que elige de encabezamiento acabe por acuñarse para describir una realidad, nada más y nada menos que para nombrar a un país dentro de otro país, debe darte un subidón como autor. Lo importante, creo yo, es que el término no termine por mal utilizarse; y que,...
Leer más

Los mejores días

No recuerdo ahora quién dijo, a mediados del siglo XX, en un momento en que se cuestionaba el futuro de la novela, que, mientras existiera la familia, dicha fórmula narrativa seguiría presente. Que esta es fuente primera de inspiración lo confirma Magalí Etchebarne en Los mejores días, pues, aunque...
Leer más

1922

Parece que hace una eternidad cuando, en el cinquagésimo primer encuentro de la Tertulia Gastro-literaria El Caldero, tuvimos la suerte de conocer a Isaac Páez a través de su novela Nowhere man (Ediciones En Huida, 2017), con la que, por cierto, fue finalista en 2014 del prestigioso Premio...
Leer más

Los relatos del padre Brown

Dejar que se asome a esta ventana del siglo XXI una figura tan anacrónica como la del padre Brown, el famoso curita-detective de Essex creado por Chesterton, puede resultar extraño; pero es que, angustiada como me sentía a veces por el confinamiento y las malas noticias, me he visto impelida a...
Leer más

Otra vida por vivir

No recuerdo si había leído alguna crítica sobre Otra vida por vivir, de Theodor Kallifatides, o, como por arte de magia, apareció el libro entre esas recomendaciones que se te ofrecen por el mero hecho de andar siempre curioseando por los estantes virtuales de internet. La cuestión es que he...
Leer más

El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo

De vez en cuando, entre ficción y ficción, resulta conveniente volver los ojos a la realidad. Porque esta, como siempre, y según reza el dicho, suele superar a aquellas. Así, la lectura de El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo, el amenísimo estudio de Irene Vallejo...
Leer más

Como si existiese el perdón

Siguiendo la recomendación del escritor Ignacio Arrabal, con quien comparto amistad y gustos literarios, me he bebido de un solo trago Como si existiese el perdón; una pequeña gran novela de la escritora argentina Mariana Travacio que nos traslada, a través de escuetos capítulos y con un estilo...
Leer más

El padre-hijo (de Sharon Olds)

Nunca me he atrevido a reseñar a Iván Onia. La razón es bien simple. No hay que leer lo que alguien, sorprendido e incapaz de transmitir mínimamente la punta del asombro, dice sobre Iván. Hay que leer a Iván, cada uno de sus libros. Hay que escucharlo. A mí me gusta verlo en directo, con su acento...
Leer más

No entres dócilmente en esa noche quieta

No sé si adentrarse en un autor con tan larga trayectoria a partir de su última publicación sea lo más adecuado. Ignorar su obra anterior, la que lo ha conducido hasta aquí, priva de herramientas para conocerlo, para contextualizarlo, para analizarlo. Sin embargo, sospecho que este No entres...
Leer más